Ecuador: Dos policías son procesados por la violación de una joven en Píllaro

[AMPLIACIÓN] Un juez de Garantías Penales dictó prisión preventiva para uno de los dos miembros de la Policía Nacional presuntamente involucrados en la violación de una joven, de 24 años, en Píllaro, un cantón de la provincia de Tungurahua. La audiencia de formulación de cargos se cumplió el miércoles 16 de septiembre del 2020, en la Unidad Judicial Multicompetente de Píllaro. Hasta el sitio llegaron familiares y amigos de la víctima para solicitar justicia. Juan Carlos Bayas, abogado defensor de la joven agredida, explicó que a uno de los policías se le dictó prisión preventiva y el otro debe presentarse tres días por semana a un juzgado y no puede salir del país. Explicó que durante la audiencia se presentaron los exámenes médico-legales que demostrarían el delito.

Además, se levantaron los indicios en el lugar donde ocurrieron los hechos. La joven recibió protección integral. Según los vecinos de la víctima, hace tres semanas la afectada y otros tres compañeros llegaron desde la provincia de Santa Elena para cumplir con el año de salud rural en el Hospital y en los centros de salud de esa localidad. Los cuatro jóvenes vivían en un departamento en el centro del cantón. María R., amiga de la joven, contó a las autoridades que a las 19:00 del martes 15 de septiembre del 2020, la chica salió del trabajo con una compañera que le habría insistido llevarle a que conozca la ciudad. Dijo que los dos uniformados las recogieron en un patrullero. Aseguró que mientras daban vueltas por diversas partes de la urbe bebieron cervezas. “Es posible que le hayan colocado alguna sustancia en la bebida, puesto que sólo recordaba el momento que llegaron hasta el mirador de Rumiñahui, tomó una fotografía y luego perdió el conocimiento”, aseguró María R. Afirmó que cerca de las 22:00, su compañera de habitación comenzó a buscarla, porque no llegaba a casa. Le llamó por teléfono preguntándole dónde se encontraba. Ella le entregó una dirección a donde se trasladó, pero no apareció. “Preocupada volvió a timbrarle el teléfono a través de videollamado. Le contestó uno de los policías. Ahí logró mirar a su amiga que estaba desnuda, por eso pidió ayuda en la Unidad de Policía Comunitaria (UPC) de Píllaro”, recordó María.

ElComercio.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *