DOS MUJERES INTERNAS DEL CENTRO EL INCA CONTAGIADAS CON COVID-19

(Puyo.-via wattsap) Vianka Gavilanez, de la fundación Dignidad, dijo que con otras organizaciones como Mujeres de frente, están activando algunas estrategias de carácter jurídico en favor de la población que están privados de libertad del país, que son una población de riesgo frente a la pandemia del coronavirus, sobre todo mujeres embarazadas.

Señalo, que en ese marco han emprendido la campaña Es justo liberarles a nivel nacional, entendiendo la situación específica de las mujeres privadas de liberta en los centros penitenciarios, donde se encuentra mujeres embarazadas, mujeres de la tercera edad.

Denuncio, que hay muchos casos represados que no se han dado seguimiento por la situación deplorable que conviven mujeres internas, y más aún en este proceso de pandemia, yéndose en contra de los DDHH en marco del decreto ejecutivo.

Lo que se busca evitar una mortandad en estos centros que podría darse si no se toman las medidas preventivas necesarias urgentes.

Informo, que en el centro  penitenciario de El Inca en Quito ya se registran dos contagios, así como en el centro de confianza de Chillogallo existe 42 mujeres que la mayoría estan embarazadas y madres que recién han dado luz, donde existen 38 niños y niñas menores de 5 años que están con sus madres ahí, poniendo en riesgo su salud.

Al inicio el accionar fue obtener acceso a  la información pública, para activación desde el consejo de la judicatura.

Denunció que hay dos mujeres contagiadas en el centro El Inca,que se habrían contagiado a través de un guardia de seguridad, por lo que se esta pidiendo un exhorto de inconstitucional para que a través de pedido de hábeas corpus se realicen las pruebas a todas las internas que estuvieron en contacto con estas personas que han dado positivo del Covid 19, ademas de recibir el tratamiento con aislamiento domiciliarios; igualmente están tramitando acciones para en base al orden jurídico se de la libertad da las mujeres que ya han cumplido su sentencia pero por la situación de emergencia y burocracia continúan privadas incluso con sus hijos

Explicó que  el contagio de dos mujeres en el Inca  se ha dado a través del contagio de un guardia de seguridad, y hay denuncias de mala calidad de atención en estos centros, donde no existen médicos ni enfermeras y eso es preocupante que se  puede dar un contagio masivo y por ello se han organizado para defender a estas mujeres y sus hijos privados de libertad tomado acciones de orden jurídico y humanitario ante las autoridades correspondientes  a fin de lograr, justamente su libertad por la situación de eminente riesgo que están padeciendo frente a la emergencia por la pandemia, aseveró

e encuentran 1800 personas en un centro  (El Inca) que no es de privación de libertad, sino es un centro temporal, donde hay tres mujeres contagiadas que lo habría hecho un guardia de seguridad que están en riesgo


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *