Exentrenador de la, selección de fútbol niega que haya cobrado 6 meses de sueldo

Ñ

Jordi Cruyff: Me duele que crean que cobré seis meses de sueldo, no es real; renuncié a casi todo.

Jordi Cruyff dice que le duele que lo llamen “ladrón” porque, asevera, no cobró seis meses de sueldo como entrenador de Ecuador, cargo para el que fue presentado el 13 de enero anterior y al que renunció el 23 de julio pasado sin haber dirigido prácticas ni partidos. En una conversación con Diario EL UNIVERSO el holandés enfatiza que pretende “aclarar varias cosas” respecto de su relación laboral con la Federación Ecuatoriana de Fútbol, “que no se acercan a la realidad”. Cruyff también da argumentos para explicar su viaje a España –del que no retornó–, hecho durante la pandemia del coronavirus; habla de su sensación de haber “estado en medio de una batalla” entre dos bandos que pretenden presidir la FEF y de cómo esa “inestabilidad institucional, que no existía cuando llegué”, afectó sus planes. Rechaza que en el extranjero no haya hecho otra cosa que cumplir con su trabajo y detalla qué cosas hizo como DT de la Tri.

Por qué decide hablar luego de su renuncia como técnico?

Considero que hay bastante confusión. Se han publicado muchas cosas que no se acercan a la realidad y sería importante aclarar, mínimamente, cuestiones que son necesarias.

Lo que usted quiere aclarar tiene que ver con el cobro de dinero como entrenador y su estancia en España, entiendo?null

Hay varias cosas. Una de ellas, que se usó más recientemente, es la del cobro. He sido, en todo momento, muy comprensivo con la situación económica de la Federación, sobre todo porque cancelaron la Copa América 2020 y partidos (amistosos) que representaban ingresos. También, en ese contexto, está la pandemia de coronavirus. Con mi staff dimos todas las facilidades para encontrar una solución financiera que no perjudicara a la FEF; esa ha sido siempre mi prioridad y la de mi staff. He sido muy flexible al renunciar a un dinero que también compensaba mi cláusula de rescisión, que entre una cosa y otra se ha pagado. Renuncié a una cantidad muy similar a la de mi cláusula. Entonces, duele que le llamen textualmente a uno ‘ladrón’ cuando en el fondo renuncié a casi todo.

Usted dice que solo cobró menos de dos meses como DT?

No puedo decir exactamente la cantidad de dinero porque tenemos cláusulas de confidencialidad. Pero en un artículo que publicó su Diario acertó (un mes y medio casi, según una fuente que pidió la reserva de su identidad. Apareció el 21 de julio pasado). Es parecido a lo que dijo Francisco Egas.

No cobró seis meses, fueron menos de dos, ¿es lo que dice?

Sí. Nada más que eso. Y por cierto, nunca me he quejado y nunca he reclamado. Fuimos, con todo mi staff, muy comprensivos. Cuando se complicó la situación económica, ellos (los dirigentes) vinieron con propuestas de soluciones y dijimos sí a todo. No discutimos absolutamente nada, pese a que también trabajamos los meses que no fueron remunerados. Sí laboramos y están todos los reportes de nuestro trabajo mensual. Obviamente no fue en el césped, porque no hubo césped para ninguna selección del mundo. Pero fue un trabajo de seguimiento, de ver jugadores, imágenes; lo que hace cualquier seleccionador. En nuestro caso, para conocer en detalle a los jugadores vimos sus partidos, en vivo no, pero en video analizamos muchos partidos. Y esto la Federación lo sabe. Tiene constancia de todo aquello. Nosotros nunca paramos de trabajar. El problema es que la pandemia influyó bastante en la manera de hacerlo. Se cancelaron y se prohibieron microciclos, no se pudo hacer viajes. Es un tema mundial. He sido comprensivo y si hay quejas que dicen ‘el contrato es muy alto’, nosotros no solo renunciamos a todos los meses que no cobramos, sino a todo lo que venía después porque firmamos hasta diciembre del 2022.

Usted se fue a España, por la pandemia, sin permiso del directorio de la FEF. Seis vocales aseguran que fue Egas el que autorizó su viaje. ¿No es esa una situación irregular?

Primero hay que decir que había un problema, que usted menciona, dentro del directorio y yo me encontré un poco en el medio de esa batalla entre ellos. Públicamente sacaron unas cifras (del salario) que no se ajustan a la realidad. Las inflaron muchísimo y eso ha quedado demostrado. Después, obviamente, una pandemia no da tiempo para preparar muchas cosas, por eso ha sorprendido a todo el mundo. Yo me enteré que en España, por el COVID-19 en su momento más alto, iban a cerrar todo y todos en el cuerpo técnico tenemos hijos menores de edad, ninguno tiene uno que sea mayor de edad. Por eso nos fuimos. Pero no nos fuimos de vacaciones, sino para encerrarnos totalmente entre ocho y diez semanas. Yo hablé el 13 de marzo con Antonio Cordón (entonces director deportivo de la FEF), que era mi primer jefe, digamos, y luego están los de más arriba (en el organigrama), y con el presidente de la Federación. Les expliqué que en España se desató la pandemia y vimos que lo más sensato sería volver a casa. En Ecuador había pocos casos, pero sabíamos que el campeonato se iba a cancelar al día siguiente. Yo les informé, cara a cara a Francisco y a Antonio, y entendieron mi postura. Por eso viajé. Yo no llamé a los demás (miembros del directorio de la FEF) porque nunca tuve contacto con ellos. Íbamos a conocernos una semana más tarde, pero la pandemia no vino por partes. Vino y arrasó. Y si usted me pregunta ahora si hice lo correcto, sinceramente digo que sí. Hay que admitir que lo correcto era estar con la familia en una situación que nunca antes habíamos vivido. Todo el mundo estaba detenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *