Djokovic protagoniza espectacular remontada para avanzar a cuartos en Roland Garros

El serbio Novak Djokovic estuvo contra las cuerdas, dos sets abajo frente al italiano Lorenzo Musetti, de 19 años y 76 del ránking, pero reaccionó a medida que su rival, debutante en un Grand Slam, se iba diluyendo y que acabó por retirarse, y se metió en sus decimoquintos cuartos de final en Roland Garros.

El número 1 del mundo fue un juguete en manos de un tenista desconocido durante 2 horas y 20 minutos, el tiempo que duraron los dos primeros parciales. Pero sólo necesitó otros 68 minutos para dar la vuelta al marcador, 6-7(7), 6-7(2), 6-1, 6-0 y 4-0 cuando el italiano prefirió marcharse. En total, 3 horas y 28 minutos.

Le habían tratado del brazo derecho al inicio del segundo set y cuando el marcador ya parecía imposible el italiano optó por no forzar más.

El tenis sólido del transalpino, fluido, rápido, potente, elegante desde el revés a una mano que siempre luce, sorprendió al serbio, desdibujado y que, con gestos de sorpresa, revelaba lo que todo el mundo estaba viendo en la Philippe Chatrier: que su supervivencia en París dependía de lo que le durara la inspiración a su rival.

Djokovic, que busca su segundo título en París y que desde el día del sorteo apunta a las semifinales contra el español Rafael Nadal, que persigue el 14º, no le perdió la cara al partido.

Dos juegos de desempate le colocaron contra las cuerdas, pero el serbio es mucho rival y el italiano descubría que a cinco sets hay que matar al rival el doble de veces.

Con dos magnas abajo se marchó Djokovic al vestuario. Y pareció que regresó otro jugador, dispuesto a solventar por la vía rápida el desaguisado montado.

Su juego se solidificó a medida que, del otro lado, dejaron de llegar golpes tan imprevisibles para un jugador de su rango. El miedo cambió de bando.

El talento de Musetti se había agotado y el partido tornó en carnicería. El italiano ya no respondía a los envites del número 1 y el físico le fue abandonando hasta que se marchó antes de que sonara el final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.