Opinión:

 El tiempo Bogota
 

El cine y la televisión, tal como los hemos conocido, desaparecerán definitivamente en pocos años, esa es una realidad clara y prácticamente inobjetable. De allí, sin embargo, a que vayan a desaparecer como medios de comunicación social o que pierdan su influencia, hay una enorme diferencia.minority
Twitter: @jeronimorivera

Desde su creación en 1895, se ha vaticinado el final del cine. La televisión, el video, el cable, Internet y, más recientemente, las nuevas plataformas digitales; han sido contundentes amenazas para espectadores de todas las épocas que en algún momento pensaron que nadie querría ir hasta una sala pudiendo tener acceso a las historias desde sus casas, rentando una cinta o accediendo a la web. El cine, sin embargo, se resiste a morir y es muy probable que en varias décadas aún estemos armando el plan para ir a cine (los contenidos que pasan y que pasarán en el futuro son otra historia, bastante más compleja).

La televisión, por su parte, ha sufrido grandes cambios en los últimos años y la mayoría de ellos tienen que ver con la llegada de Internet y, sobre todo, con el aumento de la banda ancha. Hace muy pocos años era impensable ver vídeos de alta calidad o de más de diez minutos en una plataforma como Youtube y mucho menos la posibilidad de acceder a películas y series completas descargadas o vistas en streaming legalmente por plataformas como Netflix, Amazon o Hulu. Hoy en día es una realidad que muchas personas pueden vivir: la posibilidad de acceder legalmente a plataformas gratuitas o pagas con toda clase de contenidos en línea. Mi pronóstico es que se acabarán los sistemas de tv cable y que los precios de las plataformas online bajarán ostensiblemente en los próximos años para que cada persona pueda tener varias suscripciones en sitios temáticos y especializados. Por otra parte, el cambio en los sistemas y diseños de los televisores da también para pensar en que la televisión tal como la conocíamos ha muerto y lo que tenemos hoy difiere bastante, aunque no hayamos caído en la cuenta (Aquí puede ver un texto que escribí sobre la evolución de la televisión y los televisores).

La semana pasada se realizó en Cuenca, Ecuador, el seminario “El futuro del cine y la tv: Nuevas plataformas y narrativos” en el marco del Festival de Cine La Orquidea Cuenca (el más importante de Ecuador) y con la organización de la Red Iberoamericana de Investigación en Narrativas Audiovisuales, INAV (entidad de la que soy director) y la Facultad de Filosofía de la Universidad de Cuenca.  El seminario contó con la participación de los conferencistas Diego Bonilla (U de Sacramento, USA), Elena Galán (U Carlos III de Madrid, España), Gabriela Fabbro (U Austral de Argentina), Vicente Gosciola (U Anhembi Morumbi, Brasil) y Jerónimo Rivera (U de La Sabana, Colombia).


VENEZUELA, DESNUDA Y CON LAS MANOS EN LOS BOLSILLOS

jueves, 23 de noviembre de 2017 – 16:03 /Vistazo/
 
La crisis económica venezolana empezó siendo una bola de nieve y está convirtiéndose en una bomba de tiempo. Y como dice The Economist: “La mera mención de Venezuela debería hacer temblar a la mayoría de los inversionistas”. Pero, en mi opinión, los inversionistas son los menos perjudicados en toda esta debacle.
 
Lo grave y, al parecer inevitable, es que además de que la producción económica del país se ha reducido en más de un tercio desde 2014, y está sufriendo una grave escasez de alimentos y medicinas, el país de Chávez y Maduro está sobre endeudado y a punto de entrar a una etapa de default que, a mi criterio, podría desatar una catástrofe humanitaria de proporciones.
 
El default financiero no es más que el estado de impago de la deuda o suspensión de pagos que surge cuando una persona u organización no puede afrontar el pago de los intereses o del principal de una deuda cuando llega el vencimiento.
 
Y esto es exactamente lo que está pasando en Venezuela. La deuda total venezolana a sus múltiples acreedores rebasa los 100 mil millones de dólares, que difícilmente podrá solventar y que traerá como consecuencia (y me asombra que esto haya demorado tanto) que estos bloqueen activos como refinerías, tanqueros y cuentas de la estatal petrolera PDVSA.
 
Lo que pasa en Venezuela es de locos. Y si hasta ahora el desastre no se ha desarrollado en su total dimensión ha sido porque en los últimos 10 años, China le ha prestado a Venezuela más de 50 mil millones de dólares a cambio de pagos en petróleo. Otro “benefactor” ha sido Rusia, quien también ha realizado una serie de préstamos de emergencia a PDVSA, que le ha salvado de las sanciones, en el momento justo. Cuando los pagos de los bonos soberanos estaban a nada de vencerse.
 
En abril, Rosneft, una compañía petrolera cuyo propietario mayoritario es el gobierno ruso, prestó a PDVSA 1 billón de dólares. A cambio, según una investigación publicada por Reuters, se le ha ofrecido la propiedad parcial de hasta nueve proyectos petroleros venezolanos. Como diría alguien por ahí: Venezuela se está quedando desnuda y con las manos en los bolsillos.
 
El manejo de la economía por parte de Nicolás Maduro no puede ni siquiera definirse como doméstico. Porque en la economía doméstica suele primar el sentido común por encima de otras consideraciones. El Presidente venezolano desconoce del tema y si se ha dejado asesorar parece que se ha rodeado de enemigos en lugar de rodearse de asesores.
 
Maduro confió en que la recuperación del precio del petróleo, que ahora supera los 50 dólares por barril, podría retrasar el estallido de la bomba. Pero la situación es tan complicada y la deuda tan grande que ya no será posible buscar la comprensión de los acreedores. Su mayor bien: PDVSA está prácticamente convertido en una prenda y alrededor de esta se prevén batallas legales enormes y difíciles para establecer qué activos pertenecen a qué entidades. Una bola de nieve que se volvió explosiva.

¿POR QUÉ SOMOS SUBDESARROLLADOS?

jueves, 19 de octubre de 2017 – 16:44
  Alberto Acosta-Burneo
ALBERTO ACOSTA BURNEO
El problema no es de acceso a la tecnología de punta, que en el mundo actual puede ser fácilmente adquirida. Tampoco tiene que ver con la inexistencia de técnicos capacitados en la aplicación de esas tecnologías, porque estos podrían ser contratados en el mercado internacional y traídos al país para que apliquen sus conocimientos. La respuesta es que Ecuador no ahorra lo suficiente. Expliquemos.
 
Lo único que nos falta para ser tan prósperos como cualquier país desarrollado es capital. El ahorro es la condición necesaria para impulsar la inversión y consecuentemente el crecimiento económico. Cuando un país dispone de capitales, los emprendedores pueden financiar la expansión de actividades productivas, comprar tecnología de punta, mejorar su productividad, en fin, producir más y mejor generando
empleo y elevando el nivel de vida.
 
¿Cómo hablar de mejorar capacidades productivas, cuando la política pública tiene precisamente el efecto contrario? Como primer paso, terminemos con el desperdicio de recursos al utilizar nuestro principal ahorro depositado en la seguridad social a financiar el gasto público en lugar de inversión productiva. Para liberar este ahorro del voraz apetito del gobierno, es necesario crear un mercado privado de fondos de pensiones y aseguramiento.
 
Adicionalmente, debemos volver atractivo el mercado de capitales para que todos los ciudadanos, sin importar el nivel de ingresos, podamos ahorrar adquiriendo títulos emitidos por empresas productivas.
 
A pesar de estos esfuerzos, el ahorro nacional siempre será insuficiente y deberemos complementar esta política creando condiciones atractivas para que vengan capitales extranjeros (ahorro de otros países). Para lograrlo tendremos que eliminar la desconfianza que Ecuador genera por su largo historial de inestabilidad jurídica y cambios regulatorios generalmente hostiles al inversionista.
 
Afortunadamente, la dolarización juega a nuestro favor porque elimina el riesgo de expropiación cuando la moneda se devalúa. El siguiente paso es eliminar de la Constitución la limitación para que inversionistas internacionales acudan a arbitrajes fuera de la región en caso de disputas con el Estado y negociar nuevos Tratados Bilaterales de Protección de Inversiones. Al retirar a los inversionistas
internacionales de la jurisdicción local, se superará la desconfianza que genera la incestuosa relación entre la justicia ecuatoriana y los poderes políticos de turno.
 
Una transformación tributaria deberá volver “competitivos” a los impuestos en el país en relación nuestros vecinos. Eliminemos el Impuesto a la Salida de Divisas porque, en la práctica, funciona como una barrera al ingreso de capitales. Abandonemos la sustitución de importaciones que encarece la producción local. Solo si logramos acelerar la acumulación de capital en el país, podremos recuperar las décadas de retraso en nuestro grado de desarrollo.
 
Recordemos que el ahorro y la inversión son el único camino para impulsar el progreso. ¿Qué esperamos para transformar al Ecuador en un paraíso para la inversión nacional y extranjera? 

Sábado 14 octubre 2017

TEMA IMPOSTERGABLE

 /REVISTA VISTAZO/
Uribe se fue contra Santos por la paz”. Esta fue la respuesta de Rafael Correa a la revista Semana, para asegurar que su bronca con el presidente Lenín Moreno no puede compararse con la que libran, por casi ocho años, el actual mandatario colombiano y su antecesor.
 
De no ser por el ritmo ligero de la conversación entre Correa y Rodrigo Pardo, director de ese medio, atacado en varias ocasiones durante la Revolución Ciudadana, el argumento del expresidente hubiera dado pie a críticas más ácidas en Colombia y Ecuador, por ser profundamente contradictorio.
 
Según Correa, la polarización política en Colombia es injustificable porque Uribe se fue contra el proyecto más importante de ese país. Mientras que en Ecuador, Moreno pretende destruir lo alcanzado por su gobierno, cumpliendo las ofertas de campaña de la oposición, entre ellas la Consulta Popular.
 
Por esa razón, su regreso a la política ecuatoriana (como si se hubiera retirado en algún momento) resulta inevitable y sin opción a que nadie le reproche.
 
¿Acaso los aires –momentáneos– de libertad que tantos sectores en el Ecuador respiran, no justifican aquel anhelo de paz, por el que toda la sociedad ecuatoriana debe luchar?
 
Correa y Uribe son como hermanos siameses. Su visión tan maniquea les dota de un velo de impunidad pavoroso, con el cual pretenden seguir vigentes sin que ninguna institución les pida cuentas por sus grandes equivocaciones ni devele sus dudosas intenciones.
 
Ese afán por dominarlo todo hace que Correa se delate a sí mismo. Él quiere seguir mandando en el Ecuador, con o sin Moreno de por medio; con o sin una Constituyente.
 
En estos días de discusión ciudadana, más de un hábil político o sesudo analista ha pretendido hablar del riesgo que significaría convertir la Consulta de Moreno en un plebiscito en contra de Correa, pues la polarización lo victimizaría a su favor.
 
Sin embargo, la necesidad de echar abajo la figura de la reelección indefinida es un tema impostergable que rebasa cualquier cálculo político o de estrategia electoral. Luego de escuchar la semana pasada el relato del delator José Conceição Santos, sobre cómo operó el sistema de sobornos de Odebrecht, supuestamente organizado desde la Vicepresidencia de la República, y una vez que la justicia confirme la validez de esas declaraciones, se podrá concluir que el autoritarismo y la corrupción florecen a gran velocidad en los regímenes donde no hay equilibrio de poderes y solo cuenta la devoción por el líder único.
 
El presidente Lenín Moreno ha señalado que la reelección indefinida es una aberración política. Bajo esa premisa, no hay más remedio que decidir en la Consulta sobre la permanencia, con todas sus letras, del sistema correísta. En el pueblo ecuatoriano caerá la responsabilidad de convertir o no al expresidente en el caudillo más poderoso de la historia.
 
Que la disquisición sobre los riesgos de crear una Consulta Popular con dedicatoria quede para los consultores y estrategas, pues ellos son los que diseñan, a final de cuentas, las campañas. A los políticos les corresponde hablar con franqueza. La democracia no puede estar sujeta a más cálculos partidistas ni voluntarismos momentáneos. Correa marcó la historia de su década ganada, ya es momento de redefinir su peso hacia el futuro.

sábado 23 septiembre 2017

ALBERTO ACOSTA-BURNEO /Vistazo/

Alberto Acosta-Burneo
 VACUNA CONTRA MALOS GOBIERNOS
 
El intervencionismo que impulsó Correa a través del Socialismo del Siglo XXI llegará a un fin porque es un sistema de organización social insostenible.
 
Las razones son simples. Primero: la intervención estatal es ineficiente porque impide que los recursos se destinen a sus usos más eficientes. Tomemos como ejemplo los 1.500 millones de dólares gastados en la refinería del Pacífico que probablemente nunca será concluida. Cuando la asignación de recursos es defectuosa, la generación de riqueza también lo es.
 
Segundo: las políticas intervencionistas tienden a obtener resultados contrarios a los que aseguran buscar. Este es el caso del incremento de salarios vía decreto. En la práctica, si la realidad económica no justifica ese incremento, el resultado será más desempleo.
 
La doctrina estatista desconoce que la única vía de lograr incrementos salariales sin generar desempleo es permitiendo la acumulación de capital (más inversiones en maquinaria y equipos), que a su vez aumenta el rendimiento de cada trabajador. La mayor productividad del trabajo se traduce en incrementos salariales sustentables.
 
Tercero: la política redistributiva de expropiar “excedentes” no es sostenible. Inevitablemente, estas medidas terminan cuando se acaban los recursos que expropiar, además frenan la inversión y las posibilidades de generación de nueva riqueza en la economía.
 
Con el tiempo, la ineficacia de las políticas intervencionistas sale a la luz en la forma de malas decisiones de inversión y exceso de gasto. Ni hablar de las coimas y los sobreprecios… Necesitamos una vacuna
para protegernos de los malos gobiernos.
 
Propongo acotar el daño que un gobernante puede hacer a su pueblo colocando, en una eventual consulta popular, una pregunta para limitar el gasto público. Recordemos que las deudas que asume el gobierno siempre las terminamos pagando los ciudadanos vía mayores impuestos futuros.

viernes 8 septiembre 2017

¿Y la responsabilidad presidencial?

 

En el libro Ecuador Made in China, el todavía perseguido periodista Fernando Villavicencio publica una investigación acerca de la relación entre los gobiernos de Ecuador y China durante tiempos de la Revolución Ciudadana. Como tantas de sus denuncias han demostrado ser certeras –las mismas autoridades que lo condenaron, ahora investigan y/o han condenado a quienes él denunció– vale la pena tenerlo en cuenta. Además, indica formas en las que el expresidente habría jugado un papel clave. Villavicencio explica en su libro que las llamadas ventas anticipadas de petróleo que realizó el Ecuador a China desde 2009 no eran otra cosa que líneas de crédito, cuyos detalles de contratación se mantuvieron en secreto por decisión del Gobierno anterior. Como evidencia, Villavicencio muestra un documento conocido como el “contrato de cuatro partes” –siendo las cuatro partes el Banco Central del Ecuador, el China Development Bank Corporation (CDB), EP Petroecuador y PetroChina–, mediante el cual se estableció en 2010 el “marco” para las posteriores líneas de crédito que se nos dijo que eran preventas de petróleo. Básicamente Ecuador entregaría petróleo todavía no explotado como forma de pago por desembolsos que ingresarían al Ministerio de Finanzas, y el contrato de “cuatro partes” así como el decreto No. 466 hablan de tasas específicas (y onerosas) de interés. Esto es, deuda pública que fue contratada en la oscuridad. Por eso conviene que se haga una auditoría independiente de la deuda pública, para sincerar su monto total y sus términos y condiciones. Así se determinarán las responsabilidades legales pertinentes. Villavicencio también denunció las contrataciones de tipo “giro específico de negocio”. Según el periodista, este tipo de contratación se ampara en la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Contratación Pública aprobada en 2008 y el reglamento que elaboró el presidente Correa posteriormente. Desde entonces y bajo el aura de lo estatal, las empresas cuyo capital suscrito pertenezcan por lo menos en un 50% a entidades de derecho público, recibían condiciones mucho más laxas al momento de suscribir un contrato. Se argumentaba que este tipo de contratación era necesaria para darle dinamismo a la acción estatal, pero en la práctica sirvió para un manejo poco transparente, contratos otorgados a dedo, sobreprecios, participación de empresas vinculadas, etc. Es decir, lo que era previsible que suceda una vez que el presidente conceda a los funcionarios del ramo amplia discrecionalidad para actuar. Cabe recalcar que el presidente, tanto el anterior como el actual, quien de acuerdo a la legislación y el reglamento vigente, tiene la autoridad de denominar a un contrato como de “régimen especial” y luego el director del Servicio Nacional de Contratación Pública determina el “giro específico del negocio”. Amparados en este engranaje legal, fue posible la corrupción y el despilfarro en las refinerías de Esmeraldas y del Pacífico, por ejemplo.Villavicencio señala en entrevista reciente que esto “es un caso de corrupción sistémica atada a un modelo de contratación y un entramado jurídico cuya piedra fundacional salió de la propia Presidencia de la República: los decretos de emergencia petrolera, 16 hasta el momento. ¿Cuáles son los rostros y los nombres de este esquema bien aceitado, de esta corrupción sistémica?”. (O)

¿QUÉ SE HIZO LA PLATA DE ECUADOR?

Cecilio Moreno / cmoreno@vistazo.com jueves, 03 de agosto de 2017 – 11:48
Ahora es oficial. “Heredo un endeudamiento y un escenario grave”, dijo el presidente Lenín Moreno en cadena nacional. La deuda pública del Ecuador bordea los 58 mil millones de dólares y no los $ 28 mil millones que se publicó en el último reporte de saldo consolidado del Ministerio de Finanzas del gobierno anterior.
 
Un abrebocas de la realidad lo dio el Ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez: “A nosotros nos costó bastante trabajo conseguir esa información a pesar de ser del propio gobierno”, reveló al referirse a cuánto asciende la deuda por preventa petroleras. “Se están tomando acciones para corregir cualquier tipo de acciones no claras”, dijo. 
 
Días después el presidente Moreno reveló que existen $ 4.367 millones a los que definió “contingentes que hoy no son deuda” y que correspondían en parte a las facilidades petroleras. Moreno reescribió las cifras y reaparecieron unos $ 13 mil millones de deuda interna que habían sido deliberadamente puestos en “otra parte” para que a los ojos de la población nacional e internacional el bulto sea menor. 
 
Así, durante su último “honoris causa”, recibido en la Universidad de Quilmes, Argentina, el entonces presidente Rafael Correa se enorgulleció de dejar al país con un manejable nivel de endeudamiento. Habló del 27 por ciento del Producto Interno Bruto, uno de los índices más bajos de la región, argumentó.
 
Luego de la cadena nacional del presidente Moreno sus respuestas en redes sociales desde Bélgica no se hicieron esperar: “La verdad es que por primera vez en la historia suman peras con camellos, para generar un escenario tremendista, seguir diferenciándose y justificar un paquetazo en el mes de septiembre”.

¿HACIA DÓNDE VA VENEZUELA TRAS 60 DÍAS DE PROTESTA?

AFP martes, 30 de mayo de 2017 – 17:12 (revista Vistazo)
Como casi todos los días, desde el 1 de abril, los opositores marcharon este martes vestidos de blanco en el este de Caracas para exigir la salida de Maduro con elecciones generales; mientras, de rojo, los chavistas se manifestaron en apoyo al presidente en el centro de la capital.
 
También, en lo que se ha vuelto rutinario, la jornada terminó en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, en un cruce de gases lacrimógenos, piedras y cócteles molotov, que muchas veces han degenerado en disturbios y saqueos.
 
¿Cuánto más puede durar este ciclo de protestas que deja además un millar de heridos y cientos de arrestos? Para la oposición es un ahora o nunca. Pero los analistas coinciden en que las manifestaciones, las más fuertes y masivas que ha enfrentado Maduro, son importantes, pero no suficientes.
 
Advierten que la estrategia opositora debe reorientarse hacia la Asamblea Constituyente con la que Maduro -cuya gestión rechazan más del 70% de los venezolanos según sondeos privados, pero con el vital apoyo de la Fuerza Armada- busca mantener con vida y radicalizar la revolución socialista fundada por el expresidente Hugo Chávez (1999-2013).
 
Socialismo radical
 
“Faltan 8 horas, 35 minutos, 19 segundos”, marca el conteo regresivo que aparece en la pantalla de la televisión oficial, anunciando, con enorme expectativa, el inicio este miércoles de la inscripción de candidatos para la elección de la Constituyente a fines de julio.
 
La oposición asegura que se trata de un “fraude” pues el sistema planteado para elegir a los 545 asambleístas permitiría al chavismo ganar la mayoría de los delegados, instaurar “un régimen comunista” y eludir elecciones para perpetuarse en el poder.
 
Para el politólogo Luis Salamanca, la oposición debe exigir “algo que pueda realmente conseguir”, no unas elecciones generales. “Debe enfrentar un peligro real, el más importante que ha enfrentado la democracia venezolana en la historia reciente, que es la Constituyente”, aseguró a la AFP.
 
“Maduro le tiene miedo al control popular. Quiere salvarse, va a imponer la Constituyente madurista y no sabemos qué país va a salir de ahí. Tiene que ver con que no quieren las elecciones presidenciales de 2018”, aseguró Salamanca.
 
Para el sociólogo Héctor Briceño, el gobierno trabaja cada vez más para imponer la Constituyente y con ello llevar al país hacia régimen abiertamente autocrático.
 
“¡La Constituyente va!. ¿Qué puede hacer la Constituyente? Todo lo que quiera. Es el gran poder (…) para cambiarlo todo”, advirtió el domingo Maduro, quien en reiteradas ocasiones ha amenazado a la oposición con “radicalizar” la revolución si persiste en “la violencia”.
 
“Quiebre del chavismo”
 
El país también podría enrumbarse hacia un escenario de mayor lucha en el chavismo que quiebre la estructura del poder, según los expertos.
 
Luisa Ortega, la poderosa fiscal general, abrió una fisura al rechazar la Constituyente, como también lo han hecho dos magistrados, la exdefensora del Pueblo Gabriela Ramírez y otros exfuncionarios chavistas.
 
“Si esta gotera aumenta su velocidad, abrirá una zanja que dividiría a los chavistas en dos bloques: uno en defensa de la Constitución y otro en defensa de la estabilidad de Maduro”, opina Briceño.
 
Para el analista Luis Vicente León, una “implosión” en el chavismo allanaría el camino para una negociación, lo que representaría un éxito para los adversarios de Maduro.
 
Pero Salamanca es escéptico frente a la posibilidad de que esa fractura haga retroceder al gobierno, y en cambio señala que la clave está en los militares, a quienes Maduro les ha dado amplio poder.
 
 “Anarquía constante” 
 
Por lo pronto, ni gobierno ni oposición dan su brazo a torcer.
 
“Pareciera que el juego está trancado, el gobierno reprime cada vez más y la oposición insiste en la calle, vendría una confrontación total y aguda. Un caos permanente, una anarquía constante. Aquí todo puede pasar, incluso el levantamiento popular”, advirtió Salamanca.
 
Briceño estimó que si el conflicto continúa escalando se iría “hacia una violencia más institucionalizada” (represión sistemática), por lo que consideró necesario reorientar las protestas hacia la defensa de la Constitución, de tal forma que incluyan a los chavistas inconformes con Maduro.
 
“Las protestas son fundamentales, pero no las que estamos viendo ahora”, agregó.
 
León estima imprescindible que las manifestaciones sean masivas y pacíficas para forzar una negociación, que la oposición se conecte con los sectores populares y emerja un líder capaz de remolcar el descontento hacia una salida definitiva de la crisis.

*(la voz de Pastaza) Las contradicciones de la Constitución de la República del Ecuador

El contenido capitalista del Estado, Derecho y de las elecciones en el Ecuador.
Por Dr. Erbin Basantes
 
A partir de la conquista española a los pueblos de América y, por lo tanto, a lo que hoy es el Ecuador, la lucha de clases se ha venido desarrollando entre la clase dominante: los españoles dueños de los feudos, la iglesia gran feudal por un lado y los esclaos y siervos: negros, mulatos, mestizos, indígenas, en el bando contrario; y, las normas jurídicas vigentes eran impuestas por la Corona española. Modo de producción esclavista- feudal que duró hasta la guerra de la independencia en 1.822 y culminó con la Batalla de Pichincha y, a partir de entonces, tomaron el poder político los descendientes de los españoles, dueños de los grandes feudos en alianza con la Iglesia Católica, la mayor latifundista del país. Y, aunque la guerra de la independencia fue fruto de la expansión del capitalismo mundial, sin embargo hasta la revolución liberal ha perdurado el régimen feudal en el Ecuador, garantizado por el Estado y Derecho vigente en aquela época.
 
Con la revolución liberal liderada por el General Eloy Alfaro Delgado, exhibiendo la divisa de igualdad, libertad y fraternidad, se inaugura el modo de producción capitalista en el Ecuador y sobre esa base se erige el Derecho y el Estado burgués, con el fin de garantizar la reproducción del capitalismo, mediante la explotación del trabajo asalariado de la clase obrera. La burguesía asume la representación del pueblo, la igualdad proclamada en términos generales es la igualdad en beneficio exclusivo de la burguesía; la libertad general resulta ser la libertad de los burgueses y la fraternidad general es la fraternidad en beneficio de los dueños e instrumentos fundamentales de producción, dueños del capital.
 
La Constitución vigente fue aprobada en el año 2008, refrendando la base material de un Ecuador Capitalista, por lo cual se expidió una Constitución de la República del Ecuador de contenido de clase social burgués, que en su parte dogmática enuncia muchos derechos humanos y en su parte orgánica organiza al Estado capitalista ecuatoriano, es decir, los derechos humanos “garantizados” son concedidos solamente en función de la conservación y reproducción del capitalismo.
 
Esta es la causa del porqué los abundantes derechos humanos enunciados y hasta “garantizados” en términos generales en la parte DOGMÁTICA de la Constitución, son reducidos y hasta anulados en la parte ORGÁNICA de la Constitución vigente desde el año 2008. Así tenemos que en el Art. 1 de la Constitución, parte DOGMÁTICA, dispone que “El Ecuador  es un Estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático,…intercultural, plurinacional y laico. La soberanía radica en el pueblo.” Sin embargo, en la parte ORGÁNICA de la Constitución resulta ser un Estado constitucional de derechos burgueses y justicia capitalista, democrático burgués, monocultural mestizo burgués, uninacional mestizo burgués y la soberanía radica en la clase social capitalista, que representa al pueblo, en nombre del pueblo dirige el Estado y el Derecho, incluso el Drecho Constitucional es la expresión de la clase dominante capitalista, erigida en ley, ya que en la Asamblea Legislativa no existe representación de la clase obrera, campesinos, nacionalidades indígenas, pueblo negro, pueblo montubio y demás sectores populares, estamos excluídos.
 
El Art. 11 de la Constitución, en su parte dogmática, dispone 2.-“Todas las personas nacen IGUALES y gozan de los mismos derechos, deberes y oportunidades. Nadie podrá ser DISCRIMINADO por razones de etnia…ideología, filiación política, condición socioeconómica..” Art. 66.-“Se reconoce y se “garantizará a las personas:” 4.-“El derecho a la igualdad….”   Sin embargo, los derechos a la igualdad y no discriminación inicialmente concedidos en términos GENERALES en la parte DOGMÁTICA de la Constitución, son restringidos al máximo en su parte ORGÁNICA de la Constitución, ya que en el Art. 111, la Constitución dispone que “se reconoce el derecho de los partios y mvimientos plíticos registrados en el Consejo Nacional Electoral a la OPOSICIÓN POLÍTICA en todos sus niveles de gobierno.” La militancia de los partidos y movimientos políticos no pasarán de constituir un 20% del electorado y, consecuentemente, el 80% del electorado no tenemos el derecho constitucional de ejercer la OPOSICIÓN POLÍTICA en todos los niveles de gobierno, se nos niega al pueblo el derecho de ejercer la oposición política inicialmente concedida en la parte dogmática de la Constitución, es decir, somos víctimas de la DISCRIMINACIÓN en cuato a la oposición política, no tenemos derecho a ejercer la oposición política.
 
El Art.61 de la Constitución, parte dogmática, dispone que las ecuatorianas y ecuatorianos tenemos derecho a “elegir y ser ELEGIDOS”, sin restricciones. Pero en su parte orgánica, el Art. 112 de la Constitución concede exclusivamente a los partidos y movimientos políticos (un 20% de electores) el derecho a presentar candidatos a todas las dignidades de elección popular, quedando el 80% de electores, es decir, el pueblo sin tener derecho a presentar candidatos a todas las dignidades de elección popular.
 
El Art. 115 de la Constitución establece el GASTO ELECTORAL, que según el Art. 219 N°3 y 221 N°2 de la Constitución deben asumir los candidatos, partidos y movimientos políticos, para financiar la campaña electoral, los cual significa que los sujetos políticos que quieran participar en la lid electoral obligatoriamente deben gozar de solvencia económica, es decir, deben pertenecer a la burguesía monopólica y, obviamente, la militancia de los partidos y movimientos políticos no pasarán de constituir un 20% de electores y, consecuentemente, por falta de dinero para el GASTO ELECTORAL el 80% de electores, que somos el pueblo trabajador quedamos fuera de la lid electoral, no tenemos derecho a inscribir candidatos y participar en la lid electoral en el Ecuador. Por eso, una vez concluídas las elecciones, las ciudadanas y ciudadanos de la clase social capitalista con el voto del pueblo acceden a las altas funciones de los fundamentales organismos de Dirección del Estado: Asamblea Legislativa, Función Ejecutiva, Funcción Judicial, Función Electoral y Control, en tanto que la clase obrera, campesinos, nacionalidades indígenas, pueblo negro, pueblo montubio y demás sectores populares no gozamos igualmente el derecho a elegir y ser elegidos, enuncido en el Art. 61; no tenemos del derecho a ejercer la OPOSICIÓN POLÍTICA en todos los nveles de gobierno; el 80% de electores, el pueblo no gozamos el derecho a tener nuestra propia bancada legislativa, por mandato del Art. 124 de la Constitución, quedamos DISCRIMINADOS de los derechos políticos.
 
Por lo tanto, como en las elecciones el pueblo ecuatoriano está condenado a legitimar el acceso de la clase social burgués monopolista a los organismos fundamentales de Dirección del Estado, al ejercicio del Poder político, el Estado ecuatoriano viene a ser el instrumento de la clase dominante capitalista para oprimir, dominar y explotar a la clase social dominada: el pueblo trabajador; el Derecho (Constitucional y Legal) resulta ser la voluntad de la clase dominante erigida en Ley; y, el Gobierno viene a ser la Junta que administra los negocios de la burguesía. Esta realidad material y constitucional explica que el Estado y Derecho en el Ecuador expresan, realizan los intereses de la clase social capitalista monopólica a costa del pueblo trabajador, y garantizan la reproducción y modernización del régimen capitalista en el Ecuador.
Dr. Erbín Basantes P.
PROMOTOR DEL FRENTE PLURINACIONAL DEMOCRÁTICO, REVOLUCIONARIO


Cambio de mentalidad

Hector Tituaña

 

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=BG-qi72k2l0

 


Un futuro incierto para los pueblos indios /columnista eluniverso.com

 

Tendría algo de certeza si en “la década ganada”, como dicen los militantes de Alianza PAIS, los derechos colectivos de las nacionalidades y pueblos hubiesen sido respetados. Lamentablemente, no es así y, como siempre, los principales recursos que contribuyen al financiamiento del país provienen del petróleo, las minas, las fuentes hídricas que en la mayoría de los casos se encuentran en territorios indígenas.

Este sentir, que es generalizado en las comunidades, lo he expresado a algunos funcionarios del régimen que están en cargos importantes, y la mayoría coincide en decir que en el tema indígena quedan en deuda, porque en realidad no se ha hecho mayor cosa. Algunos me han dicho: ¿y las escuelas del milenio? Les he dicho que las escuelas responden a la política de la nueva matriz productiva, es decir, violenta la filosofía, la espiritualidad, la historia, el proyecto político de las mismas.

Incierta, porque en “esta década ganada” los líderes de la revolución ciudadana no han tenido la capacidad de hacer realidad el mandato constitucional de que este país es intercultural y plurinacional; no ha existido voluntad política para cimentar políticas públicas que garanticen la diversidad cultural y lingüística del país. Los derechos económicos y políticos de nuestros pueblos, a cambio, lo único que nos dejan son derechos violentados; comunidades enteras desplazadas; dirigentes perseguidos e injustamente procesados. Deja, sobre todo, mucho dolor, valores como el respeto, la honestidad, la transparencia pisoteados. (O)

Alianza PAIS manta katikkunaka “Kay pachakunapi achtakata rurashkanchik ninkuna”, shinapash, runakunamanta yuyashpaka mana shina kanchu, runakunapak kamachikunataka mana paktachina ushashkachu, shinapash, kay llaktata ñawpaman apankapakka, runa llaktakunapak allpamantami petroleota, minakunata, yakukunata llukchishpa kawsankunami.

Kay llakikunamanta Alianza Paísmanta pushakkunawan rimashkani, chaypi paykunaka shina ninmi: ari, runakunapak kamachikunamantaka mana allita llankashkanchichu, chaypika, ruranakunata charinchirami, ninkuna; shinallatak wakinkuna nin, “ kay gobiernupi escuelas del milenio rurashkanchik, yachanapi ashtakata yanapashkanchik ninmi”, shinapash, chay rurayka mana allichu nishkani, ¿imashpa, chay yuyayka runakunapak yuyaykunawan mana pakta kanata ushanchu, runakunapak yuyaypika allpamamata wakichina yuyayta yachachinmi, ranti kutin, nueva matrizmanta yuyaykunaka, allpa mamata tukuchinata yachachinmi, chaypi achka llakikuna rikurinmi.

Shinallatak kay pachakunapika, llaktata ñawpaman pushak wasikunaka mana runakunapi yuyanata ushashkachu; pushakkunallatak mana rurana yuyaywan llamkashkachu; runakunata ñawpaman apana yuyaykunata mana paktachinata ushashkachu, chay ranti imatatak sakinakun: nanaykunata, llakikunata, shwana yuyaytallami sakinakun.