Opinión:

Jorge Calderón Salazar
La Republica.com.ec

Jorge Calderón Salazar

Guayaquil, Ecuador

Un año más llega a su fin y con ello la etapa de reflexión para evaluar todo lo sucedido en el mismo. Se pierde, se gana, se falla, se llora, se ríe, se ama. Existen cambios, algunos necesarios y otros no; pero en todo caso siempre será una oportunidad para aprender y con ello mejorar. Si esto es posible hacerlo a un nivel personal, también puede trasladarse a nivel empresarial y gubernamental, por ello este y el próximo artículo se enfocarán en analizar lo acontecido en el 2018 que fenece y los desafíos que como país nos esperan para el 2019.

Hay mucho por analizar este año, pero iniciaremos resaltando lo político porque sin lugar a duda tiene una importante influencia en el acontecer económico, siendo lo principal la renuncia de la exvicepresidenta María Alejandra Vicuña (la segunda de un vicepresidente en el gobierno de Moreno), que sin lugar a duda pasa la factura a la estabilidad institucional tan necesaria para atraer inversión extranjera, pero que probablemente era necesaria para que Lenin tenga la tranquilidad para gobernar. El tiempo determinará el costo-beneficio de este suceso.

Sin lugar a duda, el riesgo país es un factor en el cual a pesar de los esfuerzos del gobierno no le ha ido tan bien, el mismo se encuentra sobre los 700 puntos desde hace varios meses, lo que encarece acceder a nuevos endeudamiento vía emisión de bonos, cabe señalar que el riesgo país recoge entre varios aspectos, lo político y económico. El principal aspecto económico es el problema fiscal del país que se traduce en una necesidad de financiamiento importante, que cada vez se le estrecha más y que al final del año llevó a que Ecuador toque las puertas de China otra vez. El nivel de endeudamiento conlleva un alto riesgo para el país, recordemos que endeudarse no es malo, sino más bien en que se use la deuda, y el problema o mejor dicho la herencia recibida trae consigo que la misma no disminuya sustancialmente, y continuamos contratando deuda nueva para pagar la deuda vieja.

De igual manera para mejorar el riesgo país, el gobierno dio un giro de timón en su equipo económico, aprobó varias leyes para fomentar la producción local y la inversión extranjera, redujo subsidios, realizó ajustes al gasto público (aunque no se ven resultados palpables del todo), entre otras medidas que espera coseche los resultados para aliviar sus necesidades fiscales. La forma gradual que lleva la aplicación de las medidas económicas tomadas tiene como principal “talón de Aquiles” el hecho de que en el proceso de implementación de las mismas, puede acontecer nuevas eventualidades, como es el caso del precio de petróleo que viene cayendo abruptamente desde hace varias semanas y no permite reducir el déficit fiscal.

¿GRADUALISMO O SHOCK?

ALBERTOO ACOSTA-BURNEO /vISTAZO/
Alberto Acosta-Burneo
 

¿GRADUALISMO O SHOCK?

 
viernes, 14 de diciembre de 2018 – 12:56
 
Ecuador está enfermo después de 12 años de excesos y malas decisiones de política económica que han debilitado sus finanzas públicas y al aparato productivo. Los síntomas se evidencian en: falta de empleo y país caro en donde no hay presupuesto que alcance. Para salir de esta difícil situación debemos diagnosticar correctamente la enfermedad y, posteriormente, plantear la cura más efectiva.
 
El origen de este padecimiento está en el exceso de gasto público. Desde 2013, el gobierno socialista de Correa recurrió agresivamente al endeudamiento para poder cumplir con su ambicioso programa de inversión. Eran los tiempos de la euforia colectiva. Cuando creíamos que la petrobonanza duraría para siempre; que éramos los jaguares latinoamericanos… Pero la alegría duró poco. En 2014 el precio del crudo inició su desplome y las rentas petroleras se esfumaron. Nada de esto importó al gobierno, quien sustituyó las rentas perdidas con más deuda. Desde entonces desarrollamos una peligrosa adicción al endeudamiento.
 
Sin embargo, ni siquiera el Estado puede vivir del tarjeteo. Inevitablemente el gobierno se verá forzado a poner la casa en orden. Este proceso curativo se llama: ajuste. Es un remedio amargo que nadie, estando sano, quisiera tomar. Pero el Ecuador está enfermo y cada día tiene menos alternativas.
 
¿Por qué el gobierno no adopta medidas para enfrentar los desequilibrios? ¿Desconoce el presidente la existencia de esta grave enfermedad? ¿Quiere acaso pasar su mandato sin ser recordado como el mandatario que administró esta amarga medicina?
 
El problema son los incentivos. Los presidentes son elegidos solo por cuatro años, tiempo en el que buscan maximizar su popularidad. Los ciudadanos valoran más a los gobiernos gastadores: el que armó la mejor fiesta, puso más trago y más comida en la mesa. Ni gobernados ni gobernantes tienen una visión de largo plazo que permita reconocer que en economía tampoco hay excesos sin chuchaqui.
 
El ajuste llegará cuando los inversionistas internacionales pierdan el apetito de prestar al Ecuador o cuando la elevación en las tasas de interés internacionales vuelva demasiado onerosa la abultada deuda ecuatoriana, forzándonos a un nuevo default. Ya vivimos un proceso similar en 1982, solo que afortunadamente ahora estamos dolarizados y esto limita el poder destructivo de nuestros políticos.
 
Demorarnos en el ajuste, o el llamado gradualismo, perjudica más a las personas de menores ingresos, porque ellos son los primeros en perder su fuente de ingresos. La mejor alternativa es un ajuste rápido que permita curar la enfermedad, y que la economía vuelva a crecer y generar empleo lo más pronto posible. Por el lado fiscal esto implica priorizar el gasto en los rubros que realmente nos importan a los ciudadanos: salud, educación y seguridad. Todo el resto de los gastos deben ser reducidos si queremos garantizar lo esencial. Es momento de tomar acciones valientes para enderezar las finanzas públicas. ¿O pedimos a quienes perdieron su empleo en 2016 que sigan esperando por una década más para recuperarlo?

Francia se pone el chaleco

Jesús Torquemada

JESÚS TORQUEMADA

03/12/2018

Para los franceses de clase media-baja la subida del precio de los combustibles ha sido la gota que colma el vaso. Sienten que Macron les trata con desprecio.

Francia está sumida en una crisis política muy grave y, además, complicada de resolver. El movimiento de los “chalecos amarillos” no tiene ningún líder, ni individual ni colectivo. No hay nadie que pueda hablar en nombre de todos los “chalecos amarillos”. Por lo tanto, si el Gobierno quiere negociar, no tiene con quién hacerlo.

En principio, el origen de la crisis es la decisión del Gobierno de imponer una ecotasa al diesel a partir del primero de enero. Es una de las medidas con las que el Gobierno intenta cumplir el Acuerdo de París contra el cambio climático; subir el precio de los combustibles contaminantes es una forma de obligar a reducir su uso. Pero para los franceses de clase media-baja y para los que están cerca del nivel de la pobreza ha sido la gota que colma el vaso. Para ellos, es otra pérdida de poder adquisitivo, y ya han perdido mucho.

Además, sienten que el presidente, Emmanuel Macron, no se preocupa por ellos e incluso les trata con desprecio. Y es que, en efecto, Macron mira muy arriba, quiere arreglar el cambio climático, y la Unión Europea, y el futuro de Francia, y el libre comercio mundial, pero no mira a lo que sucede a ras de suelo.

 


Foro sobre Seguridad Social concluye con la necesidad de reformas y un llamado a un Acuerdo Nacional

pablolucio

Repensar el sistema actual de la Seguridad Social en el Ecuador y tomar acciones desde ya para evitar la descapitalización de los fondos del IESS y asegurar el futuro de los jubilados del mañana mediante el inicio de un Acuerdo Nacional por la Seguridad Social, fue la principal conclusión a la que llegaron expertos de la Mesa de Estudios de la Seguridad Social este 21 de noviembre de 2018 tras el foro “La Seguridad Social en el Ecuador ¿Una quiebra inminente?”, que se desarrolló en el Centro de Convenciones Eugenio Espejo, en Quito.

Jorge Madera, coordinador de la Mesa de Estudios de la Seguridad Social, que forma parte de la Mesa de Convergencia, inauguró el Foro con la premisa de que existe una preocupación ciudadana y de los afiliados de mirar soluciones y velar por el deber ser de un Sistema que les pertenece a todos y que los gobiernos no han logrado responder de manera adecuada. Precisamente la labor de la Mesa responde a ese aporte ciudadano para que la Seguridad Social en el país salga adelante, concluyó.

A maner de diagnóstico, Carmen Corral, exintendenta de Seguridad Social comentó que existe una situación crítica en el IESS cuyas causas se resumen a los siguientes factores: Falencias en la institucionalidad, un Consejo directivo politizado, falta de autonomía de gestión, demasiada injerencia del Consejo Directivo en la administración, un número excesivo de funcionarios, 38422 en la actualidad, y una falta de cultura de servicio que, a criterio de la experta, vuelve urgente una reingeniería integral del Sistema.

Hechos como la deuda estatal al IESS generada desde la crisis bancaria de 1999 con el cambio a la dolarización, el retiro del 40% del aporte estatal en 2015, la decisión de que se atiendan a menores de 18 años sin un sustento técnico, entre otros, han agravado esta situación. Este escenario fue explicado por Fernando Mosquera, expresidente de la Comisión Técnica de Inversiones del IESS, quien apuntó que las deudas por atención médica a los jubilados y pacientes de enfermedades catastróficas superarían los USD. 3200 millones en este 2018. “El fondo de salud está prácticamente quebrado y el de pensiones se está descapitalizando a corto plazo”, sentenció Mosquera. 

Para Mosquera, las cifras tiran por el traste lo que se decía que el IESS nadaba en dinero. “Hay que crear un nuevo sistema para nuevos aportantes y crear un sistema de transición para los antiguos”. 

Mauricio Espinel, doctor en Epidemiología abordó los problemas del modelo de salud pública y apuntó a que existe insatisfacción de los usuarios porque no se cumplen con sus expectativas mínimas como: cobertura, atención integral, calidad, calidez y protección financiera. En ese sentido, comentó que el concepto de salud va mucho más allá del hecho de no estar enfermos. “Hay que trabajar para tener bienestar y salud. Si no pensamos ese espacio para construir Salud, en otros espacios no vamos a lograr resolver los problemas”, dijo.

En ese contexto, Espinel cuestionó que seamos uno de los países donde más gasto administrativo hay, en donde el Estado destina la mayor parte del dinero en hospitales, pero no invierte en prevención. También apuntó a que existe una fragmentación en el Sistema de Seguridad Social que provoca ineficacia y falta de recursos.

Con este criterio coincidió el doctor Daniel Rodríguez exgerente del Hospital de Especialidades Carlos Andrade Marín y exdirector del Seguro General de Salud Individual y Familiar del IESS, quien aseguró que el Sistema está fragmentado. “No existe una atención integral al paciente y no abordamos al paciente desde la parte inicial de la prevención”. 

Para Rodríguez urge que el Estado pague las cuentas pendientes que ascienden a USD 3200 millones, que se financien prestaciones que actualmente no están financiadas, como la atención a enfermos catastróficos o a menores de 18 años y que se entienda que el seguro no puede brindar cobertura ilimitada. 

Durante el evento el economista Pablo Lucio Paredes ofreció una charla magistral en donde expuso, desde el lado de la economía, los factores que juegan en contra para el sostenimiento del Sistema de Seguridad Social actual. Entre ellos, la fórmula simple de que, a pesar de que la tasa demográfica en el Ecuador es buena, cada vez es mayor la tendencia a que nazcan menos niños y que la población envejezca. Un hecho que complicaría el fondo de pensiones para el 2050 si no se hacen cambios y crean las condiciones para que el envejecimiento mayor de la población pueda ser financiado. Frente a ello propuso la necesidad de estudiar a fondo la posibilidad de cambiar el modelo de Seguridad Social actual.

Edison Ortiz, experto financiero dio su diagnóstico desde ese enfoque y cuestionó las decisiones tomadas con el Banco del IESS, BIESS. A su criterio, ha sido un error que una banca concebida para ser una banca de inversiones se haya convertido y dedicado a actividades propias de una banca comercial, con cuestionadas inversiones en proyectos estatales y fideicomisos que no han resultado un buen negocio para la entidad. 

Rodrigo Ibarra, Presidente Ejecutivo de Actuaria Consultores coincidió con la necesidad de tomar medidas desde ahora, como revisar la edad de jubilación para el sostenimiento y capitalización de los fondos del IESS. A su criterio urge una capitalización colectiva. “La situación es compleja para los próximos gobiernos. En el 2022 habrá que pagar bonos y los pensionistas serán mayores. Tienen que hacer ajustes desde ya”, concluyó.

Boris Cornejo, presidente de la Fundación Esquel, organización que impulsa la Mesa de Convergencia y de la cual la Mesa de Estudios de la Seguridad Social es una de sus integrantes, cerró el evento con un llamado al diálogo y a la creación de un Acuerdo Nacional por la Seguridad Social.

El evento contó con el apoyo de Fundación Esquel, la Plataforma por la Salud y la Vida y el Foro Salud Pública Ecuador.

de identificar los nudos críticos que amenazan la sostenibilidad de la seguridad social en el Ecuador y definir los lineamientos y acciones a tomar para garantizar su cobertura y supervivencia, la Mesa de Estudios de la Seguridad Social -que forma parte de la Mesa de Convergencia impulsada por Fundación Esquel- llevará a cabo este miércoles 21 de noviembre de 2018 el foro: “La Seguridad Social en el Ecuador ¿una quiebra inminente?”. El evento tendrá lugar en Quito, en el Centro de Convenciones Eugenio Espejo (Sodiro y Valparaíso s/n) desde las 08:30 a 17:00.

El Foro abordará los aspectos críticos del sistema actual, la proyección económica, la participación del Estado, así como su institucionalidad y autonomía. Habrá dos paneles de expertos que expondrán sobre la protección social en salud y el seguro de salud del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social IESS, así como la situación del seguro de pensiones.

La jornada culminará con la firma de un convenio entre la Mesa de la Seguridad Social y universidades, para la realización de estudios y marcará el inicio de un amplio proceso de diálogo nacional para debatir sobre los problemas y soluciones factibles, de cara a una nueva legislación acorde con la realidad.

El evento cuenta con el apoyo de Fundación Esquel, la Plataforma por la Salud y la Vida y el Foro Salud Pública Ecuador.

KIT DE PRENSA


¿VAMOS A BOTAR ALIMENTOS?

11 noviembre 2018

Alberto Acosta-Burneo

La ganadería es la más reciente víctima de la política de control de precios del gobierno. Desde 2008, rige un precio de sustentación a la leche que fue pensado para “fomentar la producción y garantizar la seguridad alimentaria de la población”. Como ya es costumbre en este tipo de bienintencionadas intervenciones estatales, esta política terminó afectando a quienes supuestamente se quería beneficiar: a los pequeños ganaderos. Expliquemos porqué.
 
Los precios son un mecanismo de comunicación que tienen los consumidores con los productores. Cuando un precio sube, los consumidores están avisando a los productores que aumentó la intensidad con la que desean un producto o servicio. Inicialmente, el mayor precio incrementa la utilidad de los productores e incentiva nuevas inversiones para aumentar la producción. En un segundo momento, la oferta incremental provoca que los precios caigan a un nuevo equilibrio.
 
Al fijar un precio oficial de la leche superior al de equilibrio del mercado, el gobierno envió el mensaje irreal a los productores de que los consumidores querían más leche. Como consecuencia, los ganaderos continuaron invirtiendo y mejorando su producción para satisfacer ese pedido a través de una mayor oferta. Pero cuando van al mercado a vender la leche, encuentran que no les pagan el precio oficial de 42¢/ litro, sino apenas 30¢/litro. ¿Qué pasó?
 
Que los ganaderos fueron engañados por el gobierno y su precio de sustentación. Se produjeron dos efectos nocivos para los productores. El primero, que a un mayor precio, aumentó la producción sin que el consumidor desee ese producto. Segundo, que al aumentar la producción subieron también los costos de los insumos productivos (para producir más, se requieren más insumos). Llegamos al peor de los mundos: hay más leche de la que demanda el público y producir cuesta más que los 30¢ del precio de mercado.
 
Frente a esta crítica situación, ya existe un chivo expiatorio: al suero de leche se le acusa de ser el causante de todos los males. El suero de leche es un importante subproducto de la elaboración de queso, rico en nutrientes y sólidos. Se lo usa internacionalmente para agregar valor a la cadena de los lácteos a través de la elaboración de productos: lácteos, farmacéuticos, confitería, cárnicos y embutidos, nutrición deportiva, etc. En Ecuador se lo quiere prohibir para consumo humano. ¡Hay quienes piden que el Estado obligue a que este valioso subproducto alimenticio vaya a parar a la basura para que el precio de la leche suba!
 
Afortunadamente, existen otras alternativas. 1ro. Eliminar el precio de sustentación, verdadero culpable de la crisis que estamos viviendo. 2do. Impulsar el consumo de productos lácteos en el mercado interno a través de campañas de concientización de la importancia en la nutrición en todas las edades (Ecuador consume apenas 92 litros per cápita al año cuando la FAO recomienda 180 litros). 3ro. Abrir mercados internacionales para leche en polvo, productos lácteos y quesos ecuatorianos. La única manera de lograrlo es con un precio competitivo de la leche, caso contrario resultamos demasiado caros.
 
¡Prohibir el uso humano del suero de leche es tan irracional y pecaminoso como que un productor de carne pida que se obligue a desechar las vísceras! Ya es hora de que reconozcamos los efectos nocivos de la intervención estatal en los precios que siempre terminan en escasez o exceso de producción.

DE TRUMP A BOLSONARO

Carlos Rojas Araujo
lunes, 22 de octubre de 2018 – 10:09 /Vistazo/
 
Hay razones de sobra para entristecerse por Brasil y preocuparse por América del Sur. Si Jair Bolsonaro gana la segunda vuelta, se inaugurará un período confuso de intolerancia y egoísmo que impactará en una región sin contrapesos políticos ni liderazgos adecuados.
 
El candidato con las mayores opciones para gobernar el país más grande, industrializado e influyente de la región, es xenófobo, machista y provocador. Hizo suyo el discurso que cala en sociedades desalentadas: la ruptura total, el proteccionismo, la construcción de enemigos y la violencia. 
 
Lula y Dilma; la izquierda y los partidos tradicionales; Odebrecht y Lava Jato; el oportunismo de Temer y el populismo ineficiente… Bolsonaro no es el origen, es la consecuencia de una sociedad que pasó por alto el ingrediente más importante y delicado en la política de cualquier nación: la ética como la única forma de administrarla.
 
Pocos podrán negar que la izquierda, en los casi 20 años que gobernó en varios países de la región, tenía como urgencia combatir la pobreza. Pero en nombre de esa desigualdad –salvo excepciones como Uruguay y Chile–, se destruyeron instituciones, rompieron normas de convivencia y de rendición de cuentas. Cuando se creyeron todopoderosos, alentaron una corrupción infame que años después quebró países y desilusionó pueblos.
 
Eso ocurrió en Brasil, por eso el golpe electoral al Partido de los Trabajadores no pudo disimularse con el relato de un Lula perseguido. ¡Dilma Rousseff ni siquiera alcanzó un escaño como senadora! La tendencia tendrá que hacer un balance descarnado y reconocer que, en buena medida, parió a Bolsonaro y sus amenazas extremas.
 
Si nos escandalizamos por la forma tan particular con la que Donald Trump entiende el mundo y organiza el poder, cómo lidiará el vecindario con un presidente que cree en el orden racial, justifica las dictaduras, apoya la pena de muerte, discrimina a las mujeres y a los homosexuales y está dispuesto a que la gente porte armas en un país que tiene una tasa de homicidios seis veces más alta que EE.UU., según The New York Times.
 
Con semejantes credenciales, los temores económicos en Mercosur, por el proteccionismo de Bolsonaro, serán el mal menor. Quizás por ello, los gobiernos de América Latina opten, como siempre, por virar la cara hacia otro lado, negociando únicamente agendas de crecimiento e intercambio. Con el liderazgo de Mauricio Macri, diluido en Argentina, y el extremo pragmatismo de Chile y Colombia, muy poco se debatirá sobre los miedos que despertará Brasil si Bolsonaro derrota a Fernando Haddad, el gran damnificado de la izquierda latinoamericana.
 
Pensadores como el español Manuel Castell, creen que en esta región se prenderá otro foco de neofascismo, como ya ocurrió en EE.UU., Italia y varias regiones europeas. 
 
Por eso la izquierda, tolerante y cómplice con el otro fascismo –el venezolano–, tiene menos posibilidades de dar una batalla moral y posiblemente electoral. El desafío queda para las tendencias más liberales del continente y la necesidad de que marquen un distanciamiento crítico y firme para que si Bolsonaro gana en Brasil, no las arrastre hacia un proyecto político que genera preocupación y tristeza.

CORREA SE JUEGA SU TRASCENDENCIA

CARLOS ROJAS ARAUJO
Carlos Rojas Araujo
jueves, 04 de octubre de 2018 – 15:00
 
El error que Ricardo Patiño y Gabriela Rivadeneira cometieron un año atrás, cuando pretendieron destituir a Lenín Moreno de la presidencia de Alianza PAIS, le costó caro al correísmo. Ahora, esta corriente política no tiene la posibilidad de participar en las elecciones seccionales del próximo año y, en consecuencia, sus canales de expresión popular quedarán seriamente comprometidos. Será muy difícil medir la influencia del líder de la Revolución Ciudadana sin el rasero de las urnas.
 
Es verdad que el Consejo Nacional Electoral se valió de los enredos jurídicos diseñados por el propio correísmo, años atrás, para evitar su recomposición. Pero la arbitrariedad con la que se quiso castigar a Moreno se cuenta por sí sola. La intentona de Patiño y Rivadeneira fue el típico error político tomado al calor de la furia sin que medie táctica alguna ni un ápice de sentido común.
 
Ahora que el cerco judicial a Rafael Correa se cierra de a poco, cuánta falta le hace una agrupación política, legalmente reconocida, desde donde comandar su resistencia. Sus máximos representantes buscarán alianzas puntuales con determinadas tiendas para que les presten los casilleros y poner algunos candidatos.
 
Sin embargo, el problema de la Revolución Ciudadana no es solo de membrete, sino de liderazgos, pues sus cuadros carecen de las competencias electorales necesarias para alzarse con victorias en ciudades y provincias importantes. Ni siquiera el apoyo popular que aún tiene Correa (algunos sondeos dicen que supera el 25 por ciento), le será suficiente para comandar desde el ático, en Bélgica, una campaña nacional, pues tiene cosas más urgentes en qué ocuparse, como enfrentar a la justicia por la retahíla de casos que le explotaron desde que dejó el poder.
 
Y aunque el desgaste de Moreno en la Presidencia también complique a lo que queda de Alianza PAIS, el caciquismo y las clientelas, tan propios de una contienda seccional, siempre jugarán a su favor. Serán otros los que aprovechen, electoralmente, el ocaso de una fuerza que fue hegemónica una década completa. El socialcristianismo de Jaime Nebot puede ser el más interesado en cotizar esos pasivos.
 
Correa se juega su trascendencia, pues a Alberto Dahik y a Abdalá Bucaram, el exilio forzado les apocó políticamente. El populismo, desde la perspectiva académica de los sociólogos, se nutre por esa sintonía a veces inexplicable, casi mágica, entre el caudillo y su pueblo.
 
El mito del gran ausente no será una garantía para mantenerse vigente, como tampoco esperar a que alguna coyuntura crítica reedite los episodios del retorno velasquista, en un país que 50 años después tiene una coraza institucional diferente.
 
Una salida estratégica es que Correa enfrente la prisión preventiva y, al estilo Lula, busque redefinirse desde la cárcel, tomando en cuenta el costo personal y de imprevisibles consecuencias que semejante escenario le puede significar. Los procesos judiciales que lo golpean son en extremo complejos, ya que los cañonazos por corrupción y violación a los derechos humanos que ha empezado a recibir pueden hundir hasta el buque más poderoso del océano.
 

El Bolívar Soberano y el petróleo

Manuel Hinds

Manuel Hinds es economista y consultor económico. Fue ministro de Hacienda de El Salvador entre 1994 y 1999. Se le considera el padre de la dolarización, pues fue quien propuso la idea en su país. Es autor de Playing Monopoly with the Devil: Dollarization and Domestic Currencies in Developing Countries (Yale University Press, 2006) y co-autor con Benn Steil de Money, Markets and Sovereignty (Yale University Press, 2009). Hinds también es columnista de El Diario de Hoy, de El Salvador. En 2010 obtuvo el Premio Hayek, del Manhattan Institute.

Revista América: 2 septiembre 2018

La reforma monetaria que el gobierno venezolano lanzó la semana pasada es la segunda desde que el Socialismo del Siglo XXI está en el poder. Hugo Chávez hizo otra la década pasada cuando creó el Bolívar Fuerte. En esa vez, en 2008, Chávez le cambió nombre a la moneda, le puso uno que sugería que no se iba a devaluar, le quitó tres ceros a la moneda, y esperó a que la inflación se abatiera. Esto, por supuesto, no pasó porque el valor de las monedas no depende de su nombre ni de su ideología sino de que se emitan prudentemente. Esta vez, Nicolás Maduro ha hecho una reforma mucho más complicada. Pero el resultado será el mismo porque el gobierno parece seguir creyendo que al crear dinero está creando riqueza y no está dispuesto a dejar de imprimirlo.

El gobierno venezolano complicó estos problemas al cambiar la casa tramitadora de ciber-moneda y las condiciones de venta un día antes de lanzar el petro. La confusión abrió la puerta para que falsificadores pretendieran que estaban emitiendo petros oficialmente en diversas casas tramitadoras. Pero esto no fue problema en realidad, porque, al igual que con las verdaderas, nadie quiso comprar las falsificadas.

La complicación está en que el nuevo Bolívar Soberano está ligado al “petro”, una supuesta cripto-moneda lanzada por Venezuela en febrero de 2018 bajo lo que podríamos llamar el petróleo-estándar. Supuestamente, el petro está garantizado por las reservas de petróleo del país, de modo que su precio mínimo sería de US$60, el precio actual de un barril de petróleo venezolano. Esto suena similar a lo que era el oro-estándar en tiempos antiguos, en los que las monedas estaban respaldadas por una onza troy de oro. La gran diferencia es que en esos tiempos los bancos centrales cambiaban, si el cliente lo pedía, el dinero emitido por el equivalente en oro. En el caso del petro, eso no se promete. Sin esa promesa, aunque el gobierno ha dicho que ha vendido muchos petros, es claro que esta es otra de las mentiras del régimen del Socialismo del Siglo XXI. El gobierno no entiende que con sólo decir que los petros representan barriles de petróleo la gente lo va a creer. La demanda por el petro ha sido nula. Las casas calificadoras de riesgo especializadas en las cripto-monedas han calificado los petros desde “sin valor” hasta “estafa”.

El gobierno venezolano complicó estos problemas al cambiar la casa tramitadora de ciber-moneda y las condiciones de venta un día antes de lanzar el petro. La confusión abrió la puerta para que falsificadores pretendieran que estaban emitiendo petros oficialmente en diversas casas tramitadoras. Pero esto no fue problema en realidad, porque, al igual que con las verdaderas, nadie quiso comprar las falsificadas.

De hecho, la creación del petro no como moneda corriente sino como ciber-moneda fue una payasada. El gobierno decidió hacerlo así cuando las ciber-monedas estaban de súper moda en diciembre de 2017, creyendo que con sólo meterla en el mercado de ciber-monedas se vendería. Y no fue así. Los Socialistas del Siglo XXI nunca entendieron las maneras en las que las ciber-monedas trabajan, y menos entendieron que no tenían ningún chance de tener éxito. Y no previeron que las otras ciber-monedas, las de verdad, iban a caer brutalmente de precio, en un 70% en promedio desde fines de 2017.

Pero el caso es que el gobierno ha definido que el valor del nuevo Bolívar Soberano está ligado al petro, de tal forma que 60 Bolívares Soberanos son un petro. Esta es una manera complicada de decir que el valor es de un dólar, ya que, en sus sueños de opio, el petro vale 60 dólares. Pero todo es una farsa.

En realidad, el petro no está basado en el petróleo, y por tanto el Bolívar Soberano tampoco. Igual que el Bolívar Fuerte, el gobierno venezolano lo va a seguir creando a velocidades supersónicas, con lo cual la inflación continuará a niveles de un millón por ciento o más, y el Bolívar Soberano va a depreciarse todavía más rápidamente que el Bolívar Fuerte, y a sus billetes tendrán que quitárseles cinco o diez o veinte ceros en el futuro próximo.


CARLOS ROJAS ARAUJO

Carlos Rojas Araujo

LA POLÍTICA, CAPÍTULO DOS

viernes, 31 de agosto de 2018 – 14:47
 
En estos días se inició un nuevo momento político para el presidente Lenín Moreno. Será un ciclo complejo de administrar por dos razones. La primera, porque el gran paraguas que le ha significado la gestión de Julio César Trujillo y su Consejo de Participación Ciudadana Transitorio, al sacar el correísmo de la Justicia y los organismos de control, está por concluir y el entusiasmo que produjeron dichas destituciones perderá bríos. La nueva etapa de Trujillo, que consiste en la organización de los concursos y la selección de las autoridades definitivas, no estará exenta de crítica pública, más aún si se toma como referencia el enredo de los vocales encargados de la Judicatura.
 
Moreno ya no podrá desviar toda la atención hacia el foco del Transitorio y los embates que reciba por la gestión de su Gobierno serán directos. 
 
La segunda característica de este nuevo ciclo tiene que ver con el reperfilamiento de la llamada oposición a propósito de la agenda económica impulsada en los últimos meses. A CREO le parecen insuficientes y populistas las medidas de Moreno, sobre todo porque advierte que seguirá el endeudamiento descontrolado, sin que los mecanismos de aliento a la inversión privada sean claros. En cambio, los grupos vinculados al sindicalismo y los sectores sociales cuestionan que el Gobierno pretenda subir los combustibles, mientras el sector empresarial recibirá una amplia remisión tributaria. Finalmente, están los correístas, que pretenden levantar cabeza a partir de la crítica descarnada al manejo económico del Régimen, rehuyendo, eso sí, su responsabilidad absoluta por 10 años de dispendio y corrupción.
 
Moreno ha sido excesivamente cauto frente a las medidas de ajuste que se necesitan aplicar, tanto que las cifras del recorte al gasto público se quedan en el plano de lo aspiracional, mientras que su interés por abrir el debate sobre el futuro de los subsidios no es más que un eufemismo, ya que finalmente no se tomará una medida integral.
 
Pese a las urgencias por reactivar el aparato productivo y la magnitud de las dificultades fiscales, la política sigue siendo primordial para el presidente Moreno. Razones no le faltan, porque la ruptura con el correísmo debilitó buena parte de la base social que alimentaba a Alianza PAIS. Desde esa perspectiva, el suyo es un gobierno débil y la búsqueda de estabilidad será una constante en caso de que crezca el desencanto de los otros grupos que lo apoyan, ahora que la campaña por las elecciones seccionales está a la vuelta de la esquina. La popularidad del Primer Mandatario no se ha recuperado desde el gran bajón de inicios de 2018.
 
Muchos sectores opinan que no existen las condiciones para que se haga una gran apuesta de reforma económica que signifique sacrificio popular y que quizás el entorno de confianza que se pueda generar desde la apertura amigable a la inversión llegue a ser el gran legado de este período. Pero, ¿los tiempos de la economía cuadrarán con los de la política?
 
La redemocratización del Ecuador seguirá siendo lo urgente para Moreno, porque supo pelear con el fantasma del correísmo al tener a Trujillo como su aliado. En adelante, las batallas tendrá de darlas solo y será ahí cuando su talento se ponga a prueba. 
viernes, 31 de agosto de 2018 – 14:47

LA GRAN PERVERSIÓN

Alberto Acosta-Burneo
Alberto Acosta Burneo
viernes, 17 de agosto de 2018 – 09:23
 
Los políticos están convencidos de su cruzada por el “bien común” y en contra de los “mezquinos” intereses individuales. Argumentando una supuesta contradicción entre los intereses de la sociedad y los individuales, expanden el intervencionismo público llegando a decidir qué debemos consumir y qué no, qué es bueno para nuestra salud y qué debemos evitar, los valores que debemos cultivar, cómo nos debemos vestir… Dejamos de ser adultos, para pasar a ser niños a quienes el Estado debe cuidar y formar. A pesar de todas las buenas intenciones (si es que las tienen), sus métodos paternalistas son errados y siempre somos los ciudadanos los perjudicados de tanto “amor”. Veamos por qué.
 
Tomemos como ejemplo la gran perversión de nuestra era: el proteccionismo. Según el discurso oficial, el Gobierno debe defender a los productores nacionales frente a sus pares internacionales restringiendo el ingreso de productos extranjeros baratos. Para lograrlo se aplica un arsenal de aranceles, impuestos, normas técnicas, permisos y trabas. Según su lógica, sin estas “ayudas” ¿cómo podría sobrevivir la producción nacional?
 
Cuando todas estas “ayudas” están en funcionamiento, se reduce la oferta de bienes importados y, consecuentemente, suben los precios internos. Conforme lo planificado, los productores protegidos alcanzan mayores rentas porque gozan de mercados cautivos y precios más elevados. Hasta ahora, todo suena bien, pero estamos olvidando un detalle: ¿Quién paga por todo esto?
 
Evidentemente, el costo de esta política no la pagan los “bien intencionados” políticos, sino nosotros, los ciudadanos. El Gobierno, a través del proteccionismo, nos obliga a los ciudadanos a subsidiar, vía mayores precios, a los productores. Pero esta estrategia es innecesaria e inconveniente. 
 
Innecesaria porque la mayoría de los productores en el Ecuador sí son capaces de competir. Somos líderes a nivel mundial en varios sectores y tenemos fortalezas competitivas relacionadas a la bondad de la geografía de nuestro país. 
 
Inconveniente porque el proteccionismo ataca a las menguadas billeteras de los ciudadanos y nos condena al subdesarrollo al obligarnos a destinar recursos escasos a usos poco rentables. Expliquemos con un ejemplo. Supongamos que una tonelada de trigo importado cuesta $550, pero para que su producción local sea rentable se requiere un precio de $700. El proteccionismo forzará una elevación del precio que pagamos los consumidores. Atraídos por precios artificialmente altos, los productores se dedican al cultivo de trigo en vez de otros productos en los que tienen mayores rendimientos sin necesidad de un subsidio por parte del consumidor.
 
En realidad, no ayudamos a los productores incrementando los precios (como receta el proteccionismo), sino impulsando su competitividad para que entreguen bienes y servicios más baratos a los consumidores. Es decir, la prioridad debe ser reducir sus costos de producción: racionalizando aranceles, eliminando tramitología, flexibilizando leyes laborales y teniendo impuestos competitivos. Superemos la gran perversión del proteccionismo: cuando los ciudadanos pagamos precios más elevados para sostener a productores poco competitivos, todos perdemos. 

SANTIAGO ROLDÓS

Santiago Roldós

CON MIS HIJOS NO TE METAS

Hombre, guayaquileño, católico y miembro durante 13 años de un prestigioso colegio salesiano, desde mi más tierna infancia fui conducido a ser obsecuente con la pornografía como industria y escuela de la sumisión de las mujeres; la enunciación clasista de las empleadas domésticas como peroles/utensilios de nuestro desarrollo sexual; y la idea de la superioridad de mi género en todos los ámbitos, desde el deporte amateur hasta la alta política, pasando por los campos del afecto y la cotidianidad más próxima, donde sin miramientos de edad las mujeres servían y los hombres éramos servidos.
 
Mis tíos, los tíos de mis amigos, los padres y madres de familia de las mayorías y la publicidad dominante del Hombre de Buchanan’s y la mulata del Jabón Macho le llamaban a eso ser hombre, incluso ser un caballero, un concepto particularmente complicado de debatir y desmontar en una sociedad donde está tan naturalizado el rol de dependencia de la mujer. ¿Han pensado alguna vez qué significa de raíz el término caballero, más allá del sentido conveniente de educado y cortés?
 
Conquistador de señoríos y virginidades, el caballero es el complemento binario de la dama, sobre todo de la dama en peligro, la dama boba (Lope de Vega), la dama como actriz secundaria de la vida (lo “normal” es que en las películas tengan el segundo crédito); la dama madre y la dama puta (que desde la perspectiva del caballero son una y la misma, sintetizada en la famosa puta madre), la dama en pelotas del prime time televisivo, etc.
 
Tengo un hijo de 10 años, y créanme que entiendo a la mapaternidad como el eje que estructura la vida. Y por ello el cuidado con y para nuestros hijos e hijas no puede pasar por tolerar y sostener el mismo sistema de relaciones que ha vejado, ultrajado, negado a la mayoría de nosotras y de otras generaciones precedentes, con la impunidad propia de la naturalización de una violencia de género que, por lo visto, es la única perspectiva de género válida para la hipócrita dirigencia religiosa y su militancia conservadora.
 
Ante las alteridades de la vida, ¿vamos a resignarnos a la violencia tradicional del estigma y el pecado? ¿O vamos de una vez a asumir la diferencia como elemento constitutivo de nuestra especie? No resulta fácil emanciparse de siglos de culpa; y en esta época de porra, donde tanto malvado petimetre ejerció de socialista libertario, se han aventurado textos e iniciativas que terminan dándole carroña a la reacción. Pero eso no significa que debamos doblegarnos ante el miedo y la ignorancia. Precisamente por el bien de nuestras hijas e hijos, abramos nuestro entendimiento y acompañémoslas, a ellas y a ellos, a descubrir cómo son y cómo quieren ser

jueves 19 julio 2018

NUEVAS MASCULINIDADES” DESPIERTAN DEBATE EN REDES SOCIALES

Diana Romero |
Aunque el decreto ejecutivo No. 397 fue firmado por el presidente de la República Lenín Moreno el pasado 15 de mayo del 2018, el reglamento general de la Ley orgánica integral para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres se ha popularizado en los últimos días en redes sociales, y se habla específicamente de una disposición transitoria. 
 
 
 
En este documento, además de hacer referencia al enfoque de género en las mallas curriculares de todos los niveles educativos, se habla también de las “nuevas masculinidades”, un tema que ha convocado el debate y ha generado diversos comentarios en Internet. Basta colocar la frase “Nuevas masculinidades” en el buscador de Twitter y se visualizan comentarios como estos… 
 
“Nadie nos va a imponer leyes en contra de nuestras familias. Usted, señor Lenín Moreno está totalmente equivocado (…) Todo político que esté a favor de la ideología de género es enemigo de nuestros hijos y de nuestras familias”, publican, mientras tanto, movimientos como “Con mis hijos no te metas” en su página oficial de Facebook. 
 
 
El pasado 15 y 16 de julio el Ministerio de Educación emitió comunicados en donde explicaba que la institución no entrega materiales con contenido relacionado a la “ideología de género” y que los textos escolares que corresponden al Ministerio son elaborados de acuerdo al currículo nacional. “Los contenidos son sujetos de una revisión rigurosa y responsable por parte de los organismos especializados”, indica uno de estos comunicados, difundido también por las redes oficiales de esa cartera de Estado. 
 
No existen textos alternativos ni adicionales que se hayan enviado a las escuelas y colegios sostuvo María Fernanda Porras, subsecretaria para la innovación educativa de este Ministerio, quien rechaza que la inclusión de este tema dentro del reglamento de la ley busque adoctrinar a los estudiantes de los planteles del país. 
 
“No se ha hecho una actualización curricular. Hay un decreto ejecutivo que habla de revisión de currículum, pero para esto se necesita de un procedimiento. Estamos iniciando un proceso de diálogo al respecto en el que intervienen varios actores para evaluar el decreto pero aún no hemos realizado ni un solo cambio”, explicó la funcionaria. 
 
Pero, ¿qué son las nuevas masculinidades?
 
“Entender a las nuevas masculinidades como que a los hombres se les va a enseñar a ser mujeres es completamente errado”, dice Porras. La funcionaria explica que este concepto está relacionado a la forma en cómo los hombres se relacionan con las mujeres y también, con otros hombres en el contexto social y personal. 
 
“Las nuevas masculinidades buscan que se desaprendan esas formas comunes de relación que se ha enseñado a los hombres: que no pueden llorar, que son machos y darles la posibilidad de explorar su sensibilidad, de involucrarse en la crianza, en el hogar”, puntualiza Porras. 
 
Para clarificar estos conceptos, dentro de la Ley orgánica integral para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres, artículo 4, se incluye una definición de masculinidad, que indica que “es la construcción sociocultural sobre roles y valores asociados al comportamiento de los hombres, se aboga porque se ejerzan sin machismo ni supremacía o violencia hacia las mujeres”. También se refiere a los estereotipos de género como “toda preconcepción de atributos y características poseídas o papeles que son o deberían ser ejecutados por hombres y mujeres, respectivamente”. 
 
La presidenta del observatorio ecuatoriano de derechos humanos, Diana Maldonado, agrega que las nuevas masculinidades enseñan que no existe una única y tradicional manera de ser hombres. “No tiene nada que ver con decirle a los niños que ahora se van a hacer gays”, recalca. 
 
“En nuestra sociedad, se les dice a los hombres que tienen que ser fuertes, valientes, no llorar, no ser expresivos. Existe cierta expectativa de cómo se tiene que ser para que como hombre encaje en la sociedad. Estos atributos o características no son las únicas ni las únicas valederas. El hombre también puede ser cariñoso y tierno, puede vestirse de rosa, puede tener miedo”, concluyó Maldonado.
 
“Precisamos más que nunca volver a conectar con las emociones, con nuestros cuerpos, con las virtudes y con otros hombres”, sostiene el académico español Rixtar Bacete González en su libro “Nuevos hombres buenos”, un texto de 2017 que explora el tema de las masculinidades. Para él, ser hombre o mujer es una construcción humana, creada en función de los valores de las épocas, por lo que puede “(y debe) transformarse”, afirma. 

martes 10 julio 2018

El ánimo nacional anda de capa caída

  Por 

Preocupación, incertidumbre, frustración y tristeza: Ecuador vive una depresión social, según anota Cedatos en la encuesta realizada del 20 al 30 de junio pasado.

Más que la evaluación de la gestión del Presidente o el Consejo de Participación Ciudadana, lo que resalta en este sondeo es el aumento prácticamente ininterrumpido del número de ciudadanos pesimistas en el país. De 44% en mayo de 2017 pasó al 70% en mayo de este año. Paralelamente, ha disminuido el optimismo, la esperanza y el entusiasmo que estaban en 52% cuando Lenín Moreno se posesionó. Un año después, solo suman 24%. Hay por supuesto indiferentes y personas que no saben o no responden. Lo cual incide poco en esta foto del estado de ánimo de los ecuatorianos que muestra que 7 de 10 se dicen frustrados, inciertos, preocupados o tristes ante el futuro. Las expectativas son, igualmente, preocupantes: aquellos que consideran que la situación va a empeorar encabezan el pelotón (34%) sobre los que consideran que todo va a mejorar (31%).

¿Qué inquieta a los ciudadanos? Cedatos hizo la pregunta. Tres problemas suman 68,5% del total de las preocupaciones de los sondeados. La carestía de vida, la pobreza y la deuda pública (27,5%), el desempleo/subempleo (26%) y la corrupción (15%). Los tres tienen que ver con la herencia que dejó el gobierno de Rafael Correa y sobre la cual los ciudadanos no ven, al parecer, acciones contundentes.

La situación política o el manejo del gobierno no preocupan a los ciudadanos (solo lo es para 4,6% de los sondeados). Dicho de otra manera, el estado de ánimo negativo que registra Cedatos podría tener que ver con dos hechos: por un lado, la decepción que provoca la verdad sobre la gestión real del correísmo y la estela de corrupción que se descubre y, por otro, el alto nivel de expectativas que tiene la ciudadanía en el campo económico y en las cuales el gobierno no ha generado los quiebres esperados. O necesarios. Los porcentajes que registra este sondeo prueban que la agenda ciudadana está centrada en sus problemas básicos y que si el Presidente pensó generar un golpe de timón con el nombramiento de Richard Martínez, el país aún no lo percibe.

Lenín Moreno está en stand by con la opinión. El nivel de aprobación de su gestión no varía desde el trimestre pasado, cuando pasó de 69% a 45,5%. Prueba irrefutable de que la ciudadanía esperaba cambios profundos tras la consulta popular de enero y se sintió decepcionada por el continuismo sobre todo en el campo económico (María Elsa Viteri) y en política internacional (María Fernanda Espinosa). La confianza en su palabra no se repone y se mantiene en un 42%. Pero el porcentaje de los que no le creen aumenta: pasó en un mes de 51,3% a 53,8%.

Este sondeo trae una buena noticia: la transición hacia la reinstitucionalización del país sigue gozando de buena salud. El porcentaje de ciudadanos que se dicen satisfechos con la gestión del Consejo de Participación transitoria suma 73% en el país. Es un apoyo uniforme en Guayaquil, Quito y la Amazonía. El número de insatisfechos ha disminuido de 19 a 16%. Se consultó si estaban de acuerdo con que la institución presidida por Julio César Trujillo hubiera cesado a Gustavo Jalkh y demás miembros del Consejo de la Judicatura. 65% dijeron que sí en el ámbito nacional, aunque las cifras difieren bastante: 60% en Quito; 72% en la Amazonía.

Nubia Villacis, presidenta del CNE, no será feliz leyendo esta encuesta. 83% de los sondeados están de acuerdo con que su institución sea evaluado por el Consejo de Participación Transitorio. De nuevo las percepciones son uniformes en Guayaquil (81.5%), Quito (83%), y Amazonía (85%).

En claro, el país anda deprimido, Lenín Moreno sigue en stand by y Julio César Trujillo y sus amigos gozan de buena salud política


El largo camino hacia una India libre de plástico

Aunque los indios consumen menos plástico per cápita que el promedio mundial, generan 15.000 toneladas de desechos de este tipo al día.

 Jueves, 05/07/2018

En una carretera polvorienta al norte de India, una mujer de 32 años de edad envuelve con fuerza su pañuelo alrededor de la cara para protegerse del abrasador viento. Es tarde por la mañana y la temperatura ya es de 45 grados centígrados.

Rajeshwari Singh es una mujer con una misión. Se encuentra en una agotadora caminata de 1.100 kilómetros desde la ciudad de Vadodara, al oeste de India, hasta la capital del país, Nueva Delhi. Lo hace en nombre de la lucha contra la “amenaza” plástica de India, como ella misma lo define.

“Este viaje principalmente se trata de llegar a la gente común porque el problema del plástico está presente en toda India”, explica Singh, que lleva una camiseta blanca con los eslóganes “caminemos por la conciencia” y “mi desperdicio, mi responsabilidad” (del inglés “let’s walk for awareness” y “my waste, my responsibility”).

Se estima que hay más de 1,5 millones de recolectores de basura en India. El plástico es uno de los materiales que recogen.

Los indios consumen considerablemente menos plástico per cápita que el promedio mundial (11 kilos en comparación con 28 kilos). Sin embargo, el país genera 15.000 toneladas de desechos plásticos al día. Según el gobierno, de ese total se recogen y reciclan 9.000 toneladas, aunque grupos de la sociedad civil aseguran que la cifra real es menor. El resto acaba en vertederos o directamente en el paisaje.

Quemando basura. La magnitud del problema se hace evidente a lo largo del día. Singh llega a un vertedero, donde se amontona la basura plástica. La escombrera se encuentra directamente en una carretera nacional. Los recolectores de residuos escarban entre los desperdicios bajo el abrasador calor en busca de materiales reciclables como, por ejemplo, el plástico. Se estima que hay más de 1,5 millones de personas en todo el país que se ganan la vida de esta manera.

Parte de los residuos están en llamas. Esto se hace para reducir la masa de desechos. Rajeshwari Singh se cubre la boca y la nariz con su pañuelo para evitar el humo negro maloliente que emana de la quema de plástico.

Hace unos 12 años, Singh prometió evitar el uso de plástico. En ese momento se dio cuenta de lo dañino que es este material para el medio ambiente. Hoy dirige una escuela móvil sin ánimo de lucro en Vadadora con la que imparte conocimientos básicos a los recolectores de residuos.

A lo largo del camino, la gente se une a ella y la acompaña un tramo. Entre ellos, se incluyen funcionarios del gobierno, pero también aldeanos y otros activistas ambientales. Singh los anima a asumir su responsabilidad y seguir su propio ejemplo.

Un grupo de chicas jóvenes se acerca a saludar a la activista con capullos de rosas frescas. Sarita Devi, de 18 años, se encuentra entre ellas y apoya el mensaje.

Los cepillos de dientes no tienen por qué ser de plástico, que tarda siglos en descomponerse, sino que pueden estar hechos de madera.

“Es impresionante ver a una mujer caminando sola desde Vadodara a Nueva Delhi. Los plásticos son parte de nuestro día a día, pero si lo intentamos podemos dejar de usarlos”, dice Devi.

A lo largo de su ruta, Singh distribuye alternativas al plástico para mostrar que hay otros medios. Así, Devi, y otras mujeres y niños, se convierten en felices receptores de bolsas de tela.

A cambio, dos ancianas obsequian a Singh con un paquete de ramas para limpiar los dientes como alternativa a los cepillos de dientes convencionales, que contribuyen en gran medida al problema de los desechos plásticos. Se estima que en India se tiran hasta 150 millones de cepillos de dientes al mes.

Destino Nueva Delhi. Tras cuarenta y cinco días de marcha, Singh llega a tiempo a la oficina de las Naciones Unidas en Nueva Delhi. Aquí es donde India celebra el Día Mundial del Medio Ambiente, del que es anfitrión este año, bajo el lema “un planeta sin contaminación por plásticos” (#SinContaminación).

A su llegada, Rajeshwari Singh también fue recibida por la estrella de Bollywood Diya

Funcionarios de la ONU, celebridades como la actriz de Bollywood, Diya Mirza, activistas medioambientales y estudiantes se han reunido para dar la bienvenida a Singh. Entre ellos, se encuentra Aditya Mukherjee, de 12 años de edad, de Nueva Delhi, que está presionando para que se ponga fin al uso de pajitas de plástico, que también contribuyen enormemente a la contaminación plástica en India.

“Mi campaña va dirigida a la hostelería. Voy a los restaurantes y les informo sobre el problema. Les digo: dejen de usar pajitas de plástico y si el cliente insiste, entonces ofrézcanle una alternativa de papel”, explica Mukherjee, añadiendo que hasta ahora ha tenido una respuesta muy positiva.

A nivel nacional, India se ha comprometido a eliminar todos los plásticos de un solo uso para 2022. El Primer Ministro del país, Narendra Modi, declaró que el mundo tiene que tomar una decisión que “determinará nuestro futuro en común”.

Rajeshwari Singh acaba de completar su primera marcha para concienciar sobre la contaminación plástica, pero ya está planeando la siguiente.

“Puede que la decisión no sea fácil, pero a través de la concienciación, la tecnología y una verdadera asociación mundial, estoy seguro de que tomaremos las decisiones correctas”, aclara Modi y añade que él mismo desterrará los plásticos de un solo uso de su día a día.

India todavía tiene un largo camino por recorrer antes de alcanzar su objetivo sin plástico. Para Singh, ésta es una razón más para continuar con su misión. De hecho, ya está planeando su próxima marcha. Esta vez cubrirá una distancia de 2.856 kilómetros, desde Cachemira, en el extremo norte del país, hasta Kanyakumari, en el extremo sur.

“Mi lucha contra el plástico no ha hecho más que empezar, y todavía queda un largo camino por recorrer. Luchemos juntos contra la amenaza del plástico”, concluye.


BALDA, EL HOMBRE QUE PUEDE LLEVAR A PRISIÓN A CORREA

EFE/ miércoles, 20 de junio de 2018 – 18:18
Fernando Balda, el político que puede llevar a la cárcel -o al exilio- al expresidente ecuatoriano Rafael Correa por intento de secuestro en 2012, espera que su caso judicial ayude a desenterrar el lado más oscuro del régimen correísta.
 
“El país entero, el mundo, debe saber que el caso de Fernando Balda no es el único crimen de Estado que se cometió durante diez años de correísmo. Hubo una persecución sistemática a opositores, a personas que opinaron contra el Gobierno”, denuncia en una entrevista con Efe.
 
De 46 años, casado en segundas nupcias, padre de seis hijos y abuelo, Balda lleva años en los titulares de la región, pero su nombre resuena ahora a escala internacional porque su denuncia podría llevar al exmandatario a prisión.
 
Los hechos se remontan a 2012, cuando habiéndose refugiado de la justicia ecuatoriana en Colombia por una demanda de injurias al Gobierno, sufrió un intento de secuestro del que responsabiliza directamente a Correa.
 
“Está demostrado que las órdenes vinieron de la Presidencia de la República y pasaron por el Ministerio del Interior”, afirma con contundencia sobre un proceso judicial aún en fase de instrucción.
 
Por ahora, Correa ha sido únicamente vinculado al caso penalmente con base en correos entre los autores materiales y la Presidencia, y depósitos que fueron realizados a la Secretaría de Inteligencia para una supuesta operación de secuestro.
 
Según Balda, que estuvo en manos de sus captores apenas hora y media hasta que fue rescatado por la Policía, su plagio fue perpetrado por un grupo delictivo colombiano contratado por los servicios de inteligencia ecuatorianos, y estos respondían a las órdenes de Correa.
 
“¡Mi caso es tan transparente! ¡Hay tantas pruebas! Hay viáticos aprobados por la Presidencia, cheques girados de la cuenta del Banco del Pacífico de la Dirección General de Inteligencia a nombre de Raúl Chicaiza, autor confeso de mi secuestro”, apunta.
 
La defensa de Correa afirma que el hecho de que los mandos medios de la Inteligencia puedan estar implicados en un caso, por el que ya hubo un juicio en Colombia, no significa que la orden viniera de él.
 
Pero Balda, director nacional de Acción Política y Estructura del partido “Adelante Ecuatoriano Adelante (ex PRIAN)”, es tajante en su acusación.
 
Evoca un informe de la Contraloría, presentado el lunes en la audiencia de vinculación, que menciona unos pagos por una “Operación Secuestro”, tal y como figura en unos documentos.
 
Aduce que los altos funcionarios del régimen de Correa se creían omnipotentes: “¡No es que eran brutos, eran intocables!”.
 
“Por eso dejaron tantas pistas (por ejemplo, Chicaiza alquiló los vehículos del secuestro a su nombre). Además, no esperaban que yo terminase con vida”, señala al recordar las grabaciones en vídeo de los hoteles donde se reunieron los agentes ecuatorianos con los sicarios en Colombia.
 
La defensa de Correa habla de una venganza de aquellos círculos de derechas y económicos que se vieron afectados por sus políticas.
 
Por aquellos años asambleísta de oposición, el político pronto denunció supuestos casos de corrupción que -asegura- llamaban a las puertas de la Presidencia, hasta que un día, dice, fue demasiado lejos.
 
“Creo que mi pecado fue el haber metido (el dedo) en la llaga”, dice sobre una denuncia que hizo por un canal de televisión acerca del espionaje a políticos de oposición y periodistas, lo que le valió en 2011 la condena por calumnias.
 
Ante el temor de ir a la cárcel, se exilió en Colombia, donde pasó, antes del secuestro frustrado, por un intento de deportación impulsado por la inteligencia ecuatoriana, sostiene, sin el conocimiento del presidente colombiano, Juan Manuel Santos.
 
El mismo que inicialmente le había dado protección y que, tras distanciarse de su predecesor Álvaro Uribe -con cuyo entorno Balda se codeaba-, acabó entregándolo a Correa a finales de 2012.
 
Balda pasó dos años en prisión en Ecuador por injurias no calumniosas contra el Estado y recuerda su paso por la cárcel como “una experiencia muy dura” para él y su familia.
 
La denuncia por su secuestro la presentó por primera vez en 2013 desde prisión, pero con el cambio de Gobierno en 2017, y la entrada en funciones de otro fiscal se iniciaron las pesquisas.
 
Balda reconoce que el nuevo entorno político ha permitido que se desclasifiquen documentos cruciales de los organismos de seguridad, que cree favorecerán a que todo el país pueda empezar a desenterrar “crímenes” supuestamente cometidos por el correísmo.
 
“Lo he dicho desde el principio: mi caso no es el único. Yo soy un sobreviviente. A otros sí los asesinaron”, sostiene. 

CARLOS ROJAS ARAUJO

Carlos Rojas Araujo
 

EL FIN DE LA HISTORIA

viernes, 01 de junio de 2018 – 19:09
 
La forma en la que el presidente Lenín Moreno cierra su primer año de mandato bien podría ser la constatación empírica de lo que Francis Fukuyama consideró el triunfo de las razones económicas por encima de cualquier ideología. En realidad, de cualquier corriente teórica que no calce en una democracia liberal, en toda la extensión de la palabra.
 
“Este es un gobierno pragmático”, dijo el nuevo secretario de la Política, Paúl Granda, durante el programa de evaluación a la gestión del Mandatario, en “Políticamente Correcto”. Este cuadro de la izquierda ecuatoriana contemporánea sostuvo que la economía se maneja por los mercados; que la gestión empresarial y el sector privado dan riqueza a un país y que la especulación producto de estas actividades puede generar estabilidad. Es como si el Muro de Berlín se hubiera vuelto a caer pero en Ecuador –casi 29 años después– como consecuencia del ocaso correísta.
 
El presidente Moreno, si bien se ha confesado de izquierda y revolucionario, no es un político con una formación teórica contundente. Por lo tanto, no tendría mayores conflictos existenciales a la hora de dar los giros de tuerca que se requieran para ajustar la economía, convertirse en un gobierno de certezas y, quizás, pasar a la historia como un buen mandatario.
 
Por eso, la retórica sesentera que tanto lo entusiasmó quedaría para las horas sociales, cuando haga gala de ser un cantante aficionado de voz entonada. 
 
A partir de este segundo año de mandato, en su gabinete pesarán las visiones del sector empresarial, la economía liberal y de aquellos políticos más tolerantes y menos fanatizados. 
 
Se podría decir que el gobierno de Moreno se parece al de Osvaldo Hurtado (1981-1984) o al de Lucio Gutiérrez (2003-2005), que obligados por las circunstancias, y mostrando altas dosis de pragmatismo, dieron un “giro hacia la derecha” porque sus prioridades eran fortalecer la economía.
 
Hurtado dirigió un gobierno serio aunque muy impopular, por los ajustes severos que dispuso en sus poco más de tres años de administración. Gutiérrez mudó de piel ni bien pasó a la segunda vuelta (octubre del 2002) para, en apenas ocho meses de gobierno, romper con el movimiento indígena, la base política y electoral que lo llevó al poder. Desde ese momento, respaldó las acciones de sus ministros de Finanzas. A ellos, el novel Correa los tildó de economistas OCP para gestar un largo gobierno estatista y burocrático por esencia, que satanizó la palabra ahorro y enalteció el concepto del endeudamiento.
 
Moreno se muestra dispuesto a marcar ‘el fin de la historia’, ya que siente un consenso político apropiado. La dirigente indígena Lourdes Tibán admite –como no ocurrió cuando estaba con Gutiérrez– que calificar de derecha a un gobierno es lo de menos.
 
La prueba de fuego se dará cuando las reformas que necesita el país le resten puntos de popularidad; entonces, el entusiasmo por el Ministro de Finanzas del poscorreísmo podría diluirse en poco tiempo. La memoria ecuatoriana está llena de anécdotas como esta y el Presidente tendrá que sopesar el costo de las rupturas ideológicas si quiere convertirse en el mejor discípulo de Fukuyama.
 
Sabado 26 mayo 2018

Una dividida Colombia elige presidente con la mirada puesta en el acuerdo de paz y la economía

Si ningún candidato obtiene más del 50% de los votos, se realizará una segunda ronda el 17 de junio entre los dos primeros.
 
Más de 36 millones de electores están habilitados para votar y elegir el sucesor de Juan Manuel Santos, que dejará en agosto la presidencia tras ocho años. Se prevé una alta abstención.

Bogotá. Los colombianos irán a las urnas este domingo para elegir su próximo presidente, en medio de la polarización causada por el temor de que la derecha desmantele un acuerdo de paz con la exguerrilla y el miedo a que la izquierda provoque una crisis tanto económica como social por un cambio de modelo.

Más de 36 millones de electores están habilitados para votar y elegir el sucesor de Juan Manuel Santos, que dejará en agosto la presidencia tras ocho años de gobernar un país con una de las democracias más antiguas de América Latina, pero que suele registrar una alta abstención porque el voto no es obligatorio.

Si ningún candidato obtiene más del 50% de los votos, se realizará una segunda ronda el 17 de junio entre los dos primeros.

Con una intención de voto cercana al 40%, las encuestas perfilan como favorito al derechista Iván Duque, un abogado y economista de 41 años del Partido Centro Democrático apoyado por el expresidente Álvaro Uribe, que ha prometido recuperar la autoridad, modificar el acuerdo de paz y es aceptado por los inversores y los mercados.

En los sondeos, lo escolta con alrededor de un 30 por ciento el izquierdista Gustavo Petro, un exalcalde de Bogotá y economista de 58 años de la coalición Colombia Humana que promete defender al acuerdo de paz, reducir la dependencia económica del petróleo y el carbón, y recortar la brecha social con ideas que generan temor entre los empresarios, como la compra de tierras por parte del Estado a terratenientes.

Más atrás y con la intención de ser la alternativa que rompa la polarización se encuentran el independiente Sergio Fajardo, el exvicepresidente de centroderecha Germán Vargas Lleras y el candidato de centroizquierda Humberto De La Calle, que defienden el acuerdo de paz y prometen mejorar las condiciones sociales del país.

“La carrera ha sido impulsada por la feroz polarización entre los dos candidatos que defienden las posiciones más extremas de derecha e izquierda, lo que provocó algunos ataques agresivos”, dijo Yann Basset, analista político de la Universidad de Rosario en Bogotá.

La conservadora sociedad colombiana está dividida entre quienes apoyan la llegada a la política de la exguerrilla después de que firmó un acuerdo de paz en 2016 con el Gobierno y los que quieren ver a los excombatientes tras las rejas por los crímenes cometidos durante cinco décadas en un conflicto armado que ha dejado 220.000 muertos.

“La carrera ha sido impulsada por la feroz polarización entre los dos candidatos que defienden las posiciones más extremas de derecha e izquierda, lo que provocó algunos ataques agresivos”, dijo un analista político.

Modelos opuestos. Duque, quien acusa al exalcalde de Bogotá de querer implementar un modelo socialista como el de Venezuela, promete en su eventual gobierno modificar el acuerdo de paz para impedir que los desmovilizados jefes de las FARC ocupen curules en el Congreso, antes de confesar sus crímenes y responder ante la justicia.

En la otra orilla, Petro plantea dar continuidad al acuerdo de paz, pero sus iniciativas de acabar con las industrias extractivas de petróleo y minería, de subir los impuestos a las tierras improductivas para comprarlas y entregarlas a los pobres provocan temor entre los empresarios y en los mercados. Petro niega que quiera convertir a Colombia en una Venezuela.

Fuente América Economia


Domingo, 15 abril 2018

FRONTERA NARCO: LA DURA VERDAD TRAS EL CRIMEN DE PERIODISTAS

/Vistazo/ 

El brutal crimen de unos reporteros en cautiverio destapó una verdad incómoda que ya advertían analistas: entre Ecuador y Colombia opera una frontera del crimen donde el poder del narcotráfico desafía a dos Estados.
 
Sin haber recuperado los tres cuerpos de los integrantes del equipo de prensa ecuatoriano que estaban en poder de guerrilleros disidentes de las FARC desde el 26 de marzo, los dos gobiernos ahora buscan dar un golpe contundente que reivindique su autoridad en la zona limítrofe donde ocurrió todo.
 
– Crimen transnacional –
Colombia lleva cinco décadas luchando contra fuerzas guerrilleras y paramilitares que encontraron en el narcotráfico un combustible gracias a la política de prohibición y persecución de las drogas que impone Estados Unidos, el mayor consumidor de cocaína del mundo.
 
Ecuador creía que podía mantenerse a salvo pese a estar conectado por una frontera de selva y ríos de más de 700 km, que discurre por zonas empobrecidas.
 
El histórico abandono y falta de control oficial por los dos lados y las numerosas trochas ilegales permitieron la operación de bandas que viven del tráfico de drogas, armas y combustible, así como de la minería y la tala ilegales.
 
La zona es punto estratégico para el envío de droga hacia Estados Unidos desde el Pacífico, y un escenario de “crimen transnacional”, con gran influencia de carteles mexicanos, dice a la AFP el general colombiano Mauricio Zabala, uno de los responsables militares en la frontera.
 
– Pobreza y crimen –
Los ataques que han sembrado el terror en estos últimos meses están focalizados en un área limítrofe pequeña, bañada por el Pacífico y con numerosos islotes y manglares que facilitan la salida de lanchas con cargamento.
 
La zona conecta al municipio colombiano de Tumaco, que con 200.000 habitantes está considerado el territorio con mayor concentración de narcocultivos del mundo, y el cantón ecuatoriano de San Lorenzo, de 58.000 habitantes.
 
Con mayoritaria población negra, enfrentan problemas comunes, como pobreza y criminalidad.
 
Allí opera el Frente Oliver Sinisterra, responsable de un crimen sin antecedentes en Ecuador. Su líder es Walter Patricio Artízala, alias Guacho, quien pasó más de 15 años en la guerrilla pero se marginó del pacto de paz de 2016.
 
Bogotá y Quito lanzaron una ofensiva militar contra Guacho, ex mando medio de las FARC quien se mueve en ambos lados de la frontera con unos 80 hombres. 
 
Sin embargo, un enfoque exclusivamente militar puede desatar extrema violencia, como sucedió en México durante el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), según el analista Fernando Carrión.
 
En zonas deprimidas como esta, “se requiere una política económica para que haya sustitución de cultivos, para que los ingresos de sus habitantes no vengan a partir de los narcóticos”, enfatiza.
 
“Hay que hacer una política multilateral, donde haya cuestiones de economía, de política y obviamente cuestiones militares”, explica a la AFP este experto en seguridad de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), con sede en Quito.
 
– No todo es FARC –
Mientras Bogotá enfatizó que el secuestro fue en Ecuador y el responsable es ecuatoriano, el otro lado replica que son “bandas criminales colombianas que penetran al territorio”.
 
La impresión es “que ha habido una especie de lavarse las manos y entregar la responsabilidad al otro”, opina Carrión.
 
Lo cierto es que que el crimen del periodista Javier Ortega (32 años), el fotógrafo Paúl Rivas (45) y el conductor Efraín Segarra (60), se produjo en una frontera donde por décadas las ya disueltas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ejercieron dominio a falta de Estados fuertes.
 
Ahora son 12 grupos los que se disputan el control de los narcocultivos en Tumaco. No es “ninguna consecuencia directa de la desmovilización de las FARC, es una consecuencia del descontrol que ocurre en las fronteras colombianas por el altísimo grado de criminalidad”, señala Mauricio Jaramillo, internacionalista de la Universidad del Rosario en Bogotá.
 
En Ecuador, la creencia de que “todo es culpa de las disidencias de las FARC” también ha eclipsado el “principal problema del lugar, el narcotráfico”, concuerda Carrión.
 
– Algo falla –
En 2008, un ataque colombiano a un campamento guerrillero en Ecuador, sin aval de Quito, motivó una crisis diplomática. Con el gobierno de Juan Manuel Santos desde 2010 la tensión fue bajando y ambos países pasaron de la desconfianza a la cooperación.
 
Pero los 10.000 soldados que ambos gobiernos aseguran hay desplegados en cada lado fronterizo, no han contribuido a resolver los problemas.
 
“Si estas disidencias lograron entrar al territorio ecuatoriano a cometer delitos, algo falló en lo que estamos haciendo conjuntamente”, explica Sebastián Bitar, analista de la colombiana Universidad de los Andes.
 
Por años Ecuador rehusó realizar operaciones combinadas, y “este caso revela que cuando no hay buena coordinación” se abre “un espacio para que crezcan las actividades criminales”, sostiene Jorge Restrepo, del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac).

Para construir un futuro mejor, se debe invertir en las mujeres y las niñas

Jim Yong Kim

Al celebrar el Día Internacional de la Mujer 2018, podemos observar que nunca ha habido un momento más crítico para invertir en la gente, en particular en las mujeres y las niñas.

Las habilidades, el conocimiento general y los conocimientos técnicos -denominados en conjunto capital humano- representan una gran parte de la riqueza mundial, mayor que el capital producido, como las fábricas o industrias, o los recursos naturales

Sin embargo, el capital humano no se encuentra distribuido de manera equitativa en el mundo, y a medida que los países se desarrollan este representa una porción mayor de la riqueza. ¿Cómo y cuándo los países en desarrollo pueden desarrollar su capital humano y prepararse para un futuro más exigente desde el punto de vista tecnológico?

La respuesta es que deben invertir mucho más en los pilares del capital humano, es decir en nutrición, salud, educación, protección social y empleos. Y los mayores beneficios provendrán de educar y apoyar a las niñas, empoderar a las mujeres, y asegurar que las redes de protección social aumentan su capacidad de resiliencia.

Según estimaciones de Unesco, 130 millones de niñas de entre 6 y 17 años no están escolarizadas, y 15 millones de niñas en edad de asistir a la escuela primaria —la mitad de ellas en África al sur del Sahara— nunca entrarán a una sala de clase. La participación de las mujeres en el mercado laboral internacional es aproximadamente 27 puntos porcentuales menor que la de los hombres, y este indicador disminuyó del 52 % en 1990 al 49 % en 2016.

¿Qué pasaría si solucionamos esto? La adopción de medidas para fomentar la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo y en la propiedad de empresas, y para mejorar su productividad podría agregar miles de millones de dólares a la economía mundial.

Educar a una niña, educar a una nación

Es indudable que la educación de las niñas es el mayor rendimiento en el ámbito del desarrollo. En la década de los años veinte, el académico ghanés James Emman Aggrey señaló: “Si se educa a un hombre, simplemente se educa a un individuo, pero si se educa a una mujer, se educa a toda una nación”.

En un estudio del Banco Mundial se llegó a la conclusión de que cada año de educación secundaria se correlaciona con un aumento del 18 % de la capacidad de obtención de ingresos de las niñas en el futuro. Además, la investigación revela que la educación de las niñas tiene un efecto multiplicador: las mujeres con mayor grado de educación por lo general son más sanas, participan más en el mercado de trabajo formal, obtienen mayores ingresos, tienen menos hijos, no se casan a temprana edad, y proporcionan mejor atención de salud y educación a sus hijos.

En abril de 2016, anuncié que invertiríamos USD 2500 millones en el curso de un quinquenio en proyectos de educación en beneficio directo de las adolescentes. Con mucho entusiasmo informo que la demanda de este financiamiento ha sido tan alta que hemos superado este compromiso y hemos invertido USD 3200 millones en los últimos dos años, tres años antes del plazo previsto.

Aprovechar el financiamiento para la salud innovador

El Grupo Banco Mundial y el Servicio Mundial de Financiamiento (GFF) están también haciendo grandes inversiones en la salud de las adolescentes. El GFF, una alianza conformada por múltiples partes interesadas con sede en el Banco, ayuda a los países a encarar los problemas más graves de salud y nutrición que afectan a las mujeres, los niños y los adolescentes. A través del enfoque innovador en materia de financiamiento del GFF, los países aumentan su inversión en la salud de su gente, lo que salva vidas y mejora las condiciones de vida, y fortalece la capacidad de los países de prosperar en la economía mundial.

En Bangladesh, por ejemplo, el GFF colabora con diversos sectores para detener el matrimonio de menores y el embarazo precoz, reducir la mortalidad materna y neonatal, y mejorar la salud y el bienestar de las adolescentes. El país logró disminuir la deserción escolar entre las niñas y los estudiantes desfavorecidos, con medidas como la incorporación de la salud reproductiva y sexual y los derechos y la igualdad de género en los planes de estudio; y prestar servicios de salud para los adolescentes, incluidas las alumnas.

Todas estas intervenciones ayudarán a mantener a las niñas en la escuela, retrasar la edad del matrimonio y posponer el momento de su primer parto para aumentar las posibilidades de sobrevivencia tanto de la madre como del bebé.

Eliminar los obstáculos ampliando el acceso al financiamiento

Solo el 30 % de las empresas pequeñas y medianas establecidas en el mundo son administradas y de propiedad de mujeres. La principal razón de este bajo porcentaje es la falta de acceso a financiamiento, y estimamos que existe un déficit de crédito anual de US$ 1,48 billones para estos negocios cuyas propietarias son mujeres.

Con más de US$340 millones en fondos aportados por 13 gobiernos, la nueva Iniciativa de Financiamiento para Mujeres Emprendedoras (We-Fi) (i) tiene como objetivo movilizar más de US$1000 millones para ayudar a las mujeres a iniciar y desarrollar sus propios negocios. Para ello, proporciona un mayor acceso a financiamiento, mercados y redes. Próximamente se asignará la primera ronda de financiamiento de esta iniciativa.

La tecnología digital puede también ayudar a las mujeres a superar otras dificultades, como obstáculos culturales, abrir una cuenta bancaria en su nombre y disminuir la brecha de género de 7 % en la titularidad de cuentas bancarias, que ha sido documentada por la base de datos Global Findex. (i)

IFC —nuestra entidad que se dedica al sector privado— se asoció con Ant Financial, (i) una empresa afiliada del Grupo Alibaba de China, con el fin de ampliar el financiamiento para más micro y pequeñas empresarias en ese país a través del uso de instrumentos financieros en línea.

Recopilar datos para sustentar las políticas

Los datos y las pruebas son cruciales para tomar decisiones. En uno de nuestros principales informes, Mujer, Empresa y el Derecho, (i) se identifican leyes que obstaculizan el desarrollo de las mujeres. En la última edición, se señaló que 100 de 173 países limitan el tipo de trabajo que las mujeres pueden realizar. En 18 economías, las mujeres no pueden trabajar si no tienen permiso de sus maridos. Existen también disparidades importantes en los sueldos medios de las mujeres y los hombres asalariados tanto en el sector formal como en el sector informal.

En un estudio reciente se concluyó que alrededor de 300 mil millones de mujeres carecen de protección legal contra prácticas de abuso económico, como la intimidación y la coerción. Al mismo tiempo, más de 1 de cada 3 países no tienen leyes de protección contra la violencia sexual en el hogar propinada por la pareja o un familiar.

En un informe titulado Tackling Childcare (Abordar el cuidado infantil), en que se analizaron diez estudios de casos, se señaló que el acceso a servicios de cuidado infantil provocó una reducción importante de la rotación de personal; mejoró la calidad de los postulantes y la velocidad con que las vacantes se pueden cubrir; aumentó la productividad mediante un menor ausentismo y una mayor concentración, motivación y compromiso; y mejoró la diversidad de género y la posibilidad de avanzar de las mujeres hacia cargos directivos.

Tenemos el compromiso de ayudar a los países a cerrar las brechas de género a medida que buscan nuevos motores de crecimiento económico y desarrollan capital humano. La asistencia por sí sola no será suficiente para lograr un verdadero cambio. El cambio se producirá cuando las autoridades gubernamentales y la gente en todo el mundo creen presión en favor de grandes inversiones en las personas, y usemos nuestros recursos y conocimientos especializados para hacer realidad esta demanda.


ESPERANZA 

PATRICIA ESTUPIÑÁN (Vistazo)

 Patricia Estupiñán
viernes, 09 de marzo de 2018 – 11:03
 
El audio de una conversación entre el presidente de la Asamblea José Serrano y el excontralor Carlos Pólit, para “bajarse” al fiscal Carlos Baca “porque no cumple los acuerdos”, es uno de los episodios más vergonzosos de nuestra vergonzosa política. Hecho público por el fiscal Baca, en el audio Serrano pide el documento de una auditoría efectuada por la Contraloría a Baca, cuando fue presidente de la Comisión que investigó el 30S. Pólit ofrece entregarlo y lo hizo, pues tras Baca difundir el diálogo, Serrano presentó a la Fiscal de Pichincha dicho informe.
 
El evento ha tenido la fuerza telúrica de un terremoto de impredecibles consecuencias para sus actores. No obstante, su mayor impacto ha sido en el edificio que la propaganda oficial y el expresidente Rafael Correa se empeñaron en construir sobre el 30S: un secuestro e intento de magnicidio. Pólit ha repetido en entrevistas internacionales posteriores, que no hubo tal secuestro. De la mano de una justicia impúdica y con la venia indiferente de autoridades como el propio Pólit, no se escatimaron recursos económicos ni infamias para llevar a juicio a más de medio millar de personas, destruir sus vidas y condenar a muchos inocentes.
 
¿Cómo pudieron permanecer indiferentes ante el dolor de tantas víctimas? ¿No les movió el corazón escenas como aquella del coronel César Carrión bendiciendo a su hija, apenas una adolescente, quien tiene el rostro cubierto por las lágrimas? Carrión fue a prisión, perdió su carrera, fue acosado y humillado. ¿Por qué? Por decir la verdad a CNN: en el hospital el presidente Correa no estuvo secuestrado.

VIAJE AL FONDO DEL MAR

 viernes, 09 de febrero de 2018 
 SANTIAGO ROLDÓS
 
En 1997, las dos primeras preguntas del referéndum convocado por Fabián Alarcón, relativas a legitimar su inconstitucional ascenso al poder, tras derrocar a Abdalá Bucaram, obtuvieron en promedio el 58 por ciento de aprobación.
 
En 2006, las tres preguntas articuladas por Alfredo Palacio, a los pocos meses del derrocamiento de su compañero de fórmula Lucio Gutiérrez, fueron aprobadas con más del 64 por ciento del electorado.
 
En 2007, la única pregunta planteada por Rafael Correa para cerrar al Congreso, convocar una Constituyente y enterrar a la llamada partidocracia de Lucio, Palacio, Alarcón, Abdalá, etc., ganó con más del 80 por ciento.
 
En 2018, las siete preguntas de Lenín Moreno, dirigidas a enterrar el legado y la posibilidad del regreso de su exlíder y correligionario Correa, han obtenido en promedio más de un 70 por ciento.
 
Más que al típico péndulo de los vaivenes ideológicos de los pueblos, el Ecuador electoral de estos 20 años se parece a la serie de los 60 “Viaje al fondo del mar”, cuya tripulación, cada vez que enfrentaba una crisis, daba tumbos de un extremo a otro del submarino nuclear.
 
Por debajo de la impresión de los cambios, la gran constante de todo este tiempo ha sido decirle SÍ siete, 15, 20 veces al poder, sobre todo si ese SÍ implicaba enterrar, negar o limitar al régimen o al líder inmediatamente anterior.
 
Es en ese sentido contradictorio en el que encuentro una línea de continuidad que, lejos de desmontar la estructura de nuestro patriarcado, lo que hace es afianzarla.
 
Los ideales y procedimientos de Alianza PAIS siempre han sido cercanos a los del mexicano PRI: la reducción de la sociedad a frentes de cooptación; el empoderamiento de una clase tecno burocrática coludida con clases empresariales establecidas y emergentes; la promoción mercadotécnica de un patriotismo de postín; el exterminio y secuestro de la democracia al interior de un partido-Estado, auto identificado como la Nación entera; etc.
 
Una piedra angular de ese proyecto de cooptación y empoderamiento fue, en el PRI, la institución de la sucesión presidencial, el obligado cambio de cacique para poder afianzar el cacicazgo, entendido como reparto de las diversas familias en pugna.
 
Por supuesto que el PRI lo hizo desde su fundación de manera más ordenada y profesional que Alianza PAÍS. Pero igual a los 70 años acabaron dando tumbos y dándose balazos entre sí.
 
La otra piedra angular para la cristalización de un proyecto de control del poder de este tipo, que concibe no aferrarse a un líder más de lo que la democracia formal aconseja, es el dinero sucio: el PRI, y por lo visto también Alianza PAIS –y el PP en España–, son partidos que funcionan como verdaderas asociaciones criminales, administradoras de las demás mafias.
 
Por eso me parece que la democracia ecuatoriana, en los próximos años, se va a deliberar menos en la Asamblea Nacional y más en las guerras del narco en nuestro territorio, cuyas primeras escaramuzas ya estamos experimentando. Eso, como en el México post priista de hoy, también será parte del legado, entre comillas, “revolucionario”.

“ECUADOR, PAÍS INSIGNIFICANTE”

PATRICIA ESTUPIÑÁN

Patricia Estupiñán
 
miércoles, 24 de enero de 2018 – 16:38
 
Al conceder la nacionalidad a Julian Assange buscando su estatus diplomático para que pueda evadir la justicia de Gran Bretaña, la Cancillería cometió un grave error, que se suma a la cadena de desatinos con que los gobiernos de Rafael Correa y Lenín Moreno han manejado el caso.
 
El pretexto para concederle el refugio fue absurdo: defender sus derechos humanos. Las teorías sobre conspiraciones tienen asidero en países como Ecuador, donde la vigencia del estado de derecho es débil, pero resultan ilógicas en Suecia que ocupa el tercer lugar en el mundo en protección de derechos humanos, donde a Assange dos mujeres lo acusaban de haberlas violado. En su momento el asilo sirvió a los intereses de Rafael Correa, quien estaba ansioso de lavar su mala imagen por la disputa con diario El Universo y a Assange quien debía ir a Suecia, luego de que fallaron sus recursos legales en Gran Bretaña. Ni Ecuador ni el hacker imaginaron que la estadía duraría más de cinco años.
 
Más allá de las excentricidades y el gasto cuantioso, el director de Wikileaks ha causado serios irritantes en relaciones con nuestro principal socio comercial, Estados Unidos, y con el país europeo que tiene la mayor colonia de migrantes ecuatorianos, España. Después de las filtraciones que el portal hizo durante las elecciones en Estados Unidos contra el partido Demócrata, los servicios de inteligencia estadounidenses consideran al hacker un agente ruso.
 
Ecuador estaría albergando a un espía y puede especularse que por estar en nuestra embajada interviene desde nuestro territorio. En España, en cambio, el gobierno de Mariano Rajoy se quejó de Assange por su intromisión a favor del separatismo. En ambos casos, Assange violó un principio fundamental del asilo diplomático, que es no hacer política. ¿Para las autoridades ecuatorianas no son un hecho grave las acusaciones de violación? ¿O, no creen que es un delito interferir en las elecciones de otro país?
 
Haberle otorgado la nacionalidad ecuatoriana resulta una deshonra. ¿Cómo puede naturalizarse a un individuo que considera al Ecuador un “país insignificante? ¿Dónde quedó el orgullo de ser ecuatoriano en nuestros representantes? Por otro lado, la nacionalidad se ha conferido por servicios relevantes. ¿Cuál ha sido el mérito de Assange y qué favor de trascendencia hizo para beneficio de los ecuatorianos? Tan burda es la acción de adjudicarle la nacionalidad, que la Cancillería la tramitó en secreto y la negó hasta que se “filtró” la cédula. ¿Dónde quedó la transparencia prometida con el cambio de régimen?
 
Sorprende la gran tolerancia de Correa y Moreno con Assange y que no se escatimen los esfuerzos por protegerlo, mientras él incumple con las condiciones de su asilo y con los pedidos de restricción gubernamentales a sus intervenciones. Todo induce a pensar que el hacker, quien ha tenido la habilidad de intervenir en países tecnológicamente avanzados, conoce algunos oscuros secretos de Ecuador.

martes 16 enero 2018

Mauro Andino Espinoza

MORBO, MACHISMO E HIPOCRESÍA
Luis Eduardo Aute en uno de sus estribillos musicales dice: “Tendida, con los muslos como alas abiertas, dispuestas al vuelo, me incitas, me invitas a viajar por lácteas vías y negros agujeros…” Seguramente al conservadurismo más radical le causará sarpullido escuchar esta melodía. En el caso de Dennisse Albán señorita patronato de Tungurahua no faltó nada para que la arrojen a la hoguera juzgándola implacablemente como si se tratase de la más “virulenta pecadora” que existía en la tierra. Unas cuántas fotos y vídeos íntimos que compartió con su ex pareja se esparcieron como pólvora y su contenido se viralizó en medio de la vorágine salvaje que hoy cohabita en internet. Ninguno de los que osadamente se atreven a señalarla se preguntan si dichas imágenes fueron compartidas con o sin autorización de su dueña. Solo incineran, flagelan y aplastan. Sienten que tienen la moral hegemónica para establecer los designios “divinos” de lo que está bien o mal.

Algunos sumamente audaces e insolentes afirman sin estupor, que la responsable es la propia víctima por haberse filmado –ella no autorizó aquello-. “Primero hay que respetarse uno mismo para no hacer esas cosas” “Una reina al ser ejemplo para otras personas no puede vivir su sexualidad de esa manera” entre otras barbaridades más. Es aberrante pensar que en pleno siglo XXI sigamos actuando como si estuviéramos estatizados en pleno siglo XV en la santa inquisición. Se sonrojan y erizan la piel por un contenido de carácter sexual privado y se tapan el rostro como si fuese la imagen más ominosa que han visto. ¡Hipocresía y mojigatería nivel alfa! ¿En qué se diferencia el amor expresado debajo de las sábanas con uno frente a un espejo o celular? Indignación y repudio debería darles observar niños con hambre, abuelitos pidiendo caridad, madres sin medicinas para sus hijos, etc. Ahí casi nadie se sonroja, ni avergüenza. Se silencian, enmudecen y prefieren callar, sin cargo de consciencia alguno. Indolentes ante lo importante y profundamente morbosos ante el dolor ajeno.

¿Es pecado confiar en quién amas? Nadie tiene una bola de cristal para dirimir sobre el futuro e identificar lo que sucederá con su pareja. ¡Nadie! Cómo se puede afirmar que la culpa es de ella “por confiar en la persona equivocada”. Esos argumentos son absurdos y reflejan el machismo más bellaco que invierte las responsabilidades, y a la víctima poco más la vuelven victimario y a su atacante lo contrario. Algo debe quedar bien claro: Cada uno es libre de decidir sobre su cuerpo y vivir su sexualidad a plenitud como le plazca. Ya es hora de desestructurarnos, de desmontar los prejuicios y atavismos que nos mantienen encadenados mentalmente. Demos un paso hacia adelante y emprendamos nuevos paradigmas que nos permitan destrabar los estereotipos que nos susurran constantemente.

Cuando miramos con estupor las noticias de mujeres y niñas violadas y asesinadas, debemos comprender que ese sadismo se origina en el machismo más burdo y despiadado a través de prácticas tan viscerales como la violación a la intimidad del presente caso. Seguramente si era hombre quien aparecía en las imágenes el jolgorio y la chacota sería inferior y hasta habría recibido “loas y reconocimientos”. Me reniego a vivir de rodillas en un mundo donde lo íntimo pase a ser discusión sustancial del colectivo y me rebelo a esos hábitos “normalizados y aceptados” como instrumentos de escarnio público. Aplaudo la frontalidad y desparpajo de Dennisse Albán. Una muestra de que la personalidad y los principios están por encima de cualquier improperio e insulto procazmente concebido. Lo que ella hizo no es sucio, ni prohibido. ¡Es puro y sincero si es parte del amor y de la decisión espontánea de las partes involucradas! Lo que hizo su ex novio es una canallada miserable que quedará atorada en los almanaques de su consciencia para siempre.

 


martes 9 enero 2018

Las redes y la información
 

Por: John Tello Jara 

Causa mucha sorpresa cierta información que circula en redes sociales (Facebook, y youtube especialmente) que se vuelve viral y de alguna manera trata de “hacer creer” algún fenómeno que está sucediendo en alguna parte del mundo y, por supuesto también en Ecuador. 

Al emitir noticias falsas, ya sea del fallecimiento de un cantante, del peligro al consumir cierto producto, del cambio climático, de la predicción del fin del mundo, etc. nos preguntamos quienes son estas personas que emiten los comunicados? en realidad, no tendrán nada que hacer? ¿O es que acaso tras sus protervos comentarios existe algún tipo de interés? 

Algún momento vi una foto de los Beatles en el álbum Abbey Road en el cual Paul Mccartney se encontraba caminando descalzo y había circulado un rumor (les hablo de la década de los 60s) en el que se decía que este cantante después de la fotografía había fallecido. ¡Resultado!! aumentaron sus ventas? ¿Se rendía culto a este vocalista? ¿O solo fue el hecho de causar daño? No sé qué es lo que motiva a las personas hablar de cosas que no son ciertas, pero lo que si me doy cuenta es el efecto “dominó” que este tipo de información conlleva a personas normales como usted o yo, que leemos diversidad de artículos diariamente. 

Se encuentra circulando en redes un “aviso” sobre la presencia del “supuesto” arroz plástico, especialmente en ciudades de la región costa, situación que ha motivado la preocupación de los consumidores, pero nosotros como lectores debemos hacernos algunas preguntas; para empezar, quién emite estos vídeos, son personas, instituciones o talvez simples anonimatos, luego tenemos que actuar como investigadores, qué sucede si al plástico lo pongo a hervir en agua caliente, se sumerge? toma la textura del arroz? el precio del plástico es barato o caro? cuánto costará procesar plástico para que se asemeje y tome la forma de un grano de arroz?. En estos momentos solo invito a la reflexión y a tener cuidado con los mensajes y la “desinformación” que circula en redes y someterlos a nuestra propia investigación; si existe información certera, que vale la pena, por lo cual debemos leerla, analizarla y sacar de ésta, el mejor de los beneficios. (O) 

CARLOS ROJAS ARAUJO

Carlos Rojas Araujo

 CORREA Y EL PEOR VIAJE DE SU VIDA…

jueves, 07 de diciembre de 2017/ Vistazo/
 
Si el expresidente Rafael Correa es consecuente con lo que dice, sus declaraciones del jueves 30 de noviembre, ante la prensa extranjera, sean quizás lo más importante de su viaje trastabillado al Ecuador. Ahí mencionó que “no podía, en los próximos años, por motivos familiares muy profundos, volver a residir en el Ecuador”.
 
Puede ser una expresión demasiado amplia que, vista con maniqueísmo, no signifique nada. El exmandatario prometió alejarse de la política nacional desde antes de las elecciones presidenciales, pero al primer conato de incomodidad, regresó para recuperar sus días de importancia nacional.
 
Esas expectativas no se cumplieron. Todo lo contrario, a Correa se le abrió un armario lleno de esqueletos, cuyas puertas no pudo contener.
 
¿Su visita al Ecuador cambió en algo el proceso judicial en contra del vicepresidente Jorge Glas? ¿Qué argumento de peso exhibió para que la opinión pública dejara de mirar con molestia toda la trama de corrupción alrededor de los sectores estratégicos?
 
Ha sido tan desafortunado Correa que hasta las declaraciones de Alexis Mera, sobre el derroche y la mala planificación en el poliducto Pascuales-Cuenca, jugaron en su contra, al punto de tener que dar explicaciones enredadas en tiempo real y en territorio ecuatoriano.
 
Correa estuvo en el país en días complejos. Fue justo cuando la crítica al presidente Lenín Moreno se destapó por seguir su misma receta económica, prediciendo así el fracaso de las reformas emprendidas.
 
Qué decir de la agenda política. Moreno se valió de un argumento jurídico contundente –el fenecimiento de los plazos de la Ley de Garantías Constitucionales–, para eludir el dictamen de la Corte Constitucional sobre la consulta popular, donde las preguntas más relevantes son el fin de la reelección indefinida y la transición en el Consejo de Participación Ciudadana.
 
El Tribunal Contencioso Electoral, por otro lado, no dirimió a tiempo sobre la legitimidad de las dos directivas que se disputan el control de Alianza PAIS, por lo que la convención del ala correísta perdió sustancia.
 
Su viaje dio piola para que la familia Bucaram cobrara una innecesaria atención política luego de la lamentable escena de sus seguidores en el aeropuerto de Guayaquil. ¡Abdalá Bucaram es ahora el gran interlocutor de la rabia ciudadana…!
 
Y para colmo están sus quejas por el ambiente de censura periodística, dando pie para que los medios internacionales le recuerden que su gobierno fue el gran enemigo de la libertad de expresión.
 
En suma, demasiados malos momentos para un viaje tan caro. Correa se equivocó y quizás por ello su declaración a la prensa extranjera esta vez resulte decidora.
 
Cuatro meses de ausencia física es muy poco tiempo para que el país procese su legado. Un verdadero estadista no puede forzar los plazos ni adaptarlos a su conveniencia. Hacerlo es contraproducente.
 
El Ecuador sigue su marcha, con tropiezos e ilusiones, más allá de lo que hagan sus políticos. Una vez que regrese a Bélgica, el expresidente tendrá todo el tiempo para replantear su liderazgo; puede ser que el fin de la reelección indefinida le demande nuevos proyectos.

¿Tienen futuro el cine y la tv?

Por: 

 El tiempo Bogota
 

El cine y la televisión, tal como los hemos conocido, desaparecerán definitivamente en pocos años, esa es una realidad clara y prácticamente inobjetable. De allí, sin embargo, a que vayan a desaparecer como medios de comunicación social o que pierdan su influencia, hay una enorme diferencia.minority
Twitter: @jeronimorivera

Desde su creación en 1895, se ha vaticinado el final del cine. La televisión, el video, el cable, Internet y, más recientemente, las nuevas plataformas digitales; han sido contundentes amenazas para espectadores de todas las épocas que en algún momento pensaron que nadie querría ir hasta una sala pudiendo tener acceso a las historias desde sus casas, rentando una cinta o accediendo a la web. El cine, sin embargo, se resiste a morir y es muy probable que en varias décadas aún estemos armando el plan para ir a cine (los contenidos que pasan y que pasarán en el futuro son otra historia, bastante más compleja).

La televisión, por su parte, ha sufrido grandes cambios en los últimos años y la mayoría de ellos tienen que ver con la llegada de Internet y, sobre todo, con el aumento de la banda ancha. Hace muy pocos años era impensable ver vídeos de alta calidad o de más de diez minutos en una plataforma como Youtube y mucho menos la posibilidad de acceder a películas y series completas descargadas o vistas en streaming legalmente por plataformas como Netflix, Amazon o Hulu. Hoy en día es una realidad que muchas personas pueden vivir: la posibilidad de acceder legalmente a plataformas gratuitas o pagas con toda clase de contenidos en línea. Mi pronóstico es que se acabarán los sistemas de tv cable y que los precios de las plataformas online bajarán ostensiblemente en los próximos años para que cada persona pueda tener varias suscripciones en sitios temáticos y especializados. Por otra parte, el cambio en los sistemas y diseños de los televisores da también para pensar en que la televisión tal como la conocíamos ha muerto y lo que tenemos hoy difiere bastante, aunque no hayamos caído en la cuenta (Aquí puede ver un texto que escribí sobre la evolución de la televisión y los televisores).

La semana pasada se realizó en Cuenca, Ecuador, el seminario “El futuro del cine y la tv: Nuevas plataformas y narrativos” en el marco del Festival de Cine La Orquidea Cuenca (el más importante de Ecuador) y con la organización de la Red Iberoamericana de Investigación en Narrativas Audiovisuales, INAV (entidad de la que soy director) y la Facultad de Filosofía de la Universidad de Cuenca.  El seminario contó con la participación de los conferencistas Diego Bonilla (U de Sacramento, USA), Elena Galán (U Carlos III de Madrid, España), Gabriela Fabbro (U Austral de Argentina), Vicente Gosciola (U Anhembi Morumbi, Brasil) y Jerónimo Rivera (U de La Sabana, Colombia).


VENEZUELA, DESNUDA Y CON LAS MANOS EN LOS BOLSILLOS

jueves, 23 de noviembre de 2017 – 16:03 /Vistazo/
 
La crisis económica venezolana empezó siendo una bola de nieve y está convirtiéndose en una bomba de tiempo. Y como dice The Economist: “La mera mención de Venezuela debería hacer temblar a la mayoría de los inversionistas”. Pero, en mi opinión, los inversionistas son los menos perjudicados en toda esta debacle.
 
Lo grave y, al parecer inevitable, es que además de que la producción económica del país se ha reducido en más de un tercio desde 2014, y está sufriendo una grave escasez de alimentos y medicinas, el país de Chávez y Maduro está sobre endeudado y a punto de entrar a una etapa de default que, a mi criterio, podría desatar una catástrofe humanitaria de proporciones.
 
El default financiero no es más que el estado de impago de la deuda o suspensión de pagos que surge cuando una persona u organización no puede afrontar el pago de los intereses o del principal de una deuda cuando llega el vencimiento.
 
Y esto es exactamente lo que está pasando en Venezuela. La deuda total venezolana a sus múltiples acreedores rebasa los 100 mil millones de dólares, que difícilmente podrá solventar y que traerá como consecuencia (y me asombra que esto haya demorado tanto) que estos bloqueen activos como refinerías, tanqueros y cuentas de la estatal petrolera PDVSA.
 
Lo que pasa en Venezuela es de locos. Y si hasta ahora el desastre no se ha desarrollado en su total dimensión ha sido porque en los últimos 10 años, China le ha prestado a Venezuela más de 50 mil millones de dólares a cambio de pagos en petróleo. Otro “benefactor” ha sido Rusia, quien también ha realizado una serie de préstamos de emergencia a PDVSA, que le ha salvado de las sanciones, en el momento justo. Cuando los pagos de los bonos soberanos estaban a nada de vencerse.
 
En abril, Rosneft, una compañía petrolera cuyo propietario mayoritario es el gobierno ruso, prestó a PDVSA 1 billón de dólares. A cambio, según una investigación publicada por Reuters, se le ha ofrecido la propiedad parcial de hasta nueve proyectos petroleros venezolanos. Como diría alguien por ahí: Venezuela se está quedando desnuda y con las manos en los bolsillos.
 
El manejo de la economía por parte de Nicolás Maduro no puede ni siquiera definirse como doméstico. Porque en la economía doméstica suele primar el sentido común por encima de otras consideraciones. El Presidente venezolano desconoce del tema y si se ha dejado asesorar parece que se ha rodeado de enemigos en lugar de rodearse de asesores.
 
Maduro confió en que la recuperación del precio del petróleo, que ahora supera los 50 dólares por barril, podría retrasar el estallido de la bomba. Pero la situación es tan complicada y la deuda tan grande que ya no será posible buscar la comprensión de los acreedores. Su mayor bien: PDVSA está prácticamente convertido en una prenda y alrededor de esta se prevén batallas legales enormes y difíciles para establecer qué activos pertenecen a qué entidades. Una bola de nieve que se volvió explosiva.

¿POR QUÉ SOMOS SUBDESARROLLADOS?

jueves, 19 de octubre de 2017 – 16:44
  Alberto Acosta-Burneo
ALBERTO ACOSTA BURNEO
El problema no es de acceso a la tecnología de punta, que en el mundo actual puede ser fácilmente adquirida. Tampoco tiene que ver con la inexistencia de técnicos capacitados en la aplicación de esas tecnologías, porque estos podrían ser contratados en el mercado internacional y traídos al país para que apliquen sus conocimientos. La respuesta es que Ecuador no ahorra lo suficiente. Expliquemos.
 
Lo único que nos falta para ser tan prósperos como cualquier país desarrollado es capital. El ahorro es la condición necesaria para impulsar la inversión y consecuentemente el crecimiento económico. Cuando un país dispone de capitales, los emprendedores pueden financiar la expansión de actividades productivas, comprar tecnología de punta, mejorar su productividad, en fin, producir más y mejor generando
empleo y elevando el nivel de vida.
 
¿Cómo hablar de mejorar capacidades productivas, cuando la política pública tiene precisamente el efecto contrario? Como primer paso, terminemos con el desperdicio de recursos al utilizar nuestro principal ahorro depositado en la seguridad social a financiar el gasto público en lugar de inversión productiva. Para liberar este ahorro del voraz apetito del gobierno, es necesario crear un mercado privado de fondos de pensiones y aseguramiento.
 
Adicionalmente, debemos volver atractivo el mercado de capitales para que todos los ciudadanos, sin importar el nivel de ingresos, podamos ahorrar adquiriendo títulos emitidos por empresas productivas.
 
A pesar de estos esfuerzos, el ahorro nacional siempre será insuficiente y deberemos complementar esta política creando condiciones atractivas para que vengan capitales extranjeros (ahorro de otros países). Para lograrlo tendremos que eliminar la desconfianza que Ecuador genera por su largo historial de inestabilidad jurídica y cambios regulatorios generalmente hostiles al inversionista.
 
Afortunadamente, la dolarización juega a nuestro favor porque elimina el riesgo de expropiación cuando la moneda se devalúa. El siguiente paso es eliminar de la Constitución la limitación para que inversionistas internacionales acudan a arbitrajes fuera de la región en caso de disputas con el Estado y negociar nuevos Tratados Bilaterales de Protección de Inversiones. Al retirar a los inversionistas
internacionales de la jurisdicción local, se superará la desconfianza que genera la incestuosa relación entre la justicia ecuatoriana y los poderes políticos de turno.
 
Una transformación tributaria deberá volver “competitivos” a los impuestos en el país en relación nuestros vecinos. Eliminemos el Impuesto a la Salida de Divisas porque, en la práctica, funciona como una barrera al ingreso de capitales. Abandonemos la sustitución de importaciones que encarece la producción local. Solo si logramos acelerar la acumulación de capital en el país, podremos recuperar las décadas de retraso en nuestro grado de desarrollo.
 
Recordemos que el ahorro y la inversión son el único camino para impulsar el progreso. ¿Qué esperamos para transformar al Ecuador en un paraíso para la inversión nacional y extranjera? 

Sábado 14 octubre 2017

TEMA IMPOSTERGABLE

 /REVISTA VISTAZO/
Uribe se fue contra Santos por la paz”. Esta fue la respuesta de Rafael Correa a la revista Semana, para asegurar que su bronca con el presidente Lenín Moreno no puede compararse con la que libran, por casi ocho años, el actual mandatario colombiano y su antecesor.
 
De no ser por el ritmo ligero de la conversación entre Correa y Rodrigo Pardo, director de ese medio, atacado en varias ocasiones durante la Revolución Ciudadana, el argumento del expresidente hubiera dado pie a críticas más ácidas en Colombia y Ecuador, por ser profundamente contradictorio.
 
Según Correa, la polarización política en Colombia es injustificable porque Uribe se fue contra el proyecto más importante de ese país. Mientras que en Ecuador, Moreno pretende destruir lo alcanzado por su gobierno, cumpliendo las ofertas de campaña de la oposición, entre ellas la Consulta Popular.
 
Por esa razón, su regreso a la política ecuatoriana (como si se hubiera retirado en algún momento) resulta inevitable y sin opción a que nadie le reproche.
 
¿Acaso los aires –momentáneos– de libertad que tantos sectores en el Ecuador respiran, no justifican aquel anhelo de paz, por el que toda la sociedad ecuatoriana debe luchar?
 
Correa y Uribe son como hermanos siameses. Su visión tan maniquea les dota de un velo de impunidad pavoroso, con el cual pretenden seguir vigentes sin que ninguna institución les pida cuentas por sus grandes equivocaciones ni devele sus dudosas intenciones.
 
Ese afán por dominarlo todo hace que Correa se delate a sí mismo. Él quiere seguir mandando en el Ecuador, con o sin Moreno de por medio; con o sin una Constituyente.
 
En estos días de discusión ciudadana, más de un hábil político o sesudo analista ha pretendido hablar del riesgo que significaría convertir la Consulta de Moreno en un plebiscito en contra de Correa, pues la polarización lo victimizaría a su favor.
 
Sin embargo, la necesidad de echar abajo la figura de la reelección indefinida es un tema impostergable que rebasa cualquier cálculo político o de estrategia electoral. Luego de escuchar la semana pasada el relato del delator José Conceição Santos, sobre cómo operó el sistema de sobornos de Odebrecht, supuestamente organizado desde la Vicepresidencia de la República, y una vez que la justicia confirme la validez de esas declaraciones, se podrá concluir que el autoritarismo y la corrupción florecen a gran velocidad en los regímenes donde no hay equilibrio de poderes y solo cuenta la devoción por el líder único.
 
El presidente Lenín Moreno ha señalado que la reelección indefinida es una aberración política. Bajo esa premisa, no hay más remedio que decidir en la Consulta sobre la permanencia, con todas sus letras, del sistema correísta. En el pueblo ecuatoriano caerá la responsabilidad de convertir o no al expresidente en el caudillo más poderoso de la historia.
 
Que la disquisición sobre los riesgos de crear una Consulta Popular con dedicatoria quede para los consultores y estrategas, pues ellos son los que diseñan, a final de cuentas, las campañas. A los políticos les corresponde hablar con franqueza. La democracia no puede estar sujeta a más cálculos partidistas ni voluntarismos momentáneos. Correa marcó la historia de su década ganada, ya es momento de redefinir su peso hacia el futuro.

sábado 23 septiembre 2017

ALBERTO ACOSTA-BURNEO /Vistazo/

Alberto Acosta-Burneo
 VACUNA CONTRA MALOS GOBIERNOS
 
El intervencionismo que impulsó Correa a través del Socialismo del Siglo XXI llegará a un fin porque es un sistema de organización social insostenible.
 
Las razones son simples. Primero: la intervención estatal es ineficiente porque impide que los recursos se destinen a sus usos más eficientes. Tomemos como ejemplo los 1.500 millones de dólares gastados en la refinería del Pacífico que probablemente nunca será concluida. Cuando la asignación de recursos es defectuosa, la generación de riqueza también lo es.
 
Segundo: las políticas intervencionistas tienden a obtener resultados contrarios a los que aseguran buscar. Este es el caso del incremento de salarios vía decreto. En la práctica, si la realidad económica no justifica ese incremento, el resultado será más desempleo.
 
La doctrina estatista desconoce que la única vía de lograr incrementos salariales sin generar desempleo es permitiendo la acumulación de capital (más inversiones en maquinaria y equipos), que a su vez aumenta el rendimiento de cada trabajador. La mayor productividad del trabajo se traduce en incrementos salariales sustentables.
 
Tercero: la política redistributiva de expropiar “excedentes” no es sostenible. Inevitablemente, estas medidas terminan cuando se acaban los recursos que expropiar, además frenan la inversión y las posibilidades de generación de nueva riqueza en la economía.
 
Con el tiempo, la ineficacia de las políticas intervencionistas sale a la luz en la forma de malas decisiones de inversión y exceso de gasto. Ni hablar de las coimas y los sobreprecios… Necesitamos una vacuna
para protegernos de los malos gobiernos.
 
Propongo acotar el daño que un gobernante puede hacer a su pueblo colocando, en una eventual consulta popular, una pregunta para limitar el gasto público. Recordemos que las deudas que asume el gobierno siempre las terminamos pagando los ciudadanos vía mayores impuestos futuros.

viernes 8 septiembre 2017

¿Y la responsabilidad presidencial?

 

En el libro Ecuador Made in China, el todavía perseguido periodista Fernando Villavicencio publica una investigación acerca de la relación entre los gobiernos de Ecuador y China durante tiempos de la Revolución Ciudadana. Como tantas de sus denuncias han demostrado ser certeras –las mismas autoridades que lo condenaron, ahora investigan y/o han condenado a quienes él denunció– vale la pena tenerlo en cuenta. Además, indica formas en las que el expresidente habría jugado un papel clave. Villavicencio explica en su libro que las llamadas ventas anticipadas de petróleo que realizó el Ecuador a China desde 2009 no eran otra cosa que líneas de crédito, cuyos detalles de contratación se mantuvieron en secreto por decisión del Gobierno anterior. Como evidencia, Villavicencio muestra un documento conocido como el “contrato de cuatro partes” –siendo las cuatro partes el Banco Central del Ecuador, el China Development Bank Corporation (CDB), EP Petroecuador y PetroChina–, mediante el cual se estableció en 2010 el “marco” para las posteriores líneas de crédito que se nos dijo que eran preventas de petróleo. Básicamente Ecuador entregaría petróleo todavía no explotado como forma de pago por desembolsos que ingresarían al Ministerio de Finanzas, y el contrato de “cuatro partes” así como el decreto No. 466 hablan de tasas específicas (y onerosas) de interés. Esto es, deuda pública que fue contratada en la oscuridad. Por eso conviene que se haga una auditoría independiente de la deuda pública, para sincerar su monto total y sus términos y condiciones. Así se determinarán las responsabilidades legales pertinentes. Villavicencio también denunció las contrataciones de tipo “giro específico de negocio”. Según el periodista, este tipo de contratación se ampara en la Ley Orgánica del Sistema Nacional de Contratación Pública aprobada en 2008 y el reglamento que elaboró el presidente Correa posteriormente. Desde entonces y bajo el aura de lo estatal, las empresas cuyo capital suscrito pertenezcan por lo menos en un 50% a entidades de derecho público, recibían condiciones mucho más laxas al momento de suscribir un contrato. Se argumentaba que este tipo de contratación era necesaria para darle dinamismo a la acción estatal, pero en la práctica sirvió para un manejo poco transparente, contratos otorgados a dedo, sobreprecios, participación de empresas vinculadas, etc. Es decir, lo que era previsible que suceda una vez que el presidente conceda a los funcionarios del ramo amplia discrecionalidad para actuar. Cabe recalcar que el presidente, tanto el anterior como el actual, quien de acuerdo a la legislación y el reglamento vigente, tiene la autoridad de denominar a un contrato como de “régimen especial” y luego el director del Servicio Nacional de Contratación Pública determina el “giro específico del negocio”. Amparados en este engranaje legal, fue posible la corrupción y el despilfarro en las refinerías de Esmeraldas y del Pacífico, por ejemplo.Villavicencio señala en entrevista reciente que esto “es un caso de corrupción sistémica atada a un modelo de contratación y un entramado jurídico cuya piedra fundacional salió de la propia Presidencia de la República: los decretos de emergencia petrolera, 16 hasta el momento. ¿Cuáles son los rostros y los nombres de este esquema bien aceitado, de esta corrupción sistémica?”. (O)

¿QUÉ SE HIZO LA PLATA DE ECUADOR?

Cecilio Moreno / cmoreno@vistazo.com jueves, 03 de agosto de 2017 – 11:48
Ahora es oficial. “Heredo un endeudamiento y un escenario grave”, dijo el presidente Lenín Moreno en cadena nacional. La deuda pública del Ecuador bordea los 58 mil millones de dólares y no los $ 28 mil millones que se publicó en el último reporte de saldo consolidado del Ministerio de Finanzas del gobierno anterior.
 
Un abrebocas de la realidad lo dio el Ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez: “A nosotros nos costó bastante trabajo conseguir esa información a pesar de ser del propio gobierno”, reveló al referirse a cuánto asciende la deuda por preventa petroleras. “Se están tomando acciones para corregir cualquier tipo de acciones no claras”, dijo. 
 
Días después el presidente Moreno reveló que existen $ 4.367 millones a los que definió “contingentes que hoy no son deuda” y que correspondían en parte a las facilidades petroleras. Moreno reescribió las cifras y reaparecieron unos $ 13 mil millones de deuda interna que habían sido deliberadamente puestos en “otra parte” para que a los ojos de la población nacional e internacional el bulto sea menor. 
 
Así, durante su último “honoris causa”, recibido en la Universidad de Quilmes, Argentina, el entonces presidente Rafael Correa se enorgulleció de dejar al país con un manejable nivel de endeudamiento. Habló del 27 por ciento del Producto Interno Bruto, uno de los índices más bajos de la región, argumentó.
 
Luego de la cadena nacional del presidente Moreno sus respuestas en redes sociales desde Bélgica no se hicieron esperar: “La verdad es que por primera vez en la historia suman peras con camellos, para generar un escenario tremendista, seguir diferenciándose y justificar un paquetazo en el mes de septiembre”.

¿HACIA DÓNDE VA VENEZUELA TRAS 60 DÍAS DE PROTESTA?

AFP martes, 30 de mayo de 2017 – 17:12 (revista Vistazo)
Como casi todos los días, desde el 1 de abril, los opositores marcharon este martes vestidos de blanco en el este de Caracas para exigir la salida de Maduro con elecciones generales; mientras, de rojo, los chavistas se manifestaron en apoyo al presidente en el centro de la capital.
 
También, en lo que se ha vuelto rutinario, la jornada terminó en enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, en un cruce de gases lacrimógenos, piedras y cócteles molotov, que muchas veces han degenerado en disturbios y saqueos.
 
¿Cuánto más puede durar este ciclo de protestas que deja además un millar de heridos y cientos de arrestos? Para la oposición es un ahora o nunca. Pero los analistas coinciden en que las manifestaciones, las más fuertes y masivas que ha enfrentado Maduro, son importantes, pero no suficientes.
 
Advierten que la estrategia opositora debe reorientarse hacia la Asamblea Constituyente con la que Maduro -cuya gestión rechazan más del 70% de los venezolanos según sondeos privados, pero con el vital apoyo de la Fuerza Armada- busca mantener con vida y radicalizar la revolución socialista fundada por el expresidente Hugo Chávez (1999-2013).
 
Socialismo radical
 
“Faltan 8 horas, 35 minutos, 19 segundos”, marca el conteo regresivo que aparece en la pantalla de la televisión oficial, anunciando, con enorme expectativa, el inicio este miércoles de la inscripción de candidatos para la elección de la Constituyente a fines de julio.
 
La oposición asegura que se trata de un “fraude” pues el sistema planteado para elegir a los 545 asambleístas permitiría al chavismo ganar la mayoría de los delegados, instaurar “un régimen comunista” y eludir elecciones para perpetuarse en el poder.
 
Para el politólogo Luis Salamanca, la oposición debe exigir “algo que pueda realmente conseguir”, no unas elecciones generales. “Debe enfrentar un peligro real, el más importante que ha enfrentado la democracia venezolana en la historia reciente, que es la Constituyente”, aseguró a la AFP.
 
“Maduro le tiene miedo al control popular. Quiere salvarse, va a imponer la Constituyente madurista y no sabemos qué país va a salir de ahí. Tiene que ver con que no quieren las elecciones presidenciales de 2018”, aseguró Salamanca.
 
Para el sociólogo Héctor Briceño, el gobierno trabaja cada vez más para imponer la Constituyente y con ello llevar al país hacia régimen abiertamente autocrático.
 
“¡La Constituyente va!. ¿Qué puede hacer la Constituyente? Todo lo que quiera. Es el gran poder (…) para cambiarlo todo”, advirtió el domingo Maduro, quien en reiteradas ocasiones ha amenazado a la oposición con “radicalizar” la revolución si persiste en “la violencia”.
 
“Quiebre del chavismo”
 
El país también podría enrumbarse hacia un escenario de mayor lucha en el chavismo que quiebre la estructura del poder, según los expertos.
 
Luisa Ortega, la poderosa fiscal general, abrió una fisura al rechazar la Constituyente, como también lo han hecho dos magistrados, la exdefensora del Pueblo Gabriela Ramírez y otros exfuncionarios chavistas.
 
“Si esta gotera aumenta su velocidad, abrirá una zanja que dividiría a los chavistas en dos bloques: uno en defensa de la Constitución y otro en defensa de la estabilidad de Maduro”, opina Briceño.
 
Para el analista Luis Vicente León, una “implosión” en el chavismo allanaría el camino para una negociación, lo que representaría un éxito para los adversarios de Maduro.
 
Pero Salamanca es escéptico frente a la posibilidad de que esa fractura haga retroceder al gobierno, y en cambio señala que la clave está en los militares, a quienes Maduro les ha dado amplio poder.
 
 “Anarquía constante” 
 
Por lo pronto, ni gobierno ni oposición dan su brazo a torcer.
 
“Pareciera que el juego está trancado, el gobierno reprime cada vez más y la oposición insiste en la calle, vendría una confrontación total y aguda. Un caos permanente, una anarquía constante. Aquí todo puede pasar, incluso el levantamiento popular”, advirtió Salamanca.
 
Briceño estimó que si el conflicto continúa escalando se iría “hacia una violencia más institucionalizada” (represión sistemática), por lo que consideró necesario reorientar las protestas hacia la defensa de la Constitución, de tal forma que incluyan a los chavistas inconformes con Maduro.
 
“Las protestas son fundamentales, pero no las que estamos viendo ahora”, agregó.
 
León estima imprescindible que las manifestaciones sean masivas y pacíficas para forzar una negociación, que la oposición se conecte con los sectores populares y emerja un líder capaz de remolcar el descontento hacia una salida definitiva de la crisis.

*(la voz de Pastaza) Las contradicciones de la Constitución de la República del Ecuador

El contenido capitalista del Estado, Derecho y de las elecciones en el Ecuador.
Por Dr. Erbin Basantes
 
A partir de la conquista española a los pueblos de América y, por lo tanto, a lo que hoy es el Ecuador, la lucha de clases se ha venido desarrollando entre la clase dominante: los españoles dueños de los feudos, la iglesia gran feudal por un lado y los esclaos y siervos: negros, mulatos, mestizos, indígenas, en el bando contrario; y, las normas jurídicas vigentes eran impuestas por la Corona española. Modo de producción esclavista- feudal que duró hasta la guerra de la independencia en 1.822 y culminó con la Batalla de Pichincha y, a partir de entonces, tomaron el poder político los descendientes de los españoles, dueños de los grandes feudos en alianza con la Iglesia Católica, la mayor latifundista del país. Y, aunque la guerra de la independencia fue fruto de la expansión del capitalismo mundial, sin embargo hasta la revolución liberal ha perdurado el régimen feudal en el Ecuador, garantizado por el Estado y Derecho vigente en aquela época.
 
Con la revolución liberal liderada por el General Eloy Alfaro Delgado, exhibiendo la divisa de igualdad, libertad y fraternidad, se inaugura el modo de producción capitalista en el Ecuador y sobre esa base se erige el Derecho y el Estado burgués, con el fin de garantizar la reproducción del capitalismo, mediante la explotación del trabajo asalariado de la clase obrera. La burguesía asume la representación del pueblo, la igualdad proclamada en términos generales es la igualdad en beneficio exclusivo de la burguesía; la libertad general resulta ser la libertad de los burgueses y la fraternidad general es la fraternidad en beneficio de los dueños e instrumentos fundamentales de producción, dueños del capital.
 
La Constitución vigente fue aprobada en el año 2008, refrendando la base material de un Ecuador Capitalista, por lo cual se expidió una Constitución de la República del Ecuador de contenido de clase social burgués, que en su parte dogmática enuncia muchos derechos humanos y en su parte orgánica organiza al Estado capitalista ecuatoriano, es decir, los derechos humanos “garantizados” son concedidos solamente en función de la conservación y reproducción del capitalismo.
 
Esta es la causa del porqué los abundantes derechos humanos enunciados y hasta “garantizados” en términos generales en la parte DOGMÁTICA de la Constitución, son reducidos y hasta anulados en la parte ORGÁNICA de la Constitución vigente desde el año 2008. Así tenemos que en el Art. 1 de la Constitución, parte DOGMÁTICA, dispone que “El Ecuador  es un Estado constitucional de derechos y justicia, social, democrático,…intercultural, plurinacional y laico. La soberanía radica en el pueblo.” Sin embargo, en la parte ORGÁNICA de la Constitución resulta ser un Estado constitucional de derechos burgueses y justicia capitalista, democrático burgués, monocultural mestizo burgués, uninacional mestizo burgués y la soberanía radica en la clase social capitalista, que representa al pueblo, en nombre del pueblo dirige el Estado y el Derecho, incluso el Drecho Constitucional es la expresión de la clase dominante capitalista, erigida en ley, ya que en la Asamblea Legislativa no existe representación de la clase obrera, campesinos, nacionalidades indígenas, pueblo negro, pueblo montubio y demás sectores populares, estamos excluídos.
 
El Art. 11 de la Constitución, en su parte dogmática, dispone 2.-“Todas las personas nacen IGUALES y gozan de los mismos derechos, deberes y oportunidades. Nadie podrá ser DISCRIMINADO por razones de etnia…ideología, filiación política, condición socioeconómica..” Art. 66.-“Se reconoce y se “garantizará a las personas:” 4.-“El derecho a la igualdad….”   Sin embargo, los derechos a la igualdad y no discriminación inicialmente concedidos en términos GENERALES en la parte DOGMÁTICA de la Constitución, son restringidos al máximo en su parte ORGÁNICA de la Constitución, ya que en el Art. 111, la Constitución dispone que “se reconoce el derecho de los partios y mvimientos plíticos registrados en el Consejo Nacional Electoral a la OPOSICIÓN POLÍTICA en todos sus niveles de gobierno.” La militancia de los partidos y movimientos políticos no pasarán de constituir un 20% del electorado y, consecuentemente, el 80% del electorado no tenemos el derecho constitucional de ejercer la OPOSICIÓN POLÍTICA en todos los niveles de gobierno, se nos niega al pueblo el derecho de ejercer la oposición política inicialmente concedida en la parte dogmática de la Constitución, es decir, somos víctimas de la DISCRIMINACIÓN en cuato a la oposición política, no tenemos derecho a ejercer la oposición política.
 
El Art.61 de la Constitución, parte dogmática, dispone que las ecuatorianas y ecuatorianos tenemos derecho a “elegir y ser ELEGIDOS”, sin restricciones. Pero en su parte orgánica, el Art. 112 de la Constitución concede exclusivamente a los partidos y movimientos políticos (un 20% de electores) el derecho a presentar candidatos a todas las dignidades de elección popular, quedando el 80% de electores, es decir, el pueblo sin tener derecho a presentar candidatos a todas las dignidades de elección popular.
 
El Art. 115 de la Constitución establece el GASTO ELECTORAL, que según el Art. 219 N°3 y 221 N°2 de la Constitución deben asumir los candidatos, partidos y movimientos políticos, para financiar la campaña electoral, los cual significa que los sujetos políticos que quieran participar en la lid electoral obligatoriamente deben gozar de solvencia económica, es decir, deben pertenecer a la burguesía monopólica y, obviamente, la militancia de los partidos y movimientos políticos no pasarán de constituir un 20% de electores y, consecuentemente, por falta de dinero para el GASTO ELECTORAL el 80% de electores, que somos el pueblo trabajador quedamos fuera de la lid electoral, no tenemos derecho a inscribir candidatos y participar en la lid electoral en el Ecuador. Por eso, una vez concluídas las elecciones, las ciudadanas y ciudadanos de la clase social capitalista con el voto del pueblo acceden a las altas funciones de los fundamentales organismos de Dirección del Estado: Asamblea Legislativa, Función Ejecutiva, Funcción Judicial, Función Electoral y Control, en tanto que la clase obrera, campesinos, nacionalidades indígenas, pueblo negro, pueblo montubio y demás sectores populares no gozamos igualmente el derecho a elegir y ser elegidos, enuncido en el Art. 61; no tenemos del derecho a ejercer la OPOSICIÓN POLÍTICA en todos los nveles de gobierno; el 80% de electores, el pueblo no gozamos el derecho a tener nuestra propia bancada legislativa, por mandato del Art. 124 de la Constitución, quedamos DISCRIMINADOS de los derechos políticos.
 
Por lo tanto, como en las elecciones el pueblo ecuatoriano está condenado a legitimar el acceso de la clase social burgués monopolista a los organismos fundamentales de Dirección del Estado, al ejercicio del Poder político, el Estado ecuatoriano viene a ser el instrumento de la clase dominante capitalista para oprimir, dominar y explotar a la clase social dominada: el pueblo trabajador; el Derecho (Constitucional y Legal) resulta ser la voluntad de la clase dominante erigida en Ley; y, el Gobierno viene a ser la Junta que administra los negocios de la burguesía. Esta realidad material y constitucional explica que el Estado y Derecho en el Ecuador expresan, realizan los intereses de la clase social capitalista monopólica a costa del pueblo trabajador, y garantizan la reproducción y modernización del régimen capitalista en el Ecuador.
Dr. Erbín Basantes P.
PROMOTOR DEL FRENTE PLURINACIONAL DEMOCRÁTICO, REVOLUCIONARIO


Cambio de mentalidad

Hector Tituaña

 

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=BG-qi72k2l0

 


Un futuro incierto para los pueblos indios /columnista eluniverso.com

 

Tendría algo de certeza si en “la década ganada”, como dicen los militantes de Alianza PAIS, los derechos colectivos de las nacionalidades y pueblos hubiesen sido respetados. Lamentablemente, no es así y, como siempre, los principales recursos que contribuyen al financiamiento del país provienen del petróleo, las minas, las fuentes hídricas que en la mayoría de los casos se encuentran en territorios indígenas.

Este sentir, que es generalizado en las comunidades, lo he expresado a algunos funcionarios del régimen que están en cargos importantes, y la mayoría coincide en decir que en el tema indígena quedan en deuda, porque en realidad no se ha hecho mayor cosa. Algunos me han dicho: ¿y las escuelas del milenio? Les he dicho que las escuelas responden a la política de la nueva matriz productiva, es decir, violenta la filosofía, la espiritualidad, la historia, el proyecto político de las mismas.

Incierta, porque en “esta década ganada” los líderes de la revolución ciudadana no han tenido la capacidad de hacer realidad el mandato constitucional de que este país es intercultural y plurinacional; no ha existido voluntad política para cimentar políticas públicas que garanticen la diversidad cultural y lingüística del país. Los derechos económicos y políticos de nuestros pueblos, a cambio, lo único que nos dejan son derechos violentados; comunidades enteras desplazadas; dirigentes perseguidos e injustamente procesados. Deja, sobre todo, mucho dolor, valores como el respeto, la honestidad, la transparencia pisoteados. (O)

Alianza PAIS manta katikkunaka “Kay pachakunapi achtakata rurashkanchik ninkuna”, shinapash, runakunamanta yuyashpaka mana shina kanchu, runakunapak kamachikunataka mana paktachina ushashkachu, shinapash, kay llaktata ñawpaman apankapakka, runa llaktakunapak allpamantami petroleota, minakunata, yakukunata llukchishpa kawsankunami.

Kay llakikunamanta Alianza Paísmanta pushakkunawan rimashkani, chaypi paykunaka shina ninmi: ari, runakunapak kamachikunamantaka mana allita llankashkanchichu, chaypika, ruranakunata charinchirami, ninkuna; shinallatak wakinkuna nin, “ kay gobiernupi escuelas del milenio rurashkanchik, yachanapi ashtakata yanapashkanchik ninmi”, shinapash, chay rurayka mana allichu nishkani, ¿imashpa, chay yuyayka runakunapak yuyaykunawan mana pakta kanata ushanchu, runakunapak yuyaypika allpamamata wakichina yuyayta yachachinmi, ranti kutin, nueva matrizmanta yuyaykunaka, allpa mamata tukuchinata yachachinmi, chaypi achka llakikuna rikurinmi.

Shinallatak kay pachakunapika, llaktata ñawpaman pushak wasikunaka mana runakunapi yuyanata ushashkachu; pushakkunallatak mana rurana yuyaywan llamkashkachu; runakunata ñawpaman apana yuyaykunata mana paktachinata ushashkachu, chay ranti imatatak sakinakun: nanaykunata, llakikunata, shwana yuyaytallami sakinakun.