Mundo: El megabasurero en China que se llenó 25 años antes de lo previsto

Jiangcungou: el megabasurero en China que se llenó 25 años antes de lo previsto

RedacciónBBC News Mundo

  • 15 noviembre 2019
Un trabajador en un basurero.
Image captionSolamente en 2017, China recolectó 215 millones de toneladas de residuos domésticos en sus ciudades.

El basurero más grande de China, con un tamaño de unos 100 campos fútbol, ya está lleno. 25 años antes de lo previsto.

El vertedero de Jiangcungou, en la provincia de Shaanxi, fue diseñado para albergar unas 2.500 toneladas de basura por día, pero recibía alrededor de 10.000 toneladas, mucho más que cualquier otro en el país asiático.

China es una de las naciones más contaminantes del mundo, y ha estado lidiando durante muchos años con la basura que generan sus más de 1.400 millones de habitantes.

¿Qué tan grande es el vertedero?

El basurero ubicado en la ciudad de Xi’an, capital de la provincia de Shaanxi, en el noroeste del país, fue construido en 1994 y diseñado para recibir basura hasta 2044.

Es un vertedero que le sirve a más de 8 millones de chinos y que se extiende a lo largo de casi 700.000 metros cuadrados. Tiene además una profundidad de 150 metros y una capacidad de almacenamiento de más de 34 millones de metros cúbicos.Saltar las recomendacionesQuizás también te interese

Fin de las recomendaciones.

Vertedero en China.
Image captionChina ha estado lidiando durante muchos años con la basura que generan sus más de 1.400 millones de ciudadanos.

Hasta hace poco, Xi’an era una de las pocas ciudades en China que dependía únicamente de vertederos para eliminar los desechos domésticos de sus habitantes y esto provocó que se alcanzara la capacidad máxima de Jiangcungou antes de lo anticipado.

A principios de este mes, se abrió una nueva planta de incineración en la ciudad, y se espera que al menos otras 4 estén funcionando para 2020, lo que podría ayudar a procesar 12.750 toneladas de basura por día.

La medida es parte de un plan nacional que busca reducir la cantidad de vertederos y reemplazarlos por otros métodos de eliminación de desechos como la incineración.

Y se prevé que en el futuro este vertedero se convierta en un «parque ecológico».

¿Dónde termina la basura en China?

Residuos recolectados en 2017Fuente: Oficina Nacional de Estadísticas

¿Cuánta basura produce China?

Solamente en 2017, China recolectó 215 millones de toneladas de residuos domésticos en sus ciudades, según estadísticas publicadas por su gobierno. Una cifra mucho más elevada que los 152 millones recogidos en el año 2007.

No se han publicado cifras sobre la cantidad de desechos que se reciclan en China, pero sus autoridades planean reciclar un 35% en las principales ciudades del país para finales de 2020, según un informe del gobierno.

El pasado julio, la clasificación y el reciclaje de basura se hicieron obligatorios en Shanghai, la ciudad más poblada del país, lo que generó «una sensación de pánico» en algunos de sus residentes.

Un deslizamiento de tierra en un vertedero en la ciudad sureña de Shenzhen provocó la muerte de 73 personas en 2015.

Se trataba de un basurero que había sido diseñado para contener 4 millones de metros cúbicos de basura, con una altura máxima de 95 metros.

Al colapsar, el vertedero contaba con 5,8 millones de metros cúbicos de material de desechos y llegaba a los 160 metros de altura.

Desechos plásticos en Kuala Langat.
Image captionMalasia, Turquía, Filipinas e Indonesia, han estado importando una parte de la basura que ahora China no recibe.

¿Se ocupa China de los desechos de otros países?

El país asiático solía importar desechos de otros países hasta finales de 2017, pero ese año sus autoridades decidieron prohibir la importación de 24 tipos de basura.

Solamente en 2017, China recibió millones de toneladas de basura plástica de Europa, Japón y EE.UU., así como también 27 millones de toneladas de papel usado.

No obstante, otros países, como Malasia, Turquía, Filipinas e Indonesia, han estado importando una parte de lo que ahora China no recibe.

Pero estas naciones han tenido problemas manejando la cantidad de desechos que ingresan, que frecuentemente acaban en vertederos gigantes y fuera de control en sus tierras.

Por esta razón, algunos de estos países ahora han seguido el ejemplo chino y han prohibido la importación de varios tipos de basura, algunos incluso la están devolviendo a sus países de origen.

Crisis en Bolivia:

Evo Morales: ¿hubo un golpe de Estado en Bolivia? BBC Mundo consultó a 6 expertos

  • 13 noviembre 2019
Evo Morales en México.
fue Evo Morales víctima de un golpe de Estado?

¿Hubo o no un golpe de Estado en Bolivia?

Esa es la pregunta que muchos se hacen tras la repentina renuncia el pasado domingo del expresidente de Bolivia Evo Morales, después de que las Fuerzas Armadas de su país le retiraran su apoyo y tras semanas de protestas ciudadanas por supuesto fraude en las cuestionadas elecciones presidenciales del 20 de octubre.

La renuncia de Evo Morales provocó fuertes reacciones a nivel nacional e internacional.

Algunos de los aliados tradicionales del expresidente boliviano como Venezuela o Nicaragua, aseguraron que se trató de un golpe de Estado, mientras que importantes actores de la comunidad internacional, como Estados Unidos, señalaron que la salida de Morales ayudará a resolver la crisis política que atraviesa el país y negaron que el mandatario hubiera sido derrocado.

Al final fue México quien concedió asilo a Morales. El canciller de ese país, Marcelo Ebrard, aseguró este lunes que lo sucedido en Bolivia es un golpe «porque el Ejército pidió la renuncia del presidente y eso violenta el orden constitucional en el país».Saltar las recomendacionesQuizás también te interese

Fin de las recomendaciones.

Pero desde la oposición, el rival de Morales en las elecciones presidenciales, Carlos Mesa, negó que se hubiera dado un golpe en su país e indicó que «no hay elementos que permitan considerar que se produjo uno».

Con estas discrepancias ¿se puede considerar que hubo un golpe de Estado en Bolivia? BBC Mundo consultó este asunto a varios expertos.

Evo Morales
Image captionEl canciller mexicano, Marcelo Ebrard, afirmó que es un golpe «porque el Ejército pidió la renuncia del presidente» e informó que su país le ofrecería asilo político al líder boliviano.

¿Qué es un golpe de Estado?

Aníbal Pérez-Liñán, profesor de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad de Notre Dame, en Indiana, EE.UU., define golpe de Estado como un proceso en el cual las fuerzas de seguridad del Estado derrocan al gobierno que ejerce el poder utilizando en general la violencia o amenazas de violencia.

Según le dijo el experto a BBC Mundo, se trataría de una operación que viola las reglas constitucionales y quienes asumen el poder posteriormente no podrían alcanzarlo dentro del marco constitucional.

Por su parte, Naunihal Singh, autor de Seizing Power: The Strategic Logic of Military Coups («Tomar el poder: la lógica estratégica de los golpes de militares», en español), está de acuerdo con la definición de Pérez-Liñán e insiste en la participación «vital» que juega el Ejército. Pero advierte que, en un golpe de Estado, no solo las Fuerzas Armadas están involucradas.

«Con el pasar de los años se hace más común que el Ejército sea solamente uno de muchos actores en una crisis política de gran escala».

América Latina ha visto este tipo de crisis y debates en torno a la definición de golpe de Estado en varias ocasiones a lo largo de las últimas décadas. La más reciente fue a principios de año, cuando los líderes opositores venezolanos Juan Guaidó y Leopoldo López fueron acusados de realizar un intento de golpe de Estado contra Nicolás Maduro.

Singh ve similitudes entre lo sucedido en Venezuela y en Bolivia, con diferencias claras. «Los militares en Venezuela que se alzaron contra el gobierno eran de bajo rango. En Bolivia la ‘sugerencia’ fue hecha por el jefe de las Fuerzas Armadas«, puntualiza.

Enfrentamiento entre grupos pro y anti gobierno.
Image captionLos resultados de las cuestionadas elecciones presidenciales del 20 de octubre desataron enfrentamientos entre grupos pro y anti gobierno en toda Bolivia.

«Fue un golpe»

Para Erica De Bruin, profesora del Hamilton College en el estado de Nueva York, en EE.UU., y experta en relaciones cívico-militares, no queda duda de que lo que pasó en Bolivia fue un golpe de Estado.

«En la práctica, la diferencia entre un golpe, una revolución y un levantamiento popular puede ser borrosa».

«Los golpes de Estado ocurren cada vez más mediante protestas públicas generalizadas, y es muy difícil que esas protestas tengan éxito sin el apoyo de una facción de los militares».

En diálogo con BBC Mundo, De Bruin explica que cuando el comandante de las Fuerzas Armadas de Bolivia le pidió públicamente al presidente que renunciara, se trató de un golpe de Estado.

«Este tipo de declaraciones públicas conlleva una amenaza implícita de violencia, ya sea por parte del propio Ejército o por parte de los manifestantes que no serán detenidos por los militares».

La experta afirma que los comandantes, debido a su jerarquía militar, no necesitan usar la violencia para expulsar a los dirigentes.

William Kaliman.
Image captionEl jefe de las Fuerzas Armadas de Bolivia (centro) le sugirió a Evo Morales que renunciara.

Una sugerencia en conformidad con la ley

Sin embargo, Abel Escribà Folch, profesor de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, en España, tiene reservas sobre si hubo un golpe de Estado en Bolivia.

Folch indica que, por una parte, el jefe de las Fuerzas Armadas instó a Morales a dejar el poder «y no es su rol el hacer ese tipo de sugerencias».

Pero reconoce que algunas personas podrían argumentar que, para que haya golpe, tendría que haber una voluntad de la parte de las Fuerzas Armadas de querer tomar el poder, y esto no ha pasado», asegura.

Apoyando esa idea, el analista boliviano José Gabriel Espinoza considera que no hubo golpe porque «el control de las Fuerzas Armadas no ha pasado a manos opositoras».

«El Ejército tampoco ha tomado las calles ni las instituciones», agrega.

Para Espinoza, las Fuerzas Armadas han sido claras en su mensaje: no van a tomar partido en una revuelta que ha sido meramente civil.

Votantes ejerciendo su derecho en Bolivia.
Image captionLa OEA asegura que encontró «irregularidades» en el recuento de votos de las elecciones presidenciales del pasado 20 de octubre.

«El Ejército solamente tenía dos opciones»

Para Javier Corrales, profesor de Ciencias Políticas en el Amherst College, en Massachusetts, EE.UU., hay indicios de un golpe de Estado, pero advierte que no se puede «minimizar la crisis profunda» a la que Evo Morales llevó a su país desde 2016.

Ese año, Morales convocó a un referéndum para eliminar el límite de dos mandatos establecidos en la Constitución boliviana. En esa consulta, Morales sufrió su primera derrota desde su llegada al poder: un 51.3 % de los bolivianos votó en contra de una posible nueva reelección.

Tras perder el referéndum, el expresidente boliviano acudió al Tribunal Constitucional y al Tribunal Supremo Electoral de su país, instituciones que estaban formadas principalmente por miembros leales a su gobierno, y ambos entes le permitieron postularse como candidato.

«No cabe duda de que hubo presión militar, pero igualmente hubo presión de la OEA y por parte de líderes de la oposición luego de muchas protestas», le dice Corrales a BBC Mundo.

Estas opiniones diversas sobre cómo calificar lo ocurrido en Bolivia demuestran lo difuminado que está el concepto de golpe de Estado, que históricamente ha tenido una connotación negativa que conlleva ilegitimidad, algo que no sucede con los levantamientos populares, a los que se asocia con una cierta justicia.

Tras recibir Evo Morales asilo en México y asumir la presidencia de Bolivia de forma interina Jeanine Áñez, el debate sobre cómo explicar lo ocurrido en la nación andina en los últimos días sin duda continuará.

*Con información de Angelo Attanasio.

Jeanine Áñez.
Image captionTras la renuncia de Evo Morales, Jeanine Áñez se convirtió en la 66ª presidenta de Bolivia y prometió convocar a unas nuevas elecciones «en el menor plazo posible».

4 razones que explican la crisis que llevó a Lenín Moreno a decretar el «paquetazo» que desató las protestas en Ecuador

Cecilia Barría BBC News Mundo 10 octubre 2019

Supermercado
Image captionTras una semana de protestas contra las medidas de austeridad, los supermercados del país muestran señales de desabastecimiento.

Ecuador está pasando por una grave crisis política y económica. El gobierno declaró el estado de excepción en todo el país en respuesta a las protestas callejeras por la eliminación de los subsidios a los combustibles.

Esta semana fue suspendida la producción de tres pozos petroleros en medio de manifestaciones que se oponen al plan de ajuste económico anunciado por el presidente Lenín Moreno que, entre otras medidas, puso fin a 40 años de ayudas financieras para mantener bajos los precios de las gasolinas y el diesel.

Con carreteras bloqueadas en 17 de las 24 provincias, el país ha comenzado a ver los primeros efectos económicos de la crisis política: desabastecimiento de gasolina en algunas zonas del país, escasez de productos en mercados callejeros, especulación en el precio de alimentos y fletes, además de un aumento del precio del pasaje del transporte urbano en algunos municipios.

Quito, gasolinera
Image captionEl ajuste económico en Ecuador puso fin a 40 años de subsidios a las gasolinas y el diesel.

El recorte en la producción petrolera (que bordea los 540.000 barriles diarios), el principal producto de exportación del país, podría tener un fuerte impacto en las finanzas, señalan economistas consultados por BBC Mundo.

Además, es probable que el alza en el precio de los combustibles genere un aumento de la inflación, que en los últimos años ha tenido tasas negativas y que actualmente es de -0,1%, en el contexto de una economía dolarizada cuyo crecimiento se ha estancado.Saltar las recomendacionesQuizás también te interese

Fin de las recomendaciones.

De hecho, el Producto Interno Bruto (PIB) solo creció 0,3% en el segundo trimestre de este año, en medio de la implementación de un plan de ajuste fiscal que busca reducir el déficit público ahorrando US$1.500 millones.Omitir publicación de Youtube número de BBC News Mundo

Advertencia: El contenido de sitios externos y terceras partes puede contener publicidad

Final de la publicación de Youtube número de BBC News Mundo

El último capítulo del plan de ajuste, conocido entre los ecuatorianos como «el paquetazo», forma parte de un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para obtener créditos por US$4.209 millones a cambio de reducir el déficit fiscal. La fórmula es recortar el gasto público y aumentar la recaudación.

Desde fines de la semana pasada, la gasolina extra subió de US$1,85 el galón (3,8 litros aproximadamente) a US$2,30, mientras que el diesel registró un aumento de US$1,08 a US$2,27, marcando un alza de más del 120%.

Manifestantes en Quito
Image captionEl aumento en el precio de los combustibles provocó protestas callejeras y bloqueo de carreteras.

¿Cómo la economía llegó al punto en que se encuentra actualmente? Estas son cuatro razones que ayudan a entender por qué Ecuador está pasando por un difícil momento económico.

1. Aumento del gasto público

Durante la época del expresidente Rafael Correa, Ecuador tuvo una bonanza económica derivada del aumento en el precio de las materias primas, tal como ocurrió en otros países de América Latina.

Eso provocó un fuerte crecimiento económico y al mismo tiempo un alza del gasto público. Éste pasó de 25% del PIB a 44% entre 2007 y 2014.

Rafael Correa, expresidente de Ecuador
Image captionEl expresidente Rafael Correa aumentó el gasto público y el déficit fiscal escaló a cerca del 7%.

«Ese crecimiento tan grande del gasto público provocó un aumento del déficit fiscal«, le dice a BBC Mundo el economista ecuatoriano José Hidalgo, director general de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes).

Un déficit que llegó acerca del 7% del PIB en los años 2015 y 2016.

2. Persistencia del déficit fiscal y la deuda

Esta situación, explica Hidalgo, generó un crecimiento «insostenible» de la deuda pública.

Ecuador empezó a prevender el petróleo, a colocar bonos soberanos en el mercado internacional a tasas de interés sumamente altas (en torno al 10%) y a utilizar al Banco Central como prestamista del gobierno, pese a tratarse de una economía dolarizada.

Con ese telón de fondo, actualmente el déficit público de Ecuador es de 3,7% del PIB, dice el economista.

3. La influencia del FMI

Otros analistas piensan que el detonante de la crisis política y económica de Ecuador es el rol que está jugando el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el gobierno de Moreno.

«El acuerdo con el FMI provocará una reducción en el crecimiento, mayor desempleo y mayor inestabilidad macroeconómica», le dice a BBC Mundo Mark Weisbrot, codirector del centro de estudios Center for Economic and Policy Research, con sede en Washington.

Lenín Moreno junto al mando militar.
Image captionCon su plan de auteridad, Lenín Moreno pretende reducir el déficit público ahorrando US$1.500 millones para cumplir con el acuerdo firmado con el FMI.

Ese acuerdo, firmado en marzo, «proyecta que Ecuador sufrirá una recesión este año», agrega.

Según Weisbrot, el plan del FMI le exige a Ecuador eliminar un conjunto de políticas que a lo largo de los últimos años «han tenido mucho éxito» en estimular el crecimiento económico y reducir la desigualdad, bajando la pobreza 38% y la extrema pobreza 47%.

La estrategia del organismo internacional, argumenta, equivale en la práctica a mantener el desempleo alto y reducir los salarios para que la economía se haga más competitiva a nivel internacional.

«Este plan de ajuste no funciona, así como tampoco funcionó en Argentina».

«Desafortunadamente, la austeridad golpea con mayor fuerza a los trabajadores y a los más pobres. Probablemente hará que el nivel de vida sea más precario para muchos ecuatorianos».

4. El «paquetazo» y el alza de los combustibles

«Nadie se había atrevido a eliminar el subsidio a los combustibles. Y es un hecho que ese subsidio es regresivo, es decir, no está focalizado en los más vulnerables», sostiene José Hidalgo.

«Fue una decisión fiscal, de alguna manera valiente, pero políticamente muy costosa«.

fasdfa
Image caption»La austeridad golpea con mayor fuerza a los más pobres», señalan economistas que se oponen al plan de Moreno y el FMI.

Una postura que no comparten las organizaciones indígenas y los manifestantes, quienes aseguran que el alza en el precio de los combustibles «es una medida contra el pueblo», como se lee en las pancartas.

¿Qué otras medidas incluye el paquetazo?

Anunciado en cadena nacional el 1 de octubre, Moreno comunicó al país que llevaría a cabo un plan de ajuste, conocido como «el paquetazo», que incluye -además de la eliminación de los subsidios a los combustibles- una serie de medidas tributarias y laborales, entre las que se destacan:

  • baja salarial de hasta 20% en contratos temporales en el sector público
  • reducción de las vacaciones de 30 a 15 días para empleados públicos
  • aporte de un día de salario mensual de los empleados públicos al fisco
  • contribución especial de las empresas con ingresos de más de US$10 millones anuales a las arcas fiscales
  • aumento en los bonos (de US$69 a US$84) que se entregan a las familias más pobres -y una extensión del beneficio a 1.300.000 personas- como medida de compensación.
  • reducción de aranceles para la compra de maquinarias
  • supresión de impuestos a la importación de tecnología (como celulares y computadores) y autos (con un valor inferior a US$32.000).
Bloqueo de carretera en una provincia de Ecuador
Image captionManifestantes aseguran que la eliminación del subsidio a los combustibles es una medida contra los pobres.

A pesar de lo que muchos esperaban, el paquete de ajuste no incluyó el aumento del impuesto al valor agregado (IVA), el cual se mantuvo en 12%.

En agosto del año pasado, Lenín Moreno ya había anunciado la primera parte de su plan de austeridad, que incluía un reducción del gasto gubernamental y un incremento del 25% en el precio de la gasolina súper, como parte de las acciones encaminadas a reducir el déficit fiscal e impulsar la productividad de la economía.

Pero el último «paquetazo» generó un estallido social de tal magnitud, que el futuro político y económico del país se mantiene en vilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *