Noti Amazonía

Diario Digital Amazónico, desde 13 julio 2017

Actualidad

Que se haga justicia para mi hija». Ese es el pedido de la madre de Paola, víctima de femicidio la noche del 2 de enero de 2023, en Sangolquí, al oriente de Quito.

Ella recibió a periodista de El comercio en la oficina de su negocio, este 6 de enero. A sus espaldas se ven varias fotografías, entre ellas las de sus tres hijos, donde posan juntos, abrazados y sonriendo.

De las redes sociales no quiere saber nada, dice, porque se enteró que los videos de las cámaras de seguridad que muestran cómo su hija fue atacada ahora se difunden en dichas plataformas. Eso le molesta, porque hay escenas cruentas y explícitas del violento crimen, que se comparten «sin ningún contemplamiento».

Dos pérdidas en la familia

Los familiares, cuyos nombres y apellidos dejamos en reserva por respeto a su privacidad, se quedaron «sin sus dos alegrías de la casa». El primero era el padre de Paola, quien falleció víctima del covid-19 en 2020.

Ahora la familia se enfrenta a su segunda pérdida irreparable.

Su madre la recuerda desde la infancia como «una niña muy cariñosa». «Mi esposo era el ‘payaso de toda la familia. Y luego quedó ella (Paola). Estudiaba Hotelería y Turismo, pero cuando se casó no terminó su carrera».

Un sueño arrebatado

Los planes de Paola no estaban en una carrera o en un título. Su plan de vida era tener un «matrimonio de telenovela», junto a un esposo y a sus hijos, recuerda su hermano.

Y lo cumplió. Paola mantuvo una relación con Cristian, ahora sospechoso de su femicidio, por alrededor de 13 años, entre noviazgo y matrimonio. Paola tuvo dos hijas; la primera (15 años) de otra relación y una segunda (4 años). «Ahora cómo le vamos a explicar esto (su muerte) a la más pequeña», se preocupa su hermano.

«Fue una mujer trabajadora, responsable… Siempre predispuesta a ayudar a los demás. Siempre le gustaba estar en todo lado. Le gustaba la música nacional, era muy chichera«, cuenta su hermano.

Loading