4 PELAGATOS: Boletín dominical

 

 

DOMINGO 15 DE MAYO 2022

 

Un glosado contra su fiscalizadora…
Fernando Villavicencio se dejó llevar por sus impulsos: escribió a Fausto Murillo, presidente del Consejo de la Judicatura, para llamar su atención sobre la conducta de Felipe Córdova, juez de la Corte Nacional. Y lo denunció por no conocer la Constitución, obstaculizar el trabajo de control político, meterse en la Asamblea y otras bellezas. ¿Motivo? El juez, atendiendo una demanda por atentado a la honra y calumnia, interpuesta por Héctor Rodríguez, ex gerente de la empresa pública Yachay, contra Ana Belén Cordero, pidió que la Asamblea levante la inmunidad de la asambleísta de CREO.
Villavicencio supone que no debe hacerlo para investigar el caso. Y que esa gestión indica dedicatoria contra la vicepresidenta de la Comisión de Fiscalización. Pero no: investigar es una cosa; enjuiciarla sería otra.
Además Cordero no tiene mucho qué temer. Lo que ella escribió en su twitter se derivó del informe de fiscalización que hizo, sobre las irregularidades en universidades emblemáticas durante el correato; Yachay incluido. Difícil en esas cirunstancias que la Asamblea autorice levantar su inmunidad. Y si lo hiciera, el juez tendría que archivar el caso.
¿De qué honor habla Héctor Rodríguez?
Héctor Rodríguez debe estar emproblemado: hay líos judiciales que se le pueden venir encima. En su informe la asambleísta Ana María Cordero subrayó el despilfarro y mal uso de los recursos públicos en el montaje de Yachay. Rodríguez fue gerente general de Yachay EP durante el correato y un entusiasta y boquisuelto defensor de la lunática iniciativa de armar un Silicon Valley en Imbabura. La Contraloría lo glosó y Cordero incluyó en su trabajo el informe donde se señalan irregularidades en su contra. Incluso con indicios de responsabilidad penal.
En esas condiciones, el tema del honor por el cual demandó a la Asambleísta se torna una fútil disquisición metafísica. Él habla de que su buen nombre lo ganó con honor, vida disciplinada, trayectoria limpia… Pero la asambleísta mostró que la Contraloría lo glosó, tras cuatro exámenes especiales, por casi 34 millones de dólares. Lo responsabilizó por los cambios inconsultos que se hicieron de diseño de materiales y de incremento en el volumen de la obra y su costo y haber tomado decisiones que produjeron los problemas estructurales de edificios en Yachay.
Jimmy Jairala no tiene pudor
Jimmy Jairala es una prueba fehaciente de que se puede vivir sin vergüenza en la cara y sin sentido del pudor: el lunes pasado se hizo entrevistar, en su programa, por su empleado Omar Jaén sobre sus aspiraciones a ser alcalde de Guayaquil. Por supuesto Jairala pretendió no saber si será candidato. Sin embargo confesó, entre bromas y risas, que seguirá manteniendo su programa y apareciendo en él aunque gane la alcaldía. Y, como tampoco tiene sentido de la medida, prometió a su empleado que le dará su primera entrevista como alcalde. En su programa.
Un Café con JJ debe ser uno de los mejores ejemplos del camaleonismo político. Jairala es un político disfrazado de periodista que usa el programa para poner en escena a sus aliados políticos -como Rafael Correa a quien entrevista a menudo- y para posicionar sus aspiraciones proselitistas. La emisión del lunes fue una parodia sosa: Jaén inició el tema de la candidatura de su patrón anunciando la lectura de un boletín. Jairala fingió interrumpirlo: «¿cuál boletín?, es un video». Y apareció él hablando a los militantes de su partido, Centro Democrático, y diciéndoles que quiere ser candidato y que considera que las elecciones seccionales del 2023 serán un exámen para las presidenciales del 2025… para que queden claras sus aspiraciones. Entonces Jaén empezó la entrevista sobre su inminente candidatura. Impresentables los dos, y los dos se dicen periodistas.  
Ecuador, las cifras fiscales van bien…
El Ecuador se está convirtiendo en un ejemplo regional de buen manejo y equilibrio fiscal: lo dice Barclays en un informe que se hizo público el viernes. El país registra un superávit fiscal de 286 millones de dólares, en contraste con el déficit de 510 millones en el mismo período del año pasado. Es el mejor resultado fiscal del país en 15 años. Los resultados conseguidos son mejores que los que proyectaba el Fondo Monetario Internacional. Esta mejoría en las cifras fiscales se explica por los elevados precios del petróleo, recaudaciones de impuestos más altas y la reducción del gasto público. Se estima, además, que este año el crecimiento de producto interno será más alto que el histórico del país. Según el informe, la relación entre el PIB y la deuda bajó el año pasado al 63.6%: podría bajar al 60% este año y al 55% en 2023. Eso podría incidir en que se eleve la calificación de la deuda ecuatoriana y se bajen las tasas de interés. Todo esto explica -dice Barclays- por qué Ecuador no parece tener prisa en salir a los mercados internacionales a emitir más deuda.
Amauri Chamorro en alábate pato…   
Amauri Chamorro, el operador de la política de acoso y hostigamiento en redes sociales durante el correato, es ahora polémico en Colombia: atrajo la atención por aparecer junto al alcalde de Medellín, Daniel Quintero, en el balcón de la Alcaldía durante una concentración. Quintero fue suspendido por tres meses por la Procuraduría colombiana para ser investigado por participar en la campaña presidencial a favor de Gustavo Petro. En Colombia la ley sanciona, con destitución, las autoridades que hagan campaña o proselitismo político. Y Quintero hizo un video en el que aparece, en un vehículo, poniendo la marcha en primera y diciendo «el cambio en primera». Ese es uno de los lemas de la campaña de Petro.
Chamorro trabajaba para Quintero y firmó al menos tres contratos con esa Alcaldía. Él es uno de los vínculos de la administración de Quintero en Medellín con la campaña de Petro. Su compañera sentimental, María Camila Arias, es la gerente de la campaña de Petro. Chamorro fue el más entusiasta cuando Quintero subió el video en sus redes y escribió en su cuenta de Twitter, como no podía ser de otra manera, que se trataba de una «obra maestra de la comunicación política».
Otro petardo de Juan Javier Dávalos
Los problemas del representante correísta en el Cpccs no paran. Primer problema: Juan Javier Dávalos trabajó en el Municipio entre el 1 de agosto del 2017 y el 31 de octubre de 2018, a pesar de ser hijo de la concejal Soledad Benítez. Eso es nepotismo y está prohibido en la ley. Segundo problema: se fue de vacaciones a Europa durante casi un mes sin haber notificado ni pedido permiso a ese organismo. Quito Honesto lo denunció, pidió a la Contraloría que lo investigue y a la Alcaldía que envíe la documentación sobre sus permisos y vacaciones. Quito Honesto se percató de este viaje por las fotos y relatos que Dávalos posteó en sus redes sociales.
Se sabe que la vicealcaldesa Brith Vaca envió la documentación mientras estuvo encargada de la Alcaldía y que Santiago Guarderas, reintegrado a sus funciones, también envió documentación a Quito Honesto. Este caso podría tener implicaciones: la Contraloría podría destituir a los concejales Luis Reina, por haber empleado a Dávalos; la concejal Soledad Benítez por no haber prevenido que estaban empleando a su hijo, y al propio Dávalos por no haber informado de su incapacidad para asumir el cargo en el cual ganó 42 mil dólares. Y podría sancionarlo ahora por haberse ido de paseo y sin permiso. La Contraloría deberá cotejar su flujo migratorio con los informes que ha enviado la Alcaldía.
Colombia compra el Legacy presidencial
La Fuerza Aérea Colombiana compró el avión presidencial Legacy y, en poco tiempo, le será entregado. El presidente Lasso había ordenado su venta el 31 de agosto del año pasado. Entonces se dijo que, tras su avalúo, sería sometido inmediatamente a un proceso de subasta. A partir de entondes, su uso fue restringido. Lenín Moreno también había decidido venderlo, pero no pudo ser negociado a pesar de haber sido ofertado desde 2019.
El 5 de enero pasado, el presidente emitió un nuevo decreto en el cual autorizó al Ministerio de Defensa a tramitar en 60 días la transferencia, a título gratuito, del avión a la Secretaría Técnica de Gestión Inmobiliaria del Sector Público. Inmobiliar debía asegurar que, en el proceso de venta, se obtengan los mejores beneficios para el Estado Ecuatoriano. Su secretario, Fernando Villacís, informó, el 24 de marzo pasado, que la Fuerza Aérea Colombiana estaba interesada en adquirirlo. La compra del Legacy fue autorizada, en junio de 2008, por la Junta de Defensa Nacional (Correa tuvo dos aviones) y el Estado pagó 28 millones de dólares a la empresa brasileña Embraer.
Lasso está en el centro y en los lados…
La comunicación ha sido una debilidad del gobierno en este primer año. Las fórmulas que han ensayado no han terminado de convencer al equipo presidencial, empezando por el propio presidente. Eduardo Bonilla fue vocero. Luego, Carlos Jijón asumió esa tarea durante cinco meses. Iván Correa, que debe ser un vocero natural por ser jefe del equipo ministerial, estuvo callado casi un año. Ahora ha aparecido en medios y, como ha sido poco exigido, sus resultados son calificados de positivos.
¿Qué hacer en comunicación? Parte de la respuesta la tiene, y depende, del presidente porque su bitácora de actividades es, en gran medida, aquello que comunica Eduardo Bonilla. Y, además, el presidente acapara gran parte de la comunicación directa. Al punto que él parece pararrayos de sus ministros. Al parecer, el presidente les pedirá que salgan más, al igual que a su equipo de asesores. Pero ni él se lo debe creer: en su entorno saben que es hiperactivo, que no se parapeta detrás de nadie y que siempre ha dependido de sí mismo.
 
José Hernández

Glas en los juegos del hambre
 
Los protagonistas de la audiencia que tendrá lugar en Santa Elena el próximo miércoles, seguramente tienen activadas sus estrategias desde el 10 de abril, día en que Jorge Glas dejó la cárcel en Cotopaxi. Todos sabían que habría un segundo round: sabían que el habeas corpus otorgado por el juez de Manglaralto iba a ser apelado y que un tribunal de la Corte Provincial de Santa Elena tendría que decidir si ratificarlo o revocarlo. 
¿Podría haber un tercer round? Podría ser. Una acción de protección planteada ante la Corte Constitucional. Pero, para cuando esa eventualidad -de ser utilizada- conozca un desenlace, el caso Glas posiblemente no tendrá la misma incidencia política. A menos que el fallo del tribunal de Santa Elena generara consecuencias sociales que pusieran a la Corte Constitucional ante el dilema de tener que priorizar el caso. Un escenario imposible de prever.
El gobierno, la Corte Nacional de Justicia, el Consejo de la Judicatura, la Procuraduría General del Estado, la Fiscalía General de la Nación y el correísmo son actores interesados directamente en este caso. Y habrá consecuencias en otras instituciones y, en general, en el tablero político del país. Ratificar el habeas corpus o revocarlo dispara procesos que se imbrican unos en otros como si se tratara de matrioshkas.
1.   ¿Qué pasa si hay revocatoria del habeas corpus? Ese escenario se antoja ser el más probable si se piensa en un fallo apegado a derecho. El habeas corpus está plagado de irregularidades. Si fuera el caso, el gobierno y las demás instituciones del Estado podrían aducir que funcionó el estado de derecho, que la Justicia operó y que todos cumplieron con su obligación.
El correísmo podría decir exactamente lo contrario. Y ante la decepción, subirían la alharaca de decibeles, amenazarían con agotar el proceso internamente (Corte Constitucional) e ir a cortes internacionales. Por supuesto, retomarían la campaña mediática para exhibir otra vez a su santo-Glas, pues para ellos es el héroe de una lucha desigual en la cual los corruptos (todos, salvo ellos) usan la Justicia para perseguir políticamente a un hombre pleno de virtudes (lawfare) que pasó injustamente encarcelado cuatro años y medio.
Liberar a Glas ha sido una de las obsesiones -por motivos de seguridad y sobreviviencia política- para el correísmo. La revocatoria del habeas corpus los devolvería a la línea de partida, pero esta vez con un personaje desgastado, sin aliento militante para regresar a la cárcel y que tiene algunos juicios por delante. Un tormento. Retroceder en ese plano, podría incrementar la irracionalidad política y el pánico en una organización que siempre ha temido que Glas haga algún acuerdo con la Justicia del país.
Nadie sabe, en esas circunstancias, lo que hará Glas: ¿se entregará y regresará a la cárcel o pedirá asilo político en algún país amigo del correísmo? A propósito, ¿sigue en la casa de su madre?
Los correístas han denunciado que el Estado pretenda siguirle los pasos y el juez de Manglaralto, en su desacierto bien planificado, ni siquiera ordenó que porte grillete electrónico. Por eso, lo que pueda ocurrir tras un fallo desfavorable hace parte de una zona oscura que, se supone, los organismos de seguridad del Estado tienen bajo control.
2.   ¿Qué pasa si es ratificado el habeas corpus? El correísmo respiraría: Glas siempre ha sido visto como una bomba de tiempo: un militante que oscila entre héroe mitificado o posible delator. El costo de un fallo que ratifique su liberación sería un golpe fulminante para la Justicia que representan Fausto Murillo, presidente del Consejo de la Judicatura, e Iván Saquicela, presidente de la Corte Nacional de Justicia. La prueba icónica de que la Justicia es comprable y manejable políticamente aún en casos de tanta exposición pública y que cuentan con jurisprudencia y normas expresas violadas -si ocurre también en Santa Elena- en dos instancias.
La Procuraduría y la Fiscalía podrían reivindicar haber hecho su trabajo y cumplido con sus obligaciones. No así el gobierno. El golpe político sería grave a apenas seis días del discurso del primer año de labores del presidente Lasso. Francisco Jiménez, ministro de Gobierno, tendría un motivo expedito y suficiente para renunciar. Y podrían irse también otros funcionarios, cercanos al presidente y que son operadores ilusos de un acuerdo con el correísmo.
Si ser y parecer son en política lo mismo, un fallo ratificatorio probaría, a los ojos de una franja del electorado que votó por Lasso, que hubo un acuerdo político con el correísmo. Y que si el Ejecutivo no hizo gestiones directas ante los jueces, se instaló en una política de “dejar hacer, dejar pasar” que es, en términos cristianos y legales, pecar por omisión.
 

Martín Pallares
 

Argentina se resume en el golpe de Alfredo Casero

Argentina es un país sumido en un profundo conflicto político y social. La crisis económica y su manejo por parte del Gobierno han desembocado en un estado de ánimo social desconcertante y de gran crispación. Hace poco días sucedió un episodio en la televisión del que se está hablando mucho y que retrata lo que está ocurriendo en el país. El célebre actor de teatro y músico Alfredo Casero salió de un set de televisión donde había participado en un programa sobre política dando un golpe en la mesa e insultado a los políticos y periodistas que estaban ahí. El golpe de Casero se ha convertido, pues, en todo un emblema de lo que pasa en el país. El tema es fascinante, más allá de lo polémico que fue el gesto.
Para comenzar hay que ver el video de lo sucedido y los comentarios que hacen los invitados en el programa, entre ellos el escritor Federico Andahazi, autor de El Anatomista, quien también es psicólogo. Andahazi salió en defensa del actor. Infobae trae asimismo un interesante texto sobre lo sucedido, donde algunos analistas dan su versión sobre lo acontecido aunque es notoria la crítica que se le hace por el ataque de Casero a los periodistas por limitarse a describir los hechos y no jugarse en contra de lo que él llama la mafia del kirchnerismo. También vale la pena ver este comentario hecho en el popular programa Animales Sueltos. Casero luego del incidente se presentó en un teatro que se llenó por completo. El actor fue, como él mismo dijo en el programa, «cancelado» por el kirchnerismo que se ha ingeniado, mientras ha ejercido el poder, para que nadie le alquile teatros o paute publicidad en las obras del célebre actor.


El feminismo progre se pone el burkini

El periodista argentino Alejo Shapire, residente en Francia, es uno de los más lúcidos críticos de la llamada «cultura woke» y de las corrientes ideológicas de moda que no temen censurar las libertades con tal de proteger la corrección política. Esta vez publica un irónico y punzante artículo sobre el uso de burkini (mezcla de bikini y burka) en las piscinas de París y sobre cómo el feminismo defiende este vestido de baño. 
«¿Cómo entender que la vanguardia del feminismo actual sea el principal aliado del islam radical? ¿Cómo entender que en nombre de la lucha contra el heteropatriarcado se milite a favor de la manera más violenta de éste, invisibilizando a la mujer con neopreno? ¿Por qué esta izquierda se ha convertido en la idiota útil del oscurantismo religioso machista? Shapire hace esas preguntas a esa izquierda que -escribe- dejó de hablarle al obrero y al campesino (que ahora votan por la extrema derecha) y que se concentra en conquistar a las minorías étnico-sexuales. 
 
 
 
José Hernández Correístas y liberales contra Cusín
Los correístas, los heterodoxos, los liberales, los amigos de Leonidas Iza… ¿Quién más? Los críticos de Cusín no se han dado la pena -en algunos casos- de leer el documento de acuerdos. Con los prejuicios basta.
Es patético descubrir, por ejemplo, que los correístas, que detestan los acuerdos democráticos porque en su visión con imponer e insultar basta, hicieron piruetas de mala fe para desacreditar esa reunión que se llevó a cabo, del 21 al 23 de octubre, en Otavalo. La vincularon con el gobierno de Jamil Mahuad en un esfuerzo aparatoso de juntar Cusín con la corrida bancaria.
Ni siquiera se tomaron la pena de averiguar la relación real de Cusín con el expresidente Mahuad. No, no fue por el feriado bancario: fue la paz con el Perú. Y fue el segundo Cusín que se llevó a cabo en junio de 1998. Entonces se barajaba el escenario de una paz viable con Perú y había serias preocupaciones en el gobierno, entre los Países Garantes y entre aquellos que trabajaban arduamente, desde la sociedad civil, sobre imponderables que podrían dar al traste con ese proceso. 
Una de las preocupaciones radicaba en la posición del Partido Social Cristiano. El país sabía que León Febres Cordero y sus seguidores mantenían la tesis de la “Herida abierta” en la frontera sur. Y ellos, además, tenían la presidencia del Congreso en ese momento (luego pasó a la Democracia Popular) y un grupo parlamentario importante. El Congreso, en caso de que el presidente Mahuad firmara la paz en Brasil, debía ratificar el acuerdo. Si no lo hacía, las cosas podrían volver al mismo punto.
Ese dilema fue, a la postre, el punto central de la reunión de Cusín a la que asistieron, entre otros políticos, Osvaldo Hurtado, Jaime Nebot, Luis Macas, Alexandra Vela, Enrique Ayala Mora, Juan José Pons, Mae Montaño con otros 35 personas de la sociedad. Al cabo de muchas horas de debate, Jaime Nebot anunció que su partido, si bien conservaría su tesis, no haría obstrucción al acuerdo de paz en camino con el Perú. Hubo regocijo general en Cusín. Los organizadores -Mario Rivadeneira, en particular, que fue su iniciador- nunca promocionaron esa enorme contribución al país.
Esta vez, Radio Pichincha, de la prefecta con grillete, Paola Pabón, también anduvo vilmente perdida. En su afán por ampliar el coro de los troles correístas, esa radio dijo que la reunión de Cusín fue convocada por la ex Democracia Popular.  ¿Patricia Gualinga, Ruth Hidalgo, Cecilia Paredes, Jefferson Pérez… que figuran entre los convocantes fueron de ese partido? ¿Y los participantes son todos “aliados de Guillermo Lasso”? Se colige que hay que ser enemigo del presidente de la República para participar en un encuentro que busca consensos entre los ecuatorianos; es decir, también con el presidente de turno, pues la primera versión de Cusín data de 1997. Y esos consensos están referidos a acuerdos susceptibles de construir una base común que interese y beneficie, en un corte transversal, a todas las fuerzas sociales y políticas del país. 
Sorprende, igualmente, la lectura que hace de Cusín una liberal como Gabriela Calderón. En su columna del 28 de octubre, en diario El Universo, dice que Cusín “básicamente replantea el consenso socialdemócrata que tan mal nos ha servido desde hace décadas”. Y que es “la misma ruta ensayada ya varias veces (…)”. Es curioso enterarse de que en Ecuador ha habido un consenso socialdemócrata. ¿Acaso la vieja izquierda no habla de neoliberalismo desde Alberto Dahik?
Y más curioso aún saber que ese consenso ha sido ensayado algunas veces. Por tres razones: primera, lo que caracteriza a Ecuador es no haber podido pactar consenso alguno. Segunda, tener una izquierda jurásica y populista que vive de espaldas a su propia evolución en el mundo. Tercera, tener una derecha también populista y patrimonialista, como el socialcristianismo, que ha boicoteado cualquier intento de modernizar (en ese verbo cabe todo) al país. Si Ecuador tiene un drama es precisamente no haber tenido un norte definido y sostenido. ¿De qué consenso socialdemócrata hablará Gabriela Calderón?
Y luego hay ciertos liberales que creen que la gente vive solo de libertad. ¿Y la desigualdad? ¿Y la pobreza? ¿Y la solidaridad? ¿Y la concentración de riquezas? ¿Y la tarea reguladora del Estado? Hay liberales que ven ciertos consensos con el mismo desdén que los populistas hablan de ellos, calificándolos de “elites liberales”. 
Cusín pudo tener una convocatoria más incluyente y en eso los organizadores se equivocaron. Pero Cusín sigue siendo uno de los pocos intentos que hay en el país para que ecuatorianos, de credos ideológicos diferentes, traten de ponerse de acuerdo, aunque sea en los términos que debe ser concebido un problema. Esta vez fue sobre el manejo fiscal.
¿Es poco? Sí, muy poco a la luz de las disparidades y conflictos que vive el país. Pero ni eso satisface a los centros que creen ser dominantes en el pensamiento y cuya propuesta ya fue ensayada -el correísmo- o negocian solo entre ellos.
 
 
 
Martín Pallares
 Barbas y bigotes, útiles de apareamientoAquellos que creían que la barba o los bigotes en los hombres tiene alguna función biológica, han estado equivocados: la prestigiosa revista Wired publica un artículo que recoge las más recientes y más serias investigaciones evolucionistas que aseguran que la barba y el bigote únicamente han servido como mecanismos de seducción. «Resulta que el vello facial no es un rasgo físico funcional del ser humano como creíamos durante muchos años -dicen los investigadores-. Es un rasgo ornamental. De hecho, de todos los rasgos físicos del cuerpo humano -incluyendo otros tipos de pelo- el vello facial es el único que es pura o principalmente ornamental. Es decir, no hace nada ni cumple ninguna función fisiológica específica». El resto del pelo, por ejemplo el que está en la cabeza o en las cejas sí tienen funciones de protección a la persona. Geoffrey Miller afirma que «Las dos explicaciones principales del vello facial masculino son la atracción intersexual (atraer a las hembras) y la competencia intrasexual (intimidar a los machos rivales)». Él es un profesor de la Universidad de Nuevo México citado en este artículo, a propósito de la tendencia que imperó entre muchos hombres de llevar barbas muy pobladas.
Dune: no intelectualicen lo popularJanan Ganesh, quizá uno de los columnistas más leídos y seguidos del Financial Times, publica una columna en la que arremete contra la reciente tendencia de muchas audiencias por ver en la película Dune una obra maestra del pensamiento contemporáneo. Su columna se titula «Dejen de intelectualizar la cultura popular».
Ganesh sostiene que hay una tendencia, que él condena, de mucha gente por convertir lo popular en símbolo de pensamiento complejo. «El problema no es la película. El problema es su investidura por parte de la crítica y el público con más significado del que puede soportar. Si fuera única en este sentido, podríamos achacarle al vértigo de un mundo que se permite volver al cine. De hecho, el engrandecimiento intelectual de la cultura pop está en marcha desde el milenio. Succession se ha unido a The Wire, Los Soprano y unas cuantas docenas de series más como supuesto arte”. Luego ironiza y sostiene que hay segmentos de la película que conceptualmente son ricos, como la frase: «el misterio de la vida no es un problema a resolver, sino una realidad a experimentar». Pero de ahí a ver en esa frase una joya de Montaigne hay, según él, un salto absurdo. Esta columna era, hasta hoy domingo, la segunda nota más leída de Financial Times.

 

Domingo 9 de mayo 2021

Al fin Jamil Mahuad dice su verdad
Este jueves 13, a las 15:00, se presenta el libro “Así dolarizamos a Ecuador, memorias de un acierto histórico en América Latina”, escrito por el expresidente Jamil Mahuad y algunos de sus colaboradores: Alfredo Arízaga, Jorge Guzmán, Mario Prado, Miguel Dávila, Juan Pablo Aguilar, Benjamín Ortiz… Todos tuvieron que ver con ese proceso y escriben su testimonio. El prólogo es del economista argentino Domingo Cavallo y el libro lo publica Ariel, de la casa editora Planeta.
El libro tiene 1064 páginas. Inicialmente Jamil Mahuad quiso escribir solamente sobre el proceso que condujo a la dolarización, pero pensó que no se entendería si no explicaba por qué llegó a esa decisión. Por eso escribió alrededor de 715 páginas, en primera persona, lo que ocurrió en su gobierno y su contexto. Dos años tardó en redactar esas memorias que rumió durante casi veinte años. Mahuad dijo a 4P que cuidó mucho el estilo, aplicando algunas técnicas de escritura aprendidas y utilizadas en Harvard, donde es docente desde el año 2000, para que la lectura resulte entretenida.
Seis partes tiene este libro: la firma de la paz con el Perú, la hiperinflación y el congelamiento de los depósitos, el estudio para adoptar la dolarización, la dolarización y, finalmente, el golpe de estado, el exilio y la persecución de la cual ha sido objeto.
En el lanzamiento participarán Jamil Mahuad, los expresidentes Fernando Enrique Cardoso de Brasil y Eduardo Frei de Chile, y el economista venezolano y también profesor en Harvard, Ricardo Hausmann. La presentación puede ser seguida en la página de Facebook del Grupo Planeta www.facebook.com/planetadelibrosec y será conducida por la periodista Andrea Bernal.
Santiago Cuesta recibió dinero de Cadena
El Departamento de Justicia de los EEUU tiene los ojos bien puestos en los negocios petroleros de Enrique Cadena, conocido como el zar del petróleo. También en sus relaciones con funcionarios del gobierno de Lenín Moreno, como lo fue su asesor Santiago Cuesta. En el material que ese organismo envió a la Fiscalía ecuatoriana, sobre el caso Las Torres en que están involucrados el contralor Pablo Celi y su hermano Esteban junto a otros ex funcionarios, se incluyen 3 500 páginas de estados de cuenta y movimientos bancarios de Cuesta y Gloria Vinueza, su esposa, en los EEUU. Según una investigación del diario El Universo, en esos documentos se han identificado ingresos a favor de Cuesta por 345 000 dólares en depósitos hechos por la empresa Naparina de Cadena. También se han identificado transferencias por 122 400 dólares para Jaime Baquerizo Escobar, contratista de Petroecuador, que se encuentra prófugo. En este caso se investiga a un grupo de funcionarios por pedir sobornos a contratistas de Petroecuador para desvanecer glosas emitidas por la Contraloría. La indagación arrancó con la detención de Raúl de la Torre Prado y Roberto Barrera en Miami. El nombre de Cuesta apareció en las grabaciones que entregó a la justicia de los EEUU el empresario José Luis de la Paz Román, que confesó haber pagado 8,8 millones en sobornos a funcionarios ecuatorianos para conseguir contratos petroleros beneficiosos para su empresa NoLimit C.A. Los depósitos prueban algo que Cuesta, radicado en España, había negado tajantemente: tener relaciones financieras con Cadena.
Arreglos diplomáticos de última hora
En los corrillos de la Cancillería hay dos hechos relacionados con el cambio de gobierno que llaman la atención de algunos diplomáticos. Uno es curioso e inédito: el protagonista es el embajador en República Dominicana. Resulta que Lenín Moreno emitió un decreto, el 28 de abril, aceptando la renuncia de Manuel Enrique Cadena Suasnavas, pero pocos días más tarde, el 3 de abril, emitió otro decreto volviéndolo a nombrar como Embajador, en el mismo país. Nadie sabe por qué lo volvió a nombrar aparentemente por un mes más. Cadena Suasnavas es un embajador político y nadie sabe qué tan cercano es del Presidente.
El otro tema que despierta conjeturas entre los diplomáticos es la forma en que se hizo el anuncio oficial por parte del presidente electo sobre el próximo embajador en España. Él dijo que será el socialcristiano Pascual del Cioppo. No es común que se hagan estos anuncios cuando no ha habido el agrément, o aceptación del país de destino. ¿Se dijo para neutralizar intentos que se hacían desde la Embajada del Ecuador en Madrid buscando confirmar, por un período más, al actual embajador, Cristóbal Roldán? En todo caso, también se dice que Del Cioppo ya tendría el agrément del gobierno español ya que estuvo hace un par de semanas en la casa de Guillermo Lasso, junto a la embajadora de España en Quito, Elena Madrazo.
Assange sigue siendo ecuatoriano
Si bien ha sido suspendida, Julian Assange aún tiene la nacionalidad ecuatoriana, conferida de forma irregular cuando María Fernanda Espinosa estaba en la cancillería, en el gobierno de Lenín Moreno. Resulta que el Tribunal Contencioso de lo Administrativo, que tramita una demanda presentada por la Cancillería por lesividad por la irregular nacionalización del fundador de Wikileaks, no ha hecho nada en ese caso, tras la demanda presentada en agosto del 2019. No ha convocado siquiera a la audiencia donde deben presentarse las partes. Mientras ese organismo no haya emitido una sentencia, el acto administrativo que dio paso a la nacionalización sigue vigente. La inacción del Contencioso no solo beneficia a los funcionarios que estuvieron involucrados, sino que, según abogados de la Cancillería que hablaron con 4P., dificulta los trámites burocráticos para el proceso de extradición de Assange que la justicia de EEUU ha solicitado a la del Reino Unido, donde se encuentra preso el australiano.
Arteaga, la candidatura simbólica
La organización Forward, basada en Londres y recientemente fundada, ha propuesto a Rosalía Arteaga como candidata a la Secretaría General de las Naciones Unidas. Una iniciativa que es simbólica y que está llamada, como lo dice una de las fundadoras de Forward, la francesa Colombe Cahen-Salvador, a “hacer ruido” para ayudar a cambiar en el futuro ese proceso de selección sujeto a reglas -algunas no escritas-, reservado, que se juega entre pocos países y en el cual no intervienen los ciudadanos.
Pocos dudan de que el portugués António Guterres será reelegido, entre mayo y octubre, en ese cargo. Cualquier contrincante necesita ser nominado, ante la Asamblea General, por el Consejo de Seguridad y sus cinco miembros permanentes tienen derecho de veto. El secretario escogido rota entre los continentes y el próximo turno corresponde a América Latina. Por eso Forward propone a Arteaga junto a la argentina Paula Bertol, como adjunta. Esa organización ha movilizado a sus voluntarios en 71 países; eso no quiere decir que esos países votaron por la candidatura de Arteaga.
En este escenario de candidaturas con perfil ciudadano, surgió en Nueva York otra candidata, de 34 años, empleada del PNUD: Arora Akanksha, nacida en India y formada en Toronto, Canadá. Se postuló motu proprio y ha hecho mucho ruido -porque de eso se trata por ahora con su candidatura y la de Arteaga- en una letanía de medios internacionales. Como consta en Internet.
 
 
 
 
 
 
Martín Pallares
 ¿Qué está pasando en Colombia?La complejidad en los motivos y la variedad de actores que participan en el estallido social en Colombia hace que sea muy difícil entender lo que está sucediendo en ese país. Sin embargo hay ciertas piezas periodísticas y de análisis que ayudan a entender. Una es un video en el que el joven fundador de la plataforma de educación en línea Platzi, Freddy Rivera, hace una acercamiento al problema social que hay en Colombia. Si bien Rivera no profundiza en los factores políticos que están tras el estallido, sí hace en cambio un diagnóstico sobre la realidad colombiana y destruye aseveraciones que los sectores involucrados han mantenido como verdades absolutas. Por ejemplo, demuestra cómo el discurso sobre la supuesta perversidad de los policías y militares no siempre es cierta y cómo no todo lo que se ha dicho sobre la reforma tributaria que presentó el presidente Iván Duque es exacto. Rivera hace un repaso sobre los problemas sociales del país y muestra cómo en el proyecto abortado de reforma fiscal se establecía y financiaba el pago de una Renta Básica Universal para más de 4 millones de colombianos. Se trata, sin duda, de una interesante versión sobre lo que está ocurriendo en Colombia que destaca en medio de la ausencia de análisis serios y profundos sobre la situación.
La entrevista de Botsford a Dominguín
 ¿Qué pasa cuando una persona con un ego inmenso charla con otra que lo tiene más grande? La deliciosa y absorbente entrevista que el gran intelectual y escritor estadounidense, descendiente de Maquiavelo y miembro de la más rancia aristocracia italiana, Keith Botsford, hizo en 1968 al torero español Luis Miguel Dominguín. Precisamente, la revista Vanity Fair en español publica una divertida reseña sobre dicha entrevista que dio paso al libro “Dominguín: el más grande torero” de Botsford, publicado en 1972. Dominguín aparece como un ser de una inteligencia inmensa que se libera de todas las convenciones sociales y da una versión sincera y sin ambages sobre la gente que lo rodea. Así, cuenta sobre su relación con la actriz Ava Gardner, su complicada relación con sus hijos y además dice pestes de su adversario en los ruedos, Antonio Ordóñez. “El público es una puta”, dice por ejemplo, y añade: “Una vez ha pagado sus pesetas, cree que el torero les pertenece”.
Se trata de un magnífico fresco de época, donde tiene mucho peso la figura de Botsford, fallecido en 2018. Él fue el mejor amigo y luego biógrafo del premio Nobel de literatura Saul Bellow: fue considerado como la más importante autoridad sobre su obra.
**************************************************************

DOMINGO 25 ABRIL 2021

Cueva y Monge en el gabinete
¿Cuántas listas han circulado sobre el gabinete de Guillermo Lasso? Una buena parte bien elaboradas, estéticas, con buenas fotografías y algunas líneas biográficas de los futuros ministros. Todas falsas.  En los hechos, han puesto a correr a algunos a decir que no los han llamado, que nadie les ha propuesto, que no aceptarían…
Dos nombres están en la carpeta presidencial y seguramente estarán en el gabinete que el presidente electo dará a conocer a partir de este lunes: César Monge y Simón Cueva. Monge para el Ministerio de Gobierno y Cueva para el Ministerio de Economía y Finanzas; una cartera con muy pocos aspirantes a reemplazar a Mauricio Pozo que llegó a echar una mano al gobierno de Lenín Moreno en los últimos meses. 
Pérez e Iza en puja por la Conaie
Como pocas veces, captar la Presidencia de la Conaie se ha convertido en un tema estratégico y con connotaciones políticas para el país. Dos sectores están empeñados: el ala más radical de la organización que busca colocar a Nicolás Iza. Y las fuerzas que rodean a Yaku Pérez y representan el ala ecologista de la organización. El sector allegado a Pérez pensó candidatizar a Lourdes Tibán pero el Movimiento Indígena de Cotopaxi, bajo control de Iza, la bloqueó porque respalda a su líder. Tibán tendría que ser candidatizada por su provincia.
El sector de Pérez trabaja para nominar a una mujer. Hay algunas candidatas. Una de las cartas es Nina Gualinga pero tiene dos obstáculos: vive fuera del país y es de Sarayaku: la norma de la Conaie dice que luego de que la Presidencia fue ocupada por Jaime Vargas, de la Amazonía, debe recaer en alguien de la Ecuarunari. Las elecciones son este 2 de mayo y Pachakutik, que coordina Marlon Santi, mira como objetivo la Presidencia de la Conaie: más aún, si se toma en cuenta que Salvador Quishpe podría presidir la Asamblea. Tener la Conaie y la Asamblea daría a Pachakutik un inmenso poder. 
Al fin restauran la Contraloría
Hace una semana comenzó la reconstrucción del edificio de la Contraloría incendiado durante las protestas de octubre de 2019, cuando hubo una intentona golpista. Una de las alas del inmueble será readecuada por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército y otra por el Grupo Puentes. Los trabajos iniciaron seis meses luego de que Seguros Unión pagó 12 millones y medio por el siniestro. Ese monto fue establecido por la Superintendencia de Compañías después de que, en primera instancia, los estudios consideraron que el monto era de 4 millones, pues según la Politécnica las estructuras no estaban afectadas. No se derrocará el edificio. Sin embargo, no se han publicado los términos del contrato para los trabajos de arreglo ni el proceso de adjudicación de la obra. Personas allegadas a los estudios de los daños consideran que 12 millones de dólares es una suma alta para los trabajos que hay que hacer.
Yunda no atina ni a recoger basura
Lo que faltaba en Quito: el Municipio y la empresa Recobaq están en una disputa legal que pone en riesgo la recolección de basura. Desde que Jorge Yunda asumió la gestión municipal ha buscado terminar el contrato que Recobaq firmó con la administración de Mauricio Rodas, alegando que fue un arreglo oneroso para la Capital. Los órganos judiciales dictaminaron que el contrato no puede darse por terminado y, entonces, Emaseo dejó de pagar los servicios a la empresa arguyendo que las multas impuestas a Recobaq superan el 5% del contrato. Han pasado seis meses de aquello y la deuda, según esa empresa, suma alrededor de 6 millones de dólares. Con ese nivel, no está en condiciones de dar mantenimiento a los camiones recolectores y en poco tiempo dejará de operar. Los próximos días serán clave para saber qué ocurrirá con la basura…
 
 
Alejandro Arreaza, Economista de Barclays para la región Andina, Centroamérica y el Caribe  
 
Foto: Archivo personal “La percepción de riesgo en Ecuador mejora”
El triunfo de Lasso hizo descender el riesgo país en 400 puntos. ¿Qué señales crees que leyó el mercado para que haya habido esa reacción?
Aquí hay una reducción de riesgo a corto y mediano plazo que justifica la reducción del riesgo país. En el mercado había preocupación sobre la voluntad de pago de un gobierno de Arauz. No era mi visión personal pero en el mercado había esa preocupación. Con Lasso nadie duda de la voluntad de cumplir con los compromisos que tiene el país.
El segundo punto sería el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Tanto Lasso como Arauz han puesto sobre la mesa la posibilidad de renegociar algunas de las condiciones de este acuerdo. En el caso de Lasso pareciera haber un mejor entendimiento de la política económica que debería implementarse y un mejor alineamiento con el Fondo y, en ese sentido, aunque se necesitará hacer alguna revisión, debería ser un proceso más fácil. 

Con la aprobación de la Ley de defensa de la dolarización hubo un descenso de 23 puntos de riesgo país. ¿Es una reacción normal o es corta y el mercado espera el anuncio del gabinete y las líneas económicas para confiar más?
Estamos en un proceso de mejora en la percepción de riesgo en el Ecuador. Lo que tenemos es una serie de hitos en ese proceso. El primero fue la elección que cambió radicalmente el panorama; el segundo es la aprobación a la ley de defensa de la dolarización que completa lo que eran las metas que estaban estipuladas en el acuerdo con el Fondo para la próxima revisión. Eso implica que el país debería recibir alrededor de 400 millones de dólares y luego vendrán otros temas, que deberán ser tratados, y allanan el camino para la continuidad del acuerdo con el Fondo. Además de mejorar riesgos de mediano y largo plazo porque si tienes un Banco Central independiente se reduce el riesgo de que se usen las reservas internacionales para financiar al gobierno y se socave la estabilidad de la dolarización a largo plazo.

¿Qué tan importante es, en ese contexto, el nombre del próximo ministro de Economía y Finanzas?
El nombre del Ministro de Finanzas va a ser muy importante porque tiene que ser una persona con experiencia y con habilidad para manejar un entorno complejo. El Ecuador requiere implementar reformas que le permitan avanzar en un proceso de consolidación fiscal para reducir su déficit y sus niveles de endeudamiento y poder entrar en una senda que sea sostenible. Eso seguramente implica retos muy grandes que hacen de la figura del ministro de Finanzas alguien con una gran responsabilidad en lo que será el desempeño del país en los próximos años.

¿Qué señales crees que está esperando el mercado específicamente del plan de gobierno que anunciará el presidente Lasso?
Hay un par de señales que son críticas para el mercado. Lo primero, un acuerdo de gobernabilidad porque dada la complejidad del panorama del gobierno, él solo no podría manejar una situación tan retadora como la que tiene. Es importante tener un consenso político mínimo que incluya a diferentes sectores de la sociedad y hablo tanto de partidos políticos como de cámaras empresariales, sindicatos y otros grupos sociales que serán importantes para dar gobernabilidad a la nueva administración.
La segunda señal, sería la intención de avanzar en el proceso de consolidación fiscal. No tiene que ser un ajuste inmediato, pudiera ser un ajuste gradual pero sí tiene que haber un compromiso muy claro de avanzar en esa dirección y de no perder tiempo. Hay claridad en el mercado que, a corto plazo, no se puede implementar este ajuste demasiado grande en medio de una pandemia que ha golpeado a todos los países pero, aún así, es importante mostrar el compromiso que una vez la pandemia haya sido puesta bajo control, el país va a avanzar en contener el daño que la pandemia haya producido en la parte económica.

El FMI ha mostrado comprensión en cuanto a los factores de gobernabilidad, realidades económicas y costos sociales de la crisis y la pandemia. ¿Crees que el mercado tiene, por las circunstancias, esa sensibilidad o solo piensa en factores financieros?
Hay mucha confusión en el sentido de que, para el mercado, fue sorpresivo el triunfo de Guillermo Lasso. No era algo esperado por la mayoría de los actores. En cuanto al entendimiento de la situación hay algo de flexibilidad en el sentido de que, en el contexto de la pandemia, se pudiera considerar adecuado hacer ajustes de forma gradual.
Existe también muchísima preocupación por lo que ha sido el pasado del Ecuador caracterizado por mucha volatilidad e incertidumbre en la parte política. Ese es sin duda, la gran preocupación que tiene el mercado.

El índice de riesgo país cerró el viernes en 760 puntos. Si los anuncios del nuevo gobierno siguen en la dirección anotada, ¿hasta cuánto consideras que podría caer?
Todavía podría haber posibilidades de que ese riesgo siga cayendo. Países que podrían ser considerados pares del Ecuador tienen rendimientos más bajos. Lo que el gobierno debe tener claro es que, a pesar de esta reducción del costo país y, por ende, en el costo de financiamiento, el nuevo gobierno debe evitar la tentación de un retorno prematuro a los mercados. Si se fuera por esa vía correría el riesgo de seguir los pasos del gobierno del presidente Macri. En el sentido que se postergue el ajuste necesario, se recurra a endeudamiento adicional que te lleva a un punto en el cual ya sea demasiado tarde para hacer las cosas cuando se vayan a hacer. Es importante que el ajuste, aunque sea gradual, se comience a hacer desde ahora y que el retorno a los mercados se haga una vez que se haya avanzado en esa agenda de reformas que está propuesta. Los costos de financiamiento son relativamente altos y si te financias a esos costos, corres el riesgo de que, a mediano o largo plazo, vuelvas a caer en la necesidad de reestructurar la deuda. Es algo que es importante evitar.
 
 
 
José HernándezLos amos de las redes y el efecto-LassoLas redes sociales son como los perfumes: su efecto es tan embriagador como evanescente. El correísmo, con su ejército de troles, bautizados guerreros digitales, logró acentuar el carácter bélico de las redes sociales; en particular de twitter. Cada día hubo enfrentamientos en los cuales correístas y demócratas lucharon por crear tendencias, posicionar verdades y quedarse, en definitiva, con la última palabra. 
Las batallas contra el poder autoritario fueron significativas. En muchos casos, se trató de revelar violaciones de todo tipo, defender el sentido común, evitar que el poder instalara como único su relato y ocultara delitos y abusos tras una hojarasca de palabras. Los ciudadanos respondieron al estado de propaganda.
Esa realidad se mantendrá, como se observa tras la elección de Guillermo Lasso: el ejército de troles será la principal herramienta del correísmo contra un gobierno que cataloga de débil. Esto no parece haber inspirado una reflexión en el campo de aquellas voces democráticas, activas en redes y que ahora se mueven en una escena política diferente: por un lado, los troles que, siguiendo consignas, buscan deslegitimar el poder entrante. Por otro, debates sobre un sinnúmero de temas y un gobierno que, según la religión de lo “políticamente correcto”, no cumple con todos los cánones, no usa los términos apropiados o no envía las señales convenientes que, además, algunos consideran definitivas apenas se producen.
Se vio hace unos días cuando el presidente electo estuvo con sus dos representantes para la transición en una reunión con el presidente Moreno en Carondelet. Hombres y blancos-mestizos dijeron algunos influencers en redes; como si Ecuador viviera al ritmo de algunas salas de redacción en Estados Unidos. Y, claro, casi arde Troya. Dos hombres y ni una mujer. Puestos en ese andarivel, tampoco había un indígena. Ni un afrodescendiente. Ni un gay. Ni un ecologista… Quizá faltó hasta un vegano. Y la lista podría alargarse. Ese argumento de guerra contra Lasso solo probó que si bien esas identidades (sensibilidades, visiones, estilos de vida…) son esenciales no cabe aplicarlas siempre y en cualquier circunstancia.
Lo importante en ese caso no era recibir el balance del gobierno, para lo cual el presidente electo envió -por las razones que consideró más oportunas- a dos personas de su entera confianza. Lo importante es lo que ocurrirá con el gabinete y las políticas públicas que tienen que ser inclusivas y transversales.
La recepción de información es un tema de días: el contenido de las políticas públicas puede marcar no solo la acción de un gobierno sino modelar cambios de mentalidad y mutaciones culturales, que es donde se debe poner el acento. Si el país se repite y, aunque cambie de leyes y constitución baila sin descanso en la misma baldosa, es porque no ha hecho quiebres culturales de fondo. En ese sentido, Ecuador no tiene referentes icónicos que se parezcan, de cerca o de lejos, a Mayo del 68 en Francia o Woodstock, cerca de Nueva York, en 1969.
El reto para los demócratas de las redes está por esos parajes: seguir con esas solidaridades envenenadas; término que acuñó el antropólogo Roger Lancaster para identificar esos grupos que forjan su identidad en su capacidad de odio contra algo o alguien. O invertir en procesos que necesitan más argumentos y menos descalificaciones; más visión de sociedad y menos repúblicas narcisas reinando en las redes sociales. Si ese fuera el caso, habría que sofisticar los mensajes y, en vez de sumar puntos en esa carrera absurda de lo políticamente correcto, pensar cómo mover las mentalidades hacia el cambio de patrones culturales que requiere pedagogías y es lo único que puede transformar al país. 
El reto de los demócratas en las redes es clave porque involucra a muchas personas inteligentes que, por ahora y en muchos casos, corren cada día tras victorias pírricas y en ellas se solazan. 
 
 
 
Martín Pallares
 La herencia de Samsung, otro novelón¿Cuánto deberá pagar por impuesto a la herencia la familia dueña del imperio Samsung en Corea del Sur? Esa interrogante tiene a ese país profundamente polarizado. El Financial Times trae un artículo fascinante sobre el tema. Luego de la muerte de Lee Kun-hee, fundador de la empresa, el gobierno de Corea del Sur ha estimado que el impuesto que deberán pagar sus herederos es de 12 mil millones de dólares. Se suma que uno de los hijos del fundador está preso por haber corrompido a funcionarios públicos. La suma está calculada con base en el impuesto a la herencia más alto, 60 %, que hay en los países desarrollados miembros de la OCDE. Para los herederos ese monto es tan alto que pone, en su criterio, en riesgo la capitalización de Samsung. Sectores de la sociedad afirman que es un monto justo porque la empresa se desarrolló sobre la base del trabajo de la sociedad surcoreana. Los herederos han ofrecido entregar, como parte de pago, una colección de arte evaluada en 2.7 mil millones de dólares, con muchos Picasso, pero hay gente que cree que es injusto porque son bienes que no llegarán a todos. El artículo sostiene que en Corea del Sur aún es mayoritaria la opinión de que la familia Lee fue clave en el proceso de desarrollo tecnológico del país y que merecen un trato especial y el indulto presidencial para el hijo del fundador. Toda una novela.
¿Díaz Ayuso arrasará con Iglesias?
 El martes son las elecciones para la Comunidad de Madrid y la mejor opcionada, al menos hasta ahora, es la actual presidenta Isabel Díaz de Ayuso, del derechista Partido Popular. La revista mexicana Letras Libres publica un interesante ensayo de Ricardo Dudda según el cual el éxito de Ayuso se debe primordialmente al hartazgo que hay en la sociedad española con lo que llama «el consenso progre» que es, de alguna manera, lo mismo que la corrección política. «La presidenta de la Comunidad de Madrid desafía un supuesto ´consenso progre´ y no compra ninguno de sus preceptos. El escándalo que provoca en la intelectualidad bienpensante de izquierdas es su combustible»: el autor sostiene que el mayor capital político de Díaz de Ayuso es precisamente el odio que despierta en los sectores de izquierda. Su éxito podría dañar fuertemente la carrera política de Pablo Iglesias de Podemos, que renunció a la Vicepresidencia del Gobierno para competir con ella: él va muy mal en las encuestas, mientras que Díaz parece que va a arrasar.

DOMINGO 18 DE ABRIL 2021

Alluclla, el vínculo de Yunda con Correa
Finalmente se ha podido establecer la identidad del alias «Alluclla» que aparece en los chats de Sebastián Yunda, hijo del alcalde de Quito. Se trata de Hernán Alvarado, un operador político del correísmo que ha trabajado con Yunda desde que comenzó su mandato. Luego de octubre del 2019, Yunda aseguró que lo iba a separar del municipio por haber estado involucrado en los apoyos de empresas municipales a la intentona de golpe de Estado, pero no cumplió su palabra. Ahora es uno de sus asesores más cercanos y quien coordina con Carlos Alomoto, también correísta, las operaciones políticas del Alcalde. En los chats se ve al hijo de Yunda y Alvarado concertando una reunión secreta y con ese propósito arreglan para que el ingreso del hijo del alcalde no sea registrada por la seguridad del edificio. En los chats ambos se refieren al alcalde como al «Jefe» y hablan de posibles negocios con el Municipio. Alvarado es muy cercano a Fausto Jarrín, asambleísta electo del correísmo y abogado personal de Rafael Correa: fue él quien lo llevó a la alcaldía para coordinar la protección del correísmo.
El aeropuerto de Manta fue concesionado
Cuando apenas le quedan cinco semanas en el poder, el presidente Lenín Moreno firmó la concesión del aeropuerto de Manta al sector privado. Se trata del decreto 1287 en el cual establece que se autoriza con «carácter excepcional la delegación a la iniciativa privada» el financiamiento, la operación y el mantenimiento del área de operaciones del aeropuerto de esa ciudad manabita. Según el decreto, firmado también por el Ministro de Transporte, Jorge Marcelo Loor, la decisión se tomó teniendo, como respaldo, un informe positivo del Comando Conjunto de las FFAA en el cual se advierte que la concesión no debe «afectar las operaciones militares que se planifican y ejecutan» en ese aeropuerto. La noticia llamó la atención de sectores involucrados en el área aeronáutica por la reserva con que se manejó el tema. Fuentes de ese sector dicen que, al haber sido declarado con carácter excepcional, no hubo concurso ni licitación y que la beneficiada es una empresa coreana que operará el aeropuerto por 30 años. El Comité Cívico Interinstitucional de Manta, presidido por Lucía Fernández, envió al presidente Moreno una carta, con copia al presidente electo Guillermo Lasso, en que le hacen conocer su indignación por la noticia. El colectivo reclama a Moreno y le dice que había propuestas mucho más convenientes para Manta como las de Citi Group, Bolloré Group y Singapore Airlines.
Yunda ya no sabe cómo ganar tiempo
El bloque de concejales de la Revolución Ciudadana sigue analizando cómo actuará esta semana ante el pedido de remoción del alcalde de Quito, Jorge Yunda. Hoy domingo hubo conversaciones entre los concejales correístas para planificar la rueda de prensa prevista para mañana. En ella van a proponer una comisión especial para que elabore un informe sobre las causales de remoción, que establece el artículo 333 del Cootad, para el alcalde y otros concejales que aparecen en los chats. 
La estrategia es aparecer como si fueran los fiscalizadores de Yunda (cuando no han perdido un minuto en protegerlo y socapacar todas sus actuaciones). La idea de la comisión, de conformarse, permitirá ganar tiempo a Yunda y también a ellos. Los correístas, como se sabe, quieren quitar la condición de vicealcalde a Santiago Guarderas, pero no encuentran el vericueto legal para hacerlo. En el Municipio también se sabe que el alcalde está presionando a las autoridades nacionales para que haya una nueva cuarentena en Quito, lo que le ayudaría a desviar la atención de su caso y asimismo ganar más tiempo.
Felipe Ribadeneira, Presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano
Foto: El Universo “Tenemos que lograr un Ecuador con sostenibilidad social”

¿Cuáles son las lecciones que sacan los empresarios del triunfo de Guillermo Lasso y del panorama que se abre?
Hay varias lecciones. La primera es que el país está esperanzado en un nuevo modelo porque el que tiene 14 años se caducó. Un 53% de electores y mucho más, si le sumas el voto nulo, indica que los ecuatorianos quieren un Ecuador totalmente distinto. Un Ecuador que tenga oportunidades, elimine las desigualdades, respete el medio ambiente, respete la diversidad y respete las diferentes concepciones o estados de felicidad que tiene cada uno de los ciudadanos. Ese es el gran reto que tocará asumir al presidente Lasso. Tratar de amalgamar y plasmar esa diversidad que es importante para la democracia y que no es forzosamente antagónica. 

¿Cuáles son, en ese caso, las tareas para los sectores que representas en esta etapa en la cual tiene que haber reactivación económica y políticas sociales?
Estamos en una etapa en la cual los empresarios debemos dejar de pedir y ver qué podemos ofrecer. No me refiero a que no hay que corregir errores de tramitología, excesos de cargas que se crearon en el socialismo del Siglo XXI e impiden la producción y la generación de riquezas. Hay que hacerlo rápido y de ahí ir para adelante. Esta semana ha habido un sentimiento positivo y todos los proyectos que estaban parados arrancaron. Ahora como tú bien dices esto hay que cristalizarlo. Y para ello no solo necesitamos de inversión para tener esta sostenibilidad económica sino tenemos que lograr un Ecuador con sostenibilidad social. Tenemos que aportar con ideas para resolver los problemas más grandes que tiene la sociedad. No podemos estar tranquilos generando utilidades si no tienes una solución, por ejemplo, para la desnutrición crónica infantil, la educación de calidad para todos los ecuatorianos o estar impávidos ante los actos de corrupción del sector público y privado.

¿Pero qué implica eso para los empresarios? El presidente Lasso envió una alerta diciendo que hay empresarios que no pagan impuestos y los van a pagar. ¿Qué harán para que esta conciencia de la que hablas se vuelva hechos que la sociedad pueda ver?
Primero hay que fortalecer el SRI. Tiene que ser un organismo que controle y a quien evada tiene que caerle con todo el peso de la ley. Tampoco hay que caer en una cacería de brujas, pero sí que los controles se den. Esto tiene que ir acompañado de la simplificación tributaria. Para lograrla, el Comité está preparando un proyecto de reforma tributaria: que el Estado con menos recursos de control logre recaudar más. Que no existan esos famosos escudos fiscales; eso el país ya debe dejarlo en el pasado.
Pero tenemos que ir más allá del pago de impuestos. No podemos estar impávidos ante la falta de conectividad que existe en Ecuador. Debe haber alianzas público-privadas para lograr enfocar esos proyectos. Las empresas deben olvidarse de tener un solo objetivo: tienen que tener tres: una contribución a la sociedad, un propósito social y tener utilidades. Ese es el futuro de las empresas y así lograremos solucionar los problemas sociales.

¿Podrías esclarecer cuál es la actitud del empresariado ante temas como la conectividad o la desnutrición crónica infantil? Para concretar su participación, ¿estás pensando en apoyos económicos?
Sí, tiene que ser con apoyos económicos. Así como la compañía tiene un departamento que invierte, por decirte, en la parte financiera y de ventas, tiene que tener una sección destinada a preocuparse por cómo contribuir a una mejor sociedad. Estamos en una pandemia y quizá eso suene utópico porque muchas empresas tienen que sobrevivir. Pero si no logras combinar y hacer un equilibrio con eso, el consumidor te está viendo. Necesita tener ese vínculo con empresas que tienen como propósito crear una mejor sociedad. Esto no va a ser una opción sino una obligación. Es algo que nos tomará tiempo, pero hay que trabajar urgentemente porque nadie quiere que regresen los populismos económicos a tratar de distribuir la poca riqueza que se logró generar y luego a generar más pobreza.

¿Esos apoyos económicos se tienen que canalizar mediante programas hechos con el gobierno -no cada empresa por su lado- para que así tengan un impacto masivo?
Deben ir los dos. Las empresas pueden acercarse a la comunidad pero el gobierno debe plantear grandes proyectos, muy ambiciosos, para incorporar las empresas. Inclusive se puede hablar de incentivos para empresas que se unan a estos grandes proyectos. Pero si el gobierno quiere triunfar socialmente tiene que hacer esos grandes programas e involucrar, por ejemplo, las telefónicas para que generen la conectividad necesaria, con tarifas más bajas para ciertos sectores. Estoy hablando de una idea-borrador pero es allá donde tenemos que ir. Si Ecuador quiere salir, tenemos que idear estos grandes proyectos, para generar estos grandes impactos y lograr este cambio y hacerlo muy rápidamente.

¿Todo esto habla de que los empresarios van a estar más activos en la conversación pública y en la generación de políticas públicas y no como lo han hecho hasta ahora con una vocería para los temas meramente empresariales?
Totalmente. La evolución del empresariado ya no solo tiene que ver cómo cuida la utilidad y cómo cuida sus intereses. Para nada. En el Comité hemos hecho algunas comisiones de trabajo y hemos creado dos comisiones, una de ellas de género que debe ser transversal a todas las políticas públicas que se generen en el país. No podemos estar en el siglo XXI y seguir viendo la desigualdad con las mujeres en el Ecuador. Eso hay que cambiarlo de raíz. La otra es la comisión de la salud. En ella, lo más importante es tratar primero el plan de vacunación; ver la manera de vacunar a toda la población. Estaremos ahí para aportar.
Si logras mejor la salud, el tema de género y la educación, la competitividad tiene que dar resultados y el sector empresarial está volcado a esta nueva discusión porque creemos que no solo es una opción sino nuestra obligación.

En conclusión, el empresariado jugará un rol, como parte de las elites, y asumirá las responsabilidades que eso le impone con la sociedad.
Exactamente. Creo además que tiene que ser una bola de nieve para que quien esté dudando de quedarse afuera y sea mezquino no tenga opción de no entrar. Si lo hacemos bien y lo hacemos rápido, eliminaremos estos fantasmas que quieren siempre destruir la riqueza y los valores de la sociedad.
José Hernández
Yaku y los otros rehenes del viejo catecismo Pachakutik y en general aquellos que se dicen de izquierda en el país siguen gobernados por simples pruritos ideológicos. Prisioneros de la acepción que adquirió ser de izquierda alrededor de 1900. Entonces, derecha e izquierda, según Marcel Gauchet, dejan de ser etiquetas parlamentarias y se convierten en signos de identidad ideológica-cultural entre electores y opinión pública.
Ser de izquierda significó ser favorable al cambio, ser progresista, ser republicano, defensor del Estado laico y de la justicia social.  Pero, claro, también ser revolucionario. Y las revoluciones llegaron con la dictadura del proletariado y la secuela de atrocidades que muchos aquí desconocen, niegan o justifican. Esto a pesar de que se repitieron por igual en la antigua URSS de Lenin y Stalin hasta Gorbachov, Vietnam, Camboya, Laos, Albania, China… y Cuba. Porque la izquierda ecuatoriana sigue considerando a los Castro como taitas o referentes.
Ni Pachakutik, ni los académicos que se dicen de izquierda , ni siquiera la Izquierda Democrática, que hace alarde de ser muy internacional y muy progresista, asumieron los cambios que se dieron en el perfil de la izquierda mundial desde finales de los años setenta cuando emergieron las señales que se cristalizaron con la caída del Muro de Berlín.
Esa vieja izquierda no asumió la democracia, el respeto de los derechos humanos, la libertad de expresión, la alternancia en el poder, el respeto de las minorías y la naturaleza… como valores insustituibles de su ideario político. Todo eso lo banalizaron y lo siguen haciendo bajo el manto del ataque al neoliberalismo del cual acusan a sus adversarios.
¿Por qué la Izquierda Democrática equiparó al correísmo (que quiso eternizarse en el poder, que persiguió críticos y adversarios, que no respetó los cánones mínimos de la democracia) con Guillermo Lasso? ¿Por qué Pachakutik hizo lo mismo? ¿Por qué académicos de renombre compararon sin desmayo el correísmo con “el banquero”, como si Lasso hubiera perseguido o fuera un insigne representante o defensor de dictaduras de derecha?
El prejuicio ideológico no solo trastorna la dinámica política interna: da herramientas a aquellos -tipo Jaime Vargas y Nicolás Iza- que, so pretexto de ser revolucionarios, mantienen secuestradas a todas las tendencias que se dicen de izquierda y la condicionan a seguir viendo el mundo con ojos del siglo pasado. Esa izquierda defiende, en los hechos, procesos conceptuales según los cuales la izquierda solo puede ser reactiva y destructiva porque el mundo que tiene delante no tiene remedio: tiene que dinamitarlo para construir su paraíso.
¿Cómo es posible que esas ideas sigan definiendo la identidad de la izquierda en Ecuador? ¿Cómo es posible que parte del establecimiento académico cultive su ambivalencia frente al esquema democrático formal solo por prurito ideológico o coquetería intelectual? Porque ahí hay un problema fundamental que explica la división electoral del país en dos.
Basta hacer las cuentas: resulta que Rafael Correa y sus amigos son considerados de izquierda. Como el carnicero de Caracas Nicolás Maduro. Como la ladrona (para no decir sospechosa de asesinatos) Cristina de Kirchner. Y también es de izquierda Jaime Vargas que, si se repone la película de Octubre 2019, califica para terrorista, secuestrador y golpista. Si esa es la izquierda, los demás solo son, en efecto, esperpentos neoliberales y reaccionarios. No hay cabida para reforma alguna y toca entrenar para pirómano o fabricante de bombas. Vargas e Iza tienen futuro y hay que prepararse para vivir bajo su dictadura.
Pero si esa no es la idea que tienen de izquierda Pachakutik, la Izquierda Democrática y los intelectuales ironizan de la democracia burguesa, tienen que refundar la tendencia, dejar de coquetear con los dictadores o aspirantes a serlo, poner los acentos de su identidad en dinámicas contemporáneas y afirmar los rasgos de su nueva identidad. Eso significa que no basta con que Yaku Pérez, por ejemplo, se diga ecologista. Tiene que hacer la tarea: ¿qué propone? ¿Canjear explotación minera por turismo? Perfecto. ¿Y cuál su modelo? ¿Cómo lo haría? ¿Cuántos recursos ingresarían por ese rubro? ¿Cuántos empleos crearía?
La izquierda contemporánea, si quiere seguirse llamando así, debe dejar de cargar cadáveres, enterrar las dictaduras, osar ver el mundo, poner sobre la mesa nuevos referentes, convertirse en una fuerza de propuesta incontenible, defender la democracia, poner a la sociedad sobre el Estado y ser la defensora indeclinable de los derechos humanos. Y dejar de lado a aquellos que consideran a los Castro, a Correa, a Maduro como taitas o aliados: esa es una clara señal de que la guerra fría los congeló.
Martín Pallares
 La guerra del aguacateEl aguacate se ha convertido en un poderoso y apetecido recurso alimenticio. Desde hace más de 10 años, su consumo se ha disparado a tal punto en los EEUU que el comercio y su transporte han sufrido distorsiones increíbles. Una de ellas es que las mafias mexicanas del narcotráfico se han involucrado con el comercio del aguacate y que en Chile se haya creado una enorme tensión entre los agricultores por el acceso al agua. «La guerra del aguacate», es un documental que está en Netflix y hace parte de una serie llamada Rotten, en la que se explora giros no conocidos sobre el cultivo y comercialización de algunos productos. En el caso del aguacate es apasionante ver la historia sobre cómo su consumo se ha disparado de tal forma que se ha convertido en una materia prima alrededor de la cual se han creado mafias y monopolios en algunos países productores. Esto desde la afición a los aguacates que había en California en los años 70, hasta el fenómeno nacional que existe actualmente en los EEUU. Un tema curioso que vale la pena explorar.
La ignorancia y el cambio climático
 El 70% de las personas del planeta está absolutamente convencida de que sabe cómo puede colaborar con el planeta tomando acciones que disminuyan las emisiones de carbón. Lo curioso, es que ese 70% está equivocado. Según una encuesta de Ipsos Mori, que incluye a América Latina, sobre la cual el Financial Times hace un interesante informe, la mayor parte de la gente en el mundo piensa que su mayor contribución a la lucha en contra del cambio climático es no usar secadora de ropa y hacer reciclaje. Sin embargo, ese 70% no sabe que lo que realmente es bueno para reducir las emisiones sería no usar un carro que utiliza combustibles fósiles o tener una dieta basada en plantas.
En realidad, dice el artículo, una persona que decide no usar su carro puede prevenir un promedio de 2,4 toneladas de dióxido de carbono anuales mientras que no usar la secadora de ropa significa apenas 0,2 toneladas por persona al año. La investigación demuestra que el tema de la crisis ambiental es conocido por casi toda la población del mundo, pero que la gente no sabe cuál es la medida que puede tomar para que disminuya significativamente las emisiones de dióxido de carbono.
El arte de borrar el correísmo con un tuit

Yunda y los correístas arman otra treta

Pablo Celi atrapado en su propio juego

Domingo 7 marzo 2021

La prolija investigación gringa sobre el Isspol
La agente Olivia Henika, de Homeland Security de los EEUU, hizo una investigación tan prolija sobre el esquema de sobornos -que montó Jorge Chérrez, para que el Isspol depositara el dinero de la seguridad social de la Policía en sus empresas- que determinó con fecha y hora cada una de las coimas. Ese expediente fue presentado ante la Corte del Distrito Sur de la Florida, donde se procesa a Chérrez. El caso más relevante es el de los pagos a John Robert Luzuriaga, director de riesgos del Isspol, quien hizo las recomendaciones para invertir 65 millones de dólares en las empresas de Chérrez y ahora está preso en Florida. Consta por ejemplo cómo las empresas de Chérrez le pagaron 419 226 dólares con un cheque a su nombre, otro cheque por 663 000 que fue girado para parientes suyos así como 313 440 dólares que Chérrez le depositó en la cuenta de una tarjeta de débito para que haga pagos y retiros. Todo el dinero de los sobornos se depositó en EEUU. Aún no ha trascendido lo que Luzuriaga ha contado a la Justicia de EEUU, pero se sabe que la información que entregue será enviada a la Fiscalía del Ecuador. La detención de dos generales de la Policía y dos funcionarios de la Isspol en Quito se produjo precisamente tras un intercambio de información entre la justicia de EEUU y la Fiscalía. La fiscal Diana Salazar estuvo en Florida, trabajando en el caso, hace un par de semanas, luego de su viaje a Washington donde recibió un premio de la administración Biden.
Falta plata para el metro
La administración de Jorge Yunda no tiene solucionado uno de los temas clave para la operación del metro: cerca de 36 millones que costará la pre operación del sistema. Es el monto que se necesita para los primeros meses de pruebas y funcionamiento, hasta ya que haya ingresos por los pasajes. Si hubiera optado por la contratación de un operador internacional, el dinero hubiera sido puesto por la empresa seleccionada. Pero como Yunda optó por la operación directa, el Municipio debe gestionar la operación inicial. ¿Cuál es la alternativa? Los organismos multilaterales, que financiaron la obra, no prestarán esos recursos. La única posibilidad, al menos por ahora, es que el Municipio lo financie con plata del presupuesto. Pero hay que hacer una reforma al presupuesto municipal y eso no se antoja fácil: su crisis financiera es angustiosa y sacar 36 millones de ciertas áreas, para ponerlos al metro, causará desequilibrios de pronóstico reservado.
El juez Ángel Torres es una ficha
Ángel Torres paseó sus atributos personales esta semana por los medios: no sabe qué infracción o delito cometió reuniéndose, como juez de TCE, a escondidas, con Yaku Pérez, actor político en pleno proceso electoral y parte de una demanda que cursa en el TCE. No sabe qué parte del reglamento del TCE violó: artículo 12 sobre el principio de independencia judicial. O el 279 del Código de la Democracia sobre divulgación de información confidencial o poner en peligro el proceso electoral. No sabe por qué mentir públicamente, como lo hizo, lo descalifica como juez. No sabe que él es, en los hechos, instructor de ese caso, pues esa demanda puede terminar en el pleno del TCE, del cual hace parte. No sabe que, en ningún caso, él puede reunirse, peor en secreto, con una de las partes, de un proceso electoral pues el tribunal del cual es miembro es la máxima autoridad en una justa electoral. No sabe que lo que hizo no solo lo recusa del caso (ahora que lo pescó La Posta dice que se excusará) sino que lo obliga a renunciar. Bueno, eso haría un juez decente.
Ecuador es un país pequeño. Juzguen ustedes.
1. El informe técnico sobre el caso Singue, que sirvió en los hechos como parte de las piezas probatorias para que los jueces condenen a ocho años de cárcel al ex vicepresidente Jorge Glas, Carlos Pareja Yannuzzelli, Wilson Pastor y otros cuatro, todos sentenciados por peculado, lo elaboró Luis Arauz en noviembre de 2018. Él habló de los yacimientos y sus reservas. Luis Arauz es el padre de Andrés Arauz, candidato presidencial por el correísmo. Él es también amigo de Fernando Villavicencio, quien hizo revelaciones y trabajó con él en ese caso.
2. La abuelita de Andrés Arauz es tía de Napoleón Saltos, cuadro histórico de Pachakutik y asesor de Yaku Pérez. Napoleón Saltos es, como se dice popularmente, uña y mugre con Luis y Andrés Arauz. Él es tío del candidato.
3. Por pedido de Napoleón Saltos, Carlos Figueroa, trató de un Covid sin complicaciones a la señora Flor Celina Galarza, abuelita de Andrés Arauz, de 106 años. Figueroa es médico y fue perseguido por el correísmo junto a Fernando Villavicencio y Cléver Jiménez por injurias, al sostener que Correa nunca estuvo secuestrado el 30S. Condenado a 6 meses de cárcel, él no pudo visitar a su señora madre que murió de cáncer. Figueroa trató a la abuelita de Arauz justo antes de que él fuera declarado candidato y departió con sus padres, con vino y bocaditos españoles. Los padres de Arauz le hicieron saber su admiración por Villavicencio y él en la resistencia al correísmo…
 
Mauricio Pozo, Ministro de Economía y Finanzas
 
Foto: 4P La Ley sobre la dolarización quedará lista esta semana
Si quiere enterrar un problema, nombre una comisión, dijo George Clemenceau, primer ministro francés a comienzos del siglo XX. Ustedes acaban de acordar formar una comisión con la Asamblea sobre el proyecto de ley para proteger la dolarización. ¿Correrá la suerte anunciada por Clemenceau?
No le llamaría una comisión. Es un equipo de trabajo sobre un tema que ya está terminado. No arrancamos de cero. En este caso se van a discutir puntos que puedan preocupar a algunos asambleístas y ver si es posible que tengan una salida. O, de lo contrario, ratificarnos en la tesis que hemos mantenido. Si no cambian el fondo, no tengo problema. Lo que me interesa es que el espíritu de la ley se mantenga.

Ese es precisamente el problema porque todos los temas son secundarios ante el tema de fondo que es la independencia del Central. Y el gobierno no cuenta con mayoría en la Asamblea. ¿cómo van a hacer?
Una comisión da a pensar en un tema extenso. Esto es un tema de días. Esta semana tiene que estar listo. Hay temas secundarios que no desdibujan la ley. ¿Qué es lo de fondo para mí? Que recuperemos el respaldo de los pasivos del Banco Central -para los distintos pasivos- y que se vayan llenando los cuatro sistemas. Después de eso si sobran recursos en el año X, pues podrán destinarse para otro objetivo, pero mientras tanto, no. Ese es el tema.

Justo ese es el tema que no quiere el correísmo, para hablar con nombre propio.
El correísmo son bastantes, pero no son todos los asambleístas.

Pero en la Asamblea se está reunificando lo que fue el correísmo. ¿O el gobierno cree que aún hay algún bloque oficialista?
No estoy viendo la ley como un tema de bloque oficialista, o no. Esto es un tema de cuántos van a apoyar un proyecto para proteger la dolarización y cuántos no quieren, porque lo que usted dice es verdad: el bloque de Alianza País, supuestamente del gobierno, ha votado hasta en contra de los mismos ministros del gobierno. No se puede decir que hay un bloque afín al gobierno. Pero esto se trata de un proyecto de ley que va a favor de la dolarización y que se sumen los que se tienen que sumar. Los correístas no se van a sumar, ya lo sabemos. Si mañana no se consigue, ese es el resultado de la Asamblea. Pero vamos a agotar todos los esfuerzos para que se consiga.

Usted dice que es un tema de días. ¿Han charlado de tiempos con la Asamblea, han fijado una fecha para enviar de nuevo este proyecto de ley?
Este no es un tema sencillo. Un tesis podría decir, esperemos la elección y si gana Lasso, ese rato mandamos la ley y ahí la posibilidad de tener apoyos será más grande. Pero ahí, en cambio, nos estamos pasando el tiempo.
Si estamos esperando eso y no gana el señor Lasso sino el otro señor, la cosa se torna muy difícil. En el fondo, este no es un tema técnico sino político. Cuando un gobierno se está acabando y se ve débil, todo el mundo trata de alejarse del régimen. Pero si esto se ve como un proyecto de defensa de la dolarización, puede ser que tenga más chance de salir.
Para resumir: esta semana se van a a agotar las conversaciones del equipo de trabajo o como se le quiera llamar. Y en esta misma semana se discutirá con el presidente y con la Asamblea, cuál es la fecha óptima para enviarlo. Personalmente pienso que se debería enviar más temprano que tarde. Y no después del 11 de abril, porque no sé qué va a pasar. Y francamente no pienso que cambie mucho la realidad política de aquí a esa fecha.

¿Hubo alguna conversación con el FMI sobre este tema? ¿Cuáles son las perspectivas de lado y lado?
Hablé con la directora-gerente en el mes de diciembre y hablamos de la ley. Hablé también con el Director del Hemisferio Occidental, con la jefe de misión  y todos sin ninguna excepción, incluyendo el delegado nuestro al directorio, están a favor de que nosotros tomemos la decisión de la fecha óptima para enviar el proyecto de ley. En esto existe absoluta flexibilidad.

¿Está supeditado el acuerdo con el FMI a la votación de ese proyecto de ley? ¿Hablaron de esto?
El proyecto de ley supuestamente tiene que se aprobado. Pero eso tiene dos partes: el esfuerzo que hace el Ejecutivo para que se apruebe y lo que, finalmente, se hace en la Asamblea. No todo es imputable al Ejecutivo. El Fondo en esto es absolutamente consciente. Es más, hasta me ha felicitado por el esfuerzo realizado para empujar este proyecto de Ley. Pero si mañana, por razones políticas, no aprueba la Asamblea, habremos cumplido con lo que teníamos que hacer. Mandar el proyecto de ley a la Asamblea.
Sí, pero el espíritu no es mandar; el espíritu es que se apruebe. Pero si no se prueba por razones políticas, diría que hay un espacio para conversar porque ellos tienen absoluta conciencia del trabajo que se ha hecho para que eso sea aprobado.

Siendo pragmático, ¿cuál es el pálpito suyo, luego de haber hablado con la Asamblea, sobre el destino real que tendrá este proyecto de Ley?
Fíjese que nos devolvieron el proyecto de ley, yo hice un comunicado que el país leyó y la reacción de preocupación vino de parte de la Asamblea. Ellos se acercaron donde nosotros para buscar una salida.
La Asamblea tiene una popularidad menor que la del gobierno. Y encima de eso que se les diga que están botando abajo un proyecto de ley que respalda la dolarización, cuando la dolarización es respaldada por 95% de los ecuatorianos, tampoco les gusta. Están buscando una salida. Desde ese punto de vista, las conversaciones que he tenido con los 4 miembros del CAL que, por cierto, tres de ellos están en la comisión económica, indican que están abiertos a buscar una salida técnica y política. Antes han hecho cosas similares. Recuerde que se dio paso a la Ley Humanitaria con un voto y en el caso de la ley anticorrupción también fue difícil.
Para responder su pegunta, yo sí guardo una cuota de optimismo de que esto pueda salir, porque ir en contra de una ley que defiende la dolarización, en una instancia que tiene tan poco apoyo popular, tampoco les gusta.
Domingo 17 enero 2021: Puchaicela duró lo que un suspiro
Ni tres meses duró el secretario de Planificación que nombró el alcalde Jorge Yunda. Giovanny Puchaicela fue sorpresivamente dado de baja la semana pasada por el propio Yunda, cuando se percató de que ese nombramiento, mantenido con muy bajo perfil, iba a ser un dolor de cabeza por la cantidad de críticas que levantó apenas se publicitó. 

Yunda dijo a su círculo cercano que había tomado esa decisión luego de una publicación de este boletín dominical y de una nota de Teleamazonas. En ellos se anotó el inadecuado perfil de Puchaicela para ese cargo: es músico y amigo cercano de la familia Yunda. Además tiene contratos por casi 600 mil dólares con el Municipio, lo que lo inhabilitaba para seguir en el cargo. Incluso el vicealcalde Santiago Guarderas había incluido en una resolución, un pedido para que ese funcionario no se incorpore como delegado del alcalde a la Empresa del Metro por no estar capacitado. Puchaicela es, además, un ferviente correísta. Esto levantó muchos comentarios en el Municipio sobre un posible alineamiento de Yunda con la candidatura presidencial de Andrés Arauz.
¿A quién incomodó Lolo Echeverría?
¿Qué pasó? ¿Por qué Lolo Echeverría fue retirado del debate presidencial que debía moderar con Ruth del Salto? Él fue contactado por el consejero Luis Verdesoto, recibió la invitación oficial por parte de Diana Atamaint, presidenta del CNE, estuvo el viernes en Guayaquil en los ensayos y recibió en custodia las preguntas, en sobre cerrado y siguiendo las precauciones que tomó un notario.
Lolo Echeverría sí se sorprendió de que el formato, propuesto por el Comité Nacional de Debate, haya sido cambiado por el CNE. Y lo hizo saber. Ese cambio consistió en evitar que los moderadores, luego de hacer una pregunta pudieran inmediatamente repreguntar. En el nuevo formato la repregunta debe formularse después de que todos los participantes respondan la pregunta. Se convirtió en los hechos en otra pregunta; lo cual evita que el candidato se vea presionado a responder o a confrontar con sus competidores.
¿Hubo presiones políticas para que Echeverría fuera excluido? La versión que circuló, extraoficialmente pero también de parte de funcionarios del CNE, habla de una incompatibilidad del estilo de Echeverría con las necesidades de la TV. Por eso fue reemplazado por Andrés Jungbluth. 4P supo que Atamaint llamó a Echeverría, después de que lo hizo uno de sus  funcionarios de comunicación. Y ella, además de excusarse, aludió en la conversación, sin precisar, a discrepancias en el CNE por su presencia y a la necesidad de bajar la temperatura política.
Ni Atamaint ni el CNE se han manifestado públicamente.
Yunda ordena sacar al Municipio del centro
El alcalde de Quito, Jorge Yunda, ha decidido sacar al Municipio del Centro Histórico. ¿El motivo? Aunque no hay estudios sobre el tema, el argumento central es que hay proteger al centro histórico de las protestas ciudadanas. Se trata de un recurso de la administración Yunda para desviar la conversación pública de los problemas que aquejan a la ciudad y de las críticas al alcalde. En la realidad, las protestas en contra del Municipio nunca han sido una amenaza para el Centro Histórico. Aquellas contra el Ejecutivo sí. Según información oficial, la fecha tope para el traslado será el 31 de diciembre del 2021. Entre las posibilidades que se han barajado para instalar al Municipio están las administraciones zonales de Los Chillos y de las zonas Norte y Sur. El Municipio no ha presentado ni un solo estudio técnico sobre lo que podría ocasionar el traslado, incluso desde el punto de vista económico para el sector. Como se sabe, hay muchos negocios aledaños que dependen de los gastos de los funcionarios. Los sectores del Municipio que no están de acuerdo con la decisión dicen que la decisión de Yunda podría afectar la demanda del metro y arrebatarle el sentido administrativo y simbólico que tiene el Centro Histórico para la ciudad.
¿Y qué pasa con la lengua?
Si algunos candidatos piensan como se expresan, hay de qué preocuparse. Los debates presidenciales son una excelente tarima para comprobar hasta qué punto algunos ciudadanos, que aspiran a la primera magistratura, maltratan el lenguaje. A Pedro José Freile se le oyó un “forzan” en vez de “fuerzan”. Xavier Hervas y Ximena Peña dicen “habemos”, forma verbal que no existe. Tendrían que decir “somos”, “estamos”, “hay conmigo”. Una buena mayoría de candidatos dice “en base a”, cuando deben decir “con base en” o “basándose en” o “sobre la base de”. Otra buena mayoría dice “a través de” que, si no implica atravesar algo de lado a lado, debe decirse “por medio de” o “mediante”. Ciertos casos lucen desesperados. El más relevante -no el único- es el de Giovanny Andrade: parece estar absolutamente disgustado con la sintaxis más básica.
Ana Patricia Muñoz, Directora Ejecutiva del Grupo Faro
Foto: 4P Planes de gobierno: hay enunciados, no hay profundidad
Algunas cifras dan cuenta del estudio hecho por el Grupo Faro sobre los planes de gobierno de los candidatos a la presidencia. Por ejemplo, que hay 1 501 propuestas, alrededor de 16 temas. ¿Qué significan esas cifras, porque el país no está esperando que cambien 1501 cosas?
La primera conclusión es que hay enunciados pero no hay profundidad. Y, a pesar de haber algunas propuestas, no hay un entendimiento global de cuáles son las acciones que se deben tomar. Más preocupante es que hay temas que no están en esas 1501 propuestas. Nos preocupa también que solo el 55.5% dice cómo lo van a hacer y solo en el enunciado ya que ni siquiera estamos juzgando si es posible o si estamos de acuerdo o si viola alguna norma o la constitución. Pero ni siquiera han hecho el esfuerzo de decir cómo.
Hay tres candidatos que no mencionan para nada el tema educativo. Hay otros que lo mencionan de forma muy superficial, con una sola frase; de manera que que los pondría en la categoría de “no lo menciona”. Lo mismo ocurre con el  financiamiento o reforma que se necesita para la sobrevivencia del IESS.

Una cosa es que haya un montón de temas en los planes. Otra, es si los pocos que hay están bien puestos, fueron bien analizados y son viables según las propuestas de los candidatos. ¿Qué dice tu estudio? 
Sí, hay dos reflexiones: la una es que para llegar a los 16 temas hicimos una revisión de documentación nacional e internacional sobre qué se está diciendo con estudios serios de los pilares que se necesita para el desarrollo del Ecuador. De ahí sacamos 50 temas y luego, con otros criterios que incluían prioridades de la ciudadanía y también la disponibilidad de datos -porque tenemos diagnósticos de cada tema- llegamos a los 16 temas.
Ahora si vamos a esta alternativa que tú propones que es concentrarse en pocos temas pero profundizar, tampoco hay. El tema del que todos hablan es el de la generación de empleo y ahí incluso no se topa de manera clara cuál es la estrategia, cuál es la visión y, peor aún, cómo lo van a desarrollar. No se habla de trabajo infantil, no se habla de reconocer la situación de los trabajadores informales. Sí se habla mucho de generar emprendimiento pero es la retórica que se oye en los debates también. Y hay otra cosa que me preocupa: hay evidencia que muestra lo que no funciona. Se habla por ejemplo de empleo joven. El gobierno actual implementó un programa de empleo joven, nosotros hicimos seguimiento y sabemos que no tuvo el éxito que se esperaba. El gobierno desarrolló esta idea de incentivos tributarios, de reducción del impuesto a la renta para generar más empleo. Hemos pedido información al SRI y a otros y no tenemos ninguna evidencia de que se haya creado empleo por eso. La literatura internacional establece que esos incentivos no necesariamente lo generan. Así, si nos enfocamos en los temas clave que están en la cabeza de todos -empleo, corrupción u otros- hay fallas preocupantes en los planes de gobierno.

En los 16 temas que están en tu estudio no aparecen, sin embargo, algunos que son fundamentales. Salud está dentro de Seguridad Social. No está la seguridad que está en todos los sondeos.
Excelente punto. El de la salud lo pensamos mucho y efectivamente está integrado en el sistema de salud atado a la Seguridad Social. El de seguridad ciudadana, tienes toda la razón: es algo importante como habrá otros que no están. Lastimosamente tuvimos que escoger.

Este estudio es sobre los planes de gobierno: propuestas, comparación entre candidatos, cómos: es la visión sensata de lo que debería hacer un ciudadano antes de ir a votar. Pero se sabe que ni leen ni deciden en función de los planes de gobierno. ¿Cuál es el impacto buscado?
Aquí tenemos tres públicos o tres objetivos y el público general. Nosotros apostamos a una forma de hacer política, de hacer ciudadanía. Es un trabajo de largo plazo que ojalá en algo podamos contribuir. Ese es el espíritu y la misión. Con esta información ¿qué es lo que queremos? Queremos que personas como tú, editorialistas, comentaristas tengan a la mano herramientas que les permitan profundizar en el análisis. Esa es una. Otra es un efecto indirecto con los partidos políticos. Nosotros enviamos las tabulaciones a los 16 binomios. Les dijimos: esto es lo que vamos a publicar, viene de los planes de gobierno y si no está de acuerdo o quiere complementar, escríbanos. Seis de ellos nos respondieron.
 
¿Quiénes fueron esos seis?
Juan Fernando Velasco, Ximena Peña, Guillermo Lasso, Xavier Hervas, Giovanny Andrade, Gerson Almeida y, más informalmente, César Montúfar. Pero todos recibieron y confirmaron que recibieron.
Y, sí creo que la ciudadanía vota por lo que le atrae. Algunas personas que están usando la plataforma nos preguntan porque no hacen el tema de cultura, porque no está el tema de gestión de riesgo. Pero más allá de poder comparar todo, creo que al menos ayuda a identificar propuestas por tema. Ahora este es el lanzamiento y vamos a masticar más la información, a digerirla y sistematizar ciertos temas que nos parecen preocupantes.

Hay propuestas electorales, muchas propuestas, que dependen de muchos factores para poderlas viabilizar. La baja de tasas de interés, por ejemplo. Su complejidad no está desarrollada. 
Sí, absolutamente hace falta. ¿Qué vendría después? Un análisis mucho más claro, de factibilidad, de si toca temas estructurales o no, de si cumple con la norma. En esta ocasión por la cantidad de candidatos, no pudimos hacerlo. Incluso queríamos hacer un análisis de todos con enfoque de derechos humanos y de equidad y es imposible hacerlo con 16. Nosotros mismos nos quedamos en deuda pero esperamos que otras personas aprovechen la información.
Para la segunda vuelta, vamos a sacar dos productos más. Uno que se llama el “Índice de coherencia” y el “Cuadrante ideológico” para ver cuán mezcladas están las ideologías en este proceso electoral.
 
 
 
José HernándezEl debate aumentó el caosEl Consejo Nacional Electoral no aprendió nada, por lo visto, de los debates hechos por El Comercio y la Cámara de Comercio de Guayaquil y la UESS con los candidatos a la Presidencial de la República. Hechas las cuentas, el primer tiempo del debate, que se llevó a cabo anoche en Guayaquil, resultó peor: más fragmentado, más etéreo y menos accesible a la comprensión ciudadana. La razón es obvia: con 16 candidatos lo que es difícil se vuelve imposible y las reglas de juego no solventaron el principal problema que tiene un evento como estos: la atracción fatal que sienten los candidatos a no responder preguntas concretas, ocultarse tras densos follajes retóricos y dedicarse a posicionar lemas. O a sumar letanías de enunciados que, en sus cálculos, están destinados a sembrar alguna idea en franjas específicas de electores.
Así, en vez de que los ciudadanos tengan ante sí candidatos que podrían ser evaluados por su capacidad para pensar en vivo y en directo; construir en poco tiempo líneas de política pública; articular sus respuestas con su visión, tienen personajes dispuestos a recitar lo que ellos y sus estrategas decidieron que deben decir para pescar votos. En ese trance se pierde la esencia de lo que se promociona, en forma impropia, como un debate.
Los candidatos no se piensan como futuros presidentes, sino como robots eruditos. En el primer caso, el atractivo sería ver en directo a ese posible presidente reflexionando en directo. No es el caso. Se pierde la magia de la conversación que requiere improvisación, inteligencia, chispa, rapidez y, por supuesto, un pozo de conocimientos.
El debate, lejos de eso, parece un concurso destinado a medir quién ha memorizado mejor respuestas estándar y quién es capaz de decir más palabras en menos tiempo. Conclusión: el show del CNE tampoco sirve para las dos cosas fundamentales que sirve un debate. Una: que los candidatos se exhiban y los ciudadanos puedan evaluar su preparación y su capacidad para pensar, procesar y proponer. Dos: para que los ciudadanos puedan medir su disposición para interactuar con los otros y calibrar su nivel de temperancia, diálogo y trato.
El CNE no previó este problema que fue evidente en el debate de El Comercio y de la Cámara de Comercio y la UEES. Y los moderadores, aunque sabían que los candidatos no respondía sus preguntas -y dieron pruebas de saberlo- dejaron que el contagio se generalizara y llegara al discurso de balcón.
Andrés Arauz fue el mejor exponente de ese despropósito en el cual en vez de responder una inquietud, se dedicó a hurgar en sus proclamas de tarima, con tono y ademanes incluidos. Si se suman las preguntas personalizadas, sin posibilidad alguna de repreguntas, crece esta sensación sofocante de caos infinito en la cual es imposible cernir sentidos y esclarecer dudas.
Aquí cabe una pregunta de cajón: ¿para qué el CNE elaboró, con asesoría externa, un arsenal de preguntas si no previó mecanismos obligatorios para obtener respuestas? Lo mismo se puede preguntar de la intención -que se quedó en eso- de llevar a los candidatos a adherirse o discrepar con las propuestas de sus competidores.
Este sábado quedó demostrado, otra vez, que 16 candidatos es un sinsentido incluso para organizar un debate. El formato escogido por el CNE agravó el problema. No previó la obligación por parte de los participantes de responder lo que les preguntan. Y la disposición por parte de los moderadores de acosar a los participantes (periodísticamente hablando) para evitar que se salgan del compromiso adquirido como protagonistas de ese foro.
Ecuador, con aire de sorpresa, descubre lo que ya sabe: un número absurdo de candidatos a la presidencia de la República; debates que son, en realidad, torres de Babel y la imposibilidad -tolerada y bien organizada por todos- de ir a las urnas sin saber siquiera quiénes son y qué proponen aquellos que quieren dirigir el destino nacional durante cuatro años.
No es nuevo. Es previsible incluso. También es pronosticable quejarse. En Ecuador todo es predecible.
 
 
 
Martín Pallares
 El video del The New Yorker sobre el CapitolioEl periodista y reportero gráfico de guerra del The New Yorker, Luke Mogelson, célebre por sus coberturas en Afganistán, se coló con la turba de Washington y entró al Capitolio con ella para hacer un video que es realmente asombroso. Se trata de un testimonio gráfico hecho con un teléfono y una producción muy básica, lo que le confiere una frescura y una inmediatez escalofriante. El video, que apenas dura 12 minutos, capta como no lo había hecho nadie hasta ahora, el momento en que un grupo de asaltantes, entre esos el «shaman de QAnon» se instalan en la sala del Senado y hacen una suerte de misa rezando e invocando la Biblia y a Jesús. El trabajo de Mogelson permite ver, mediante los hechos que recoge, lo delirante de los motivos que empujaron a los cientos de personas que ingresaron a ese emblema de la democracia de los EEUU. Una de las cosas que más impacta es la motivación mística y religiosa de estos supremacistas blancos e incluso algo que no se había visto antes: la representación de un cadalso que los asaltantes montaron a la entrada con el que queda claro la fantasía de esta gente por ejecutar a quienes, según ellos, estaban traicionando al país por reconocer la victoria de Joe Biden.

Biden, el catolicismo y el perdón
 En su edición de hoy domingo, The Washington Post trae una interesantísima columna con un enfoque singular. Se trata de un análisis sobre cómo el catolicismo del próximo presidente de los EEUU puede influir en el proceso de sanación de las heridas a la democracia que deja el paso de Trump por el poder y, especialmente, lo ocurrido con el Capitolio. La periodista Michelle Boorstein hace una investigación sobre la fe de Biden y llega a la conclusión de que si bien es un católico atípico, porque está de acuerdo con el aborto y los derechos LGBT, en cambio es profundamente creyente y ha incorporado en su estructura cultural valores como el del perdón y la misericordia.
Biden es un devoto liberal que va todos los domingos a misa pero que, a diferencia de los católicos tradicionales, no sigue lo que dicen los obispos o el Papa. Se trata de la primera vez en 60 años desde que asumió la presidencia John F. Kennedy, que EEUU tendrá un presidente católico. La periodista conversa con teólogos que le hacen notar cómo los duros golpes que recibió durante su vida con la muerte de su primera esposa, la de uno de sus hijos y el trauma de su tartamudez, le hicieron tener una concepción religiosa muy inclinada a la sanación de los dolores. Eso, dicen, va a marcar sin duda la forma como tratará de curar las heridas políticas y emocionales que tiene su país, luego de los cuatro años de Donald Trump.
 
 
 
¿Sabe por qué huye el candidato correísta?

3 500 millones para sacar a la China de las telecomunicaciones

La república que calló a Donald Trump

DOMINGO 1 NOVIEMBRE

Martín Pallares
 Ecuador en medio  de  un  boom  que nadie ve…Aunque los medios ecuatorianos especializados en temas económicos y negocios ni siquiera lo han mencionado, el Ecuador está en medio del nuevo boom mundial de las energías renovables. Resulta que el inusitado e inmenso desarrollo de la energía eólica en el mundo ha generado una necesidad extraordinaria de madera de balsa para la construcción de los molinos que mueven a los generadores de energía. Como el Ecuador provee del 95% de esa materia prima, la demanda se ha multiplicado de forma agresiva creando varios conflictos en comunidades amazónicas en cuyos territorios crecen estos árboles. Los cultivos de balsa en el Ecuador no son suficientes y en el resto del mundo tropical casi no existe esa materia primera que se ha convertido en producto estratégico. Sobre el tema hay bastante material en medios extranjeros. Por ejemplo en el The Coronavirus Pandemic se ha publicado un interesante artículo sobre cómo la cuarentena en el Ecuador ha perjudicado a la industria china de los molinos. El Financial Times, por su lado, ha publicado dos extensos informes sobre el tema. Uno a finales de 2019 sobre la escasez de la balsa por este boom y otro de hace pocas semanas en que se analiza el caso ecuatoriano y otro donde se reporta cómo la pandemia en el Ecuador ha puesto en jaque la industria. También vale la pena leer un artículo en The Economist sobre cómo NextEra, que fabrica e instala estos molinos, se ha convertido en la empresa de energía más costosa del mundo, desplazando de ese sitial a la Exxon.

¿Por qué Bolsonaro sigue siendo popular? Aunque el manejo de la pandemia fue desastroso y su extremismo ideológico produce tanto rechazo en ciertos sectores de la clase media, el presidente del Brasil Jair Bolsonario sigue siendo popular, según las encuestas.¿Por qué? Este es el tema que aborda Raphael Tsavkko Garcia en una columna en Letras Libres de México. Según él, la popularidad del presidente del Brasil se produce porque “navega sobre la ola de la ayuda de emergencia para los más pobres que fue aprobada por el Congreso (a pesar de su oposición a la medida y de que su ministro de economía advierte constantemente de la imposibilidad de mantenerla por más tiempo) y cuenta con el apoyo de una población conservadora influenciada (o más bien bombardeada) por las noticias falsas en los medios sociales. El conservadurismo de la población brasileña es algo que escapa constantemente a los análisis de los principales intelectuales de izquierda”. Además sostiene que “Bolsonaro no está solo, forma parte de unaalianza (informal) mundial de extrema derecha. No es una sorpresa que a menudo imite las políticas y los discursos de Trump y que sus acciones también resuenen entre otros líderes de extrema derecha”. Una interesante lectura sobre un tema que se ha discutido muy poco en el Ecuador.

Domingo 11 octubre 2020

Los hilos fallaron otra vez a Cuesta…
El Ministerio de Economía y Finanzas, que iba a quedar vacante tras la renuncia de Richard Martínez, suscitó algunos apetitos en sectores vinculados a Santiago Cuesta. Agustín Albán era su candidato. Él ya estuvo en la terna vicepresidencial y actualmente dirige el Senescyt. Albán parece ser un hombre orquesta: tiene acuerdos con Cuesta y se entiende de maravilla con los correístas. Lenín Moreno privilegió el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional de donde le llegó la boya de salvación: la ruptura del convenio en diciembre pasado es un precedente y una alerta. El presidente votó por dar continuidad, con Mauricio Pozo, a la política económica de Martínez en ese ministerio.
Yaku Pérez no hizo nada y es popular
Se pensaba que Yaku Pérez iba a sufrir en el Azuay las consecuencias de una gestión en la Prefectura donde no ha hecho obra. No es así. Aparece en los sondeos con una alta popularidad en la provincia y con Guillermo Lasso hace parte de los candidatos más opcionados en esa provincia. ¿Cuál es su secreto? Pérez logró llenar el vacío de su gestión con mensajes y enunciados líricos y emocionales, vinculados al medio ambiente; el agua sobre todo. También se ha beneficiado de que la imagen del alcalde de Cuenca, Pedro Palacios, no es buena. En Azuay siempre ha habido competencia entre alcaldes de Cuenca y prefectos. Esta vez, Pérez no tiene quien le haga sombra en la Alcaldía.
Quizá Moreno sí haga la tarea del FMI
El gobierno ha perdido prácticamente todos sus vínculos con la Asamblea Nacional. Y el juicio político, anunciado otra vez, contra María Paula Romo, ministra de Gobierno, no facilita las cosas. Sin embargo, en Carondelet se piensa que la Asamblea puede votar las dos leyes que están en el acuerdo con el FMI: una de anticorrupción que incluso podría levantar el nivel de popularidad y credibilidad de los asambleístas que está literalmente en el piso. La otra ley, del Código Monetario, podría ser enviada, para facilitar las cosas, por la Superintendencia de Bancos.
El FMI también trabaja para allanar el camino: se reunió con algunos candidatos; Andrés Arauz entre ellos. El correísmo, que se quedó sin plata en 2016, sabe que, si gana, tiene que componer con el FMI. En cambio Yaku Pérez no aceptó hablar con los representantes de ese organismo.
Paúl Granda entra en un agujero negro
Paúl Granda, ex presidente del IESS tiene días difíciles por delante. Resulta que la decisión de la Fiscalía de involucrarlo en el caso de las compras irregulares de insumos médicos junto a Daniel Salcedo y los hermanos Jacobo y Dalo Bucaram, con siete personas más, lo agarró en una absoluta soledad política. Luego de salir del IESS, tras el escándalo de ventas de insumos médicos y reparto de hospitales, perdió todo apoyo y vínculo en el Gobierno. El dato duro que tiene Fiscalía para vincularlo en el caso es la bitácora del edificio Torres del Colón, en Guayaquil. Allí Salcedo tiene una suite, al igual que el ex director del Hospital Teodoro Maldonado Carbo, también involucrado en el caso. Según la bitacora, Granda ingresó algunas veces al mismo tiempo que Jacobo Bucaram. Según la investigación fue en la suite de Salcedo donde se orquestaron los negocios irregulares de insumos médicos.
 
 
Mauricio Pozo, Ministro de Economía y Finanzas
 
Foto: 4P
‘Quiero entregar un país caminando, con una economía operativa’
Faltan apenas siete meses para que acabe el gobierno que carece de músculo político. El ambiente es electoral, hay oposición de algunos sectores al acuerdo con el FMI y al aumento al IVA… ¿Por qué aceptó ser Ministro de Economía y Finanzas en condiciones tan adversas?
Si revisa la historia verá que los gobiernos, normalmente al final de los períodos, se desordenan. Empiezan a gastar lo que no tienen, desajustan las cuentas públicas, entregan las economías muy complicadas y los gobiernos que inician les toca tomar ciertos correctivos. El Ecuador ha vivido una época tan difícil y este año será el de la peor crisis de toda la historia de la economía. En lo personal, no quería que esto sufra un revés más del que ya tiene. Diría que la situación me empujó a aceptar porque sentí, aunque suene un poco lírico, una responsabilidad patriótica y ciudadana de poder aportar en lo que más pueda para entregar, en los meses que quedan, un país caminando, con una economía operativa e iniciar algunos procesos que sí se pueden hacer en este tiempo. Es obvio que con su nombramiento el mensaje hacia fuera es bueno porque hay continuidad y usted es considerado en el campo económico. Pero ¿cuáles son, por fuera de fortalecer la dolarización, las cosas reales que piensa hacer para entregar la economía, a pesar de las circunstancias, en mejores condiciones?
En este momento tenemos un programa acordado con el FMI que es un resultado del apoyo político que el gobierno recibió por parte del Fondo y también de los EEUU, que tiene un peso importante en el directorio del FMI y ayudó a que se pueda suscribir el convenio. ¿Y eso qué significa? Que como existe el antecedente de que el anterior convenio se suspendió, en diciembre pasado, y se acerca un período electoral, era necesario preservar el financiamiento que tiene este convenio para poder apuntalar el proceso del programa y de la propia dolarización. Dicho en otras palabras, si no hay una conducción ordenada se podría perder el acuerdo y eso ubicaría al país en una situación muy difícil; peor en una época electoral. Entonces una de las cosas que hay que hacer es perseverar y alcanzar las metas del programa. Y para eso se requiere tener una economía ordenada y mantener las cuentas públicas con la trayectoria que deben tener para alcanzar las metas y poder recibir los desembolsos.

El ambiente que hay ante ese acuerdo es contrario, incluso por parte del Partido Social Cristiano. Y el gobierno tendría, entre otras cosas, que enviar a la Asamblea la ley anticorrupción y el Código Monetario. ¿Qué metas específicas se propone usted cumplir en estos siete meses?
El convenio establece metas de reducción del déficit fiscal. Este año va a ser el del déficit fiscal más grande que recuerde en la historia reciente: 8,9% del PIB y hay una reducción significativa, de acuerdo al mismo programa, para el próximo año que llega alrededor del 3%. Obviamente que este año se produjeron cosas que no van a estar presentes en el siguiente: la baja de los ingresos tributarios con la recesión, el impacto de la baja del precio del petróleo… Eso no va a ser parte del próximo año y por eso se puede bajar tanto el desequilibrio. Pero ese desequilibrio y esa baja requieren del mantenimiento de las metas en materia de gastos, de ingresos y de financiamiento. Y el programa prevé, y por eso hice referencia al apoyo de los EEUU en el directorio del Fondo, que aquellas decisiones que son más espinosas o más difíciles, sean ejecutadas por la siguiente administración.
Un gobierno que se inicia siempre tiene más fuerza política que uno que está de salida. Entonces, esto significa para este período y hasta mayo del próximo año: una ley anticorrupción y de transparencia que, por cierto, es poco común que sea parte de un acuerdo de esta naturaleza. Hasta vergüenza nos debería dar de que una ley así venga por un acuerdo con un organismo internacional. En segundo lugar, una ley que incorpora algunos elementos del manejo financiero del Estado. Una pieza importante de eso es iniciar un proceso de independencia del Banco Central. Y voy a estimular una Ley de Mercado de Valores que facilite y transparente las operaciones, más aún con los problemas que se han presentado en los últimos meses. Esos elementos, sin ser fáciles, son más viables de aprobar hasta el término del periodo.

¿Eso está dentro del Código Monetario?
Correcto. Ahora bien, para los temas más espinosos, como son una reforma tributaria, una reforma laboral y una reforma a la Seguridad Social pienso armar un diálogo nacional. La idea es trabajar esos temas sobre blanco y negro y los vamos a desarrollar con asesoría internacional y con algunos técnicos de acá, de tal suerte de tener un borrador que aglutine puntos de coincidencia de distintos sectores.

La experiencia muestra que todos los gobiernos hablan de diálogo y eso termina en cero. Lenín Moreno en eso es campeón: llamó a mesas de diálogo, igual que Otto Sonnenholzner, y todo eso quedó en actas. ¿Cómo hará la convocatoria y el desarrollo de ese diálogo para que produzca algún efecto en un momento adverso por la campaña electoral?
Son tres reformas que le menciono. En el ámbito tributaria ya está causando preocupación un eventual aumento del IVA. La reforma tributaria que este país necesita es una reforma integral. No soy amigo del cambio de un impuesto o de otro sino de un cambio comprensivo, un cambio integral. Y ahí, si el día de mañana, por ejemplo, podemos conseguir una reducción de gasto que no deje espacio para un aumento impositivo, pues puede ser una vía. Si mañana logramos bajar el impuesto a la renta, eso puede ayudar a aminorar el impacto del IVA. Una reducción gradual pero sostenida del impuesto a la salida de divisas, que ha sido nefasto; una baja moderada de aranceles porque el costo de producción por las importaciones es más alto aquí que en los países vecinos. Lo que quiero decir es que se debe hacer una reforma integral en el ámbito tributario. Y para responder su pregunta: no pienso llamar a un diálogo donde vayan gremios, representantes de la sociedad civil y distintos actores, sin tener un documento. Yo quiero, antes, elaborar un documento –que ya existe avanzado en algunos ámbitos y de algunas de las reformas– para poder discutir. Eso no es una lluvia de ideas.
Fíjese en algo: el próximo gobierno, cualquier que sea, le va a tocar tratar estos temas por varias razones. Si usted deja, por ejemplo, la Seguridad Social como está, no se podrá pagar pensiones. A cualquier gobierno le va a tocar enfrentar estos temas. Y la única forma de enfrentarlos es con una reforma.

Mañana usted podrá leer en 4P la entrevista completa a Mauricio Pozo.
 
 
José HernándezOctubre fue un verdadero ensayo revolucionarioEste martes se cumple un año del fin de las protestas que paralizaron al Ecuador y causaron enormes estragos especialmente en Quito. El incendio de la Contraloría, por ejemplo. Sus responsables no han sido llamados ante la Justicia. Esos 11 días de manifestaciones y desmanes, ocurridos entre el 2 y el 13 de octubre, causaron $821 millones de pérdidas, según dijo inicialmente el Banco Central. Luego, el presidente Moreno habló de $2.500 millones.
Esos eventos dieron lugar a lecturas literales provenientes de sus autores, del gobierno y de las víctimas. Reacción a medidas económicas; especialmente la eliminación de los subsidios a los combustibles: eso dicen los indígenas.
Intento de golpe de Estado y desestabilización del correísmo aliado con dirigentes indígenas y movimientos urbanos que actuaron como verdaderas células de guerrillas urbanas: eso dice el gobierno.
Terrorismo puro y desbocado: eso dijeron quiteños que fueron aterrorizados y vieron cómo se destruyó parte de los bienes patrimoniales de ciudad. Estas explicaciones volverán a escucharse en estos días. Leónidas Iza, dirigente indígena, Andrés Tapia y Andrés Madrid, dos teóricos del mariateguismo, han puesto, como autores del libro Estallido, el acento en otra parte. ¿Consecuencia? Los eventos de octubre no pueden ser leídos como el levantamiento indígena de 1990. Hubo, en el gobierno de Rodrigo Borja, paralizaciones, bloqueo de carreteras, tomas de haciendas y edificios públicos. Pero la Conaie planteó entonces una plataforma con 23 reivindicaciones, cuyo paraguas político era el establecimiento de un Estado plurinacional.
Esta vez las protestas terminaron con la derogatoria del decreto 883, que eliminaba los subsidio a los combustibles, pero sin ventajas específicas para las comunidades indígenas. Aunque el gobierno propuso algunas. ¿Una casualidad? No. Esto hace parte de una estrategia en la cual los nuevos dirigentes indígenas desechan el reformismo y aspiran a inscribir la Conaie en la dinámica revolucionaria marxista-leninista versión Mariátegui. 
Por eso las protestas adquieren otra dimensión y otro sentido. Octubre para sus dirigentes no es un evento: es un acumulado de un proceso revolucionario. Iza puede decir que respondieron a la violencia del “bloque dominante” donde él y sus amigos ubican a los enemigos del pueblo; entre ellos, el sector productivo y los medios de comunicación. No fue así. Ellos combinaron en octubre algunas formas de lucha contra un supuesto neoliberalismo y todo aquello que representa –en su visión mesiánica– la civilización occidental en decadencia. No se trata de una denuncia: octubre, la expresión política y militar del manifiesto marxista y mariateguista destinado a convertirse, si la Conaie lo admite, en su nuevo credo.
La connotación heroica y épica que ellos dan a octubre no es un recurso con tintes románticos: es la lectura evidente de aquellos que, sin mirar la historia con ojos advertidos, han decidido repetirla. Leónidas Iza y sus amigos no ejecutan una parodia: están asumiendo el discurso revolucionario más ortodoxo, sus creencias, sus lemas, sus rituales, sus formas de acción, sus símbolos, sus íconos y sus hitos. Nadie sabe hasta dónde irán en esta empresa revolucionaria que ya vivió Perú y Colombia. El bloqueo de rutas, las barricadas, los parlamentos populares, el enfrentamiento con las fuerzas del orden, el secuestro de periodistas, la toma de edificios públicos y de ciudades… hacen parte de esa narrativa. Y se celebra como si se tratara de una película de héroes cristalinos. En ella, la violencia es la partera de la historia y, so pretexto de limpiar la sociedad, todo está permitido.
El país y los líderes históricos de la Conaie no han tomado todo esto con la seriedad que sí ponen en sus actos Leónidas Iza y sus amigos. No solo son serios: para ellos esto es histórico. Lo ocurrido en octubre lo equiparan con el movimiento insurreccional de la Comuna de París, en 1871. Devolver las páginas de la historia sin importar el contexto (la guerra franco-prusiana), ni los 20 mil muertos causados, ni el incendio de centenares de edificios de París… dice mucho. Todo esto porque en la visión marxista, la Comuna de París representa la primera toma del poder en Occidente por parte del pueblo.
Iza y sus amigos tampoco olvidan la revolución bolchevique. Por eso hacen un símil entre los 11 días que duraron las protestas y “Los 10 días que estremecieron el mundo” (Ten Days that Shook the World). Su autor, John Reed, un periodista socialista de Estados Unidos contó, en 1919, cómo los bolcheviques tomaron el poder en Rusia en octubre de 1917. Así son Iza y sus amigos: literales hasta en el mes, aunque esa revolución ocurrió, según el calendario gregoriano, en noviembre… 
 
 
 
Martín Pallares
 Votar por Trump es destruir la cienciaScientific American, quizá la publicación de difusión científica más importante y seria del mundo, dejó de lado su legendario apartidismo y, por primera vez en su historia, publica un editorial el 9 de octubre de apoyo a un candidato presidencial. Según los editores de la revista, en las elecciones del 3 de noviembre está en juego el futuro de la ciencia en los EEUU y, por ello, del mundo entero. Trump, dice la revista, es un enemigo declarado de la ciencia y una amenaza para su desarrollo por lo que hacen un pedido para que se vote por Joe Biden. «Escoger a Donald Trump para presidente es escoger a la ficción sobre la realidad, un error fatal». El texto se basa en dos estudios sobre el efecto de la administración Trump en  la ciencia: uno de la Universidad de Columbia y otro de la Union of Concerned Scientists. En ambos se concluye que la administración Trump ha tergiversado las investigaciones científicas para su uso, que ha despreciado el papel de la ciencia y los científicos y que ha ignorado temas en los que la ciencia ha trabajado como el cambio climático o la misma covid-19. «La ciencia se construye con análisis que se basan en la evidencia y es básica para unos EEUU seguros y justos. Respaldar la ciencia no es un tema de republicanos o demócratas», dice el editorial y concluye:  «la acción más poderosa que se puede tomar para proteger la ciencia es sacar de la Presidencia a un presidente que está tratando de destruirla». Es una lectura fundamental para estos días.

Pablo Iglesias, el Che y Rosa Montero El vicepresidente español, Pablo Iglesias, encendió una inmensa polémica al publicar dos tuits en los que resalta y defiende la memoria del Che Guevara. El primero lo redactó a propósito de un aniversario más de la muerte del guerrillero argentino, y el segundo como respuesta a la política española, Rocío Monasterio, descendiente de españoles acaudalados con propiedades en Cuba que criticó al Che. El tema se tornó muy polémico sobre todo en las redes sociales españolas e hizo que un viejo artículo de la escritora Rosa Montero cobre una enorme vigencia esta semana. El artículo, publicado en El País en 2007 se llama Mitos y en él, Montero desmonta la teoría del buen revolucionario y sostiene que, en realidad, Guevara fue un sanguinario déspota. “El Che parece el héroe perfecto. Era guapo, abandonó el poder para seguir peleando, lo mataron joven. Pero la realidad es tozuda y feroz y no entiende de mitos; y en la realidad el Che fue cruel y violento. Tenía la boca llena de grandes palabras, pero se diría que despreciaba a esa gente humilde que tanto se jactaba de defender: ‘La dictadura del proletariado se ejerce sobre el proletariado mismo’, proclamó, totalmente en serio, en un texto político. Hubo cosas peores: ‘Tenemos que crear la pedagogía de los paredones de fusilamiento y no necesitamos pruebas para matar a un hombre», dijo en 1959 a los Tribunales Revolucionarios». El artículo se convirtió en tendencia en redes sociales que estuvieron muy activas por el tema y, sin duda, vale la pena leerlo.

Domingo 04 octubre 2020

El general Proaño pierde sus galones  
El general David Iván Proaño Silva, ex director general del Instituto de Seguridad Social de la Policía, será suspendido para que se defienda sin el uniforme, tras un proceso disciplinario. Él ya sabe que perdió la confianza de la ministra de Gobierno y de sus pares. Esto quedó claro en el Consejo Ampliado de Generales que se reunió el 23 de septiembre para examinar la situación del Isspol en la cual decidieron demandarlo, junto con otros responsables de la supuesta estafa. 
Proaño tiene problemas desde mayo del 2018 cuando la Superintendencia de Bancos dispuso que el Isspol se abstuviera de realizar algunas operaciones y le pidió un plan para desinvertir en ellas. La Súper insistió en noviembre de ese año y Proaño, en vez de acatar, impugnó la disposición, puso una demanda en el Tribunal de lo Contencioso Administrativo y pidió una acción de protección.
Puertas adentro Proaño mantuvo la misma actitud: decir que las cuentas estaban en orden. Incluso cuando supo que sería reemplazado escribió, el 1 de agosto de 2019, una carta a los vocales del directorio en la cual cuestionó los resultados de la auditoría de la Súper de Bancos, dijo que las debe esclarecer y pidió, que mientras no lo hiciera, lo mantuvieran a la cabeza del Isspol. Cuatro días después fue reemplazado…
El gobierno publicará un libro sobre Octubre
Leónidas Iza y los mariateguistas no se quedarán con la versión única sobre los eventos de octubre pasado. La ministra de Gobierno, María Paula Romo y Amelia Ribadeneira, pondrán a circular su visión el 13 de este mes. El libro de unas 160 páginas está a punto de ser enviado a la imprenta. Allí habrá revelaciones de cómo vivió el gobierno esos 11 días en los cuales el Presidente despachó desde Guayaquil y Quito fue sometida a ataques inmisericordes que aterrorizaron a sus habitantes y destruyeron bienes de la ciudad; del Centro Histórico en particular.
¿Cómo vivió la Policía aquellos días? ¿Cómo la ministra de Gobierno y el comandante General mantuvieron el ánimo de esos policías que agotaron fuerzas y gases lacrimógenos para enfrentar la asonada y sostener la democracia? ¿Por qué los militares bajaron los brazos, al punto que el toque de queda decretado fue absolutamente irrespetado?
Leónidas Iza y los suyos convirtieron su versión en un manifiesto. Queda por saber si el gobierno ayuda, con la suya, a reconstituir la verdad histórica de aquellos días aciagos para el país.
 
Quishpe dice que no y pone en aprietos a Pérez
La iniciativa de la candidatura de Yaku Pérez de involucrar activamente a la Conaie en su campaña sufrió hoy domingo un revés. El primer candidato a la Asamblea por Pachakutik, Salvador Quishpe decidió no renunciar a su candidatura para dejar ese casillero al presidente de la Conaie Jaime Vargas, como pidió esa organización. Quishpe sostiene que se sometió al Consejo Político Nacional que decidió la tarde y noche del 2 de octubre, en Zoom, no dar paso al pedido de la Conaie por lo que sigue vigente su candidatura. En esa reunión, según Quishpe, estuvieron presentes, entre otros, Manuel Castillo, vicepresidente de la Conaie; Marlon Santi, coordinador de Pachakutik y el candidato Yaku Pérez. Fuentes cercanas a la Pachakutik dicen que esa decisión es un golpe a la campaña de Pérez pues la idea era conseguir, al integrar a Vargas, el apoyo de Conaie y tratar de reducir las tensiones que existen entre Pachakutik y la dirigencia indígena. La idea era proyectar una imagen de unidad. Si Quishpe no renuncia, se dijo a 4P, Pérez podría ver mermada la capacidad de convocatoria de la Conaie a su favor.
Otra ultra correísta remolcada por el trío del CNE
La mayoría del CNE escogió a una entusiasta partidaria de las posiciones más radicales del correísmo para dirigir el Instituto de la Democracia; el brazo académico de ese organismo electoral. Se trata de Yadira Allan Alegría. Ella expresa en redes sociales su filiación incondicional y entusiasta por Rafael Correa y sus allegados: replica mensajes, pronunciamientos y opiniones de personajes como Ricardo Patiño, Paola Pabón y Pabel Muñoz. Allan Alegría no cumple con el requisito de tener un nivel académico de tercer grado, es decir un doctorado, para su cargo. La nueva presidenta del Instituto de la Democracia fue funcionaria de segundo nivel en Banecuador y en el Ministerio de Inclusión Social, Miess, durante el correato. Y llega al Instituto de la Democracia como cuota de la correísta Esthela Acero.
El funcionario que denunció el caso Isspol fue despedido
La casa de valores Valpacífico, de propiedad de la estatal Corporación Financiera Nacional, CFN, despidió a José Ibáñez Santos, según una carta que su abogado envió a Roberto Dunn Suárez, presidente de la CFN, a la que tuvo acceso 4P. Ibáñez fue el funcionario de Valpacífico que denunció, en 2018, ante la Superintendencia de Compañías, transacciones irregulares de esa casa de valores en el escándalo de la Isspol. En la carta, el abogado, dice a Dunn Suárez que Valpacífico ha demandado la resolución del contrato de servicios profesionales suscrito entre Ibáñez y Valpacífico. Además, le recuerda que su defendido sufre una enfermedad catastrófica y que le sería imposible seguir teniendo las diálisis que necesita y que recibe por estar afiliado al IESS. Hace pocos días, la ministra de Gobierno, María Paula Romo había advertido que conocía que se estaban preparando actos de retaliación en contra de las personas que alertaron sobre el esquema fraudulento que afecta al Isspol. Ella pidió que se hagan públicos documentos que firmó el entonces gerente de la casa de valores Valpacífico, José Ibáñez, en los que alertaba a las autoridades sobre la falta de respaldo y de claridad de los bonos que se encontraban bajo su custodia.
Abelardo Pachano, Economista [LA ENTREVISTA]
 El compromiso nacional debe ser no gastar más de lo que se tiene
El gobierno está vendiendo la parte bonita de la historia: llega mucho dinero del FMI. Pero si llega mucho dinero es porque la situación es más dramática. Es una gran noticia que encubre una gran desgracia. ¿Cómo entenderla?
El año 2020 va a pasar a la historia como uno de los peores años de la época republicana y posiblemente en toda la historia de la economía mundial. En ese sentido todos los indicadores económicos y sociales van a tener una descomposición sumamente grande. En ese ambiente lo que han encontrado las políticas económicas, como camino de solución, es dotar de liquidez a las sociedades por dos caminos: incentivos fiscales y una participación muy fuerte de los bancos centrales comprando papeles que están en poder del sector privado para que los bancos no pierdan liquidez y no estrangulen más a la economía.
Se está atendiendo una urgencia, sabiendo que los desarreglos que tiene esta economía en el futuro habrá que pagarlos.

Se está haciendo lo que toca pero no se insiste en que todo esto es, además de la pandemia, la factura de diez años de mal manejo de la economía y que esa suma tocará pagarla.
El punto es que la pandemia cogió completamente desprotegido al Ecuador, sin recursos y con endeudamiento. Con un sector fiscal prácticamente inmovilizado, con un déficit no financiable por falta de capacidad y en apuros de salud tremendamente mayores, lo que ocasionó que su déficit se multiplique. El costo en términos numéricos es que el Producto Interno Bruto caerá este año en aproximadamente unos 14 mil millones de dólares, que se refleja en una contracción entre el 10 y el 11% del PIB. El acuerdo con el FMI reconoce esas cifras. Los recursos que vienen no nos resuelven los problemas fundamentales de la economía. Lo que hacen es tapar un desequilibrio que todavía está por corregirse y que se visualiza en otro número igualmente impactante: para fin de año el déficit fiscal va a estar muy cerca del 9% del PIB. Ese va a ser el déficit que hay que trabajar para que, a partir del año 2022 o 2023, desaparezca y empiece el Ecuador a tener superávit y recién ahí puede empezar a pagar la deuda.

Esas cifras no llegan a la gente. ¿La actitud del gobierno de celebrar, como si hubiese llegado un regalo, no tendría que estar acompañada de una explicación de lo que se viene hacia adelante?
El mensaje completo que el Ecuador tiene que recibir es: hemos acordado mantener una línea de austeridad fiscal que está incompleta, que el próximo gobierno va a tener que continuar porque el tamaño del Estado sigue siendo desproporcionado y no puede ser mantenido por una economía privada que sea vibrante y que genere empleo. Lo que hace el acompañamiento del FMI es evitar que el desangre o el rompimiento de la economía sea mucho más profundo y pueda llegar inclusive a un punto de desestabilización política y social de características realmente inmanejables.

¿Cuáles son las tareas que ahora tiene el país hasta el fin de este gobierno?
La tarea fundamental es mantener la línea de control del gasto que se ha visto, llamemos así, agudizado por la caída de ingresos tributarios y por las nuevas obligaciones de los programas de salud. Esto significa que de aquí hasta fin de año no van a haber recursos para nuevos programas sino que tiene que mantenerse una rigurosa austeridad, a pesar de lo cual el déficit va a ser de las dimensiones que conversamos. Si no se hacía eso, toda la cadena de pagos se habría roto en una profundidad mayor de la que ya está y hubiera ocasionado quiebras de empresas, despidos de trabajadores de una dimensión superior de la que estamos viviendo.

¿Hasta dónde cambia esto la campaña electoral, porque el mensaje que se está dando a los candidatos es que el próximo gobierno no tendrá que pagar la deuda que se ha pospuesto?
El próximo gobierno va a tener que trabajar todavía duro en recuperar los equilibrios macroeconómicos. Va a recibir una economía con una situación fiscal angustiosa o difícil, menos compleja de la que hemos tenido este año por las circunstancias conocidas. Va a tener que ser tremendamente selectivo en el gasto y probablemente tenga que deshacerse de algunas actividades y de algunas empresas públicas para poder mantener el reencuentro entre el tamaño del Estado y la viabilidad de la economía ecuatoriana.
La balanza de pagos va a estar en mejores condiciones porque son aproximadamente 11 mil millones de dólares que, con la renegociación de los bonos, se aliviaron del peso del pago de capitales para los próximos cinco años y eso es un elemento sumamente favorable para la programación económica. Pero con eso no se resuelve el problema: necesitamos atraer inversión privada en grandes cantidades porque sin ella no vamos a tener reactivación económica. Eso se ve en las proyecciones de recuperación de la economía: mientras este año estaremos cayendo entre el 10 y el 11%, el próximo año estaremos recuperando la mitad de eso. De tal manera que si queremos ver en términos de tamaño, el año 2023 posiblemente recuperemos el tamaño de la economía del año 2019. Entonces el bache es grande, la tarea del próximo gobierno tiene reformas estructurales como las siguientes: enfrentar el problema del sistema de pensiones. Es un tema que no tiene solución todavía. Dos: enfrentar el problema del mercado laboral. El código del mercado laboral no ha sido resuelto. Tercero: tiene que haber una reforma tributaria que clarifique los conceptos y que desbarate el desorden que fue creado en los 10 años de gobierno de Correa. Luego hay un tema que no sé si se pueda aprobar antes de que termine este gobierno, que es la reforma monetaria: volver al Banco Central una institución con algún grado de autonomía que recupere su capacidad técnica y que deje de ser una subsecretaría más del Ministerio de Finanzas, que lo único que hacía era trabajar como caja chica de las necesidades del Estado.

En ese contexto, ¿cuáles deben ser los debates sobre el modelo económico -no tópicos ideológicos sino que la realidad plantea- que deberían ser evacuados en esta campaña electoral?
El más importante es establecer un compromiso nacional de que el Estado no puede gastar más de lo que tiene por sus ingresos rutinarios. Si queremos recuperar la viabilidad de la economía y reducir ese nivel de estrangulamiento creado por esa deuda enorme que se creó en los 10 años de Correa -y también en parte de la gestión del actual gobierno-, la única manera de hacerlo es con un compromiso de manejar las finanzas públicas sobre la base de recuperar un equilibrio y luego establecer superávits.

Ese es uno, ¿cuál sería el otro?
El segundo elemento importante es comprometerse para programas de valoración cualitativa sobre educación y salud públicas. No podemos mirar a estas dos grandes obligaciones públicas solo desde cuántos recursos públicos necesitan sino desde cómo usan estos recursos y qué resultados tenemos de ellos. Si el Ecuador no tiene una educación pública de calidad y competitiva, simplemente no podrá, en ningún momento, ser parte de un mundo moderno.
Modificar toda la estructura de salud pública. Ahí hay un tema y una discusión nacional: dejar que sea el Estado el único que ofrece salud pública. El tercer elemento son las reformas estructurales ya planteadas.
Si el Ecuador no recupera competitividad no va a poder manejar un sistema de dolarización sano y estable. Y ahí juega muchísimo el convencimiento que deben tener los gobiernos de intensificar las negociaciones para acuerdos comerciales. El futuro de las actividades económicas del Ecuador no están en el mercado interno sino en los mercados internacionales. El empleo va a venir de nuestra capacidad de incursionar, con diversos productos, en los mercados internacionales. Eso termina con un tema que también discutimos y es de fondo: estabilidad tributaria y seguridad jurídica.
 
José HernándezLos demócratas son rehenes del correísmoLa calificación del binomio de Rafael Correa puso de manifiesto, otra vez, el enorme malentendido que sigue habiendo en el país, a pesar de lo que vivió en la década correísta. Correa no solo hurtó las banderas añejas de la izquierda tradicional: también se robó los principios básicos de la democracia que él violó estando en el poder.
En nombre de la democracia, él y los suyos pidieron ser calificados por el CNE a pesar de no cumplir con los requisitos necesarios para ejercer ese derecho. La paradoja de la democracia así entendida -una suma de derechos sin deberes como contraparte- convierte a los correístas en los verdaderos demócratas. Y a los demócratas en enemigos de sus convicciones.
Diez años estuvieron en el poder como portadores de una sola verdad e inquisidores de tiempo completo: pero resulta que ahora se presentan como apóstoles de las libertades, más liberales que los propios libertarios.
Diez años produjeron opacidad y corrupción. Y ahora dan lecciones de ética pública y de transparencia. Diez años manipularon la información, forjaron uno de los ejércitos digitales más perversos que existen en América Latina y ahora, que lo mantienen activado, piden hacer una campaña limpia. Andrés Arauz se parece a su mentor: sufre de psicología proyectiva.
El correísmo, que ya dividió la sociedad en buenos de un lado (ellos) y protervos del otro (el resto) pretende seguir encarnando supuestos valores: decirse de izquierda, progresistas, demócratas, transparentes, éticos, defensores de los pobres, patriotas, amigos de las minorías, promotores de los derechos de las mujeres, ecológicos… Y al atribuírselos, exhiben, otra vez, esa superioridad moral que, en un su caso, es sinónimo de despotismo; una característica que los singulariza.
Así, el correísmo es el resultado de esta suma: el imaginario más decrépito de la vieja izquierda, sus lemas, las falacias del Socialismo del Siglo XXI y su enorme aparato de propaganda y persecución digital. Esa suma no es democrática ni ética. El correísmo no es, entonces, una opción política alternativa en democracia; es la negación de la democracia por deficiente que sea.
Por eso el debate vital y necesario para el Ecuador no está, y esto desde hace lustros, entre izquierda y derecha. Porque si lo fuera, aquellos que se reclaman de izquierda tendrían que admitir que su modelo incluye alzarse con el poder y no devolverlo, usar la violencia contra sus críticos, robar a manos llenas, quebrar al país como hizo el chavismo en Venezuela, administrar con total opacidad la cosa pública, ser cínicos sin límite alguno y declararse impunes.
La izquierda tradicional quisiera desvincularse del correísmo pero no lo ha hecho. Lo ha intentado sin evitar la coartada de decir que sus premisas siguen siendo actuales y válidas pero que Correa las traicionó. La izquierda no ha remediado el error que cometió al entregarle sus banderas, su ideario y su espacio político que, ahora, también reclaman Leónidas Iza y sus amigos mariateguistas.
La derecha democrática a su vez ha contribuido a ubicar al correísmo como el mayor elector del proceso electoral: lo mantiene como interlocutor democrático cuando es, en realidad, un adversario hostil del régimen republicano. Creer que él es una expresión más del populismo criollo es una ceguera conceptual y política. Correa juega hoy con las grandes ligas del autoritarismo y la dictadura en la era de Instagram, de las cuales Vladimir Putin funge como gran jefe de orquesta. Correa no es una curiosidad más del circo político nacional: es un actor de un juego geopolítico mundial que no hace parte, no todavía, de la conversación nacional.
El dilema político contemporáneo está dándose entre demócratas y partidarios del autoritarismo con tintes patrioteros o étnicos. Pero al correísmo le conviene situar el debate entre izquierda y derecha. Eso le permite presentarse como gran referente democrático cuando lo que hace es, en realidad, usar la democracia para acabar con ella.
 
 
 
Martín Pallares
 El fabuloso descubrimiento de los sarcófagos egipciosDespués de meses de parón por la pandemia del coronavirus, Egipto presentó ayer sábado el primer descubrimiento de envergadura de los pasados meses: 59 sarcófagos de madera en perfectas condiciones con sus momias, que datan de 2.600 años atrás. Como si hubieran sido enterrados horas antes, todo estaba en condiciones extraordinarias. Casi una treintena de los 59 sarcófagos descubiertos yacían ante la muchedumbre, cubiertos con una tela, tras permanecer bajo las arenas del Bubasteum, el área del sitio arqueológico de Sakkara dedicado a la diosa gata Bastet, la garante del amor, la armonía y la protección. Esta noticia que fue desarrollada por agencias de prensa como la Deutsche Welle produjo también videos que son extraordinarios y valen la pena verlos, como este de euronews.

La eterna especulación sobre el Nobel de literatura
Como sucede todos los años, el acercamiento de la fecha en la que se entregan los premios Nobel de literatura desata una ola de especulaciones, chismes y noticias sobre quién ganará ese premio. Hay incluso gente que apuesta y cuyos cálculos también hacen titulares en muchos diarios en el mundo entero. Esta vez, el premio se anunciará el próximo 8 de octubre. Una de las aproximaciones más interesantes que ha aparecido en la prensa internacional sobre el tema es la que publicó el diario argentino Clarín que hace algunas reflexiones para este año. Por ejemplo, dice que la estadounidense Joyce Carol Oates es una de las más opcionadas pues este año recibió un premio, el Cino del Luca, que es considerado la antesala del Nobel y que ganaron antes de recibir el Nobel Patrick Modiano y Mario Vargas Llosa, entre otros. También hace un análisis regional y dice que si ese es el criterio que va a dominar a la Academia sueca lo más probable es que el premiado sea un africano. Se menciona, además, como a unos de los más opcionados al rumano Mircea Cartarescu y al húngaro Lászloó Kjrasznajorkai. El artículo no solo es una buena exploración sobre el tema del Nobel de este año sino también una excelente fuente para conocer escritores sobre los que se ha escuchado muy poco en Ecuador.

Domingo 27 septiembre 2020

Finalmente Accival fue intervenida
La Superintendencia de Compañías decidió, ayer sábado 26, intervenir Accival, la casa de valores convertida en arquitecta del esquema de emisiones de facturas fraudulentas que usaron Ecuagran y Delcorp para estafar al Isspol. La decisión, según documentos consultados por 4P, se basa en las irregularidades que cometió en el mercado de valores Accival, cuyo principal accionista es Manfred Danniel Hohenldeitner. En su investigación, la Superintendencia verificó que Accival mintió a las autoridades cuando informó que se había trasladado de Quito a Guayaquil. También concluyó que forzó a una calificadora de riesgo para que autorice facturas de Delcorp y Ecuagran -operación que está prohibida- para engañar a inversores; Isspol entre ellos.
Esta intervención no llamó la atención en el mercado de valores. «Todo el mercado sabía, excepto las autoridades», dijo uno de sus operadores. Accival fue comprada hace cuatro meses por Atlántida Casa de Valores; una firma con capitales centroamericanos. Lo insólito, según los documentos, es que Atlántida haya adquirido Accival, a pesar de que en la Superintendencia había hecho informes desde 2018 donde señalaba sus irregularidades. En 2018 fue incluso multada por prácticas fraudulentas, no sólo en el caso de Delcorp y Ecuagran.
El correísmo ahora encuesta para desestabilizar
El correísmo quiere saber hasta qué punto sus partidarios, y la gente en general, están dispuestos a salir a las calles en caso de que el binomio de Andrés Arauz y Carlos Rabascal sea descalificado por el CNE. El sondeo se hace en redes sociales y del teléfono y, además de medir el número de personas, busca registrar dónde viven. La pregunta dice: «Si la opción correísta Andrés Arauz-Carlos Rabascall son impedidos de participar en las elecciones, ¿cuáles de las siguientes acciones estaría dispuesto a tomar para procurar su participación?». Y entre las opciones está «salir a las calles y protestar». En el sondeo se piden los últimos tres dígitos de la cédula; esto les permite cruzar los datos para saber si el encuestado vive o no en el sitio que indicó. Hay otras preguntas enfocadas en la percepción que la población tiene del binomio correísta y de Rafael Correa. Es claro que esta encuesta quiere saber si la sociedad está dispuesta a salir a desestabilizar el gobierno de Moreno.
 
El Punto de Vista
Pablo Celi, Contralor General del Estado
 “Todo esto está en juego en este proceso electoral”
Corrupción: ¿qué se hizo y qué se debe hacer? Con esos dos interrogantes, Cedatos organizó hoy un foro en el cual participaron Pablo Celi, contralor del Estado, Germán Rodas, coordinador de la Comisión Anticorrupción, María Josefa Coronel y José Hernández. Lo moderó Ángel Polibio Córdoba. En su intervención, Pablo Celi evaluó lo que está en juego en este proceso electoral. 4P la reproduce con un leve proceso de edición.

“¿Qué es lo que está en juego en este proceso electoral? Enfrentamos un proceso de circunstancias en las cuales o el país logra un voto social, consciente, ordenado y estratégico o el proceso electoral también (es secuestrado) por los recursos de la corrupción, por los mecanismos de la corrupción, por la inercia de la corrupción. 
Está en juego en este proceso electoral la integridad del Estado, la integridad del proceso de recuperación de una institucionalidad democrática. Y está en juego también el grave riesgo de una descomposición ética y política en el país, en la medida en que no logremos construir un sujeto nacional fuerte, con capacidad de respuesta y resistencia a los intentos de regreso hacia el pasado, a esta venganza del pasado (…), y que pretende una restauración de un sometimiento enajenado de una población que, en carencia de opciones, puede recurrir inevitablemente a esta venganza del pasado. 
Una expresión muy importante en la filosofía política es aquello de que los acontecimientos históricos pueden darse de dos formas y dos veces. La primera como tragedia y la segunda como farsa. El país ya vivió diez años de tragedia. Los ecuatorianos no debemos someternos para que una farsa electoral no abra el camino para una tragedia insalvable en los próximos decenios. Por esto quisiera señalar que el tema de la corrupción es fundamental, a condición de que no sea declarado un tema político oportunista, acomodaticio que hace, incluso del escándalo anticorrupción, un mecanismo para el encubrimiento de la corrupción. 
En las democracias consolidadas el problema de la corrupción, como aprovechamiento abusivo y doloso de los recursos públicos, es un asunto de derecho penal que se trata simple y llanamente en el ámbito del control, en la investigación, en la sanción y en el resarcimiento. Esto es un tema de derecho penal. El problema está que cuando la corrupción se convierte en un tema político y, más aún, cuando la corrupción se convierte en un problema de atención y preocupación social, en un problema de ética pública y en un problema de legitimidad: es un síntoma muy grave de la fragilidad del ordenamiento institucional.
La sociedad no tendría por qué estar escandalizada por la corrupción si existiese un sistema de control público y un sistema de juzgamiento y procesamiento de delitos contra el Estado que sea eficiente, oportuno y que tenga consecuencias. El solo hecho de que enfrentemos el problema de la corrupción como un problema político, nos obliga a contextualizar cómo fue llevado el país a esa situación. No podemos abstraer los fenómenos que se dan de corrupción, los juzgados y los no juzgados, los descubiertos y los que tenemos que todavía descubrir: no los podemos desligar de los contextos. El país fue llevado en 10 años de atropellos y abusos, a un sistema donde la corrupción se convirtió en un mecanismo organizado de aprovechamiento doloso de los recursos públicos. 
Quiero destacar aquí la importancia que tiene el juzgamiento del caso sobornos. Es un caso particular, es verdad, pero es un caso particular que pone en evidencia que en el país se implementó un mecanismo organizado de delincuencia política. Eso es lo grave. Que esto se expresó en el caso Sobornos sí, y en todos los demás, que están siendo investigados y que deberemos investigar. Es un mecanismo que tiene un diseño preestablecido, que construye medios de los cuales se beneficia, que instrumentaliza actores.
El contexto para que haya entronizado un sistema organizado de delincuencia política, para aprovechar los recursos del Estado, tiene que ver con diez años que es necesario también definir con claridad. Son diez años de autoritarismo. ¿Cómo puede ser que aún tengamos que recordar la imagen patética y decadente de un presidente desbordado que se autoproclama jefe de todas las funciones del Estado y que asume esa presunción como un desafío prepotente para toda la sociedad? ¿Cómo podemos olvidarnos de esto y no entender que de aquí nació la cabeza del mal? ¿Cómo podemos olvidarnos de que aquí se anuló la rendición de cuentas en nombre de un populismo irresponsable, que no da cuenta ni siquiera a sus electores, que engaña a sus electores, aprovecha de las urnas y después se convierte en un monstruo antipopular que descompone incluso a las organizaciones que lo apoyaron? ¿Cómo podemos olvidarnos que son 10 años donde se anuló la rendición de cuentas en el país y se descompuso el marco legal?
Estamos preguntándonos ahora qué tenemos que hacer para superar esto. Miremos lo que hicieron: primero fragmentaron todo el sistema legal del país. Las leyes hoy son aisladas, parciales, inconexas, no tienen sindéresis jurídica. Por lo tanto, las autoridades, cuando aplican la ley, lo hacen limitadamente en los campos en cuya competencia pueden entrar y quedan campos abiertos ilimitados que carecen de un control institucional porque hay leyes contradictorias entre sí, que paralizan a las instituciones; leyes que condujeron a que un pronunciamiento de la Procuraduría paraliza a la Contraloría, que un pronunciamiento de la Contraloría invalida la acción fiscal, que un pronunciamiento de cualquier juez puede aquí echar abajo decisiones del Contralor, decisiones de la Fiscal, decisiones del Procurador y hasta decisiones de la Asamblea Nacional. Ha habido incluso ese nivel de pretensión. Esto es posible y, diagnostiquémoslo bien, fracturaron el sistema legal del país, lo fraccionaron y, por lo tanto, rompieron las cadenas jurídicas.
El segundo problema terrible: redujeron competencias sobre todas las instituciones de control, lo cual licenciaba la arbitrariedad en las decisiones.
Un tercer problema gravísimo: aquí se gobernó 10 años con mecanismos ad hoc, con decretos ejecutivos, con regímenes especiales, con regulaciones de emergencia. Si me preguntan, como Contraloría, ¿cuál es el colofón final de lo que hemos observado? Es el imperio de la arbitrariedad decisional, permitido por la licitud jurídica, en la cual se han protegido para que las cosas sean legales, aunque son ilegítimas. Muy grave cuando se rompe el vínculo entre la legalidad y la legitimidad. Se está quebrando el sistema de la institucionalidad jurídica del país y dentro de esto está por supuesto el debilitamiento del control público. Liquidar la autonomía y la independencia de la Contraloría fue siempre un objetivo por servilismo, por sumisión, por abyecta prestación de servicios o porque simple y llanamente se maniató al organismo quitándole capacidades, quitándole recursos. 
La Contraloría perdió su capacidad para manejar recursos propios y ahora tenemos una limitación presupuestaria muy significativa. Una forma de ahogarla fue quitar el control previo, una forma de ahogarla fue inventarse en la Asamblea subterfugios para distorsionar los plazos de caducidad y, por lo tanto, colocar al organismo de control en circunstancias en las cuales los procesos de auditoría no puedan concluir por la simple intención del auditado de dilatarlos escondiendo documentos. La posibilidad de recursos de revisión ad infinitum: la Contraloría toma una decisión de destitución de un funcionario con pruebas y el funcionario puede defenderse de esa decisión ad infinitum con lo cual hay la sui géneris situación de muchísimos funcionarios que ahora incluso se ponen de candidatos diciendo que, para cuando la Contraloría tenga que pelear con el Tribunal Contencioso Electoral y ejecutar esas decisiones, ya habrá sido electo alcalde, asambleísta y ya el Contralor no estará. 
Esa es la lógica. Esto es lo que se ha hecho con el sistema jurídico. ¿Que en esto no hay responsabilidades políticas? Las hay y de manera directa y por esto estamos en un proceso electoral donde el país tiene que tener conciencia de dónde venimos, en qué situación aún irresuelta estamos y en qué derrotero perverso podemos caer. Porque el país tiene que estar advertido de tres consecuencias también en cuanto a los actores políticos de la corrupción en el país.
El primero: la impostura político-ideológica, el país no puede seguir en una mascarada de farsantes. La segunda: el aprovechamiento de las crisis de representación que lamentablemente hay y es triste que el país tenga una proliferación de micro candidaturas autoreferenciadas que confunden la necesidad de construir un sujeto nacional fuerte con representación social capaz de defender los desarrollos institucionales y proteger al país de los intentos de asalto al Estado. Y, tercero, la grave ruptura en el tejido social. También son responsables de esto. Vamos repetir ahora, vamos a recrear en la memoria toda la descomposición que se generó hace un año, toda la ruptura social y esta profunda confrontación de intereses que se induce en el país para mantener a la sociedad secuestrada, un Estado paralizado, sin control y, por lo tanto, un espacio para una actuación absolutamente libre de los actores de la corrupción.
Quisiera terminar esta primera parte diciendo que de lo que escuché a Germán y a José, me vienen a la cabeza cuatro puntos básicos que hay que entender respecto al tema corrupción.
Primero, si vemos integralmente las cosas debemos tratar los problemas de corrupción como un atentado contra derecho social. Por lo tanto, tiene que la sociedad defender sus derechos frente a lo que es la delincuencia política y la corrupción que conlleva.
El segundo: cada recurso que se pierde por corrupción se pierde para el desarrollo del país. Por lo tanto, la corrupción es un mecanismo que retrasa el desarrollo económico y social.
Tercero: la corrupción descompone el sistema de gestión pública y, por lo tanto, ha sido un instrumento para arrodillar al Estado frente a las bandas usurpadoras de la representación social.
Cuarto: la corrupción lesiona la cultura política porque establece en el país un estatus de cinismo. Lo señaló muy bien José Hernández: no hay corrupción pequeña y grande. Cuando se destruye la ética pública se genera un estatus de cinismo social en donde la ciudadanía se convierte en un sujeto amordazado, anómico. Todo eso son las consecuencias de diez años de atropello y arbitrariedad. Todo esto está en riesgo en el proceso electoral”.
 
 
José HernándezLa ley es papel mojadoAlgo queda del debate sobre si los binomios de correísmo y de Yaku Pérez cumplen los requisitos para ser inscritos en la carrera presidencial: que cumplir la ley o violarla da lo mismo. Las leyes y los reglamentos son aderezos que en un proceso electoral cada candidato puede, a su libre albedrio, utilizar o no. Si son favoritos pueden, incluso, sentirse liberados de cumplir los requisitos previstos para participar. Es verdad que el Consejo Nacional Electoral no ha dado su veredicto, pero hay actores políticos, sus seguidores, y algunos analistas, como Fausto Camacho que, en vez de rayar la cancha, han preferido borrar las líneas.
Para ellos, lo primordial es el derecho de participación. Y luego, y por encima de todo, la lógica política que se expresa en una premisa que luce irrefutable: sería inaudito tener una papeleta electoral sin los binomios de esos sectores. Y claro que lo sería. Pero hay una pregunta preliminar que no responden: ¿No es más inaudito que esos sectores, o cualesquiera que fuese, obvien los requisitos que, en el caso del correísmo, ayudó a crear?
Aquí lo revelador no es solamente dónde se pone el acento. Es la forma cómo algunos hacen depender el manejo de la cosa pública únicamente de la razón política. Ya lo había hecho el correísmo cuando decidió que había decisiones que quizá no eran legales, pero sí eran legítimas.
Esta es, entonces, la política librada a su propia lógica. No hay en medio ni marco jurídico ni referente ético. Y la política sin ley ni ética es terreno fértil para la arbitrariedad y la violencia. Tampoco hay asomo alguno del perfil que deben asumir aquellos que pretenden votos para que se les confíe, por un periodo definido, la gestión pública. Como si la única exigencia posible fuera la conveniencia del candidato. ¿Acaso que el mismo proceso electoral, la forma de encararlo, el cumplimiento de las formalidades, no hablan del candidato, su entereza y disponibilidad para anteponer la ley a sus designios?
Algo no queda claro en este debate, en el cual aquellos que claman que todos los precandidatos y candidatos -no solo Correístas y de Pachakutik- se sometan a la ley y a los reglamentos son vistos poco menos que como ingenuos irredentos que no saben dónde están parados: si se admite que los precandidatos prescindan de las reglas, porque tienen un buen puesto en los sondeos o son adictos a estrategias de desestabilización y victimización, ¿con base en qué código se les exigirá, en caso de ser elegidos, que se sometan al imperio de la ley? ¿Franquear el paso ante abiertas ilegalidades no es otorgarles un pasaporte para que, desde ahora, violen el ordenamiento jurídico?  
Correa no cumplió la ley. No aceptó la candidatura, nunca hubo binomio. No obstante, pudo ingresar su documentación al Consejo Electoral cuando, además, perdió sus derechos políticos y tiene sentencia ejecutoriada. ¿Lo inscribirá el CNE? ¿Inscribirá el binomio de Yaku Pérez cuando su candidata a vicepresidente no se sometió a elecciones primarias? ¿O le obligará a cambiar de persona? ¿Se entenderá que una cosa es militar para que no participen (actitud que negaría la esencia de la democracia) y otra, muy diferente, exigirles que cumplan, como sus contrincantes, las reglas mínimas para participar?
Fausto Camacho considera que todas estas formalidades no son importantes y así lo ha dicho en numerosas radios. Él cree incluso que los partidos inscribirán en las listas para asambleístas candidatos que no salieron elegidos en las primarias. Y considera aquello normal. La pregunta no resuelta es, entonces, ¿para que existen esos requisitos? Porque bajo esa lógica no importa lo que es legal y lo que no lo es. Al parecer aquí la regla admitida sigue siendo que acaten, pero no cumplan. Y muchos los aplauden. Después se quejan de que el país esté como está. 
 
 
 
Martín Pallares
 Biden tiene todas las de ganar Encuestas y pronósticos sobre lo que puede ocurrir, el 2 de noviembre, en las elecciones presidenciales en EEUU, se multiplican. Una de las más importantes es la que hace el experto Nate Silver quien ha acertado, en las últimas cuatro elecciones, con su método estadístico. Pues bien: Silver sostiene que Joe Biden, candidato demócrata, tiene las de ganar y que las posibilidades de que Donald Trump sea reelegido son bajas. En un mensaje en su cuenta de Twitter, que tiene casi tres millones y medio de seguidores, Silver adjuntó un cuadro donde detalla sus predicciones. Dice, por ejemplo, que las posibilidades de que Trump gane el voto popular son de un 11%; Biden un 89%. ¿Quién ganará en los colegios electorales? Su pronóstico de que gane Biden es de un 70%. Silver tiene una famosa página web donde publica sus estudios estadísticos. Sus modelos matemáticos se basan en datos históricos y lo han convertido en una verdadera celebridad en los EEUU. En su última publicación, asegura haber simulado 40 mil veces las elecciones y que Biden gana en un 77% de ocasiones y Trump apenas 22%. El problema, según Silver, no parece ser que Trump gane sino que pierda las elecciones y no quiera abandonar el poder.
 
El Iphone, dolor de cabeza de los mamertos
El Iphone es un trauma para muchos izquierdistas. Cuando critican al sistema capitalista, es probable que alguien les recuerde que lo hacen gracias a la creación de Steve Jobs, que se ha vuelto así un emblema del éxito del sistema capitalista. En esa trampa cayó el diputado Íñigo Errejón de Más País y ex de Podemos, al lanzar un discurso en el Congreso español. Errejón sacó su Iphone y dijo que ese aparato no existiría si no fuera por la ayuda de un Estado fuerte. Para él, el Iphone no hubiera existido si no fuera por las investigaciones de la Universidad de Delaware -según él pública- que inventó la pantalla táctil, el internet y el GPS que atribuyó al laboratorio europeo CERN en Ginebra y al Departamento de Defensa de los EEUU y de la Academia de Ciencias.
Errejón subió su discurso a su cuenta Twitter y fue un éxito: más de 3 millones de reproducciones y 83 mil me gusta. Pero el tuit de Errejón también produjo una serie de respuestas que desmontaron su tesis; tomada de un estudio hecho por la economista Mariana Mazzucato. Expertos de Libre Mercado, aclararon que la Universidad de Delaware es privada, así como la Academia de Ciencias de los EEUU. Además Errejón no dijo que el éxito del Iphone no son sus aplicaciones sino el concepto de integrar en un solo aparato herramientas tan disímiles como el teléfono, una brújula o plataformas como Uber. El Iphone salió de la mente de un ciudadano que nada tenía que ver con el Estado.
 
 
 
El veto de Moreno; un exquisito lavado de manos

Isspol: la Súper sabía todo y no hizo nada

La CC pone de cabeza la élite empresarial

Domingo 20 septiembre 2020

Los fardos que carga Rabascall

Carlos Rabascall apareció en la campaña electoral con fardos espinosos sobre su espalda. Lo son los impresentables y numerosos contratos que firmó durante el correato para producir programas de TV que casi nadie vio o que no terminó de producir, como el de Crudamérica por el que cobró 100 mil dólares. Rabascal estuvo también involucrado en el caso Sobornos por haber cobrado, al menos una factura por 7 000 dólares, a nombre de la empresa Mercantil Técnica Córdova, que fue una de las que entregó coimas al gobierno de Correa. Rabascall cobró  a nombre de Metco por una asesoría en comunicación estratégica y media training a un candidato correísta. El servicio fue solicitado por Cristian Viteri, uno de los condenados en el caso. Fue, sin embargo, liberado como testigo por la Fiscalía. El candidato a la Vicepresidencia por el correísmo tenía un sueldo de 5 000 dólares en Ecuador TV durante el gobierno de Correa y cobró, aparte, 28 000 dólares por el programa Pulso Político. En el 2012, además, la Secom pagó 530 540 dólares a la empresa Bestmedia por «servicio de producción de pastillas informativas para mitigar desastres naturales». Bestmedia tenía su dirección en la oficina de Rabascall en Guayaquil.
Agustín Albán aboga por el suegro de Arauz
En la Contraloría hay la sensación de que su decisión de destituir al rector de la Universidad Técnica de Manabí, el correísta Vicente Véliz por actos de corrupción, no tuvo el acompañamiento requerido por parte de autoridades del Gobierno vinculadas a la educación. 4P supo que, a pesar del informe de indicios de responsabilidad penal enviado a la Fiscalía, el secretario de la Senescyt, Agustín Albán, ha hecho gestiones personales para que el rector de la UTM corra mejor suerte. En Contraloría también se lamentan de que ninguna de las autoridades relacionadas con la Educación hayan expresado al menos interés en que se apoye la destitución de Véliz, quien había convertido a esa universidad en un centro de operativos a favor de los intereses del correísmo. Veliz divulgó esta semana un video en el que dice que la decisión de Contraloría se debe a que él es suegro del candidato correísta Andrés Arauz. En realidad, el informe de ese organismo fue aprobado en marzo del 2019; es decir cuando Andrés Arauz ni soñaba con ser el candidato.
Se viene un megaescándalo: Isspol
Uno de los escándalos financieros más grandes de la historia reciente del país está por estallar y la ministra de Gobierno, María Paula Romo, lanzó ya algunas pistas. Se trata de un complejo y enorme esquema mediante el cual personas y organizaciones que no se han dado a conocer se han enriquecido ilícitamente con los fondos de pensiones de la seguridad social de la Policía, ISSPOL. Romo, en un tuit, reveló que la firma Decevale S.A., que se dedica a la custodia de valores, está siendo investigada y controlada por la Superintendencia de Compañías. Decevale, de propiedad de la Bolsa de Valores de Guayaquil y la de Quito, estuvo ocultando información sobre la calidad de papeles que la ISSPOL había transado en el mercado. En ese esquema, los fondos de la ISSPOL supuestamente han estado siendo transferidos a una firma que, a cambio, estaba entregando papeles sin valor. La estafa suma cientos de millones y hay una gran cantidad de personas involucradas que están siendo investigadas.
Ahora se viene el 30S contra Correa
El tema sobornos es tan solo el inicio de una retahíla de casos judiciales que caerán encima a Rafael Correa. Esta semana se inician los sorteos para las audiencias del recurso extraordinario de revisión casos en los que ex policías, en su mayoría, fueron sentenciados hasta por doce años de cárcel por la sublevación policial del 30 de septiembre del 2010. Se espera que entre martes y miércoles se haga el sorteo para la revisión  de la sentencia por 12 años que la justicia correísta aplicó a los ex policías Geovanny Laso, Luis Guanotasig, Eduardo Mullo y Jesús Jetacama por intento de magnicidio. Los sentenciados dicen tener evidencias de que fueron condenados injustamente. Por ejemplo, una experticia balística que determina que es imposible que, de dónde ellos estaban, una bala pudiera llegar hasta donde estaba Correa. De aceptarse el recurso de revisión y de hallarse inocentes los condenados, se iniciarán casos en contra de Correa por la afectación a las vidas de los policías. Hay otros ocho que han sido presentados y que también deberán ser sorteados.
La polémica por los toros vuelve…
Este fenómeno reapareció en redes por una noticia: la Corte Constitucional admitió un recurso presentado por una asociación de toreros para que se declare inconstitucional la pregunta ocho de la consulta que auspició el gobierno de Rafael Correa para meter la mano en la justicia. El argumento central del recurso es que es inconstitucional hacer consultas sobre temas que involucren derechos. En este caso, el derecho de grupos de la sociedad a asistir a las corridas de toros con muerte del animal incluida. Según el argumento presentado, la pregunta ocho comprometía ese derecho al igual que lo haría una consulta, por ejemplo, para echar abajo el matrimonio igualitario. La demanda de inconstitucionalidad fue elaborada con asesoría de expertos legales colombianos y franceses que han hecho lo mismo en sus países. El caso recayó en manos de la jueza Carmen Corral y se sumará a otro recurso que presentó el colectivo antitaurino Diabluma para que se declare inconstitucional una ordenanza municipal del 2011, que permitía la lidia de toros sin muerte en el ruedo.
Twitter inhabilita cuentas contra 4P
Dentro de la estrategia de comunicación del correísmo está desprestigiar a líderes de opinión y medios de comunicación críticos. Por eso, operadores suyos pusieron a funcionar, hace dos meses, una cuenta-parodia en Twitter llamada 4Pelasables. Su  objetivo era desacreditar a 4P haciendo noticias falsas que pretendían ser humorísticas. La cuenta, con cerca de 5 mil seguidores, fue eliminada por Twitter por considerar que violaba sus reglas y derechos de propiedad de 4P, como nuestro logo. Luego de la eliminación, los correístas abrieron una nueva cuenta pero la alegría no les duró. Twitter la inhabilitó a las dos semanas y cuando ya tenían casi 5 mil seguidores. Los tuits de las cuentas eliminadas eran replicados por operadores del correísmo como Alexis Moncayo, Omar Simon, Marcela Aguiñaga, Diego Guzmán Espinosa, Fausto Jarrín y Pabel Muñoz, entre otros.
Carlos Aguinaga, Ex presidente del CNE
Foto: Teleamazonas La candidatura de Arauz-Rabascall puede ser negada
“Al existir el impedimento de sentencia ejecutoriada condenatoria contra Rafael Correa, la única forma de reemplazar al candidato proveniente del proceso electoral interno, de acuerdo al artículo 344 del Código de la Democracia, es por dos causas: el fallecimiento del candidato que fue seleccionado en el proceso interno o si se encuentra en situación de inhabilidad física grave, permanente, mental o legal comprobada. Si no hay esas causas evidentemente no hay cómo reemplazarlo.
En el caso del señor Carlos Rabascall si la organización política no demuestra que viene de un proceso de democracia interna en el cual tenía que haber un delegado del CNE, que debe supervisar y vigilar ese proceso, debe ser negada la candidatura en función del artículo 105 numeral primero. De tal suerte de que hay un riesgo claro de que puede ser negada la candidatura del binomio Arauz-Rabascall.
En el caso de ser negada esa candidatura, dentro del proceso de calificación de las candidaturas, la organización política tiene 48 horas para reemplazar con otro candidato. Y ese otro candidato debe cumplir los mismos requerimientos que los originales. Es decir, pasar por un proceso de democracia interna, ser seleccionado, ser presentado. Ahí el CNE verificará si cumple o no los requisitos de carácter constitucional y legal.
Ahora, puede producirse el caso de que le nieguen la candidatura. Entonces, la propia organización política puede plantear recurso subjetivo contenciosa electoral por la negativa de inscripción. Y en el caso de ser calificada puede plantear -cualquier candidato o sujeto político que esté interviniendo en el proceso- el mismo recurso argumentando por qué no debe ser calificada esa candidatura. Y subirá a conocimiento del Tribunal Contencioso Electoral. Este recurso en el interior de ese tribunal puede demorar entre 20 y 25 días dependiendo del número de actos que vaya procesando. Es decir, entre el proceso de calificación que es de 20 días, y el del Contencioso Electoral de 20 a 25 días, pueden pasar 45 días y esto tiene un efecto de exposición en la opinión pública porque va a ser utilizado como un tema de carácter político, no solo jurídico, respecto al proceso de calificación. En mi estimación, esto estaría resuelto en la tercera o cuarta semana de noviembre”.
Hernán Pérez Loose, Abogado
 
Foto: El Telégrafo Correa contaminó su propio binomio
“Estas reglas electorales estaban en la ley y los reglamentos desde hace tiempo. Esta no es la regla electoral que sacó la dictadura militar para dejar afuera a Assad Bucaram. Lo segundo es que tenemos el sistema de los binomios y los dos tienen que pasar la prueba que prevé la ley. No es que aquí ha habido una dedicatoria contra Correa. Lo tercero es que la presidenta del CNE advirtió desde hace algún tiempo sobre la presentación personal a aceptar la candidatura. Se podía haber pedido la inconstitucionalidad de ese requisito según el cual la persona tiene que estar presente en el CNE para aceptar la candidatura. Pero a nadie le pareció descabellado o simplemente, como sucede en el Ecuador, nadie le prestó atención. Nadie lo impugnó.
El argumento de la dedicatoria es muy forzado. Es útil y tiene impacto mediático, pero no es el caso de la exclusión que se le hizo a don Assad Bucaram, que fue un abuso de la dictadura. Entonces, ¿por qué está pasando lo que estamos viendo? Porque es el estilo de Correa y de los populistas en general: usar la ley, usar las instituciones como un trampolín de campaña electoral. Hemos caído en eso. Correa sabía que no podía ser candidato a la vicepresidencia, sabía que tenía que ir personalmente y que no le iban a aceptar la modalidad del poder dado a su hermana, pero él fue creando un escenario de confrontación como el que tuvo curiosamente la dictadura militar con la segunda vuelta de Roldós y Hurtado.
Todo esto le sirve para preparar un escenario de confrontación con el CNE. Y ahora el CNE está en una encrucijada porque tiene que aplicar la ley como está y las normas como están. Todos los demás las han cumplido. ¿Por qué habría que hacer una excepción con estos señores? ¿Por el temor al impacto mediático? Hay esta costumbre de estos movimientos a hacer show, de hacer circo. Y ahora se añade una segunda explicación que puede tener fundamento y ustedes la han tratado: el valor que va a tener internacionalmente una negativa a ese binomio; atado esto al tema de la sentencia. Desde el punto de vista mediático es probable que sea un a buena movida, pero si uno escarba legalmente el tema no encuentra sustancia. Pero el hecho cierto es que no hay cómo reemplazar a Correa. Él no está aceptado, no cumplió. Él contaminó ese binomio.
Está pasando lo que fue previsto por estas personas: crear una narrativa de persecución que le sirve a Correa afuera, una vez que la sentencia ha sido ya dictada. Él necesitaba apuntalarse con algo y esto le podría ayudar pero no sé hasta qué punto porque en el mundo entero Odebrecht, que es una causal, es un tema muy serio, muy conocido y que se sabe que ha salpicado a mucha gente”.
José HernándezLa pelota sigue en la cancha del CNE El proceso electoral entró en la fase de inscripción de los candidatos sin haber dilucidado interrogantes fundamentales que pesarán en la conformación de las papeletas y en la dinámica política de la elección. Dos de ellos tienen que ver con evidentes incumplimientos de las reglas para inscribir candidaturas presidenciales. 
¿Queda por fuera el correísmo?: este interrogante tiene dos variables: una se juega en el CNE donde su suerte luce comprometida por las razones que explicó Ismael Quintana, en 4P, y que Carlos Aguinaga y Hernán Pérez Loose analizan en este boletín. La otra se juega en los tableros estratégicos de la política ecuatoriana. Los correístas juran que sus contrincantes, especialmente Guillermo Lasso, buscan su eliminación. Es lo contrario: muchos candidatos quieren que el binomio de Correa esté en la papeleta porque sienten que es el momento de vencerlos en las urnas. A Lasso le conviene, además, que haya más actores en la tendencia del centro hacia la vieja izquierda. No extraña por ello ver militantes o cercanos al líder de CREO y del socialcristianismo decir que, ojalá, haya algún resquicio legal que permita la participación de Andrés Arauz y su compañero de fórmula. Curiosamente la eliminación del correísmo conviene más, electoralmente, a Yaku Pérez porque, si puede participar, su caudal de votos se vería favorecido desde la primera vuelta.
Cuatro partidos pueden quedar por fuera: el CNE ya los eliminó de la lista de movimientos y partidos al acoger las razones expuestas en sus recomendaciones por la Contraloría. Diana Atamiant, José Cabrera y Esthela Acero se salvaron de esa forma de ser destituidos de su cargo. Esas organizaciones son “Libertad es pueblo” que presentó, y luego retiró su apoyo, a Esteban Quirola como candidato presidencial. Juntos Podemos de Pául Carrasco. Justicia Social, cuyo candidato es Fabricio Correa. Y Fuerza Compromiso Social que auspiciaba las listas del correísmo. Los afectados anunciaron que interpondrán recursos, como los faculta la ley, ante el Tribunal Cotencioso Electoral (TCE). Es poco probable que surta efecto porque esta vez, en su resolución, el CNE dice haber verificado las inconsistencias señaladas por la Contraloría en sus recomendaciones que son de obligatorio cumplimiento. El departamento informático del CNE emitió, según Diana Atamaint, un informe sobre el particular. Incluso dio cifras provenientes del registro de adherentes que muestran que esas organizaciones fueron inscritas sin cumplir con el mínimo de firmas establecido en la ley.
La coincidencia entre los argumentos de la Contraloría y del CNE para eliminar esos partidos y cumplido el debido proceso de defensa, no parece dejar margen legal para que el TCE los restituya. Aquí el sujeto político de mayor relevancia que sería excluido es Fabricio Correa. Al correísmo le conviene sobremanera eliminar de la contienda al hermano mayor.
¿Cabrera ya salvó a Yaku Pérez?: cuando una persona renuncia antes de aceptar la postulación, puede ser reemplazado sin el proceso de democracia interna: esta declaración hecha por José Cabrera, vocal y miembro de la mayoría del CNE, en Ecuadoradio, debió llevar un bocanada de oxígeno a la candidatura de Yaku Pérez. Su compañera de fórmula, en efecto, Virna Cedeño, no participó en las primarias de Pachakutik. La interpretación de Cabrera luce forzada, pues la ley prevé que el CNE deberá rechazar toda candidatura que “no provenga de procesos electorales internos o elecciones primarias”. Lo que tenía que hacer Pachakutik era ir con Larissa Marangoni a la inscripción y luego reemplazarla por Virna Cedeño. ¿Cabrera habló por la mayoría y el CNE tomará ese atajo para inscribir sin problema a Yaku Pérez y a su compañera de fórmula?
Martín Pallares
 El secuestro es un asesinato que no acaba con la liberaciónLa política colombiana Ingrid Betancourt, quien estuvo secuestrada por las FARC durante seis años, hizo a inicios de la semana una de las descripciones más crudas y profundas de lo que significa un secuestro. En una comparecencia ante la Comisión de la Verdad de Colombia, Betancourt dijo que el secuestro es el peor de los crímenes porque reúne a casi todos los crímenes: «La primera noción que quiero compartir es que el secuestro no tiene fecha de vencimiento, porque no acaba con la liberación. Es un asesinato radical porque la persona que es secuestrada muere de forma lenta durante el secuestro y cuando tiene la suerte de salir liberada, que es las menos de las veces, ya no es más la persona que fue». Para ella el secuestro es un proceso de destrucción y de expropiación de la identidad. «Hay un descuartizamiento de la dignidad, una usurpación de la voz y un aniquilamiento del ser humano. Es el exilio de lo más íntimo, el secuestrado cae en una soledad de deshumanización en la que la persona olvida quién es y quién fue». Su comparecencia, que llegó a ser tendencia a inicios de la semana en las redes sociales colombianas y desató un gran debate, se puede ver en un video de Youtube. Se trata de una potente lección de humanidad.

 Un zoom insuperable
Es muy difícil superar a un zoom como éste y sin duda ninguno tendrá un éxito y eco tan grandes en redes sociales. CORE, la organización de alivio en situaciones de desastre, montó un evento para recaudar fondos para la lucha contra la Covid-19 y convocó a un conjunto de megaestrellas de Hollywood para protagonizar una reunión virtual. Es así como Brad Pitt, Jennifer Aniston, Matthew McConaughey, Julia Roberts, Sean Penn, John Legend y Morgan Freeman se juntaron para hacer una lectura en vivo del guión de Fast Times at Ridgemont High (1982), el clásico de Amy Heckerling (Clueless) que escribió Cameron Crowe (Almost Famous). El único del elenco original que repitió fue Sean Penn, Jimmy Kimmel, Ray Liotta y Henry Golding son otros de los que completaron el encuentro en el cual el climax lo protagonizaron Jennifer Aniston y Brad Pitt, que se separaron hace 15 años tras ser una pareja emblemática de Hollywood. En el zoom hay momentos emotivos que no se debe perder. El sitio especializado Cinescondite preparó un video especial sobre el tema con subtítulos en español.

Domingo 13 septiembre 2020

Los correístas no están contentos con Arauz
El desenlace del caso Sobornos fue como una estocada para los planes electorales del correísmo. Si bien muchos cuadros preveían lo que iba a ocurrir, algunos pensaban que el recurso de casación les iba a funcionar, pues decían que al menos uno de los jueces, que no fue el del voto salvado, les debía muchos favores. Por eso, desde el día en que se supo el fallo, la confusión y el desánimo ha invadido los cuarteles del correísmo. Uno de los temas que más les incomoda es el candidato presidencial. Muchos cuadros están desolados porque piensan que Arauz no funciona y sus posibilidades van en bajada. Sus apariciones son torpes, su mensaje es vacuo y muy débil, peor aún ahora que Correa ya no está en la papeleta. Este desconcierto ha hecho imposible que se llegue a un consenso sobre el nombre del reemplazo de Correa para la candidatura a la Vicepresidencia. Además, el plan que tienen para reestructurar la Comisión de Fiscalización de la Asamblea y colocar allí a dos de sus asambleístas para que monten procesos en contra del Gobierno, en los que quieren involucrar al candidato Guillermo Lasso, se está frustrando, pues hasta ahora no han conseguido los votos para ello.
Unidad pero con mucho cálculo
Otto Sonnenholzner se retiró de la lid presidencial, llamó a la unidad, pero no da señales de querer unirse a la campaña de Guillermo Lasso, aunque ya se reunió con él. La semana pasada el ex vicepresidente estuvo en Quito con amigos suyos que le dijeron que debería, para honrar su llamado a la unidad, hacer gestos en dirección al candidato de CREO. Sonnenholzner les dijo que está esperando. Al parecer quiere ver sondeos irremediablemente favorables a Lasso.
Las cuentas alegres de los correístas
Los sondeos, en general y en cuentas redondas, dicen que un 70% de ciudadanos no han decidido por quién votar. Y en ese 30% de votos decididos, no le va mal al candidato de Correa. La explicación no requiere PhD en sociología electoral: el voto duro del correísmo es militante. Luego ya decidió.
El problema de ese candidato viene cuando se pregunta si votaría por el representante del correísmo: un 75% de los que responden dicen no querer saber nada más de ese movimiento político. Y el perfil de Andrés Arauz no corresponde en absoluto con lo que quieren los sondeados. Una persona con experiencia; no un improvisado. Si se suma el hecho que Correa no aceptó la candidatura a la vicepresidencia, que ya pasó la fecha de primarias y que, entonces, no hay a quién reemplazar, se llega a un hecho: el correísmo no tiene binomio. Esa realidad no parece ser producto de un olvido. Y lleva a otro interrogante: ¿Tras incumplir los requisitos, Correa retirará a Arauz y se victimizará clamando que no le permiten participar?
 
Los Personajes
¿Quiénes son las dos mujeres protagonistas de los casos que concluyeron el 7-S con el fallo del Tribunal de Casación? 4P las presenta en breves rasgos.
Diana Salazar, Fiscal General de la Nación
 
Foto: Teleamazonas Una Lady con habilidades únicas
Diana Salazar tiene, según la gente que trabaja con ella, dos cosas que la hacen única: intuición y arrojo. Si no hubiera sido por su intuición el caso Sobornos jamás hubiera tenido el giro determinante que tuvo luego de la captura de Pamela Martínez. Algo le dijo que esa mujer, que había sido incondicional del hombre más poderoso de Ecuador, iba a marcar el proceso de investigación sobre el esquema de pago de coimas de empresarios contratistas con el Estado. El tiempo le dio la razón. Un abogado cercano al proceso dice que la Fiscal hizo un trabajo con Martínez que hubiera sido imposible para cualquier otro fiscal. Quizá por la empatía que producía su condición de mujer o simplemente por su habilidad para comprender el proceso emocional y psicológico por el que atravesaba Martínez. En todo caso logró que la ex asesora de Correa se ofreciera para ser colaboradora eficaz en el proceso.
La otra característica es el arrojo. Salazar ha sido amenazada por grupos poderosos y seres siniestros como Harrison Salcedo, el abogado de Glas y alias Rasquiña, el jefe de los temidos Choneros. ¿Cómo ha podido manejar ese tema? La sostiene, al parecer, su inmensa fe de católica creyente. En diciembre de 2017, cuando ella ni siquiera sonaba para el cargo de Fiscal General, Diners le preguntó qué sentía al recibir las amenazas. «Nada –dijo ella–. Yo sigo. El que tiene la verdad no debe tener miedo”. En ese entonces, su arrojo ya era conocido por su actuación como empleada de la Fiscalía en los casos del escándalo de la Ecuafútbol, el Sai Bank y Odebrecht. Ella halló evidencias para procesar a Jorge Glas.
Diana Salazar no solo ha sido valiente en los procesos que involucran a Rafael Correa y a ex funcionarios suyos. Ha sido víctima de ataques racistas y denigrada por los equipos de troles del correísmo de la peor forma. Ella los ha enfrentado con total estoicismo. Que le digan negra no le preocupa: es un término que no ve despectivo. Por el resto, no ha recurrido al argumento del machismo cuando la han insultado. El propio Rafael Correa ha sido de una brutalidad muy suya: «La historia será despiadada con esta gente», «temo que Diana Salazar no solo no entiende Derecho, sino el propio idioma español», «Diana Salazar involucrada en caso de Hospital de Pedernales»: la Fiscal General jamás no se ha victimizado por todo lo que en su contra ha dicho y escrito Correa desde Bélgica.
A Diana Salazar hay que atribuirle visión para rodearse de buenos profesionales. Su equipo hizo la diferencia ante los jueces. Visión y también sagacidad para posicionar en la Fiscalía una política de comunicación totalmente novedosa. Ella entendió que la opinión pública se forja en las redes sociales y que eso influye en los medios tradicionales: decidió ocupar la escena cada día compitiendo con los abogados de sus acusados. La Fiscalía supo así articular un mensaje fundamentado en la idea de que tras la lucha contra los operadores corruptos del correísmo, se estaba haciendo justicia: eso pegó en la sociedad.
¿Hay críticas a su gestión? Sí. Hay casos que arrancaron con gran impulso mediático y se eclipsaron. Por ejemplo, el caso Ola Bini, las acusaciones en contra de Tomislav Topic o del ex fiscal Galo Chiriboga. Pero ella sostiene que esos temas volverán a su agenda…
Daniella Camacho, Jueza de la Corte Nacional de Justicia
 
Foto: La República EC La primera jueza en poner cascabel al gato
Daniella Camacho tiene algo que ver con la ilusión óptica que hay en la pintura de Magritte. De ella también se podría decir que  “lo que ve, no es lo que es”. Pero pocos saben de esa paradoja de la jueza de la Corte Nacional de Justicia que llamó a juicio a Rafael Correa en el caso Balda (le dictó orden de prisión preventiva) y lo llamó a juicio en el caso Sobornos 2012-2016.
En las audiencias ella luce seria, fría, distante, casi huraña. Infunde respeto, causa pavor. Esa fama la persigue sin remedio. Pero hay otra fama, más secreta, que circula en su lugar de trabajo: muchos funcionarios quieren trabajar con ella porque se ríe, es ocurrida y dicharachera. Porque es una mujer que ama lo que hace y pone empeño en ser feliz haciéndolo. En las fotos sale brava, el doble de lo que en realidad es, y es normal: no hay nada jocoso en los juicios que instruye. Hay, sin embargo, una fotografía en que aparece sonriendo, al lado de su abogada, en un juicio de recusación. ¿Un desplante a la contraparte? No, un gesto cordial en dirección de un amigo. Pero los otros abogados no lo supieron. Eso también es Daniella Camacho: un manojo de malentendidos.
Siempre quiso ser jueza. A los nueve años supo que lo sería. La sedujo la idea de justicia. Algo le decía que quien hace el mal, debe ser castigado. En el colegio fue la única que siempre supo que estudiaría derecho. Se graduó en 1995. Luego se apasionó por el derecho penal y entró a la Fiscalía (2001). Allí ratificó, durante 12 años metida en delitos sexuales y delitos contra la vida, que lo que más le gusta es investigar. Quizá porque hay que articular los casos con la misma paciencia, rigurosidad y atención con que arma rompecabezas. Son inmensos y los tiene en su casa.
¿Eso significa que fue más feliz en la Fiscalía que hoy en la Corte Nacional de Justicia? Seguramente. Aunque hoy su nombre esté judicialmente ligado a los casos de Alecksey Mosquera, Jorge Glas, María Sol Larrea, Rafael Correa… A Odebrecht, Sobornos 2012-2016 y el secuestro de Balda.
Hace poco, Daniella Camacho volvió a sus costumbres. Su vida se trastocó en mayo de 2018: el caso del secuestro de Balda le arrebató la normalidad a la que puede aspirar una jueza de alta instancia. Ahí volvió con fuerza el resguardo policial. Las presiones. Las amenazas. Drones que surgían de repente a su paso. Noches sin dormir con su equipo de 4 personas. Abogados belicosos. Pedidos de nulidad. Tres recusaciones. Las fotos de las heces enviadas por Harrison Salcedo, abogado de Glas. Ataques y campañas de troles correístas en las redes sociales. Insultos de Correa y de sus huestes… Uso de turbantes (y luego la mascarilla ayudó) para pasar inadvertida en la calle.
Una época en la que no solo el sueño se le dañó. Otra vez tuvo que bañarse en aceite de avión y pedir a amigos y familiares que hicieran lo mismo. Trabajar y que resbale el resto, parece ser su máxima. Instruir esos casos como si nada tuvieran de excepcionales. Y lo hizo con frialdad y valentía. Profesionalmente, como ha sido su estilo. En realidad, ella fue, en este último escenario, la primera jueza en poner cascabel al gato.
 
 
 
José Hernández¿Se podría al menos cambiar las preguntas?La semana registra una buena noticia: la ratificación, por parte de un tribunal de casación de la Corte Nacional de Justicia, de la sentencia a 8 años de cárcel, por el caso sobornos 2012-2016, a Rafael Correa. A algunos de sus funcionarios y a una decena de empresarios. Pero, al mismo tiempo, es imposible no ver que el círculo trágico en el que da vueltas el país, continúa. Al punto que se celebra, como un triunfo, los nuevos préstamos del Fondo Monetario Internacional que, en situación de angustia fiscal, servirán incluso para pagar obligaciones y salarios en el sector público.
No sorprende en la misma lógica, o no demasiado, que el gobierno cobre por adelantado impuestos para solventar parte de sus compromisos. Ocurre sin que ni siquiera los candidatos a la presidencia de la República se pregunten cómo harán si el país está engullendo hoy parte de los ingresos de 2021. Todo es normal en un país que ya nada lo es y que, incluso, encara uno de los peores momento de su historia tan dividido que la papeleta electoral podrá seguramente confundirse con una guía telefónica.
Esta semana tampoco ha habido señal alguna de que haya un cambio en los interrogantes que, tangencialmente y sin mayor aliento, se ventilan en la esfera pública. Hasta antes del fallo del 7-S, el destino de Rafael Correa copaba las preocupaciones que él, sus seguidores y sus equipos de troles se habían encargado de provocar. Tras la ratificación de la sentencia y la inhabilitación de por vida de Correa, no se ve que el país quiera dilucidar las preguntas de fondo. Ni siquiera plantearlas.
No hay cambio de chip. No hay actor social o político dispuesto al parecer a inaugurar lo que podría ser un nuevo capítulo en la historia del país. Algo parecido acaeció en 1996. Ganó Abdalá Bucaram y nadie en el establecimiento político y económico lo esperaba. Se cayó seis meses después. No hubo aprendizaje alguno. Entonces la desidia dio paso a la inestabilidad. Y así el país continuó hasta propiciar la llegada del outsider Rafael Correa.
De nuevo el establecimiento político y económico pensaron que se trataba de un epifenómeno más. No advirtieron que el vacío institucional, social y político lo facultaba a quedarse y convertirse en el dueño del país. De todos los poderes. Del presupuesto nacional. De la Justicia. Del mayor pool de medios. En una década. Correa convirtió el país en una fábrica de leyes que amarraron todo a su favor. Incluso con él por fuera del poder.
Por eso se convirtió en el mayor fantasma político del país. Y eso se volvió, a pesar de la llegada de Lenín Moreno a Carondelet. A pesar de su traición al monarca autoritario que también él erigió en leyenda. Entonces se pensó que, quizá, esta vez sí, el país aprendería. Aprenderían todos. Las mal llamadas elites. El establecimiento político. El cuerpo académico. El periodismo. La mal llamada izquierda. Los intelectuales. Era imposible no hacerlo tras diez años de autoritarismo. De populismo exacerbado. De corrupción. De derroche. De culto a la personalidad. De intoxicación retórica. De persecución. De cinismo. De privatización de la cosa pública. De catequización y lavado de cerebros. De fraude electoral…
Pero no. No hubo aprendizaje alguno. No se nota. Ni siquiera la ratificación de la sentencia parece invitar a un cambio de actitudes. Igual que con Bucaram. Entonces se dijo que el payaso mayor se había ido, pero el circo se había quedado. Ni siquiera se percibe que en la conversación pública se quiera instalar las preguntas dramáticas sobre las realidades que el país heredó del correísmo y que el coronavirus agrava. ¿Cómo pagar todo este desbarajuste que tiene al país mendigando créditos afuera? ¿Cómo hacer entender que este asunto no se resuelve endosándolo al gobierno pues los ingresos de los gobiernos, de todos, salen del bolsillo de los ciudadanos?
Hay decenas de preguntas, sobre el empleo, la salud, la educación, la producción, la competitividad, la pobreza… que requieren respuestas basadas en la realidad; no inspiradas, en el caso de la vieja izquierda, en manuales que hoy son anticuados. Si esas preguntas no se hacen, las respuestas seguirán llevando al mismo punto: no es mi problema, es problema del gobierno. Y como el Estado está quebrado…
 
 
 
Martín Pallares
 Ahora la corrección política va por FaulknerLa llamada cultura de la cancelación no se detiene y ahora tiene un nuevo objetivo bajo su línea de fuego: William Faulkner. Considerado por críticos y escritores, entre ellos Gabriel García Márquez, como el más grande e influyente novelista del siglo 20, ahora se ha puesto en boga desacreditar y criticarlo por supuestamente reproducir en su obra un mundo racista y discriminatorio como el sur de los EEUU, que Faulkner retrató en sus novelas.  Precisamente el recientemente publicado libro «The saddest words», («Las palabras más tristes») del académico Michael Gorra, ha tomado un protagonismo inusitado en los EEUU, donde cualquier cosa que sea considerada políticamente incorrecta es atacada. Gorra sostiene que Faulkner era un blanco sureño que jamás saldó cuentas en sus obras con la Guerra Civil y que no hizo lo suficiente para combatir el racismo. En el libro, Gorra incluso manifiesta su escepticismo de que muchos personajes clásicos de la obra del premio Nobel, como Quentin Compson, de «¡Absalom, Absalom!», no hayan representado el pensamiento de Faulkner a pesar de que el escritor manifiestamente dijo lo contrario. Según Gorra, la obra del escritor se queda corta a la hora de manifestar la inhumanidad de la esclavitud o de criticar más a los blancos del sur por su racismo. En el libro, Gorra también recurre a una entrevista que Faulkner dio en medio de una terrible borrachera a un diario inglés en 1956,  en la que dice cosas que a la luz de la corrección política actual son inaceptables.  Sobre este libro se han publicado varias reseñas. Una de ellas en The Atlantic que se titula «¿Qué hacer con William Faulkner?» que vale la pena leer. La corrección política ha puesto su mirada también en la literatura: en el 2012 hubo una inmensa polémica porque se empezaron a editar las obras de Mark Twain eliminando palabras como “nigger” por considerarlas racistas, cuando Twain fue un notorio enemigo de la esclavitud y del racismo. 
La vacuna ya llega y ¿ahora qué?
Hemos llegado al punto en el que la comunidad científica y la opinión pública ya no debe enfocarse tanto en los detalles de seguridad y eficacia de la vacuna para la covid-19 o si fue aprobada con autorizaciones de emergencia o no, sino más bien en cómo van a hacer los líderes mundiales para distribuirla y para guiar a la gente en el tema. Este es el argumento de un interesante artículo publicado en la revista Wired, en el que se sostiene que el tema que más importa es cómo se va a hacer llegar a toda la humanidad la vacuna y en qué condiciones. La discusión sobre si la vacuna debe salir con una autorización de emergencia ya no tiene sentido a estas alturas, cuando casi todos los proyectos han entrado en la fase final de las pruebas, dice la nota. El autor del artículo, Wallid Gelad, dice que para este 22 de octubre la FDA tendrá una reunión para validar los avances de los proyectos en curso y que para entonces la verdadera discusión debe ser cómo se le va a informar a la gente sobre las distintas vacunas aprobadas. «La vacuna está por llegar, muy probablemente luego de una autorización de emergencia, con o sin presión política. Lo que necesitamos es que nuestros líderes de opinión de salud pública empiecen a guiar la conversación sobre lo que vendrá ahora»

Domingo 6 septiembre 2020

Guerra a una inversión privada voluminosa en Quito
Una de las más grandes inversiones privadas en Quito está bajo ataque de la bancada correísta en el Concejo de Quito. El proyecto, de unos 100 millones de dólares, se ubica en el sur, frente a la estación del metro de La Magdalena. Se trata de convertir antiguos e inmensos silos de la Cervecería Nacional en una plataforma con centros comerciales, instituciones financieras, parques y espacios de diversión. Está a cargo del grupo Coral de Cuenca que adquirió ese espacio hace 10 años. La bancada correísta trató de detener el proyecto alegando que se está destruyendo un patrimonio de la historia obrera para poner una «catedral del consumo». En el Concejo se aclaró que los tres silos destruidos no estaban incluidos en la lista patrimonial y que se están preservando otros 16, cuya adecuación da trabajo a 1.500 personas. Ese proyecto calza, además, en la idea del Municipio de crear «centralidades» a lo largo del metro. El concejal Luis Reina quiso, mediante resolución, detener las obras pero la mayoría no lo siguió. En la discusión se evidenció el fuerte tono anti inversión privada de esa bancada y su antipatía a la empresa privada.
El operativo Chicaiza pasó inadvertido
El operador y trol correísta Amauri Chamorro se dio el trabajo de llamar a medios internacionales para preguntar por qué no publicaron nada sobre la rueda de prensa del ex agente Raúl Chicaiza, condenado por el caso Balda. Con ella, el aparato de propaganda de Correa pretendió echar abajo el proceso judicial en contra del ex presidente, días antes de que la Corte Nacional conociera el recurso de casación. Chicaiza, supuestamente desde la Argentina, donde dice haber pedido refugio político, dio una rueda de prensa en la cual nunca dijo que Correa es inocente en el secuestro de Balda. Ante ese fiasco, medios serios no publicaron nada. Chamorro llamó, por ejemplo, a la “W la Radio” y le explicaron que si nada hubo, nada sacaron. Correa también se quejó y publicó en Twitter una foto de El Universo que tampoco publicó nada.
El candidato de Correa, hijo de un petrolero rico
¿De dónde salió el patrimonio que permitió al candidato correísta educarse, sin beca, en el colegio más caro de Quito y luego en una de las universidades más costosas de los EEUU? La respuesta a esa pregunta, que circula en redes, parece estar en la carrera de su padre, un empresario vinculado a los servicios petroleros durante el gobierno de Correa. Luis Alberto Arauz Jaramillo, según documentos hallados por 4P, fue uno de los dueños y representante legal de Minga, una empresa vinculada al grupo de Alejandro Peñafiel. Luego fue uno de los socios y ejecutivos de una empresa llamada Unipetsa, vendida en 2012 a un estadounidense por 20 millones de dólares. Entre los contratos que Arauz tuvo con el gobierno de Correa consta uno para provisión de válvulas de seguridad para la refinería de Shushufindi en 2013. Su hijo, Andrés Arauz, estudió en la Universidad de Michigan, que por ser pública no financia becas a los estudiantes extranjeros. Su costo está entre 60 y 70 mil dólares al año.
Yunda quiere un bloque en la Asamblea
Los candidatos a la Asamblea vinculados con el alcalde de Quito, Jorge Yunda, aparecen por ahí. Dos funcionarios renunciaron a sus cargos y son candidatos con Avanza, el partido fundado por el prófugo Ramiro González que sirve a Isidro Romero: Patricio Ubidia, asesor político de Yunda y su sobrino Pepe Pancho Yunda. Hay una candidata más, vinculada a sus empresas de comunicación: Soledad Rodríguez candidata por el PSC. Ella trabajó los últimos meses como periodista deportiva de Radio Redonda. Su papá es, además, funcionario del Municipio en una de las administraciones del sur de Quito. “Yunda conversa mucho con Jaime Nebot, se llevan muy bien”, dijo a 4P un funcionario municipal. Se refirió a posibles acuerdos alrededor de candidaturas a la Asamblea.
Lasso y Nebot volvieron a la cordialidad
¿De qué hablaron durante ocho horas Guillermo Lasso y Jaime Nebot el domingo pasado? ¿De qué si, además, el comunicado conjunto solo tiene página y media y no contiene mayores sorpresas? Se sabe que ese texto lo redactaron los socialcristianos y Lasso lo recibió el lunes en la mañana y lo aprobó antes del encuentro entre las delegaciones de los dos partidos que quedó registrada en algunas fotografías que 4P también publicó. No hay mayores detalles, pero de lado y lado se dice que si la relación política no es muy estrecha, la relación personal volvió a ser cordial. Lasso y Nebot volvieron a tratarse como en aquellos años que fueron muy cercanos y se trataban con respeto y afecto. En el fondo, ni en la familia de Nebot creen que Lasso alguna vez habló mal de ellos; una leyenda urbana que sirvió al PSC para marcar diferencias, inexistentes al parecer, entre Lasso y Nebot.
 
El Punto de vista
Diana Salazar, Fiscal General de la Nación
 
Foto: Teleamazonas “Ningún error de Derecho en la sentencia a Correa”
¿Cómo contestó Diana Salazar ante los magistrados de la Corte Nacional, en la audiencia de recurso de casación, la impugnación hecha por los abogados de Rafael Correa y Jorge Glas? 4P presenta su alegato tal y como ella lo formuló. Este texto, fuera de la Corte, resulta áspero, pero es un documento: muestra cómo la Fiscal General defendió su acusación. “En relación a los recurrentes Rafael Vicente Correa Delgado, Jorge David Glas Espinel y Pamela María Martínez Loayza, el Tribunal les admite un sólo cargo: (i) errónea interpretación de los artículos 41, 42 y 280 del COIP; (ii) indebida aplicación del artículo 42.2. a) del COIP; y (iii) indebida aplicación del artículo 42 del Código Penal, respectivamente, y al ser coincidentes y merecer similar explicación jurídica los contesto en los siguientes términos:
(Aquí la Fiscal analiza qué significa y qué alcance tienen las causales del artículo 656 del COIP, que han sido seleccionadas por los recurrentes):
“En relación a las alegaciones de los tres recurrentes, el artículo 41 del COIP manifiesta que los grados de participación son dos: autores o cómplicesy dentro de las autorías tenemos la autoría directa y la mediata.
Sobre esta norma, dicen los recurrentes que su participación no puede ser de autor mediato porque la figura de la autoría mediata por instigación es un contrasentido con la que se condena a Rafael Correa y a Jorge Glas; y continúan refiriendo que hay una premisa fundamental que marca la clara diferencia entre el autor mediato y el instigador, y es el dominio del hecho que tiene el autor mediato y no el instigador, al que se llama también inductor  Para responder a los recurrentes, debo aclarar, señores jueces, cuestiones relativas al ordenamiento jurídico penal ecuatoriano y la obligación de aplicar el principio de legalidad  Dicho esto, el Código Orgánico Integral Penal contempla como una de las formas de autoría mediata la inducción o instigación, institución que es ubicada por otros ordenamientos jurídicos como una forma de participación, junto a la complicidad.
En este sentido, en otros ordenamientos jurídicos, las intervenciones en los ilícitos en sentido amplio, se dividen en dos grupos: autores y partícipes. Dentro de los autores, ubican a la autoría directa, mediata y coautoría; mientras que en la categoría de partícipes encontramos a los cómplices, instigadores y cooperadores necesarios, Sin embargo, nuestra normativa penal ha concebido que el inductor o instigador ostentará la categoría de autor mediato y, por lo tanto, aplicando el principio de legalidad, debemos regirnos a la inducción como una forma de autoría.
Cabe mencionar que los autores, en los delitos especiales en los que se aplica la infracción de deber (directos mediatos y coautores) son sujetos que poseen un deber extrapenal que les rige en sus interacciones sociales como son los funcionarios públicos frente a la administración pública, mientras que los partícipes son facilitadores de los mismos, sin que posean dicho deber; estos últimos, además, están sujetos a distintos razonamientos para su penología.
En razón de lo expuesto, es preciso señalar que el ordenamiento jurídico penal ecuatoriano analiza al instigador como un autor mediato.
Bajo esta premisa, nos encontramos en la necesidad de analizar dos elementos a cumplir para dar por sentado el acaecimiento de esta forma de participación, así:
Analizar los presupuestos de la autoría mediata y, posteriormente, examinar los requisitos de la instigación, en el escenario del autor mediato.
La autoría mediata consiste en la realización típica a través de otra persona que actúa como herramienta o, dicho en otras palabras, es la realización del hecho por medio de otra persona de la que se sirve como instrumento. Ésta forma de autoría debe ser analizada a través de dos aristas: por un lado, se debe determinar en virtud de qué criterios o razones se puede afirmar que una persona realiza acciones a través de otra. Y por otro lado, se debe afirmar que las conductas realizadas a través del instrumento sean acciones de autoría, es decir, constatar que el sujeto que actúa mediante otra persona, determina el hecho; en este punto también es necesario establecer si las acciones del instrumento son a su vez de autoría, con independencia de si puede ser responsable penalmente o no.
Extrapolando lo dicho al caso en concreto, tenemos que los criterios o razones por las cuales se puede afirmar que los sentenciados Rafael Correa y Jorge Glas querían realizar acciones a través de otras personas, en este caso de sus subordinados, se encuentran establecidos dentro de nuestro ordenamiento jurídico penal, en el artículo 42, numeral 2, literal a) del Código Orgánico Integral Penal, presupuesto normativo, que contempla a la autoría mediata por medio de la inducción; por lo tanto, para dar por sentado este postulado, también se tenía que analizar los requisitos que amparan a la institución de la inducción.
Es así que esta se ve conceptualizada como el hacer surgir una resolución delictiva a una persona específica, pero dicha determinación debe ser analizada, como lo manifiesta el profesor Miguel Díaz y García Conlledo, mediante los criterios de:
a) El grado de influencia en el inducido;
b) Imputación objetiva;
c) Medios inductivos; y,
d) El carácter directo de la inducción.
Requisitos que han tenido lugar en el desarrollo del proceso y, por lo cual, se puede afirmar que los señores Rafael Correa y Jorge Glas determinaron la comisión del delito de cohecho, y que, por principio de legalidad, dicha forma en la que intervinieron, aquí en el Ecuador, pertenece a la autoría mediata.
En conclusión, señores jueces, al haber concebido la postura de la inducción como una forma de autoría mediata aquí en el Ecuador, y al haberse cumplido todos sus requisitos y análisis, no existe error alguno en su aplicación.
Ahora bien, el artículo 42 del COIP, numeral 2 literal a) sobre la autoría mediata refiere: “[…] responderán como autoras las personas que incurran en alguna de las siguientes modalidades: […] 2. Autoría mediata: a) quienes instiguen o aconsejen a otra persona para que cometa una infracción, cuando se demuestre que tal acción ha determinado su comisión […]”.
Sobre esta norma, el recurrente Rafael Correa sostiene que quien ejerce las funciones de presidente no puede ser responsable por los delitos que se cometan en todo el país, y es verdad, pero ese no es el caso de este juicio, en el que ha quedado demostrado con prueba suficiente y eficaz, que la conducta del sentenciado Rafael Correa Delgado se subsume a la autoría mediata. (Dentro de su rol estaba coordinar sobornos o beneficiarse de estos?)
Bajo esta argumentación técnica-jurídica de los argumentos casacionistas de los recurrentes, no existe errónea interpretación y menos una indebida aplicación de los artículos 41, 42-2-a) del COIP y 42 del Código Penal; como se explicó, ambos cuerpos legales prevén las autorías directas y mediatas. La prueba ha llevado al órgano de administración de justicia a detallar y explicar en forma precisa por qué sus conductas han sido calificadas de esa manera, sin que se aparten de lo previsto en las disposiciones constitucionales y legales.
Finalmente, señores jueces, hay que considerar que la noción de delito especial nos coloca frente a un nuevo concepto, el de intraneus, que en definitiva constituye aquel individuo que reúne las características que exige la tipicidad objetiva de un delito, en lo atinente al sujeto activo, por ejemplo, en el delito de cohecho pasivo propio agravado, al requerirse que el sujeto activo sea calificado –un funcionario público– el intraneus será justamente aquel, como lo ha detallado el Tribunal en la sentencia impugnada.   Por lo expuesto, al no evidenciarse ningún error de Derecho en la sentencia bajo las causales mencionadas, solicito se desechen los cargos impugnatorios presentados por Rafael Correa Delgado, Jorge Glas Espinel y Pamela Martínez Loayza”.
 
 
 
José HernándezCorrea pulveriza todo lo que tocaDe desconocido a insustancial: Rafael Correa es experto en evaporar todo aquel que se pone a su lado. Y esta vez el turno correspondió a su candidato a la Presidencia: en su intento disparatado por inscribir su candidatura a vicepresidente, en esa procesión presidida por su hermana Pierina, su elegido quedó reducido al estatus de nimiedad al lado suyo; ahora efigie seudo religiosa portada en un iPad.
Correa es eso: un político que usa, sin miramiento alguno, personas e instituciones para sus fines personales. Las puede destruir, arruinar o desconocer. Lo acaba de demostrar con aquellos que, por prurito o por interés, le han sido fieles hasta la sinrazón. Asambleístas como Marcela Aguiñaga o Pabel Muñoz. Los dos eran considerados por los suyos como seguros precandidatos a la presidencia. Los dos se han visto sustituidos por un desconocido.
Mientras lo hacían, Correa usó sin recato a Aguiñaga en un video en el cual ella, sin su consentimiento, aparecía como diva; presumible carta presidencial. Aguiñaga, ahora experta en videos, tiene uno más para su colección. Es su premio de consolación. 
Muñoz también vio cómo Pierina Correa encabeza la lista correísta para asambleístas nacionales, por decisión absoluta del líder supremo. Esa es la meritocracia para Correa: un tema de genes. Y esa es la prueba irrefutable de que no cree en vida partidista y tampoco cuenta el número de genuflexiones que le hacen sus devotos. “Seré sumisa una y mil veces”, dijo Aguiñaga.
Esta facultad de Correa para usar a las personas, las instituciones, el dinero público, su partido, la prensa llamada pública, la política… y ponerlo todo a su servicio, no es nueva. En 2007, todos los colectivos sociales corrieron hacia él y se dejaron usar. Hasta los dirigentes de la Izquierda Democrática juraban que aquí no se repetiría lo que sucedió a los socialdemócratas en Venezuela: ayudaron a Hugo Chávez sin aceptar que él los iba a enterrar. Y los enterró. Ecuador, dijeron en la ID, no es Venezuela y sirvieron a Rafael Correa. Desde Andrés Páez hasta el ex presidente Borja. La misma expectativa tuvieron políticos como Alberto Acosta y Gustavo Larrea o partidos como el MPD (hoy Unidad Popular). Acosta y Larrea, cabezas importantes del correísmo a su nacimiento, eran conscientes de las inclinaciones autoritarias de Correa. Las usaron, como un mero rasgo de su personalidad, dizque para “neutralizar a la oligarquía”. Además, creyeron tener a su disposición herramientas para contrarrestarlo: el buró político, decía Larrea; la Constitución de Montecristi decía Alberto Acosta. Correa los utilizó a los dos y luego prescindió de ellos como si se tratara de toallas desechables. El caso del MPD también fue elocuente. Ese partido puso incluso a sus grupos de choque al servicio del correísmo y dos años después, cuando Correa les había sacado provecho, ese partido retiró su apoyo al correísmo pretextando una traición contrarrevolucionaria. Ruptura 25 estuvo cuatro años con Correa; usado igualmente por él.
Casos como el de Virgilio Hernández son más dramáticos. Él y otros militantes, tipo Betty Tola, Fander Falconí, Miguel Carvajal o incluso Augusto Barrera, crearon un subterfugio conceptual para seguir con Correa, aún sabiendo que tenían la batalla perdida: “el destino del proyecto político -decían- está en disputa”. Y lo decían mirando críticamente lo que hacían Nathalie Cely, Jorge Glas y otros negociantes del gobierno que eran sobre todo de Guayaquil. Virgilio Hernández nunca se fue, no por falta de ganas sino porque no tenía -como María Paula Romo, Juan Sebastián Roldán y Norman Wray- un partido. Solo, Hernández temía ser perseguido. Su evolución lo llevó a ser la negación de sí mismo que hoy deambula por ahí. Los demás rumian decepción y perplejidad. Fander Falconí toleró humillaciones indecibles. Correa destruyó sus carreras políticas.
Ahora el turno es para un ser desconocido: un producto fabricado llamado Andrés Arauz. Un neonato, un ser puro, sin pasado cuestionable porque ha sido borrado de la web por el aparato de propaganda. Le hicieron un makeover integral. Por supuesto, él llega sin estados de alma. Sabe para qué lo crearon y cumplirá su misión: dejarse utilizar, porque Correa no conoce otra forma de relacionarse con las personas y con el mundo. Los usa para los designios de ese yo superior, destinado a ser prócer, salvador supremo o superhéroe. Así sean, en su caso, chucherías.
 
 
 
Martín Pallares
 ¿Y qué pasa si China tiene primero la vacuna?Esa es la inquietud que Politico ha planteado en un artículo sobre geopolítica y salud a quien es quizá el mayor experto en salud y geopolítica en los EEUU: David Fidler. El experto teme, según el artículo, que los chinos ganen la carrera por la vacuna y produzcan un cambio sustancial en la relación de poder entre la China y los EEUU. De las ocho vacunas que están en la fase III de la investigación, cuatro son chinas, tres son financiadas por el gobierno de los EEUU y otra es australiana. Según expertos consultados, dice Politico, las más publicitadas están sobrevaloradas. Una vacuna, dice uno ellos, es «el recurso más importante en la historia moderna» y por eso sería utilizada por China como una herramienta de poder geopolítico. Es muy posible, dice Fidler, que si China llega primero, luego de inocular a su población Beijing use la vacuna como una estrategia en el mundo para ganar influencia y control. Además, no se descarta que los chinos entreguen la vacuna a gran parte de los países y se la nieguen a EEUU. Si los chinos aceptan vender la vacuna, el Congreso de EEUU tendrá que aprobar ese monto mientras discute otros temas; cómo prohibir Tik-tok, lo que sería visto como un absurdo. Fidler dice que el tema de la vacuna hace recordar la guerra fría cuando este tipo de dinámicas -en esta ocasión la salud- afectan todas las áreas de la política. El artículo es un excelente ejercicio para entender cómo las relaciones de poder entre las potencias se verían alteradas si los chinos tienen éxito antes que Washington; algo que Fidler cree muy probable. 
Attali: el mundo no entiende la profundidad de la crisis
Jacques Attali es francés y es considerado uno de los más agudos pensadores económicos y sociales de la actualidad. Asesor de François Mitterrand, desde 1981 hasta 1991, él estuvo tras el nacimiento del fenómeno político de Emmanuel Macron. Bajo esas credenciales, La Nación de Argentina le hizo una entrevista sobre los efectos de la pandemia. Según él, la humanidad no ha comprendido la gravedad de esta crisis, porque los gobiernos han disfrazado sus efectos imprimiendo dinero. Pero no tardarán mucho en hacerse sentir, dice, los efectos nocivos de tan inmensa emisión. Attali se dice sorprendido por la rapidez con que el mundo reaccionó para adaptarse al teletrabajo y cree que habrá muchos adelantos tecnológicos enfocados en los sectores de la economía más importantes para el futuro. Pero Attali es pesimista. «¿Logramos evitar esta pandemia? ¡No! ¿Creamos las condiciones para evitar que nos golpee una segunda ola de la pandemia? ¡No! ¿Estamos listos para otra pandemia? ¡No! ¿Estamos preparándonos para la posible siguiente catástrofe que es el cambio climático? ¡No! ¡Aun si sabemos lo que se nos avecina, no hacemos demasiado hasta que lo peor nos ocurre! Los políticos, al igual que todos nosotros en nuestra vida privada, prefieren pensar que no hay problema para el que no haya una solución. Muchas veces es cierto. Pero, desafortunadamente, en muchas ocasiones no es así». Excelente lectura.
 
 
 
¿Qué cambia si Correa es condenado este lunes?

Presidenciables: la mayoría no está ni en las redes

¿Cómo decir ese mito fabricado que devino en meme?

domingo 23 agosto

Nebot aplaudido por los socialcristianos en su casa
Jamás me sentaré en la mesa con Guillermo Lasso. Con Álvaro Noboa, en cambio, me he sentado tres veces, y las tres veces me ha visto la cara de cojudo… Palabras más, palabras menos, eso fue lo que Jaime Nebot dijo al grupo de altos militantes del Partido Social Cristiano que fueron hasta su casa el viernes en la tarde para decidir la posición del partido de cara a las elecciones del 2021.
Desde el inicio de la reunión, la actitud de Nebot sorprendió a los asistentes que pensaban que su líder iba a sostener a capa y espada la idea de apoyar al millonario Noboa. Con encuestas en mano, Nebot explicó que con los candidatos propios no iban a tener posibilidad de triunfo.
Tenemos que escoger entre Lasso y Noboa y quiero oír sus opiniones, dijo. Entonces, se formaron dos grupos: partidarios de Lasso y de Noboa. Nebot retomó la palabra y puso a circular su frase, dejando entrever así su disposición a apoyar a Lasso; en esa dirección se tomó la decisión y casi todos aplaudieron a Nebot al final de la reunión, que duró casi todo el día. Nebot había dicho, al iniciar la cita, que lo que más debía pesar en la decisión era: «primero el país, luego el partido y luego yo». Entre los asistentes quedó una sensación de alivio y de reconocimiento al gesto de Nebot que, finalmente, puso de lado la antipatía personal por Lasso y priorizó, dijeron las fuentes, la necesidad de evitar que el correísmo y la izquierda radical lleguen al poder. Además, de haber salvado la unidad del partido pues había cuadros importantes, como Henry Cucalón, que habían dicho que se desafiliarían si el partido iba con Álvaro Noboa.
La mejor hora para descorreizar a Manabí
La publicación de las listas de candidatos correístas para asambleístas cayó como un balde agua fría en las filas de la Revolución Ciudadana de Manabí, considerada como la provincia baluarte de esa corriente. En redes sociales se multiplican quejas y protestas de los correístas indignados por la forma en que Rafael Correa escogió a los candidatos. El correísmo más militante y activo de Manabí considera que los candidatos que encabezan las listas -Luisa González y Katiuska Miranda- no tienen atributos para ganar como sí los tiene, entre otros, Soledad Vela y Gabriel Bellettini. Incluso, algunas directivas cantonales han pensado en presentar otras listas encabezadas por militantes considerados coherentes y con mayores posibilidades de éxito. 
Esto ha hecho que cuadros políticos de la provincia miren las elecciones como la oportunidad ideal para derrotar al correísmo. Es el caso de Leonardo Viteri de Bahía de Caráquez. Si bien se había alejado de la política, entre otros motivos por haber estado infectado de covid-19, el ex asambleísta está deshojando margaritas hasta las últimas horas de este domingo sobre propuestas que ha recibido para ser candidato por la provincia. La invitación de Álvaro Noboa para participar por su partido y de Pachakutik que lo busca para que sea parte de las listas de Yaku Pérez. 4P. supo que Viteri hubiera querido que lo llame Guillermo Lasso, pero aquello no ocurrió. Viteri fue muy cercano a los socialcristianos hasta las últimas elecciones seccionales cuando el PSC colocó de candidato a prefecto a Mariano Zambrano: él se sintió traicionado. 
Yaku Pérez ya perdió a su binomio… 
La candidatura de Yaku Pérez finalmente cuajó en medio de enormes descalificaciones propiciadas, en particular, por Leonidas Iza. El presidente del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi criticó duramente a la dirigencia de Pachakutik. Iza, a pesar de llamar a la unidad, no cesa de deslegitimar la candidatura de Pérez. Sus partidarios sumaron a la lista de agravios, el anuncio de Larissa Marangoni para vicepresidenta. Reprocharon a Pérez no haber consultado a nadie ese nombre. Le exigieron una explicación y se dedicaron a recorrer las redes de esta artista guayaquileña y a exhibir tuits suyos como pruebas de su neoliberalismo y “su entreguismo”. Un trino del 18 de julio pasado circuló profusamente: “Si el Ecuador no está en capacidad de proteger las Islas Galápagos, debería ser entregado a otro país que sí lo haría”. La acusaron incluso de haber borrado algunos tuits y de haber sido miembro del Frente de Transparencia y Lucha contra la Corrupción, que formó Lenín Moreno en 2017. Curioso, no le increparon por haber sido funcionaria en el gobierno de Rafael Correa… La presión fue tan aguda que Marangoni desistió esta tarde de ser el binomio de Yaku Pérez. 
La Contraloría envió la lápida a Diana Atamaint
La presidenta del Consejo Nacional Electoral es candidata a una crisis de nervios: Diana Atamaint tiene, con José Cabrera y Esthela Acero, una bomba de tiempo activada por parte de la Contraloría: concierne la no eliminación de cuatro partidos y movimientos que mantuvo en el registro de partidos, a pesar de las recomendaciones con carácter obligatorio que hizo el ente de control. El 21 de agosto la Contraloría agravó su caso. Le envió un informe de 97 páginas, en el cual revela graves irregularidades en los sistemas y procesos informáticos. Ese examen especial auditó, entre otros, el conteo de votos, la validación de firmas y el registro y validación de partidos del 1 de septiembre del 2018 al 28 de febrero de este año.
La ausencia de mecanismos informáticos para control y supervisión del proceso de conteo de votos y emisión de actas de escrutinio y la puesta en cero de la base de datos, son señalados por la Contraloría como causas de numerosas anomalías en las elecciones de 2019. Los detalles, numerosos y concretos, que figuran en el informe muestran muchas más irregularidades que las denunciadas por los consejeros Enrique Pita y Luis Verdesoto. Atamaint reaccionó diciendo que ese informe no era más que un borrador. El Contralor la corrigió: es un informe definitivo. Su contenido se vuelve, técnica y políticamente, una lápida para el trío que dirige el CNE.
 
Guillermo Lasso, Candidato Presidencial por el movimiento CREO
 
Foto: Facebook
 “Las elecciones se ganan el día de las elecciones” ¿Cómo interpreta la reunificación que hay en la centro derecha y que lo convierte a usted en el directo y único beneficiario en términos electorales?
El primer punto que debemos reconocer es que CREO es un movimiento político institucionalizado con presencia en las 24 provincias, los 221 cantones, más de mil parroquias. Con organización territorial en Europa, Estados Unidos, Suramérica; con organización gremial de mujeres, profesionales y jóvenes en todos los territorios. Digo esto porque CREO y yo llevamos a cabo un movimiento político desde hace 10 años, hemos construido esta institucionalidad y el programa de gobierno con la Fundación Ecuador Libre y un equipo de más de 50 profesionales y hemos recorrido el Ecuador durante 10 años. El valor de esa institucionalidad se ha impuesto ahora que ha habido candidatos muy respetables, pero que no han tenido ese recorrido, esa experiencia y esa preparación para gobernar.

A pesar de eso, figuraban Álvaro Noboa y Otto Sonnenholzner entre los favoritos, y se han retirado. ¿Esto determina un nuevo rol, un nuevo momento político para CREO?
Es meritoria –la valoro, la agradezco y la respeto– la decisión de Otto Sonnenholzner y de Álvaro Noboa, que dicen claramente que se retiran en beneficio de una candidatura de unidad que, por los hechos, termina en el movimiento CREO y en mí. Eso en el plano electoral presenta muchas oportunidades, pero es también de una enorme responsabilidad para mí porque es llevar el portaestandarte de la democracia, de la institucionalidad, de la libre empresa, de las oportunidades y la búsqueda de un Ecuador próspero. Obviamente sería deseable que esta unidad, que de hecho se está construyendo, se exprese de manera formal de parte de quienes han decidido no participar. Hago un llamado a las demás fuerzas políticas de centro que vean en esta una oportunidad de apoyar un proyecto único de defensa de la democracia, de la libertad y en contra del totalitarismo y de los excesos y extremos que nos puedan plantear los mismos del pasado, que no tienen más que ofrecer que ese pasado que nos ha llevado a la triple crisis que tenemos.

¿Qué implicación tiene esa unidad a la que hace alusión en las listas, en el programa político y en la misma campaña?
Si nos sentáramos en una mesa a conversar, uno no puede sentarse con la pretensión de imponer todo lo que uno quiere o cree. Uno debe estar dispuesto a escuchar y probablemente a ceder en algunos aspectos. CREO ha cumplido ya con la democracia interna y ha inscrito prácticamente la totalidad de sus candidatos a Asambleístas. Ahí sería muy difícil que el movimiento revea decisiones que ha anunciado y que han aceptado formalmente los candidatos en el CNE.

¿En dónde sí podría haber cambios?
El programa de gobierno es una oportunidad para escuchar opiniones, para ajustar. Hablémoslo claro: aquí queda un partido político importante por su trayectoria en la política nacional: el Partido Social Cristiano. No tengo ningún inconveniente en conversar con ellos en orden a lograr acuerdos en beneficio del país. Porque esta elección no es cualquier elección. O escogemos bien por el beneficio del país o nos vamos por el despeñadero con proyectos extremos, populistas y totalitarios que ya conocimos en los últimos 14 años. O proyectos de extrema izquierda que no han funcionado sino solo para traer desastres a sus sociedades.

¿No existe ya un acuerdo con el PSC?
No existe ningún acuerdo. Yo solo puedo hablar de mi lado en el sentido de que estoy dispuesto a sentarme en una mesa y conversar sobre el programa de gobierno.

¿Pero usted aspira a que lo apoyen?
Yo aspiraría a que apoyen y no a mí sino al país. Es un apoyo al Ecuador. Aspiraría a que apoyen, por supuesto que sí.

¿Ha habido alguna reunión ya entre los dos partidos?
Bueno usted sabe más que yo de eso porque ha escrito un artículo respecto de reuniones que algunas son producto de informaciones no tan exactas y otras sí (ver nota más abajo). Se han producido conversaciones telefónicas con algún directivo de Partido Social Cristiano.

¿Usted espera que hoy, domingo 23, el PSC le dé su apoyo en la reunión para elegir a sus representantes?
En términos legales, hoy termina la democracia interna de cada partido. Pero para alianzas el plazo establecido en el cronograma electoral es hasta el 3 de septiembre. Por lo tanto, hay espacio para discutir, acordar y para concluir apoyos en ese sentido.

¿Aspira a sentarse con Jaime Nebot a charlar en una mesa?
Más que aspirar, si me pregunta si estoy dispuesto a hacerlo, le contesto que sí. Muy por encima de cualquier diferencia que hayamos tenido en el pasado porque creo que a él y a mí nos debe animar el futuro del país. El futuro del Ecuador está por encima de cualquier diferencia personal que infortunadamente haya sucedido en el pasado.   

¿Se siente usted un virtual ganador de las elecciones?
En absoluto, las elecciones se ganan el día de las elecciones. Y uno tiene que luchar palmo a palmo, día a día e ir enfrentando cada uno de los acontecimientos que se presentan. Le diría que trabajo recién comienza.

Pero si recibiera el beneficio de los electores, y cuenta habido de esta reunificación que se observa de la tendencia en la cual usted se inscribe, ¿prevé un gobierno abierto a los sectores que eventualmente lo apoyen?
He planteado un gobierno abierto no solo a la tendencia sino a los 17 millones de ecuatorianos. He sido claro y nuestro programa incluye, por ejemplo, tesis del mundo indígena: respeto a la justicia indígena, respeto a sus costumbres ancestrales en medicina, por ejemplo; respeto a la consulta previa vinculante para proyectos mineros y petroleros para no afectar las fuentes de agua; cuidar los pajonales, los páramos, apoyar el desarrollo rural. Y sigo en el proceso de seguir escuchando a la mayor cantidad de sectores. Si uno aspira a gobernar un país tiene que tener un programa abierto a toda la sociedad. No tengo ningún interés de actuar con prejuicios ni adjetivos calificativos contra nadie.

¿Cuántas veces ha recorrido el país?
En diez años, unas ocho o nueve veces. Deteniéndome a conversar con todos.

¿Cómo ha previsto hacer la campaña en este momento de coronavirus?
En esta pandemia, y obviamente con todas las medidas sanitarias, recorrer nuevamente el país hasta el día de las elecciones. Va a ser una campaña realmente dura en términos que hay que enfrentar a un modelo correísta que no tiene ningún escrúpulo en mentir, en inventar videos, en trastocar palabras. Es realmente repugnante ver cómo un ex presidente de la República distribuye por Twitter un video en el cual trastocan palabras mías y pretenden hacerme decir cosas que nunca he dicho.

NDLR: 4P se limitó a revelar que Pascual del Cioppo llamó a Guillermo Lasso el miércoles de esta semana para proponer el apoyo del PSC.  
 
 
 
José HernándezLa centro derecha toma la delanteraEl retiro de la lid electoral por parte de Otto Sonnenholzner y Álvaro Noboa, dos de los favoritos según los sondeos, plantea de forma más acuciosa, la absurda fragmentación política que se evidencia en la campaña presidencial. Noboa hizo 5 campañas y Sonnenholzner tenía, a su favor, encuestas que mostraron un crecimiento inusitado de su nombre que no resistió las realidades necesarias para que cuajara su candidatura. Se retiraron y ahora pueden decir, como de hecho lo han dicho, que son factores de unidad en una de las principales tendencias del tablero político nacional.
La realidad dio cuenta de otros posibles candidatos que prefirieron retirar sus nombres: Andrés Páez y Fernando Balda. Pero aún así, quedan unos doce binomios que en días se sabrá si figurarán en la papeleta electoral. Nadie discutirá el derecho absoluto que tienen de poner sus nombres a consideración de los electores. Ese derecho no es motivo de análisis.
Lo que llama la atención es la pertinencia y la forma cómo es usada la campaña presidencial para fines que no tienen que ver, precisamente, con el objetivo anunciado. Porque muchos de esos candidatos saben, en forma cierta, que no serán elegidos: usan la campaña para agregar una línea más a su hoja de vida (Isidro Romero). Utilizan la política para otros fines (Pastor Gerson Almeida). Quieren encubrir que su partido está ingresando al sepulcro (Ximena Peña). Mantienen vivas siglas de partidos cuyos líderes se apuntan a todas las elecciones porque esperan que un día los astros se alineen a su favor… (Guillermo Celi, César Montúfar, Paúl Carrasco…). Se ven como el outsider del momento (Fabricio Correa).
Lo que está ocurriendo en el centro hacia la derecha, donde, por motivos diversos, se ve una relativa reunificación, es un paso que ojalá dinamizara todas las tendencias. Porque no beneficia a la democracia tener candidaturas testimoniales o candidatos fabricados en ollas de presión. La campaña presidencial no debería ser utilizada como muro para exhibir el ego: tiene que ser la oportunidad para el país pueda visualizar su futuro (por lo menos de cuatro años), pueda debatirlo y votar conscientemente entre tendencias afincadas en el electorado nacional.
Octubre pasado y las tres crisis que enfrenta el país (económica, sanitaria y moral) debieron suscitar una alarma y una reacción en todos los partidos y movimientos. La campaña presidencial solo registra una respuesta parcial, aunque importante, en el centro hacia la derecha. La segmentación y la aparición de candidatos sin posibilidad alguna, muestran que la madurez política sigue siendo un ingrediente esquivo y costoso para el país. El centro-centro (si esta denominación tuviera aún algún sentido) ha sido incapaz de reconstituirse. Se supone que ese es el terreno natural de la Izquierda Democrática, Democracia Sí o Concertación. Pero hay muchos generales con marcos políticos que siguen siendo borrosos para la gran masa de ciudadanos.
En cuanto a la llamada izquierda, el desbarajuste conceptual no puede ser mayor. Ahí caben dictadores como los Castro, fascistas como Chávez o Maduro, indigenistas marxistas y totalitarios como muchos mariateguistas, caudillos totalitarios como Correa, marxistas leninistas nostálgicos como los militantes de Unidad Popular, socialistas que temen hacer un verdadero aggiornamento como los amigos de Enrique Ayala Mora… Nadie, en esta tendencia, se atreve a poner límites, efectuar cortes y enterrar a los ídolos que adoraron.
Ser de izquierda en Ecuador ya no es un signo de distinción, como diría Pierre Bourdieu: es un verdadero karma. Es tener que cargar un montón de teorías fallidas y de cadáveres insepultos porque la izquierda criolla nunca asumió que el Muro de Berlín cayó y nunca procesó sus consecuencias teóricas, políticas y éticas.
Si cabe hablar -para entenderse- de izquierdas y derechas, la centro derecha retoma la iniciativa política y emprendió, esta semana, una reunificación parcial; dos características que deberían ser comunes a las tendencias nacionales que son pocas, aunque haya inflación de jefes políticos; muchos de ellos dueños de clubes de amigos.
 
 
 
Martín Pallares
 Un arquero para presidente del PerúDurante los últimos cuatro meses, un ex jugador de fútbol ha estado liderando, y de largo, las encuestas para ser el próximo presidente peruano. Se trata de George Forsyth, ex arquero del Alianza Lima que también ha tapado en la liga alemana e italiana. En Americas Quaterly se ha publicado un interesante y revelador perfil, en inglés, de este personaje que ingresó en la política apenas en el 2010 cuando fue electo concejal del populoso barrio de La Victoria, donde es inmensamente popular el Alianza Lima. Desde 2018 es el alcalde de ese barrio con casi 300 mil habitantes. El autor de la nota dice que muy poco se conoce sobre las inclinaciones ideológicas de Forsyth sobre economía o relaciones internacionales, pero que lo que lo ha hecho inmensamente popular, no solo en Lima sino en todo Perú, es el éxito de su gestión en la seguridad. Ha tenido mano dura con el crimen, dice la nota, pero sobre todo ha logrado desbaratar los círculos de micro narcotraficantes que, se dice, son el germen de la violencia y el crimen en la ciudad. Uno de esos grupos de narcotraficantes es liderado por el anterior alcalde, al que reemplazó Forsyth.
Él ex arquero es un político con simpatías por el libre mercado por lo cual es considerado un centrista. Tiene gestos que van más allá de la retórica. Por ejemplo, el día en que se posesionó como alcalde de La Victoria, arrió la bandera del municipio y la lavó, lanzando un mensaje potente sobre su decisión de luchar contra la corrupción. El autor de la nota ha entrevistado a expertos electorales y coinciden en decir que, por ahora, es el más opcionado a ganar la presidencia en las elecciones que se desarrollarán en ocho meses. Su trabajo durante la pandemia también ha sido un éxito en un país donde el Covid ha golpeado mucho.
 «Todos estamos cometiendo un gran error» El célebre pensador francés Bernard-Henry Levy publicó un extenso ensayo con Yale University Press en el que reflexiona de forma muy dura sobre lo ocurrido en la humanidad con la pandemia del coronavirus. El libro se llama The Virus In The Age Of Madness y su versión francesa “Ce virus qui rend fou”. Según un artículo publicado, en inglés, en The Jewish Chronicle, la obra de Levy es un potente alegato nacido de la indignación por la forma en que los líderes mundiales han manejado la pandemia. Aunque Levy dice que su indignación venía desde el principio, fue una llamada de un amigo suyo lo que le hizo escribir el ensayo. Le dijo que en Turquía se había cometido una masacre en contra de los kurdos. Levy se indignó entonces porque se dio cuenta de que ningún medio había recogido la masacre. Así, dice, la pandemia tal y como fue manejada fue el perfecto terreno para que se cometan todas las barbaridades y nadie se entere porque el único tema del que se habla es el del virus: «Los migrantes han desaparecido. El cambio climático ya no existe… La guerra en Yemen jamás ocurrió. La guerra en Siria fue solo una ilusión». Según él, los autoritarismos hicieron su agosto en esta época y difícilmente van a perder la fuerza que tomaron. En su ensayo, Levy critica lo que llama una irracional e inútil paralización total de actividades y dice que es lamentable que todas las medidas hayan estado en manos de médicos y no también de psicólogos y pensadores públicos. Una de las cosas que más le impactó de este período, es la declaración del doctor Anthony Fauci, el director de la CDC, de que la costumbre de saludar estrechando las manos va a desaparecer. Para Levy, el estrechón de manos es uno de los gestos más importantes y poderosos de paz y entendimiento que tiene la civilización y sería catastrófico que desaparezca. El libro fue publicado en junio y aún no ha sido traducido al español. Su título, literalmente, podría ser “Este virus que enloquece”.

domingo 5 julio 2020

Fabricio Villamar se puso zancadilla solito
El escándalo por el uso del carné de discapacidad para importar una gran camioneta sin aranceles y para litigar en juicio de alimentos por un hijo con autismo, cayó a Fabricio Villamar en el peor momento. Villamar estaba trabajando y había armado un equipo de asesores con la mira puesta en las próximas elecciones. Si bien su meta es la Alcaldía de Quito en el 2023, estaba barajando y evaluando la posibilidad de ser escogido como candidato vicepresidencial por algún candidato a la Presidencia, así como buscar la reelección como asambleísta. En el entorno cercano al asambleísta existe una enorme decepción frente a las expectativas que tenían puestas de cara a las próximas elecciones y se considera que cualquiera de las posibilidades a las que apuntaba está prácticamente descartada. Fuentes de la Asamblea dijeron a 4P. que no se descarta que los golpes a Villamar se repitan en los días o semanas por venir cuando aparezcan las cifras de cuánto se ha beneficiado en recortes tributarios por haber tenido el carné, al que tuvo acceso por tener problemas auditivos y de espalda, aunque nunca usó siquiera una prótesis auditiva.
Correístas en apuros por el derrumbe de Yunda
La caída de la imagen del alcalde Jorge Yunda pone en apuros a los sectores del correísmo que tenían puesta la mira en él como la carta electoral para las próximas elecciones. No solo sus redes sino el propio Rafael Correa venían poniendo mensajes de apoyo a su gestión. Yunda había logrado proyectar una imagen positiva durante las primeras semanas de la pandemia: aparecía como el médico diligente y eficaz que lograba mantener Quito bajo control por la compra de 100 mil pruebas y la baja incidencia que hasta entonces tenía el covid-19. Sin embargo, las pruebas no sirvieron, el covid-19 avanzó de forma agresiva y además estallaron escándalos de corrupción por las compras sanitarias en empresas municipales. Ahora, la tarea de encontrar la figura que lidere la corriente en las próximas elecciones. Quieren circunscribirla a los dos hermanos de Correa, Fabricio y Pierina, y a la asambleísta Marcela Aguiñaga. Esos nombres, sin embargo, suscitan serios problemas para articular acuerdos: para comenzar los hermanos de Correa, en especial Fabricio -si quisiera-, tienen mucha resistencia entre los cuadros correístas que se supone tienen que trabajar en la campaña. Y Aguiñaga tiene problemas pendientes con la Contraloría.
Roque Sevilla ahora se lo está pensando…
Todo empezó, al parecer, con una llamada telefónica. Roque Sevilla recibió una extraña noticia: apareció en una encuesta de posibles presidenciables con pocas intenciones de voto, pero con un altísimo nivel de simpatía. También se enteró de que apareció en algún afiche al lado de Otto Sonnenholzner y que, supuestos simpatizantes socialcristianos en Quito, también indagan cómo le iría con Doménica Tabacchi como vice. 4P lo llamó: nadie le ha propuesta nada y hasta los 73 años que tiene, nunca le ha pasado por la mente ser candidato presidencial. Ser alcalde de Quito sí fue un sueño que tuvo siendo joven y lo realizó cuando tenía 54 años. Pero, claro, este interés repentino en su nombre lo han puesto a pensar. Él sabe que es absurdo considerar una candidatura en plena pandemia, sin poder salir de su casa en Puembo (una parroquia rural de Quito) y ni siquiera saber si alguien en Manabí, o cualquier otro punto del país, lo recuerda. Pero el país anda tan mal que sí está pensando en que si hubiese un movimiento ciudadano…
María Paula Romo será encargada de la Vicepresidencia
¿Y quién reemplazará a Otto Sonnenholzner en la Vicepresidencia? El nombre de María Paula Romo fue el primero que apareció, como consta en las redes sociales. De hecho, el presidente le encargará la Vicepresidencia. Pero para quedarse en ese cargo, la actual ministra de Gobierno tiene un problema: conseguir los votos en la Asamblea. El respaldo de las bancadas del acuerdo legislativo que ella pactó con CREO, el BIN y el BADI, no funcionará esta vez. 
El partido de Guillermo Lasso no la apoyará. En CREO hay la convicción de que el gobierno le ha sido desleal: sin su apoyo algunos proyectos de Ley no hubieran pasado en la Asamblea. No ha aquilatado su apoyo a Moreno en Octubre. Nada ha hecho para denunciar el secuestro del CNE por parte de socialcristianos y correístas. Y, además, ha forjado un contrincante político en su seno –Otto Sonnenholzner– con plata y logística públicas. Sin los votos de CREO, Romo tendría dificultades insuperables para lograr los 70 votos necesarios a su designación.
Otro nombre que suena para el cargo es Agustín Albán. Su nombre lo puso a rodar Fernando Villavicencio. Albán es pana de Santiago Cuesta, el eterno alter ego del presidente Moreno y ya estuvo en la terna vicepresidencial, cuando fue designado Sonnenholzner. Él dirige el Senescyt y es cuestionado por sus relaciones con Enrique Cadena, el zar del petróleo, y Paul Manafort, estadounidense, ex asesor de Trump y representante de inversionistas chinos que propusieron a Moreno privatizar un paquete de empresas públicas.  
En el Ejecutivo hay conciencia de que, en este momento, cualquier nombre para reemplazar a Sonnenholzner creará grandes fricciones. Un escenario posible, si no obtienen los votos en la Asamblea, es esperar 30 días tras el envío de nombres: el primero de la terna entrará por el Ministerio de la Ley.
Luz Elena Coloma, Concejal de Quito.
Foto: Archivo personal

La gestión de Yunda para administrar la crisis está gravemente lesionada Hay dos informes sobre las pruebas para el covid-19 compradas por el Municipio de Quito, uno hecho en México y otro en la UDLA. Ambos apuntan a que su sensibilidad es baja y deja un gran porcentaje de falsos negativos. Ahora se espera un tercer informe de Synlab para confirmar o no esos resultados. ¿Si ese examen fuese consistente con el de México y el de la UDLA qué debe hacer el Municipio?
Para hablar de posibles garantías del contrato de compra de esas pruebas hay que observar sus especificaciones técnicas. Deben o debieron establecer qué tipos de pruebas quería el Municipio y qué pidió a los oferentes. El problema es que el contrato no es muy específico. Todas las especificaciones que se dice que se esperaban se resumen en seis puntos que me parecen son muy generales. Sin embargo, entre esas condiciones se pedía una especificidad del 99 al 100% y una sensibilidad del 99 al 100%. Según lo que dice la UDLA existe una sensibilidad de apenas el 60%. Entonces, en caso de que el informe de Synlab confirmara eso, habría una clara violación o incumplimiento a una de las condiciones técnicas del contrato. El peligro aquí es que el contratista diga que las pruebas sí son sensibles pero con más de 500 copias del virus; cosa que no se menciona en el contrato. A mí me parece que se entiende, o que se debe entender que si se corren 100 pruebas, 99 de ellas tienen que ser sensibles a los casos positivos.
 
¿Fue un error no haber sido más precisos en las bases para hacer la compra?
Si bien el Ministerio de Salud no emitió los parámetros que el Estado requiere para la compra de este tipo de pruebas, sí realizó procesos de compra con más condiciones técnicas que las que puso el Municipio. El Ministerio lo hizo en la compra de las pruebas Roche, el 28 de marzo; diez días antes de que la Secretaría de Salud del Municipio emita sus especificaciones técnicas para comprar las pruebas. Y en el proceso de compra del Ministerio de Salud, SALUMED (el mismo contratista que le vendió las pruebas al Municipio) ofreció 100 mil pruebas pero la compra no se hizo porque no se cumplieron las condiciones técnicas. Según la ficha técnica planteada por el Ministerio, se pedía que midan al menos tres genes y estas pruebas sólo medían dos. Es decir que, para cuando el Municipio compró las pruebas, habían unas especificaciones técnicas que, por lo que se ve, no se tomaron en cuenta cuando el Municipio elaboró las suyas.    
 
Aquí el peligro es que las pruebas que compró el Municipio provocan una lectura alta de falsos negativos.
Así es, del 40%. En el informe de la UDLA se dice que hay un 60% de sensibilidad. Eso quiere decir que a un 40%, si son positivas, les estás diciendo que son negativas. De cada 10 que sí tiene covid-19, hay cuatro que están caminando tranquilamente por la calle porque se les dijo, equivocadamente, que no tenían el virus.
 
¿Entonces esas pruebas no sirven para cumplir con el objetivo del cerco epidemiológico?
Entiendo que no. Según los especialistas y científicos con los que he hablado, estas pruebas no son las apropiadas para eso. Sobre todo en una situación de transmisión baja, como era la de Quito cuando se compraron las pruebas. En una situación de transmisión baja hay mucho más posibilidades de aislar con éxito al que está positivo, pero si se están escapando cuatro de diez se está permitiendo que el virus se siga amplificando.
 
Si esto se prueba con el tercer estudio, es mejor no seguir usando esas pruebas y pedir al proveedor que las reponga por otras. ¿Eso es posible?
Me parece que tal y como estoy viendo el contrato, se deben ejecutar las garantías o exigir la reposición del producto. Eso a ojo de buen cubero. El problema está en que para ejecutar las garantías se tiene que probar que el contratista incumplió el contrato y eso tomará un tiempo. También hay que decir que la Fiscalía y la Contraloría están investigando todo lo que concierne al contrato.
 
Independientemente de eso está lo que dijo el Alcalde de las pruebas compradas, las mejores del mundo…
A mí me perturba el desenlace de esto en relación a las expectativas que había cuando se compraron las pruebas. El Secretario de Salud, que ahora está prófugo, había sembrado altas expectativas que incluso destaqué en el Concejo. La idea que se manejó es que con ese número de pruebas, Quito iba a estar entre las ciudades con mayor cantidad de pruebas por número de habitantes y que así se iba a poder tener un control epidemiológico eficiente. Eso es, precisamente, lo que no se está logrando ahora. Sin duda es plausible que una ciudad compre 100 mil pruebas para tener un mejor control epidemiológico, pero es frustrante que casi tres meses después apenas se hayan corrido 11 mil pruebas y además que los epidemiólogos del Municipio no tengan claridad sobre cuál es el perfil de la epidemia.      
 
Este es el costo sanitario de los problemas en el proceso pero ¿económicamente cuánto cuesta esto a la ciudad?
Cuatro millones de dólares costó este chiste, sin contar con los llamados consumibles y otros insumos que se necesitan para correr estas pruebas y que necesitaba la Universidad Central. 
 
¿Cuál debe ser entonces el plan de contingencia en el caso de que nuevo informe confirme los resultados de la UDLA?
Se debería poder comprar unas pruebas que sí sirvan lo antes posible. Habría también que devolver estas pruebas que no tienen ni la especificidad ni la sensibilidad que se había pedido. Habría que ver si es posible, porque lo importante es no perder ese dinero, usar esas pruebas para confirmar a personas con alta carga viral, quizá en hospitales. Quedan casi 90 mil sin ser usadas.  

¿Cómo queda el alcalde Jorge Yunda con todo esto?
Es claro que su gestión para administrar esta crisis queda gravemente lesionada. Su bandera de lucha era poder mantener la ciudad en movimiento gracias al control y cerco epidemiológico y eso era lo correcto. Con esto se produce un golpe a la credibilidad de esa gestión. Una gestión que fue mal y pobremente ejecutada desde un inicio. La acertada decisión de comprar pruebas y que fue muy promocionada y provocó la felicitación de amplios sectores, fue muy mal gestionada. No se tenía listo cómo procesar esas pruebas de manera eficiente y rápida y no había un presupuesto para comprar los consumibles que se necesitaban para procesarlas. Además, está por verse que se hayan comprado las buenas pruebas.
 
Ante esto ¿qué puede y debe hacer el Concejo Metropolitano? ¿Qué responsabilidades se le deben atribuir al Alcalde?
Para comenzar hay que encontrar una vía administrativa para resarcir estos fondos públicos que se han gastado, ya sea mediante las garantías o la devolución del producto. No se puede perder 4 millones de dólares. El Concejo no tiene capacidad administrativa para decir que se haga tal o cual cosa, pero sí para exigir cuentas y decisiones al Alcalde.
 
Martín Pallares Chavela Vargas en Netflix: hay que verlaVale la pena verlo porque se descubren y se entienden muchas cosas de la vida de la mítica cantante mexicana Chavela Vargas. El documental de Netflix Chavela relata de forma ágil y profundamente emocional el por qué del canto desesperado de esta artista que murió en el 2012, su obsesión al llegar a estas tierras en medio de la época de oro del cine mexicano y su coraje para convertir su soledad y lesbianismo en un recurso para alcanzar su éxito. Lo dice ella en el documental : «Yo tenía ansiedad de llegar a México, me estaba esperando ese ser desconocido que era el arte. México me enseñó a ser lo que soy. Pero no con besos y abrazos, sino a patadas y a manotazos. México me agarró y me dijo: te voy a hacer mujer, te voy a criar en tierra de hombres. ¿Quieres cantar? bueno, tienes que enfrentarte a lo mejor que hay en México». Es una excelente opción en esta plataforma.

Los gorriones en Canadá cambian de canción En medio de la pandemia y de las economías que se derrumban en casi todo el mundo, hay un tema que está sorprendiendo y fascinando a los científicos evolucionistas y aficionadas al mundo silvestre: los gorriones en Canadá están cantando un trino distinto al que han tenido desde hace muchísimos años. Las aves raramente cambian de trinos y cuando lo hacen ocurre en zonas pequeñas y delimitadas, como una especie de acento apenas. Sin embargo, en nuevo estudio publicado el jueves pasado en la revista Current Biology describe una extraordinaria excepción a la regla en la que una nueva canción cantada por los gorriones canadienses se está expandiendo a través del país a una velocidad sin precedentes. Es más, dicen los científicos, esta canción o melodía está a punto de reemplazar a la que se se conocía antes. Los pájaros cantan para marcar su territorio o para atraer a sus parejas. Por eso los científicos están pensando que estos gorriones han descubierto que cambiando de canción están siendo más eficientes en atraer a sus potenciales parejas. Sin embargo, admiten que el fenómeno es aún un misterio. Lo que está desconcertando a los científicos es que ya hay indicios de que en algunas partes ya están modificando la nueva canción. ¿En qué terminará este extraño y fascinante fenómeno? Varias publicaciones en EEUU y Canadá han aparecido sobre este hecho. En Gizmodo hay un interesante resumen.
 
Balda-Páez: los compadres que se sacan los ojos

Sonnenholzner dejará el gobierno acaso la otra semana

Coronavirus: las pruebas traídas por Yunda son chimba

DOMINGO 28 JUNIO 2020

Lasso sabe cómo el correísmo atentó contra él y su familia
Esto se sabe: que el 29 de marzo de 2017, la esposa de Guillermo Lasso, él y su hijo sufrieron un ataque cuando salieron del Estadio Olímpico Atahualpa, tras el partido de Ecuador con Colombia.
Guillermo Lasso envió documentos al gobierno que prueban que la plata del ataque salió del Banco del Pacífico. Esto no es nuevo porque 4P. publicó, el 1 de abril de 2017, el cheque del Pacífico dirigido a la FEF.
Esto no se sabía: Lasso agrega que el dinero salió con autorización de Efraín Vieira, presidente Ejecutivo. En su relación de hechos, cuenta que Omar Unda de la Senain, solicitó apoyo a Vieira para la compra de entradas (que fueron entregadas a la gente que iba a atacar a Lasso). Viera dio su autorización y su gerente de mercadeo recomendó disfrazar el desembolso como publicidad en radios incautadas. Con otras radios también pactaron que mientan y digan que recibieron entradas que fueron repartidas entre sus oyentes. Esas radios entregaron a la gente de Fernando Alvarado certificados que fueron enviados a la Contraloría. Ningún crimen es perfecto: en esos certificados fueron falsificadas las firmas de algunos periodistas de esas radios que, al enterarse, pusieron demandas en la Fiscalía…
Al parecer Lasso hizo conocer esta situación directamente a Lenín Moreno. No ha habido reacción: Vieira sigue en su cargo.
Quito Honesto también halla ilegalidades en la Alcaldía
En los procesos de contratación bajo el régimen especial o de emergencia que aplicaron empresas municipales, así como las administraciones zonales, no se observó el principio de concurrencia, establecido en la ley: esto dice la corporación Quito Honesto en un informe al que tuvo acceso 4P.
Nunca se justificó la declaratoria de emergencia y los contratos, por algo más de 58 millones de dólares, fueron adjudicados a dos empresas de las FFAA: Inmosolución y Espe Innovativa.
Las entidades contratantes nunca demostraron que esas dos empresas estuvieran capacitadas técnicamente ni tuvieran la experiencia debida. En las compras por la emergencia sanitaria, Quito Honesto también encontró anomalías: no se motivó la declaración de emergencia en unos casos. No se estableció un mecanismo para constatar cómo se solicitaron y obtuvieron las proformas. Los proveedores son los mismos para casi todas las compras. No constan las actas de entrega-recepción y no hubo consistencia en los precios ofrecidos por lo que evidencia que se produjo sobreprecios en las compras. El informe de Quito Honesto es un nuevo problema para el alcalde Yunda.
El contrato de trabajo no es un convenio de adopción
La carta de la CEO local de Latam a los empleados de la Argentina es cruda; tanto como la situación creada por el Coronavirus. Es un texto que convendría que lean los asambleístas de Ecuador que, en vez de salvaguardar algunas empresas -permitiendo que negocien con sus empleados- prefirieron que quebraran, como quedó consignado en la Ley de Apoyo Humanitario. 4P reproduce tres párrafos de esa carta:
“El empleado argentino deberá entender algún día que su salario sale de las ventas. Una empresa es sus ventas, sin clientes se acaba en un santiamén. El empleador no es un padre protector que debe velar por todas las circunstancias de la vida. El contrato de trabajo es eso, un contrato, no un convenio de adopción. Es un intercambio de la fuerza de trabajo en contraprestación a un pago. No hay trabajo, no hay ventas, no hay pago.
Todas las leyes tutelares acaban por perjudicar a los tutelados. Si a Latam se le hubiera permitido reducir los salarios (en realidad deberían poder suspender sin salario porque si no hay trabajo, no hay ventas, no hay pago) hoy los trabajadores no tendrían que pasar por la angustia del despido. En un tiempo volverían a la actividad.
Seguramente pedirán que los tome Aerolíneas Argentinas, empresa en la que, aunque no haya trabajo ni ventas, hay pago”.
5,3 millones para pauta del Municipio de Quito
Desde que Jorge Yunda asumió la Alcaldía, ha gastado 11′ 912 372 millones de dólares en comunicación: pauta publicitaria, eventos, conciertos o eventos artísticos. De ese monto, 5,3 fueron destinados a publicidad. De los contratos con agencia de publicidad el más grande es por 1,5 millones de dólares con una agencia de publicidad «especializada en la negociación y planificación de pautaje en medios de comunicación masivos tradicionales y digitales para difundir la imagen, obra y gestión», del Municipio. También pagó algo más de medio millón para una campaña de comunicación en medios para «fomentar la responsabilidad y cultura vial» en Quito. Para promocionar la repavimentación, el municipio gastó 300 mil dólares. Hay un contrato por 299 mil dólares para «servicios especializados en comunicación» para el metro de Quito. Para fiestas de Quito, la administración Yunda gastó algo más de 2 millones de dólares en la organización de conciertos y fiestas callejeras. Yunda gasta y gasta en comunicación y propaganda y nadie sabe, hasta ahora, cuál es la idea que tiene para Quito.
Camilo Pinzón, Economista, co-fundador y presidente del directorio de la Alianza para el Emprendimiento e Innovación (AEI).
Foto: Archivo personal

ReinventaEcuador: una iniciativa para pintar otro Ecuador ¿Quiénes formularon la iniciativa Reinventa Ecuador y por qué surgió?
La iniciativa nace desde la AEI. Surgió cuando empezamos a ver el impacto muy fuerte por el Covid en la economía. Hay un problema fiscal, que tiene que resolver el gobierno, pero hay otro problema de la economía real: ¿cómo generar nueva riqueza y cómo generar un impacto en el PIB?
Nos preguntamos, entonces, por qué en vez de estar inventándonos el agua tibia, no hacíamos una convocatoria abierta porque seguramente mucha gente ha pensado esto antes. Ahí nace Reinventa Ecuador que tiene tres fases. La primera es hacer esta convocatoria de ideas. La segunda etapa es la fase de cocreación en la que entramos a discutir las ideas. Y luego viene la fase tres de implementación. Estamos pensando en cuáles son esos nuevos sectores ganadores que tiene que generar la economía ecuatoriana y hacer un acuerdo entre las instancias involucradas para hacerlo realidad.

¿Quiénes harán la selección de proyectos?
La AEI empuja el proyecto. Pero no vamos a ser los jueces. Estamos convocando a personas respetadas en sus ámbitos para conformar el jurado de evaluación. Lo ideal es tener dos jurados. Uno, de universidades que vean que esas ideas tienen sustento teórico, económico y técnico y, otro que vea más desde una perspectiva estratégica. Después de eso entramos en la fase de debates probablemente virtuales con expertos y ciudadanos. 

Una cosa es tener ideas y otra tener plata para ejecutarlas. Ustedes hablan de un reto de 5 mil millones de dólares. ¿Por qué esa cifra?  
Todos estamos buscando nuevas inversiones o que la actividad económica genere ese impacto. Cuando hablamos de 5 mil millones de dólares no estamos pesando en un fondo. Lo que estamos buscando es que nuevas actividades tengan ese impacto en la economía.

¿La cifra de 5 mil millones es meramente referencial?
Así es, porque hemos visto que el impacto de la crisis en el PIB es de cinco mil millones de dólares. Entonces la pregunta es: ¿cómo hacemos que nuevos sectores vuelvan a generar esta riqueza con productos de mayor valor agregado y que nos permiten cambiar? Desde hace mucho se hablaba del cambio de la matriz productiva, pero nosotros hablamos de identificar los sectores dinamizadores, generadores de crecimiento en la economía ecuatoriana. 

¿Dónde está el nexo entre esas ideas -puede haber muchísimas- y su operatividad para que sean viables en la realidad?
Hay una parte en nuestra iniciativa que se llama “Reformas al ecosistema”. Hay temas transversales que generan viabilidad a la idea: el financiero, el marco jurídico, el acceso a mercados, las redes de apoyo y soporte, la base de conocimiento. Si acordamos, por ejemplo, que el software es un tema que debemos desarrollar en el país, el financiamiento bancario tradicional no va a servir porque son financiamientos de riesgo. Tenemos, entonces, que traer fondos de inversión de riesgo. Pero no van a venir si les cobras ISD y otras cosas diseñadas para un país con una economía demasiado local. Financiamiento para este tipo de ideas hay mucho en el mundo. ¿Por qué esos inversionistas no vienen y sí van a otros países? Porque hay obstáculos que no les da la confianza para venir. Lamentablemente la Asamblea no ha hecho las reformas que debía hacer. Nos toca plantear esas reformas y pelear desde el ámbito ciudadano para que se den. Se trata de construir unas agendas de competitividad claras en cada uno de estos sectores. No vamos a financiar proyectos: lo que queremos es destrabar porque si lo hacemos, ese dinero llegará automáticamente al país.

El Ecuador ya sabe de qué pata cojea. Sabe que hay oportunidades y dónde están, pero no las ha aprovechado. ¿Cuál es la diferencia en este caso? ¿Que el sector empresarial está más involucrado?
Aquí hay es un cambio conceptual importante, que no es menor. Todavía vivimos en la cultura de esperar a que venga un algún presidente, político o alguien que resuelva los problemas del país, que haga estas propuestas y que la Asamblea mágicamente apruebe y así tengamos un nuevo marco jurídico. Hemos esperado muchos años para que esto pase. Lo que cambia aquí es decir hagámoslo desde una perspectiva ciudadana, sin protagonismos de ninguna persona o institución en particular, tratemos de construir una comunidad que respalde estas ideas, demuestre que tienen sustento técnico y que pueden marcar una agenda mínima de desarrollo para los próximos años.
No es la primera vez que lo hacemos. En 2015 planteamos una agenda de mínimos para el ecosistema de emprendimiento e innovación en el Ecuador hasta el 2020. En 2015 decíamos no hay fondos de inversión. Ahora ya hay fondos de inversión, no como quisiéramos, pero ya hay fondos de inversión de riesgo para emprendedores. No había una Ley de Emprendimiento e Innovación y nos costó muchos años para que se apruebe. No es la ley que nosotros queríamos, pero bueno, hay un primer marco jurídico. Hemos demostrado que, a pesar de todo lo que hemos vivido en estos años, manejamos la agenda desde las redes privadas y con eso tratamos de garantizar algo más de institucionalidad. Es una agenda mínima de competitividad, una estrategia de acuerdos mínimos para poder acelerar la recuperación económica del Ecuador.

¿A quiénes están reuniendo alrededor de esta iniciativa?
A las personas que han dedicado tiempo a pensar cuáles podrían ser los nuevos sectores o las nuevas potencialidades. Pueden ser personas que están manejando industrias que ya están cumpliendo su ciclo de vida y tienen que reinventarse. También está dirigido, con mucha fuerza, hacia grupos de investigadores, universidades, pensadores que han dedicado tiempo a meditar en la viabilidad de sectores en el país; inversionistas que probablemente no viven en el Ecuador pero que piensan que hay grandes potencialidades en el país y vendrían si tal o cual cosa cambiara. Está dirigido a emprendedores que han logrado tener un emprendimiento exitoso individual y que probablemente les va bien pero que saben que si se cambiaran dos o tres cosas les podría ir mucho mejor y convertirse en todo un sector: es el caso de los servicios financieros en una economía dolarizada. Esto es algo que podría pasar, pero el marco jurídico lo limita.

¿Están pensando circunscribir esta iniciativa a un número de ideas porque puede haber 500 importantes, pero hay que priorizar? ¿Cuál sería el número ideal?
Este es un proceso de embudo. En esa primera fase estamos dispuestos a recibir muchas ideas, pero, obviamente, luego hay que hacer un proceso de priorización. No tenemos definido el número exacto, pero deberíamos llegar a unas 10 o 15 ideas. Hay que focalizarse en temas concretos que veamos que tienen un sustento real, que son capaces de pasar una fase de implementación y, además, que el sector privado tenga interés en ellos. Este no es un concurso de popularidad. Lo que estamos haciendo es un ejercicio de priorización y esto va a depender mucho de qué nos dice el mercado.

¿Qué tiene que ver en esto la agenda 2030 de la ONU?
Las Naciones Unidas tienen un rol importante. Al estar involucradas, dan una garantía de que esto no es un tema politizado y que se quiere manejar con absoluta transparencia. Le hemos pedido que sean veedores, garantes del proceso. Además, Naciones Unidas tienen una agenda 2030 y uno de sus elementos fundamentales es construir prosperidad en las sociedades del mundo. Ellos entienden que no se puede reducir la pobreza si no hay prosperidad y no puede haber prosperidad si no hay reactivación económica. Y para la reactivación económica se necesita innovación. La idea es soñar con una reactivación económica que sea más sostenible y más inclusiva para que nos ayude a vivir en una mejor sociedad.

Aquí se puede ver en detalle la iniciativa ReinventaEcuador y cómo participar.
 
 
José HernándezLasso otra vez en la mira de Nebot¿La salida de la escena de Jaime Nebot puede ser considerada como parte de unas primarias? El líder socialcristiano se retira y Guillermo Lasso queda en el tablero electoral, como la cabeza visible y más importante de esa tendencia. A primera vista, su ruta presidencial luce más expedita pero, en realidad, su tarea es más compleja: ahora es él el blanco de todos los candidatos que por estrategia tenderán a correr al centro y tomar distancia del candidato que, según los sondeos, podría estar en la segunda vuelta.
Por sentido común, Lenín Moreno debería apoyar –ahora que salió de la papeleta presidencial su amigo Nebot– a Lasso. Al fin y al cabo, él ha sido su mayor soporte en los campos institucional y económico. En octubre, en pleno intento de golpe de Estado, llamó a defender el estado de derecho alrededor de Moreno, su contrincante de 2017; el presidente que su partido –no hay cómo olvidar lo que dijo al respecto Eduardo Mangas– acusó de haber ganado gracias a un fraude electoral. Lasso suscribió, igualmente, un acuerdo legislativo con María Paula Romo, ministra de Gobierno, gracias al cual este gobierno pudo hacer aprobar algunas leyes en la Asamblea Nacional.
No obstante, Moreno tampoco lo apoyará. En los hechos, él puso en la escena política a Otto Sonnenholzner y le ha permitido, desde el primer día, convertir la vicepresidencia de la República en una central de campaña. Moreno teme que Lasso no le cubra las espaldas si llegase a la Presidencia y, como se sabe, hay carpetas que atormetan al primer mandatario.
Algunos ya especulan sobre la posibilidad de que los votos socialcristianos vayan a la papeleta de Lasso. Es evidente que la salida de Nebot llevará a parte de sus electores a votar por Lasso. Pero ese porcentaje solo se conocerá, con certeza, en las urnas. Y esa transferencia de votos, cualquiera que sea su número, se dará a pesar del líder socialcristiano que hará lo que esté a su alcance –se colige de sus expresiones sobre su antiguo amigo– para que Lasso, como ocurrió en 2017, no llegue a la Presidencia. Ese mano a mano puede ser costoso para Nebot y corre un serio riesgo de verse tratado, otra vez, de chimbador.
El candidato de CREO, a pesar de ser la figura mayor de su tendencia, tampoco cuenta con el apoyo de los grupos de poder económico: consecuencia sin duda de su actividad como banquero y de la visión que tiene de un Estado regulador que debe desmontar el sistema de protecciones ideado por grupos comerciales, industriales y agro industriales que usan el Estado para sumar canonjías y evitar la competencia.
Políticamente, la paleta de partidos y movimientos que pueden juntarse al líder de CREO es estrecha. No parece ser un problema en su caso, por dos razones. Primera: en el mundo de las siglas políticas, muy pocos partidos y movimientos tienen un realidad electoral relevante. Segunda: en la decisión presidencial pesarán esta vez, más que antes por la crisis profunda de la economía, los gremios y asociaciones que conforman el tejido productivo del país. Lasso, si se mira su actividad, incluso durante la pandemia, ha hecho un enorme trabajo en esos sectores.
Con todo, y a pesar de las apariencias, Lasso está lejos de tener la presidencia asegurada. Su candidatura es vulnerable a este ambiente antipolítico que recorre otra vez el país aupado, esta vez, por la desesperanza y la corrupción. Y esto a pesar de que él y su partido no han sido objeto de acusaciones relevantes en este campo. La suerte de Lasso depende de otros factores, que hacen parte de la conversación pública, y que todavía no se sabe cómo los decantarán los electores: ¿preferirán la experiencia o la novedad? ¿Un joven o un candidato con canas? ¿Una persona del establecimiento o un outsider? ¿Los electores habrán aprendido de lo que ha vivido el país durante estos últimos 20 años, o seguirán cautivos del canto de sirenas?
Lasso parece estar seguro de que sus lineamientos de campaña lo llevarán a Carondelet. Al menos no se nota inflexión alguna: su agenda la mantiene volcada –y esto desde hace años– en la creación de empleo, los problemas económicos y la inversión. Relativamente solos, Lasso y su partido no han dicho cómo, si llegasen a ganar, lograrán gobernar un país tan fragmentado y ahora con un contrincante como Nebot que, en vez de diálogo, preconiza una consulta popular que, si se aprueba, lo convertiría en dueño de la próxima agenda política. Lasso no ha dicho, entre otras cosas, cómo podría sortear ese dilema.
 
 
 
Martín Pallares
 Una ecuatoriana escribe una “maldita obra maestra”Se llama Karla Cornejo Villavicencio y estos días ha dado mucho de qué hablar en EEUU. Llegó de muy pequeña junto a sus padres y creció en Brooklyn y Queens, en Nueva York. Cuando acabó el colegio fue aceptada en Harvard por su talento y fue la primera indocumentada que se graduó en esa universidad. Ese fue el primer momento en que llamó la atención a cierto sector de la opinión pública. Luego ingresó a Yale, también becada, donde está por graduarse. Ha escrito artículos de opinión en los medios como The New York Times o en la revista The Atlantic, y su tono y estilo irreverente la convirtieron en una pequeña estrella de ciertos círculos intelectuales. Ahora acaba de publicar un libro que ha provocado una ola de alabanzas: The Undocumented Americans. Se trata de un colección de lo que ella llama reportajes-ensayos en los que hace el retrato de migrantes indocumentados que podrían ser extraditados de un día al otro. La idea podría sonar poco original, pero es la forma en que ella aborda el tema de los inmigrantes lo que ha llamado la atención. Ella no considera a los migrantes como soñadores, como los encasilla la opinión pública estodounidense, ni ha escrito para agradar a los blancos políticamente correctos. Ella quiere incomodar y lo ha logrado. El libro, dice, decidió escribirlo apenas Trump ganó las elecciones.
Karla Cornejo se hizo conocer en el 2010 cuando escribió un ensayo anónimo (tenía miedo de ser identificada por ser indocumentada) que en poco tiempo se volvió un éxito e hizo que muchos editores la buscaran para pedirle que escriba más cosas. Hace pocos días, NPR le hizo una entrevista; The New York Times le dedicó una muy auspiciosa crítica y la biblioteca de Filadelfia una entrevista que está en Youtube. Se dice que Karla Cornejo ha hecho en su libro un manifiesto punk sobre los inmigrantes. Ella no es de quienes cuidan las formas o cultivan la modestia: en la entrevista con la biblioteca de Filadelfia sostiene que su libro es una “maldita obra maestra”.
El homenaje de El País a la generación que se llevó el covid Diario El País de España ha publicado un hermoso y emocional homenaje a los muertos mayores de 70 años por causa del covid-19. El especial se llama «Así perdimos a la generación que cambió España». Según el diario, el 86% de los casi 300 mil muertos, reconocidos oficialmente en España, tenía más de 70 años. De ellos, el mayor porcentaje superaba los 80. En el texto introductorio se lee: «A los que sufrieron la guerra; los que pasaron hambre durante la tísica posguerra; los que atravesaron la larga noche de piedra del franquismo, ¡Franco! ¡Franco! Franco!; los que tuvieron que emigrar y luego volvieron y los que vieron emigrar a los que no volvieron; los que fueron obligados desde niños a creer en Dios; los que iban a misa a regañadientes y los que iban dichosos; los hombres que trabajaron y trabajaron y trabajaron y las mujeres que criaron –y trabajaron y trabajaron y trabajaron–; los que impulsaron el desarrollismo y pudieron comprarse su primer coche (un Simca 1200, un Renault 6, un Seat 850) y disfrutarlo, cuidarlo, venerarlo; las que necesitaron permiso paterno para independizarse antes de los 25 años o permiso de su marido para poder tener un empleo…».

Domingo 21 junio 2020

Correa mantuvo su correo electrónico de la Presidencia
El sistema de correos electrónicos de la Presidencia de la República se manejó sin rigurosidad y violando las normas sobre el uso de los respaldos. Es más, el ex presidente Rafael Correa tuvo activado su correo institucional durante meses luego de abandonar el poder y mantuvo una activa correspondencia con sus ex asesores que permanecían en la Presidencia ya en tiempo de Lenin Moreno. Según una auditoría de la Contraloría, la Presidencia, desde el 2013 cuando se implementó un sistema operativo hasta el 2017, no mantuvo ningún tipo de respaldo que permita contar con información histórica de las comunicaciones que se generaban. Sin ese registro no se puede conocer el intercambio de mensajes que sustentan la coordinación y gestión del Presidente y los funcionarios de la Presidencia con las entidades públicas y privadas. Se afectó así la disponibilidad de información de buzones de los usuarios para restauración, consulta y respaldo de las acciones y decisiones efectuadas en el ejercicio de sus funciones, dice el informe. En resumen, el país no tiene un registro histórico del trabajo de la Presidencia durante al menos cinco años. La Contraloría dice que la plataforma Zimbra tiene la capacidad de hacer el respaldo histórico de las comunicaciones pero los directores de Tecnología de la Presidencia jamás los activaron. El informe dice que se encontró que la cuenta lineamientos@presidencia.gob.ec, asociada al ex presidente Rafael Correa, se enviaron 76 mensajes y se recibieron 116 con asesores y funcionarios de la Presidencia, ya en tiempos de Moreno. En resumen se utilizaron 4 correos electrónicos asociados al ex presidente Correa,  a dos asesoras, a la Coordinadora de Agenda Presidencial hasta el 10 de junio del 2017.
Espe Innovativa, una empresa que se podría prestarse a todo
Una de las dos empresas militares que contrató con el Municipio de Quito durante la administración de Jorge Yunda; es decir, sin concurso ni licitación, es Espe Innovativa. En algo más de 10 contratos, Espe Innovativa se llevó cerca de 3 millones de dólares. 4P examinó los pliegos que presentó esa empresa y encontró que en prácticamente todos los procesos usó los mismos documentos, como si hubiera hecho copy paste, para obras completamente distintas y en lugares diferentes. Esto permite pensar que es probable que haya habido una disposición superior a las administraciones zonales para que contraten con esa empresa. Cuando se observa la normativa legal de Espe Innovativa también es notorio que el objeto para el que fue hecha la empresa prácticamente sirve para hacer cualquier cosa: la construcción de obras de ingeniería civil, como casas, puentes o carreteras, importaciones y exportaciones o negocios financieros y montar fiducias. Es una empresa que puede hacer cualquier actividad económica, incluida la petrolera, sin concurso ni licitaciones cuando se trata de régimen especial. A pesar de estas características, la empresa solo tiene 24 empleados.
BID: Donald Trump pone presidente   
El presidente de la EEUU, Donald Trump, decidió romper un compromiso de caballeros que su país había adquirido en 1959 con América Latina y que era permitir que el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, sea siempre un latinoamericano. Desde su fundación, el BID ha tenido cuatro presidentes: un chileno, un mexicano, un uruguayo y, desde el 2005, al colombiano Luis Alberto Moreno. Según el pacto verbal, EEUU permitió que los países latinoamericanos pusieran presidente con una participación mucho menor de capital, mientras que mantenía al número dos con una inversión mucho mayor. Esta vez la administración Trump presentó, para la Presidencia del Banco, a Mauricio Claver-Carone, un abogado de origen cubano, nacido en Miami hace 44 años y conocido por su línea dura hacia Cuba y Venezuela. Según la información que han recogido las agencias de prensa y que el propio candidato ha reconocido, Claver-Carone cuenta con los votos de Brasil, Colombia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Honduras y Haití. Claver-Carone ha dicho que su candidatura nació por recomendación del presidente del Brasil, Jair Bolsonaro, a su homólogo de los EEUU.
 
 
León Roldós, Abogado y ex vicepresidente del Ecuador
 
Foto: El Universo

Contratación pública: algunos con antifaz hacen los negocios La ley de contratación pública establece que cuando se contrata en régimen especial con una empresa pública no es necesario hacer concurso o licitación. ¿Las empresas que pertenecen a las FFAA, por ser públicas, no se han convertido en el recurso que usa el Municipio de Quito para abusar del régimen especial?
Hay dos segmentos a los cuales hay que referirse. Uno es el de la contratación especial que no es solo para empresas públicas sino que tiene varios referentes o supuestos. Contrataciones especiales que no requieren un proceso de concurso de licitación o convocatoria múltiple. Simplemente es a dedo o mediante lista corta. Bajo las dos modalidades se han hecho barbaridades no solo por las empresas públicas.
En ese régimen hay uno que es el punto que usted está tratando en que están las empresas públicas de por medio. Sea una entidad, sea una empresa pública pero que el 50% es del Estado. Ahí sí es directo. A dedo, dedo. 
¿Cuál es el problema? Que no solo aquí, en lo de Quito sino en otros escenarios, se ha creado esta forma indirecta de llevarse el negocio. La empresa pública es buena para la foto en la cual aparece el señor tal, el general o almirante u otra empresa pública cualquiera. Pero como no es cierto lo que se dice, que hay capacidad de ejecución del contrato, una vez que tienen el contrato entran a subcontratar o entran a asociarse, con lo cual cualquiera con antifaz termina siendo socio o subcontratista de la empresa pública. La norma legal tiene algunos rigores, pero usualmente no se respeta.
El otro tema es el los estados de excepción en que, de acuerdo con la ley, el único responsable es el superior. Normalmente la ley, creo que mañosamente hecha, dice que la autoridad puede delegar a alguien en su competencia para contratar. Pero en el caso de excepción eso no existe. Estamos hablando de contratación especiales y contratación en régimen de excepción. 
 
La figura de contratación en régimen de excepción se ha utilizado en esta pandemia para contratos que son dudosos o abiertamente corruptos. ¿No es precisamente esta la oportunidad para revisar esa figura de contratación?
Así es. Creo que Contraloría debería decir en qué casos entidades o empresas públicas cualquiera que sea –aquí estamos hablando de FF AA en Quito-, ha subcontratado o se han asociado, porque ahí el negocio es del asociado o del que ha subcontratado. Las empresas públicas prestan la cara para la foto. Pero el otro entra con antifaz a manejar el negocio. Ahí está la diferencia.

¿Habría que terminar con esa figura en la ley?
Habría que ser bien claro. Que La capacidad de ejecución es de la propia empresa que contrata y si no la tiene, no la tiene. Puede ser que se asocie con alguien, pero tiene que hacerlo de entrada. Lo que no puede es llevarse el contrato y luego asociarse o subcontratar. No debe ser así. 

¿Las empresas militares no están siendo utilizadas para contratos que son, por lo menos, abusivos?
Creo que siempre fueron procesos mañosos y con eso no me refiero necesariamente que entraron a robar, sino que, no teniendo capacidad económica, viene alguien y le dice a la empresa pública que contrate y que luego él ejecuta el contrato. Hay un diferencial, puede ser que no vaya al bolsillo de nadie, pero es una manera de llevarse a dedo un contrato. Ese es el problema.

Con estos contratos se evidencia que las empresas militares no son lo que la gente cree: eficientes y solventes para ejecutar los contratos. Aquí aparecen como intermediarias sin capacidad de ejecución.    
Puede ser que nada vaya al bolsillo privado de nadie. Pero es la manera de alguien llevarse un contrato importante.

¿En estos casos, quién audita esas empresas?
Sí sería bueno auditarlas. Pero primero yo desarmaría esta posibilidad: todos los que están en la foto tienen que hacer el contrato. Nadie puede entrar con antifaz a ejecutar un contrato. Después de eso, vendría la auditoria.
Uno de los objetivos de Correa en el año 2007 fue tumbarse lo que antes había: el pronunciamiento previo de la Contraloría y la Procuraduría antes de la firma del contrato, no tanto para los sujetos contractuales sino para el proceso que iba a seguir. Correa le cayó a hachazos. ¿Y a qué llegó? A que la Contraloría, en los temas de contratación especial, sea hoy una sala de velaciones siempre y cuando el muerto apeste. Si el muerto no apesta, pasa de agache. Tiene que apestar el muerto, para que la Contraloría actúe. De parte de los militares nadie ha salido a explicar su actuación en estos contratos. Tampoco el Ministerio de Defensa lo ha hecho. ¿Le parece lógico?
No. En el interior del Ministerio de Defensa a veces ha habido contradicciones fuertes. Las hubo en el caso de la draga del río Guayas. Fueron, yo diría, sorprendidos. Les anunciaron que estaban comprando una draga que iban a ver en Holanda. Nunca hubo una draga y el que supuestamente vendía la draga tenía antecedentes complicados en el país. Luego iban a rentar una draga y anunciaron que estaban entregando un anticipo muy elevado al supuesto contratista… Cuando se les respondió que no podía haber ningún pago anticipado, no pasó nada. Ahí sí me consta que el mando naval y el ministro de Defensa intervinieron. Ahí siempre la duda es: intervienen solamente para cercar el problema o realmente intervienen, como debería ser, para investigar todo. Se está volviendo al esquema de empresas militares que intervienen en negocios que son de empresas privadas. ¿Es rol de los militares estar en esos negocios?  
No, no deberían estar en eso porque, además, no tienen capacidad para hacerlo. ¿Por capacidad o porque no hace parte del rol que les atribuye la Constitución?
Podrían apoyar de alguna manera, por ejemplo el Cuerpo de Ingenieros a obras públicas, pero apoyar. No son contratistas de obras públicas. Peor todavía subcontratar. ¿Qué significa asfaltar la ciudad de Quito como una preparación militar? Si me dicen abrir una carretera en el Oriente, en la línea de frontera, sí es importante. Pero asfaltar Quito no significa nada. Ese es un vulgar contrato de obras. El principio zapatero a tus zapatos es fundamental. Las empresas militares y públicas en general no pueden ser solamente para la fotografía mientras otros con antifaz hacen los negocios en el Ecuador.

Esa figura se presta para que en este momento se hagan contratos que si no son ilegales…
En el fondo esa figura es ilegal porque se presta para el abuso. La norma no está hecha para la lectura literal. Está vinculada con la ley y pongámoslo así: no es legítima. Puede, entre comillas, ser un disfraz legal, pero no es legítimo. Y la ley tiene que ser legítima.
 
 
 
José HernándezEl problema de Sonnenholzner no es él; es su prototipoLa película es demasiado conocida: trata de un gobierno que nació torcido, que llegó torcido al poder. Un gobierno cuyo presidente fue designado por Rafael Correa, líder de una década marcada por el derroche y la corrupción. Un gobierno sin mayor margen de maniobra política, con deudas inmensas por pagar, un país semi paralizado, una economía en crisis, un alto índice de ciudadanos sin un empleo formal y dos vicepresidentes empantanados en casos de corrupción. Ese es el país que encontró Otto Sonnenholzner cuando fue posesionado en 11 de diciembre de 2018.
Segundo mandatario significa, se supone, segunda mayor responsabilidad de la administración pública. Con ese panorama, cualquier gerente tendría tareas para doble jornada diaria. ¿Qué se podía esperar del vicepresidente? Que incida en la reorganización  del gobierno, que contribuya a dar un norte a la economía, que apure los acuerdos políticos alrededor de las agendas más urgentes, que produzca resultados al lado de un Presidente cuyos problemas personales de salud le impiden trabajar más de cinco horas por día.
La pandemia volvió dramáticos algunos de los diagnósticos y carpetas que Sonnenholzner debe conocer desde que llegó al gobierno. La ausencia de liderazgo se hizo más patética y el desbarajuste económico más insostenible. La desorganización del gobierno se incrementó. Las componendas políticas salieron a la luz con los casos de corrupción. Conclusión: el gobierno está más solo que nunca.
Sonnenholzner es parte de ese gobierno. Sigue siendo su vicepresidente. Y en vez de asumir su responsabilidad dentro de ese caos, del cual hace parte desde hace 19 meses, hace cama aparte y se dedica a hacer campaña. ¿Por qué? Porque aspira a ser presidente. Dicho de otra forma, ese joven si fuera gerente en una empresa privada ya no tendría trabajo. Él es el mejor ejemplo de la peor práctica instalada entre los políticos del país cuando llegan a ser funcionarios: estar en un cargo, no ejercerlo y dedicarse a hacer campaña -con plata pública y logística pública- para ir a otro cargo.
¿Se entiende que el país se esté cayendo a pedazos, que el gobierno haga agua por todas partes y que el vicepresidente esté ocupado haciendo campaña para ganarse unca canditatura a la Presidencia? ¿Tiene derecho a hacerla? Por supuesto que sí, si no fuera funcionario. En ese caso, habría otras preguntas que debería responder, como deben hacerlo todos aquellos (Balda, Campana, Lara…) que aspiren a la Presidencia de la República. ¿Lo que ha hecho Sonnenholzner en su paso por la Vicepresidencia lo califica como buen administrador? ¿Le da categoría de hombre de Estado con un proyecto y una visión para el Ecuador? ¿O acaso que la Vicepresidencia de la República es un cargo tan banal que solo sirve para repartir kits y hacerse fotos en plena pandemia?
En un país serio, un alto funcionario como Sonnenholzner no sería premiado sino descartado por la ciudadanía por no hacer su trabajo y andar cazando tilingos con fotógrafos y camarógrafos detrás. Su caso es paradigmático. Uno: no hace su trabajo. Dos: es miembro de un equipo gubernamental que lleva al país a ninguna parte. Tres: ¿no tener experiencia alguna y no incidir en este gobierno para que rectifique, lo dota de condiciones para ser candidato a la Presidencia de la República?
El problema con Sonnenholzner no es él: es su prototipo. Es su caso. Él es el típico funcionario que no hace lo que tiene que hacer en el cargo para el cual está siendo pagado y pretende hacer creer que puede hacer más y mejor en otro cargo. Él es parte del bluff, de la fanfarronada política de la cual no sale el país y que tanto le ha costado.
 
 
 
Martín Pallares
 ¿Qué estamos aprendiendo del aprendizaje en línea?La pandemia ha cambiado los paradigmas sobre la educación presencial, debido a la necesidad casi universal de que que las clases ya sea de educación primaria, superior o universitaria se han trasladado a la modalidad online. Sin embargo, hasta ahora no hay mayor consenso sobre las ventajas o desventajas de la nueva modalidad. El The New York Times analizó 300 estudios que se han hecho en EEUU sobre los resultados de la enseñanza en línea, hasta ahora en casi todos los estados. Hay apenas una conclusión en común: los estudiantes tienden a aprender menos eficientemente en los cursos en línea que en los presenciales pero si tienen un facilitador o mentor cerca, es decir alguien que los ayude con la tecnología y a mantener fija la atención, pueden llegar a aprender tan bien e incluso mejor que en las clases presenciales. La otra evidencia que resalta la publicación es que de lo que se ha visto hasta ahora, la educación en línea dependerá para su éxito en los principios tradicionales de la educación: los profesores deben ser creativos y atentos mientras que los padres deben ser colaboradores.
 
El libro de John Bolton circulará a pesar de Trump Todos los intentos del presidente Donald Trump por evitar que circule el libro de su ex asesor John Bolton han fracasado, incluido un pedido a la justicia alegando que incluye información confidencial. Lo cierto es que este martes 23 empezará  a circular el libro en los EEUU con un pronóstico de éxito sin precedentes, sin duda generado sobre todo por los intentos de Trump por vetarlo. Curiosamente, en el Ecuador la obra de casi 300 páginas ya circula en versión digital ya sea en chats de Whatsapp o en otras plataformas online. ¿Qué trae el libro? El diario digital El Español, dirigido por Pedro J. Ramírez, trae una interesante y amena reseña que vale la pena leer. “De los extractos a los cuales más se les saca punta -dice la reseña- es el que hace referencia a la relación de Trump con personajes como Putin, Xi y Erdogan. Nada nuevo, aquí no hay exclusiva. El presidente de EEUU tiene la costumbre de admirar a los mandatarios fuertes, lo cual se convierte en mala costumbre cuando se trata de autócratas. Sin embargo, ninguno de los tres dictadores mencionados se han salvado de las sanciones de Trump. Sobre todo el chino, que ha visto cómo el estadounidense se ha convertido en el vengador de los desmanes históricos de Beijing contra Occidente”. Según el recuento de Bolton, muchos de los gobernantes a quienes Trump acudía en búsqueda de apoyo o de aprobación sacaban provecho del mandatario tratando de manipularlo al recurrir a sus propias obsesiones personales. En el libro no hay ni una sola mención al Ecuador.

Domingo 24 mayo 2020

De golpes y golpazos de Estado…
Un decreto Ejecutivo, el 1066, creó este sábado 23 un tsunami en redes sociales. Se refiere a la reorganización de la estructura administrativa de la Presidencia de la República. Y como hablaba de las funciones del Secretario del Gabinete, de autoridad nominadora y de representación oficial, hubo un colapso: algunos llegaron a entender que el Presidente había delegado el poder a Juan Sebastián Roldán. Abogados y profesores, como Farith Simon, no se dieron abasto para tratar de parar el tsunami. Hubo algunos tuiteros que se llevaron la Palma de Oro: Ramiro Aguilar, cuyos extravíos causan sensación en redes, habló de “Golpazo de Estado”. Hasta hoy en chats algunos siguen insistiendo en el abandono de cargo por parte de Moreno. O en el contenido del decreto “groseramente antijurídico”. El propio gobierno tuvo que hacer una aclaración sobre el alcance del decreto. Al parecer pocos de los tuiteros que vieron un golpe donde solo hubo una reorganización interna hacen la diferencia entre Presidente y Presidencia. Tampoco saben que la representación legal de la presidencia y la administración de sus oficinas siempre fue de la Secretaría de la Administración que hoy hacen el mismo trabajo con otro nombre…  
Lo que no se ha comentado, en cambio, es la reorganización de pesos internos en la cual juegan Juan Sebastián Roldán, María Paula Romo, Andrés Michelena y ahora Gustavo Isch, cuya secretaría (de comunicación) vuelve a tener independencia de las otras secretarías y a depender directamente del Presidente. Dicho de otra manera, los tuiteros ávidos de golpazos de Estado se perdieron el verdadero juego…
¿Yunda se lava las manos con el semáforo?
Si el Gobierno pasó a los alcaldes la responsabilidad de decidir sobre el color de los semáforos en la cuarentena, ahora resulta que el alcalde de Quito, Jorge Yunda, quiere pasar esa responsabilidad a los concejales de la Quito. De forma sorpresiva apareció, en el orden del día de la convocatoria para la sesión de este martes 26 de mayo, el cambio del color del semáforo. Se trata del segundo punto y dice así: “conocimiento de informes en razón del cumplimiento del día 70 de aislamiento social obligatorio en el Distrito Metropolitano de Quito, análisis respecto de la posibilidad del cambio de color de semáforo y solución al respecto». La inclusión del tema en el orden del día causó sorpresa en el Concejo pues los concejales han estado marginados del tema, no son parte del COE Metropolitano ni toman decisiones sobre ese organismo. Hasta ahora se ha considerado que la decisión del semáforo es responsabilidad exclusiva del ejecutivo de la ciudad. ¿Cuál es la idea? ¿Pasar la responsabilidad al pleno del Concejo para que la decisión sea compartida? La decisión presidencial indica que son los COE’s de cada Municipio los que deciden sobre el semáforo.
El secretario de Salud del Municipio, Lenin Mantilla, tendrá que dar una explicación exhaustiva a los concejeros sobre la compra y el uso dado a las pruebas para covid-19 por parte de la Alcaldía. Esto ocurrirá el martes 26 durante la sesión ordinaria convocada por el alcalde Jorge Yunda. La comparecencia de Mantilla nace de un pedido que la Comisión de Seguridad y Gestión de Riesgos, presidida por Bernardo Abad, ha hecho para que Mantilla aclare dudas que tienen que ver, sobre todo, con la cantidad de pruebas que se han hecho en Quito. Algunos concejales creen saber que se han hecho poquísimas muestras a pesar de la espectacularidad de los anuncios sobre la llegada de los kits. También deberá informar sobre los detalles de la compra de las pruebas, el costo y el origen de los proveedores. La concejal Luz Elena Coloma envió una carta al alcalde Yunda con una serie de dudas sobre el proceso de compra y el proveedor que ganó la licitación. Coloma está intrigada porque la proforma del oferente SALUMED S.A. es idéntica a las «especificaciones técnicas» del proceso de compra. También por la aparente falta de capacidad técnica del oferente seleccionado.


Augusto de la Torre, Ex Economista jefe del Banco Mundial para América Latina. Profesor de Columbia University y Director del Centro de Investigaciones Económicas y Empresariales de la UDLA.
LA ENTREVISTA
Foto: 4P

Ahora la tarea es conseguir unos $ 5 000 millones
¿Cuál es tu balance sobre la Ley de Apoyo Humanitario que salió de la Asamblea Nacional?
En un sentido importante quedó patoja porque se suprimió un elemento que me parece central en las circunstancias actuales: la solidaridad. Había un debate válido sobre si la solidaridad debería venir de las personas o de las empresas. Siempre pensé que era simbólicamente más coherente que venga de las personas porque las empresas están con problemas muy serios y tienen que tratar de sostener el empleo y a sí mismas.
A muchos ecuatorianos les fue muy bien durante los últimos 15 años, tuvieron buenos ingresos. Era una mínima expresión preocuparse de los pobres, de los nuevos pobres y de los que van a empezar a sentir hambre y que los ecuatorianos que más tienen, tiendan la mano a los ecuatorianos que más lo necesitan.

Pero la ley endosa el costo de la pandemia esencialmente a los empleados del sector privado y a los funcionarios dependientes del Ejecutivo.
Técnicamente hablando, todo el mundo va a pagar este costo, porque la otra parte de la ley, que se mantuvo y que debería ser mejorada en el veto, crea este régimen para que las partes lleguen a acuerdos cooperativos y hagan sacrificios. Y eso se va a necesitar. Que los empleadores y accionistas no se repartan dividendos, que los bancos hagan concesiones, que los proveedores y empleados hagan algún sacrificio para que el puesto de trabajo sobreviva, en la medida de lo posible. Donde ha habido debilidad en los sacrificios compartidos ha sido, por un lado, en el Estado que ha encontrado enormes dificultades de pedir a sus empleados que arrimen el hombro y, por otro lado, la gente pudiente, la que más plata tiene y que también debería contribuir.

¿No envía esto un mensaje de inequidad y de falta de solidaridad en un momento en que la sociedad requiere estar unida para salir de esta crisis?
Hay otras partes buenas en la ley, pero desde el punto de vista redistributivo, de justicia y de solidaridad, estas dos patas quedaron huecas. Principalmente la de las personas pudientes. Puede ser que estén contribuyendo en iniciativas privadas. Pero desde el punto de vista de la política pública hubiera sido bueno que haya un fideicomiso conformado con contribuciones de la gente que más puede. Me parece que así es más coherente: el ecuatoriano que puede, tendiéndole la mano al ecuatoriano que necesita. De persona a persona.

¿Te parece razonable que la ley obligue solamente a los funcionarios del Ejecutivo y que la reducción no sea en número sino mediante la reducción de horas de trabajo?
Me  parece que es un paso hacia delante. De todos los países del planeta son muy pocos los que, como Ecuador, se ven forzados a cortar gasto. La mayor parte de los gobiernos del planeta están expandiendo el gasto. Lo expanden porque pueden endeudarse, emitir bonos, tienen ahorros, tienen espacio fiscal o tienen moneda propia.
Nosotros lamentablemente no tenemos. Somos uno de los pocos países en el mundo que, en medio de la crisis, nos toca reducir el gasto porque era demasiado grande y no tenemos cómo financiarlo. Es un sacrificio importante reducir 4% del PIB. Y aún así quizá no sea suficiente.

Pero el sacrificio en el sector público no es general. ¿Debería incluir a todos los funcionarios y a los GAD´s?
Sin duda, porque la caída del ingreso afecta al sector público como un todo. Obviamente vas a tener tira y afloja en el interior del sector público. Pero desde el punto de vista de los principios de política pública y el bien común, a sabiendas de que se cae el ingreso público a la mitad, el ajuste debería ser en todo el sector público. Las autónomas, las no autónomas, empresas públicas, militares, GADs, el IESS… Todos necesitan hacer un ajuste.

La disminución de los salarios suscita una crítica: es una forma –se dice– de sacar plata al ciudadano y limitar la reactivación económica. ¿Había la posibilidad de que el gobierno no mire del lado de los impuestos o del lado de los salarios? 
Aquí estamos escogiendo qué veneno tenemos que tomar. Todo duele. Pero la realidad, es que el ingreso del sector público se cayó a la mitad. Y no puedes imprimir dinero. Lo que me preocupa es que el gobierno llegue a un punto en que no pueda pagar y se incrementen las presiones para que el gobierno empiece a pagar con papelitos y eso nos empuje a una situación donde aparece una nueva moneda. El problema de la dolarización es que no puedes inventarte dólares. Los dólares están o no están.

¿Cómo se podrían complementar esas medidas para que, además de equitativas, no afecten la reactivación económica?
Hay cuatro patas en esta mesa. En algunos de mis webinar digo que el camino para el infierno económico es bien amplio: hay miles de maneras de equivocarse y pocas de acertar. Acertar en Ecuador está definido con el criterio de que queremos superar esta crisis tan horrible de la mejor manera posible sin que se nos caiga la dolarización.
La primera pata es que no te queda otro remedio que hacer un ajuste en el gasto del sector público. Y lo tienes que hacer para que la plata que el gobierno consigue de los multilaterales, no se consuma en financiar el gasto del sector público. En pagar salarios. Se necesita un recorte de 5 000 ó 6 000 millones de dólares en el sector público. Ya han anunciado 4 000 millones de dólares, vamos bien. La segunda pata necesitamos algún elemento de solidaridad entre ecuatorianos. Esa pata se nos cayó. La tercera pata, técnicamente la más importante, es que se facilite mediante un régimen legal temporal que las empresas con sus partes encuentren salidas porque la alternativa es la liquidación.

Esto está en la ley.
Sí, y es lo es lo más innovador del programa de Ecuador. Es el camino para salir de esto en dolarización. Porque no podemos pasar la cuenta de las pérdidas del sector privado al gobierno. En el resto del mundo eso es lo que están tratando de hacer las economías. En Ecuador no es posible hacerlo y nos toca repartir la cuenta entre nosotros: eso es el acuerdo entre las partes. La cuarta pata es armar un programa de apoyo crediticio muy potente para ayudar a las empresas que lleguen a acuerdos con sus partes. No a cualquier empresa. Solo a aquellas que se tornan viables porque han llegado a acuerdos.

Pero el gobierno solo anunció, para ese fondo para la reactivación productiva, mil millones de dólares. Con eso no alcanza.
Para empezar mil millones es bueno. Y hay que seguir haciendo esfuerzos para conseguir más y más dinero para fondear esos acuerdos crediticios. Esos acuerdos tienen que darse mediante el sistema bancario o directamente en la CFN. Pero con una CFN modernizada y con un gerencia cambiada porque la gente no la ve como una institución eficiente y transparente. Se requiere que la CFN sea nuestro brazo crediticio en esta crisis.

Pero para esto, el dinero tiene que venir de afuera.
Sí, tiene que venir de afuera.

¿Podrías dar un monto factible de lo que puede esperar el país del Fondo Monetario Internacional?
Es por esta necesidad de traer dinero que Ecuador tiene que tener cuidado de cómo maneja la deuda de mercado. Vamos a hacer default, pero vamos a tener que hacerlo elegantemente. Si somos alevosos y no cuidadosos se nos puede caer, por ejemplo, los créditos que ahora estamos consiguiendo. Hay un crédito de 300 millones de dólares que está trabajando el gobierno con Estados Unidos y que irá directamente a esas facilidades de crédito de los mil millones de dólares.

¿Cuánto se puede aspirar a tener del FMI?
Si el directorio del FMI llega a un acuerdo, los 600 millones de dólares que ya nos dieron pueden subir a mil millones. Y luego tenemos que renegociar el programa, plantear uno nuevo que tenga el mayor acceso posible en un contexto en donde la comunidad internacional va a seguir haciendo cosas para ampliar las capacidades de préstamo del FMI.

En Ecuador se ha hablado de que requeriría diez mil millones de dólares…
Es exagerado. Si ves el impacto fiscal que nos está quedando suma 12 mil millones de dólares. Con estas cosas que el gobierno está haciendo y otras, a lo mejor nos bajamos a seis mil. Nos queda conseguir unos cinco mil millones no solo con el FMI. Con el FMI tal vez unos 1 500 millones de dólares más. Del Banco Mundial, el BID y la CAF vamos a tener que conseguir más y vamos a tener que buscar con gobiernos amigos: Estados Unidos, China y los europeos.
Me parece que para hacer esas gestiones internacionales, lo que hemos hecho sí nos ayuda: las dos leyes que pasaron muestran que Ecuador está esforzándose. El anuncio del Presidente de disminuir las jornadas, también ayuda. Hubiera sido mejor tener el impuesto humanitario.
La impresión que tengo es que vamos a estar día a día atendiendo, dos pasos adelante y uno atrás, problemas políticos, pero las realidades económicas se van a seguir imponiendo. Y se van a seguir imponiendo hasta el punto de que nos tocará tener cuidado de que esto no nos empuje a la desdolarización. Y lo que nos puede empujar a la desdolarización es la presión tan grande sobre el Estado para que pague lo que debe y entonces el Estado empiece a pagar con papelitos.
 
José Hernández

Lenín Moreno se juega en el tramo final
 El empaque del Informe a la Nación lució hoy, 24 de mayo, diferente: Lenín Moreno se presentó seguro, sobrio, ajustado y coherente, distante de disquisiciones cuánticas y chistes flojos. El fondo lo mostró como presidente víctima de circunstancias adversas que se han ido sumando desde el primer día hasta hoy: heredero de un país sin libertades y quebrado, con cuentas opacas y deudas que sumaban 60 mil millones de dólares. Jefe de un gobierno atacado por el terrorismo, anfitrión de 500 mil venezolanos que huyen de su país, blanco de un intento de golpe de Estado, damnificado por la caída del precio del petróleo y la rotura del oleoducto, víctima del coronavirus… En fin, ningún gobierno ha enfrentado tantas dificultades juntas en tan poco tiempo. Eso dijo.
Moreno quiso enfocarse en el futuro. En el año que le queda. Una movida táctica para no tener que dar explicaciones de promesas incumplidas y balances poco favorables. Pasó la página aduciendo, además, que no responde a desbocados. Y liquidó la faena recordando que su estilo se basa en la fuerza de la razón y en saber que hace lo correcto. Punto aparte.
El gobierno no aceptará oír que el coronavirus, con la brutalidad destructiva que lo caracteriza, le suministró una buena coartada para licuar casi tres años de una deficiente administración. Eso pasó. Pero curiosamente la misma catástrofe que agravó sin límite los problemas, pudo haberse convertido en un nuevo punto de partida para Moreno. Los cuatro objetivos anunciados para su último año son las tareas que deja la pandemia: preservar la salud, asegurar la supervivencia de los más vulnerables, reactivar la economía y cuidar la dolarización. No son novedosos. Lo singular es que las decisiones que requiere tomar para cumplirlos –y que empezó a tomar con los dos proyectos de ley urgente que envió a la Asamblea– lo vuelven a poner ante tareas que pospuso en su gobierno. ¿Lo hizo por falta de voluntad o porque su aliado mayor hasta hace poco -el socialcristianismo- lo disuadió?
Como quiera que sea, los imponderables económicos de la pandemia le doblaron la mano. Ahora Moreno asumió una ruta (ajuste fiscal, transparencia de cuentas, acuerdo con los multilaterales…) que no está en la órbita de Jaime Nebot y su partido. Moreno parece dar por sentada esa ruptura. De hecho, en su discurso hubo afirmaciones cuyo destinatario principal no podía ser otro que el socialcristianismo. Algunos de sus cuadros, a juzgar por sus reacciones en las redes sociales, se dieron por aludidos. No era para menos: Moreno fue explícito en señalar que sin las leyes votadas, Ecuador hubiera colapsado y sus consecuencias serían impredecibles. A algunos –dijo- no parece interesarles esto en absoluto. En la misma línea se inscribe la defensa que hizo del manejo de la deuda externa, sin lo cual no hubiera podido afirmar que tiene pleno respaldo de los multilaterales. Esa es la boya sobre la cual, sin duda alguna, está trepado.
Hecho complementario: pidió a los sectores políticos (en realidad a los socialcristianos porque de los correístas no puede esperar nada) que dejen trabajar a su gabinete y que paren el ataque inmisericorde a sus ministros. Tras ese pedido se perfiló la figura de Richard Martínez, su ministro de Economía, a quien correístas y socialcristianos quieren llevar a juicio político. “No demos al país –dijo– espectáculo de pirotecnia política”.
Así, el cuarto año para Moreno está trazado: se trata de defender un programa económico de ajuste tras el cual él ubicó –íntimamente relacionada– la defensa de la dolarización. Moreno está jugado y en su tablero son evidentes algunas piezas: fuera del país cuenta con el apoyo de Estados Unidos y de los multilaterales. Aquí está hecho al dolor: no cuenta con el socialcristianismo y sabe que ese partido hará campaña sobre sus cenizas. Aparentemente cuenta con el apoyo de CREO y algunos independientes; fuerzas que votaron los dos proyectos con carácter de urgente que envió a la Asamblea. Moreno no dijo si la vía que el coronavirus lo llevó a tomar será profundizada. Pero ni la realidad económica ni las matemáticas políticas le dejan otra opción.
 
Martín Pallares

Last Dance: la fascinante historia de Michael JordanSi algo excepcional ha salido durante estos últimos meses en Netflix es The Last Dance, un documental sobre la carrera y la vida de Michael Jordan, considerado como el mejor basquetbolista de la historia. Aunque la crítica internacional ha cuestionado la forma en que se proyecta la imagen de Jordan porque dice, entre otras cosas, que es retratado casi sin defectos, lo cierto es que el ritmo, las imágenes y la narración del documental son fuera de serie. El guión es impecable porque es capaz de hacer saltos cronológicos constantemente sin que el espectador pierda el hilo histórico y dramático. Además, la calidad de las imágenes convierten la serie en un auténtico monumento a la belleza del básquetbol. Pero quizá lo más importante es cómo se retrata psicológicamente a un auténtico ícono cultural de los años 90. Jordan, y él lo admite en las entrevistas, es un sociópata de la competencia y por eso es incapaz de entender la vida sin la posibilidad de ganar, no importa a quien. Ya sea en el básquetbol, el golf o en los juegos de azar. Cuando un periodista le pregunta si tiene algún problema de adicción con el juego en los casinos, Jordan responde: «no, mi problema es con la competencia». The Last Dance es, además, un retrato único de una época y una generación.

Crónica de un virus que apagó el mundo en 100 días Diario El País de España elaboró un especial sobre el coronavirus que podría convertirse en el documento definitivo sobre la pandemia. Con una minuciosidad notable, el diario ha ido reconstruyendo en todas sus facetas el desarrollo de la pandemia en el mundo. Se incluye cronologías, mapas interactivos, estadísticas y abundante información científica. La crónica del virus que apagó el mundo en 100 días, toma como referencia el 8 de diciembre de 2019 cuando el primer enfermo, por una neumonía de origen desconocido, ingresó en el hospital de Wuhan (China), y la tercera semana de marzo de 2020, cuando la alarma sanitaria por un contagio masivo llevó a decenas de países a iniciar un largo confinamiento para neutralizar la pandemia. Se trata, sin duda, de un documentos que hay que tener siempre a la mano para consultas: será pieza indispensable cuando haya que hacer la historia de este fenómeno.
 
 

Domingo 17 mayo 2020

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es unnamed.png
JOSÉ HERNÁNDEZ

Esta vez debe haber unión nacional con hechos
Esta vez debe haber unión nacional con hechos. Nada de lo que sucede es normal y el espectáculo deja atónito: el mundo está paralizado, rehén de un virus que puede matar. Y ante esa realidad, todo tiende a perder sentido. Lo único importante –y esto es un pálpito universal- es salvar a las personas. Sobrevivir. Sin importar si se pierde algún porcentaje de crecimiento. Es la gran lección de humanidad que dejará esta pandemia.
El país (este continente) tiene la fortuna de estar 15 días, quizá unos días más, en retraso con respecto a Europa. Es una enorme ventaja que ha servido para disparar políticas y protocolos que Italia, por ejemplo, tardó en adoptar. El número de muertos lo certifica. El caso de España es impresionante y lo contó diario El País: antes del 8 de marzo, día de la mujer, el coordinador sanitario de la crisis pidió que no se hiciese la manifestación: había 500 afectados y diez decesos. Después de seis días todo se había multiplicado por más de diez: 6.400 contagiados y 193 fallecidos. La avalancha obligó a clasificar a quién salvar y a quién no. Ahora España está paralizada. Al igual que Italia.
Ese el reto que tiene el país: evitar un pico de contagiados tan alto que pueda desbordar su capacidad sanitaria y permitirle atender los casos graves. Por eso se justifican las medidas que crean distanciamiento social. Es la única forma de atenuar, de contener un contagio que no tiene todavía antídoto.
El país está ahí parqueado y nada es más urgente. Los problemas de prevención y sanitario acaparan la atención. El personal sanitario y la Policía Nacional son sectores sacrificados a los cuales el país debe un homenaje. Se entiende que hay un plan de contención sanitaria para evitar la propagación del virus. No se ve sin embargo una interacción entre los esfuerzos del sector público y el privado. Un solo ejemplo: el costo del examen para detectar si se tiene o no coronavirus. Pensar que pueda valer en laboratorios privados entre 250 y 300 dólares lo vuelve a todas luces prohibitivo. Nada se ha dicho sobre la logística que debe estar al servicio de los pacientes y de la necesaria coordinación que esto requiere. Un ejemplo que tiene angustiados a los españoles e italianos: el número de máquinas de respiración mecánica; máquinas que son claves y cuya exportación ya está bloqueada en Europa. Por ahora nadie habla de estos costos. Lucen secundarios a la luz de la urgencia, pero pensar en ello es irremediable.
Por otro lado, se puede dar por sentado que ni siquiera esta crisis, que es planetaria, cambiará las actitudes y las visiones de los actores internos que produce el bloqueo nacional. “A unirnos todos, absolutamente todos” –dice Pablo Arosemena en un tuit-.  “Empresarios/Trabajadores/Sindicatos/SectorProductivo/Gobierno/Gremios Izquierdas/Derechas”… ¿Alrededor de qué? ¿Para qué? Hay, por supuesto, costos muy altos que hay que compartir. La factura económica de esta crisis será voluminosa y el Estado carece de músculo financiero para menguar su peso. Quizá es el momento de hacer un ejercicio de pragmatismo, pues los efectos empiezan a verse y requerirán medidas inmediatas y gestos de humanidad que riñan con la rentabilidad económica. Guillermo Lasso anunció uno hoy, domingo 15 de marzo, a las 17:45: una moratoria de 45 días para el pago de haberes al Banco de Guayaquil. En su mensaje pidió a la banca ecuatoriana en general sumarse a esa iniciativa.
El gobierno y los actores económicos deberían pasar, en esa dirección, de los deseos al acto: establecer una comisión público-privada que cense los daños, los evalúe y coordine todas las acciones que tome el gobierno y la empresa privada para resolver o paliar los costos de esta emergencia. Una respuesta que debe ser global, no atendiendo solamente a aquellos que tienen mayor poder de presión.
Ese trabajo es tan esencial y necesario como el que está haciendo el frente de salud (a pesar de las merecidas críticas) y que, como se dijo, también debería coordinar los aportes que debe hacer, en este momento, el sector privado de salud


La lista definitiva de las novelas sobre epidemias

Martín Pallares

La lista definitiva de las novelas sobre epidemiasLas epidemias, pandemias o plagas en general siempre han provocado una auténtica y siniestra fascinación entre los seres humanos. Por eso, el tema ha sido objeto de la creación literaria desde tiempos inmemoriales. El caso de La Peste, novela de Albert Camus, es uno de los casos más emblemáticos sobre esta obsesión que nace del temor, entre los seres humanos. La lista de novelas inspiradas en el tema de las pestes que preparó la The New York Magazine es sin duda remarcable. Se trata de 20 novelas que se inspiraron en el tema y que han pasado a ser parte del patrimonio literario de la humanidad. La lista, para los que no entienden inglés y para los que sí, sirve como una excelente guía para conocer todos los grandes textos que hay sobre esta temática. El Diario del Año de la Peste de Daniel Defoe está de primero. Incluso está citado El Amor en los Tiempos del Cólera de Gabriel García Márquez.

El humor político en tiempos de la peste
Dicen mucho médicos que reír es algo que estimula el sistema inmunológico, aunque en tiempos de pestes y de preocupación política eso no sea siempre muy fácil. Sin embargo, hay textos de humor político que vale la pena leer para reír y tomar la tragedia de mejor forma. En el diario argentino Clarín, el escritor Alejandro Borensztein, publicó una columna titulada «El coronavirus y los pelotudos» que se ha viralizado en la Argentina y en otros países. Aunque es una sátira sobre la política argentina, en realidad aplica a cualquier otra realidad. Los pelotudos que hacen fiestas y no se lavan las manos, son los mismos que votan mal, sostiene Borensztein en su columna. «En situaciones extremas como las que estamos viviendo no podemos evitar ser víctimas del mayor de los flagelos que desde siempre nos aqueja como sociedad. Un mal que se suma al tema del coronavirus y lo complica todo: los pelotudos».

Domingo 10 mayo 2020

Ministerio de Salud ¿Cómo volver a la vida en tiempos de coronavirus?

Juan Carlos Zevallos, ministro de Salud, habló con 4P sobre los protocolos que están preparando para que, según condiciones y horarios, hasta las personas de 70 años, puedan volver a salir de casas y apartamentos. Aquí la parte medular de la charla.
“Para salir hay varias consideraciones que se deben hacer y cada una de ellas debe ser analizada de manera separada, estructurada y organizada según la situación local. Ese es quizá el elemento más importante. ¿A qué me refiero con eso? A que la realidad que se vive en Quito es muy diferente a la que se vive o se vivió en Guayaquil o lo que se va a vivir en Cuenca o Portoviejo. En cada caso hay situaciones completamente distintas. Entonces hay la necesidad de enfocarse en la realidad local. Ese es el primer mensaje.
La segunda es que tenemos algunos indicadores que nos van a decir si la medida se ajusta; medida que además de ser local, tiene que ser temporal y tiene que ser reversible; es decir, lo que abro ahora, mañana puedo volver a donde estaba hoy. Eso es importante.
¿Cuáles son los indicadores que debemos tomar en cuenta? El primero es cuál es la disponibilidad de camas de hospitalización y camas de unidad de cuidados intensivos que se deben tener. Cuando uno abre la posibilidad de levantar las medidas, obviamente va a haber más contagiados y más personas que van a estar expuestas al virus; por lo tanto, vamos a tener más pacientes que tienen riesgo de ser hospitalizados y que, eventualmente, van a utilizar la unidad de cuidados intensivos. Entonces, el porcentaje de camas que tienen que estar disponibles y operativas tiene que ser de un 20%.
Obviamente un cantón que está en una parroquia rural no va a tener un hospital, pero siempre tenemos que hacer referencia al hospital más cercano al que pueda ser trasladado. Y cuando digo una cama operativa tanto de hospitalización como de cuidados intensivos deben ser camas que tengan suficiente personal. En el caso de unidades de cuidados intensivos, que tengan su ventilador y que el personal médico tenga acceso a todas las prendas de protección. Eso es una cama operativa tanto de hospitalización como de cuidados intensivos. Esto del 20% es un indicador fuerte.
Otra cosa: para pasar del rojo al amarillo debo tener cierta noción sobre cómo está la situación de contagio del virus en la comunidad. Para eso uso dos indicadores: el primero es cuántas atenciones de emergencia, por infección respiratoria aguda, he recibido en los últimos catorce días. Si tengo el número de atenciones de emergencia que se mantiene en un 2% de aumento, en relación con las anteriores, estoy tranquilo. Si tengo más de eso, no aconsejo abrir. Estos son indicadores que puedo saber muy rápidamente y también que puedo ver en la mayor parte del territorio porque tenemos 1 950 unidades operativas, hospitales, etc.
Me preguntaba sobre las edades. Hemos concluido una propuesta de protocolo y reglamento para eso. Los niños van a poder salir acompañados de sus padres manteniendo el distanciamiento social. A los niños no se les va a exigir que usen mascarilla, pero sí que mantengan la distancia. Van a haber unos tiempos y condiciones. Por ejemplo, que no lleven sus juguetes a la calle, que no estén en resbaladeras. Es preferible mantenerse alejados de las zonas de juegos de niños en los parques. Es más bien deseable una caminata o un paseo guardando distancias.
En el tema del deporte hemos hecho algunas consideraciones basados en la experiencia de Europa: vamos a permitir que las personas salgan asumiendo su propio riesgo y que las personas mayores, que tengan alguna dolencia, estén medicados y bajo control. Vamos a permitir caminatas manteniendo la distancia. Se va a exigir que lleven la mascarilla. Pero si van en bicicleta o trotan se exigirá, en cualquier edad, la bandana; es decir un pañuelo que cubre la cara y no la mascarilla porque dificulta mucho la respiración.
Esto se va a ampliar hasta los 70 años. Es decir de los 14 años hasta los 70 años. El protocolo que hemos trabajado entre el Ministerio de Salud y el Ministerio de Deporte va a ser sometido al COE y el COE nacional va a darnos el ok. Por ahora es una propuesta.
¿Y por qué hasta 70? La gente mayor también debe salir a caminar porque los problemas de infartos y de enfermedades crónicas no transmisibles, cardiovasculares en particular, son mucho más prevalentes en edad mayor. Por lo tanto, estas personas deben cuidarse mediante caminatas y actividad física, de nuevo manteniendo la distancia y con ciertos horarios. No queremos que la gente camine más de cierta distancia -me parece que es un kilómetro de acuerdo a las guías que hemos preparado- y para ello nos hemos  basado en evidencias científicas y experiencias de otros países.
He repetido, basado en la experiencia internacional, que este es un virus que, si no hay la vacuna, en aproximadamente 120 días el 60% de la población va a estar expuesta al virus. Estamos hablando de diez millones de ecuatorianos de los cuales ocho o nueve de cada diez personas va a tener el virus pero sin síntomas o con síntomas muy leves. Eso es fundamental. La buena noticia es que el 80 o 90% de la población va a tener únicamente síntomas leves y va a quedar inmune al virus.
Por eso, tanto en términos de actividad física o para retomar las actividades laborales, se debe hacer a condición de que el pase sea sucesivo y paulatino junto con una carga viral baja. Es casi, casi una vacunación. Acuérdese que en la vacunación a los niños, se les pone un virus atenuado para que su organismo produzca anticuerpos que bloquean al virus. Lo mismo se hace en el ámbito comunitario.
En lo que tiene que ver con las empresas y el regreso temporal: creo que hay que analizar caso por caso y es bien importante saber de qué tipo de actividad estamos hablando. ¿Es preferible que haga teletrabajo? Por supuesto que es preferible pero en algún momento voy a tener que ir a mi lugar de trabajo. Se ha calculado que irán alrededor del 30% de la gente. Nada de esto está escrito en piedra. Ese 30% permite que durante el tiempo del trabajo se tenga una distancia de dos metros que es una distancia bastante segura. Eso se tiene que tomar en cuenta con mayor celo en los espacios compartidos como la cafetería donde, para comer, tengo que quitarme la mascarilla.
Los turnos: ese es otro punto muy importante. Los turnos deben ser lo más extensos posibles. Si voy a trabajar mañana de 7 de la mañana a 7 de la noche, al día siguiente voy a tener libre. Lo que no quiero es tener horarios de dos o tres horas cada día porque ahí es donde debo movilizarme, tomar transporte y el contacto que tengo, con mi familia y con mi medio laboral, es más alto. Por eso quiero tener horarios extensos.
¿Quién debe ir o no a trabajar? Como digo es muy difícil mantener una regla general por grupo etario, pero si tengo más de 50 años, aconsejo que se haga el trabajo mediante teletrabajo. Sin embargo, si tengo que ir al trabajo debo mantener las normas de distancia, el uso de mascarilla, lavado frecuente de manos, desinfección de superficies. 
Hay una responsabilidad individual, familiar y una responsabilidad del grupo laboral. Cada situación debe ser analizada de manera diferente manteniendo estas precauciones que han funcionado bien por ejemplo en Taiwan y en otros países. El distanciamiento social ha funcionado en muchos países. Aquí tenemos excelentes ejemplos: muy poca gente se ha contagiado en supermercados, agroindustria, farmacias y bancos y más bien los contagios han sido en el entorno social. Tenemos que movernos en esa línea”.